Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

domingo, 23 de febrero de 2014

ENTREVISTA A BÁRBARA BLACK (BLACK ROCK)

"La prueba de fuego para mí fue la presentación de “Just my kiss rocks” en Madrid. La performance de las motos, ver la cola para entrar que daba la vuelta a la calle, la gente en los balcones grabando, todo el mundo gritando, los flashes de las cámaras y el hecho de que completáramos el aforo de la sala WeRock, pese a ser un jueves, personalmente me llenó".

"Si voy a un show quiero percibir por todos los sentidos, esto es música pero también tenemos ojos. Si puedo aportar otros elementos a mi propio show lo voy a hacer, porque además me encanta".



Con motivo de la reciente publicación del segundo disco de Black Rock: "Just my Kiss Rocks" tuvimos el placer de charlar con su cantante Bárbara. En una distendida y agradable conversación nos contó desde sus inquietudes dentro del mundo del Rock hasta la más rabiosa actualidad de su grupo Black Rock. 


-¿En qué momento te interesaste por la música? ¿Cuándo te diste cuenta de que podías cantar y que te querías dedicar profesionalmente a esto?

Siempre he escuchado música, en mi casa se escuchaba de todo, pero es verdad que a los quince años me planteé que quería cantar. Me pasaba todo el día cantando, lo hacía en cualquier lugar de la casa para no molestar a los vecinos. Cantaba todo tipo de cosas, desde Mariah Carey a Primal Fear. Decidí apuntarme a clases de canto porque sentía que era lo que quería hacer, era una manera de expresarme y canalizar todas mis vivencias y sentimientos con la que me sentía realmente identificada. Al terminar Bachillerato era el momento de decidir el camino a seguir e hice Magisterio Musical, posteriormente estudié Musicología. Considero que un cantante completo debe tocar otro instrumento, por lo que estudié piano y ahora me encuentro estudiando guitarra. Poco a poco te lo vas tomando en serio y vas convirtiéndote en música tú mismo. Cualquier vivencia o inquietud la transformas en una canción, una letra o una melodía.

-¿Qué tipo de música o artistas te interesaron o te han marcado?

El Rock, sin duda. Mi padre tenía en casa vinilos de Black Sabbath, Judas o Europe. Concretamente recuerdo que una canción que me marcó mucho del grupo sueco fue la de “Cherokee”, del disco “The Final countown”, le pedía a mi padre que me la pusiera constantemente. El primer disco que me compré fue de Primal Fear, después llegó el boom de Mago de Oz y los escuché mucho. Aunque a día de hoy el Hard Rock americano es lo que de verdad me llega, grupos como Skid Row o Motley Crue. De hecho mis composiciones actuales siguen un poco esa línea


-¿Coinciden con los grupos que te gustan actualmente?

Se puede decir que ha habido una evolución. Hay diferencias, antes escuchaba mucho a grupos como Nightwish o Sonata Arctica, y hoy día me siento más atraída por bandas como Airbourne, Hardcore Superstar o Black Stone Cherry, música con afinaciones más pesadas. Ha habido un cambio grande.

-Tienes realmente una muy buena voz, fuerte, potente y llena de matices ¿Has realizado algún tipo de estudios de canto o algo similar?

He estudiado ocho años de Ópera con varios profesores de clásico, también he tenido profesores de Zarzuela. Posteriormente estudié varios años canto moderno con Narciso (Tenorio, cantante de Júpiter), también con Natalia (mujer de Peri, de Mago de Oz y Casa de Fieras). Desgraciadamente en España no hay una titulación específica de Canto Moderno, aquí parece que o te titulas por Clásico o nada.  Estuve indagando y me saqué el nivel uno y dos de Voice Craft, que te la venden como la técnica vocal de los musicales estadounidenses y trabaja aspectos específicos como la colocación de la laringe para obtener determinados sonidos. Además he estudiado mucho sobre Foniatría y Logopedia. También he hecho un año de Interpretación, donde se trabaja mucho la impostación y la expresión.
Soy muy meticulosa y puntillosa con la voz, me he visto muchísimos vídeos de profesores, enfoques  y técnicas vocales. Investigo mucho. Supongo que también me ha ayudado mucho el bagaje que llevo de Orquesta, he trabajado con ellas durante seis años y allí tienes que defender un repertorio variado en el que tocas prácticamente todos los géneros musicales.


-No es fácil mantener a tono y cuidar una buena garganta ¿Cuidas tu voz de alguna manera?

Tengo en cuenta muchas cosas. Se llega a un punto en el que cantar deja de ser algo amateur que haces de vez en cuando. Todos los días doy clases de canto, ensayo con el grupo, actúo en directo; cuando estaba con la orquesta podíamos hacer hasta ochenta fechas en el periodo estival. Hay que cuidar la voz.
Procuro dormir a diario las ocho horas imprescindibles, no beber alcohol, no fumar, evitar el humo en los sitios cerrados porque reseca la mucosa de las cuerdas. He investigado mucho algunos trucos naturales para no tirar del clásico Ibuprofeno, que es lo que suele hacer todo el mundo, como el Propóleo o las infusiones de Regaliz. Lo importante es hidratar las cuerdas vocales, también procuro tomar mucha vitamina E. Podría pasarme horas comentándote pequeños trucos, soy muy meticulosa en todo lo relacionado con la voz y su cuidado, jaja.

-¿Cuándo te subiste por primera vez sobre un escenario? ¿Y para cantar? ¿Qué sensaciones experimentaste?

Te vas a reír. Debía tener unos doce años y había en Rivas un concurso de las Spice Girls. Nos apuntamos todas las amigas. Debíamos salir caracterizadas y yo era la Beckham (risas), ahí estaban mi madre y mi madrina haciéndome el trajecito de Victoria. Nos aprendimos la coreografía, todo era playback, y lo hicimos. Recuerdo que el escenario eran las mesas de la piscina cubierta de Rivas y aquello estaba lleno de niñas. Después nos hicieron repetirlo en el colegio porque les gustó como nos salió, jaja.

La primera vez que me subí a un escenario a cantar fue interpretando un Aria de Mozart en un dúo con una compañera de clase. Lo hicimos en el Real Musical, en una tienda que tenía un escenario pequeño. Fue un desastre absoluto, tendría dieciséis años como mucho, mi compañera empezó muy nerviosa y me transmitió ese nerviosismo. Cuando bajamos del escenario mis padres me dijeron que no me preocupara y que en la próxima lo haría mejor. De hecho tardé un tiempo en superar ese miedo escénico pero como tenía claro lo que quería me esforcé y me enfrenté a ello hasta que convertí esa sensación del directo en algo positivo. Empecé a cantar con la orquesta, entre otras cosas, para superar esos nervios en los directos. A día de hoy estoy muy satisfecha porque le he dado completamente la vuelta a la situación, hago en el escenario todo lo que no haría en la vida cotidiana. En realidad soy bastante tímida y cuando salgo a escena me convierto y lo doy todo a tope.


-¿Cual fue el primer grupo del que formaste parte?

Mi Propio Gusano, tenía quince años. Hacíamos una música bastante experimental. Éramos dos cantantes, de hecho el otro vocalista ahora sigue en la música tocando la batería. En aquella época todavía no cantaba delante de la gente. Me acuerdo que le decía a mi madre que me iba a ensayar aunque llegaba al local y me daba apuro cantar, lo hacía con las luces apagadas, supongo que por esos nervios de los que te hablé antes. Mis compañeros de grupo tuvieron mucha paciencia conmigo.

-Tengo entendido que colaboraste con un grupo llamado Abelian ¿Cómo empezaste a cantar con ellos?

Eso ya iba más en serio, llevábamos una onda  de Rock progresivo. Entré con ellos muy al principio de su formación, tenían bocetos de temas y les ayudé a cerrarlos. En esa época tenía muy presente mis estudios operísticos e intercalaba voces de Ópera con registros muy brutos y rasgados.

-¿Cómo fueron las actuaciones de directo con Abelian?

Dimos bastantes conciertos. Recuerdo en las Fiestas de Las Rozas que, cuando vi la carpa tan grande y llena de gente, decidí salir a por todas. Superé completamente el tema de los nervios y disfruté mucho la actuación.  Hay un vídeo grabado con buena calidad de esta actuación.
También hay vídeos grabados de otros conciertos que dimos, como el de nuestro primer concierto en la sala Fax, o el que dimos en la sala Rítmo y Compás, que a mi padre le gusta mucho. En ese show hicimos una versión Rock del Aria de Haendel, “Lascia Ch’io Pianga”, que empezaba en clásico cantando con voz de Ópera para meter luego toda la distorsión mientras cantaba rasgando la voz a tope.
Otra cosa que hicimos fue el Festival Emergenza, creo que participamos uno o dos años y llegamos hasta las semifinales. También hay vídeos del concierto en la sala Arena. Guardo buenos recuerdos de las actuaciones en directo de la banda.


-Llegasteis a grabar una maqueta ¿Os habéis planteado editarla?

Tengo una maqueta por ahí, grabamos dos o tres temas.  La calidad de sonido es escuchable pero ni mucho menos al nivel requerido de un disco. Piensa que son grabaciones de hace once años.

-¿No pensasteis en grabar un disco? ¿Por qué dejaste de cantar con ellos?

Sí lo pensamos pero el planteamiento de los músicos era más amateur, como un hobbie. Sin embargo yo me lo quería tomar muy en serio, montar un proyecto duradero y prioritario. Para ellos las prioridades eran los trabajos y las familias, por lo que llegó un punto en el que decidieron parar la banda mientras que yo quería seguir. Estuve haciendo pruebas y casting con grupos como Flexo o con Jesús Leiva sin encontrar nada con lo que me sintiera identificada, por lo que decidí montar mi propio proyecto desde cero. En realidad Black Rock tiene ocho años pero nos ha costado hasta encontrar una formación estable con gente que busque lo mismo. Es complicado.
Lo curioso es que ellos se volvieron a juntar, ahora creo que se llaman Rare Sound Machine. El bajista estuvo un tiempo en Elderdown.

-Colaboraste con PM. ¿De qué manera surgió la posibilidad de trabajar con ellos?

Fue un reto a nivel profesional. Ese verano estaba actuando con la Orquesta de Pedro Picasso y el martes anterior al único fin de semana que tenía libre con ellos recibí la llamada de Pepe Mari, su batería me conocía de antes, pidiéndome que cantara con ellos en el Festival del Oeste en Cáceres teloneando a Europe. Su cantante les acababa de dejar y estaban en cuadro. Me pidieron que me preparara los ocho temas que iban a hacer, así que acepté y les dije que me pasaran las canciones para aprendérmelas. Mi sorpresa llegó al comprobar que los temas no estaban montados, por lo que tuve que componer las letras y melodías de las ocho canciones en cuatro días y aprendérmelas. Salí a un escenario que, hasta ese momento, era el más grande en el que había actuado nunca y conseguí divertirme y hacer que la gente pasara un buen rato.


-Actuasteis en el programa “Te quiero ver” ¿Cómo fue la experiencia?

Esto lo grabó la Televisión de Palencia. Cubrió el concierto y lo emitió la televisión. El enlace de internet está por ahí. Era un sitio bastante curioso, como una especie de polígono con pantallas de televisión en el fondo emitiendo a otros grupos que habían actuado allí antes. Tocamos con Sexplosion, un grupo con el que había muy buena relación. La formación de PM era bastante estable y habíamos compuesto temas como “No healer”, que ahora toca Black Rock.

-Hemos escuchado “No healer” (que habéis grabado en vuestro último disco) en demo ¿Había más demos grabadas?

Compuse ese tema con  Nacho de Carlos, guitarra que está ahora con Ñu, y Dani Martín, un gran teclista. Al disolverse PM le di a Pepe Mari todos los temas que habíamos compuesto pero le pedí quedarme con “No healer”, la necesitaba. Tiene una letra muy profunda sobre una experiencia mía, vomité la melodía literalmente, en fin, necesitaba seguir cantando esa canción. En realidad a los que tenía que pedirle el permiso era a Nacho y Dani, los compositores. A día de hoy aparece registrada a nombre de los tres y aparece en el disco de Black Rock con su consentimiento, con unos arreglos que los propios Black Rock le hemos añadido y tocada por la propia banda.


-“I will fly” está dedicada a los Síndrome de Down ¿Qué nos puedes contar de esta canción?

El hijo de Pepe Mari tiene Síndrome de Down y quería que arregláramos una canción que tenía sobre ese tema. Es un tema muy emotivo, el arreglo de teclado que hizo Nacho me gustó mucho, la melodía tenía mucho feeling. Está grabada en un video de una actuación en la discoteca Excálibur y lo cierto es que está muy bien.

-¿Hay posibilidad de que esos temas vean la luz?

Hay maquetas pero muy primitivas, para ir trabajando las canciones. Para algún tema grabamos algo más acabado pero no estoy segura. Fíjate que pienso que estaría más fácil de rescatar lo de Abelian.


-Has colaborado con Bella Bestia en su gira de reunión haciendo coros y como bailarina ¿Qué tal fue tu experiencia con ellos?

Cuando se volvieron a juntar Bella Bestia, Pepe me comentó que estaban buscando un apoyo para las voces y acepté. Tocamos en lugares como Valencia, Madrid, Alcázar de San Juan o Sevilla. En ese momento me gustó mucho la experiencia porque los músicos - Cachorro, Lolo, Pancho o Guille - son muy buenos en lo suyo y buena gente, aprendí mucho de ellos. El problema es que no era rentable, muy pocas bandas a día de hoy son rentables en España y cada vez que te ibas a tocar por ahí no salían más que agujeros. De hecho en algún momento me coincidieron fechas de la orquesta con Bella Bestia, di prioridad al grupo y lo cierto es que perdí dinero. En ese momento Pepe decidió parar el grupo y cuando ha continuado solo ha seguido con Cachorro.


-¿Qué opinión te merecen la música de PM y Bella Bestia, te gusta?

PM me gustaba mucho en ese momento, ahora tal vez se me quede un poco light. El cuerpo me pide ahora músicas más agresivas y pesadas. En cuanto a Bella Bestia me llegó menos en su día, me gusta desde el momento que es Rock, pero esos registros tan sobre agudos en un principio no me llamaban mucho la atención. Sin embargo me pasó algo parecido a la orquesta, cuando me aprendí el repertorio y lo canté en directo es verdad que había temas como “Ardiendo en la noche”, “Muévete” o “Un puntapié en el trasero” con los que me lo pasaba muy bien.

-Me gusta mucho la labor de Pancho pero opino que si te hubieras quedado como solista aquello habría sido la bomba ¿Te hubiera gustado? ¿En algún momento se te planteó la posibilidad?

No surgió. Desde luego yo no estaba mucho por la labor. Además tenía mucha química con Pancho, Lolo o Guille y fue triste que se fueran todos.


-Has cantado en Orquestas como Galax, Golden o Pedro Picasso, incluso de estas dos últimas tienes vídeos colgados en you tube. ¿Desde cuándo lo haces y qué motivación te mueve a hacerlo?

Ha sido una de las mejores escuelas que he tenido. Aparte de haber trabajado todo lo relacionado con el miedo escénico, el hecho de haber estado en orquestas tan grandes como Pedro Picasso o Golden me ha enriquecido mucho. Piensa que eran orquestas con quince o veinte músicos, bailarines o coreógrafos, incluso tuve la oportunidad de trabajar con secciones de metales. Por otro lado se trataba de shows completos, no había play backs, llevábamos números de fragmentos de musicales que están hoy día en cartelera, de Mecano, Michael Jackson o Grease; trabajábamos coreografías, cambio de vestuarios o fuegos artificiales entre otras cosas. Podías ver realmente como era la dinámica interna de un show de cinco horas, tener que trabajar con otros cantantes en conjunto o la visión espacial interna del escenario son aspectos muy interesantes que tuve la oportunidad de practicar y que he aprovechado para llevar al directo de los propios Black Rock. Toda la parte de performance que actualmente llevo en directo la trabajé mucho con la orquesta, además de abordar una gran cantidad de estilos musicales.

-Nos has hablado de temas de Michael Jackson o Mecano. ¿Qué tipo de repertorio hacíais? ¿Estaba limitado o al final podíais alternar cosas que os gustan personalmente?

Siempre se buscaban canciones comerciales dentro del Rock pero no estaba ni mucho menos cerrado. “Highway to Hell” de AC/DC lo he cantado un montón de veces. Conseguí meter el tema “Dude (Looks like a Lady)” de Aerosmith, que con los metales sonaba fenomenal, gracias a que la versioneaba Shakira y así se la colé al director, jaja. También he cantado “All right now” de Free, “Land of 1000 dances”, “Simply the best”, “I will survive” de Gloria Gainor o temas de Aretha Franklin como “Respect” o “Think” que realmente he disfrutado mucho.


-Has cantado también en el disco de Dawn Of Tears, “Descent”.

Formé parte de Dawn Of Tears, después de la época de Abelian y justo antes de comenzar con Black Rock. Entré como teclista y corista cuando iban a grabar su disco “Descent”. Lo cierto es que no soy teclista como tal y determinados pasajes ya los había grabado su pianista, pero todos los coros y las voces operísticas las grabé para el disco. Se grabó en el estudio de Carlos Escobedo con Flor como técnico de sonido. Entre las fechas de directo que hice con ellos estuvo un concierto en la sala Caracol, también recuerdo que teloneamos a Stravaganzza en Bilbao.
Ellos tenían algunas historias en la banda y al final acabé dejando el grupo porque recuerdo que tenía muchos jaleo por mi parte con Black Rock, con mis propios estudios y otras cuestiones. Me faltaba tiempo para poder dedicarme con la intensidad adecuado a los diferentes frentes que tenía abiertos. Para el segundo disco no grabé con ellos, creo que lo hizo Bea, la cantante de Ebony Ark.

-¿En todo momento participaste como teclista y voz corista? ¿No se planteó en ningún  momento asumir la voz principal?

No, piensa que el concepto del grupo gira sobre la voz oscura de Jesús. Mi voz apoyaba esa línea de música Black.

-También cantaste con Arkania en “Eterna” (tema “Lucifer” en 2009). ¿Cómo se produjo tu colaboración?

Nos conocíamos desde tiempo atrás, concretamente desde uno de los primeros conciertos de Black Rock. Tocamos en la sala Che Guevara de Rivas, en el cartel estábamos Mr Rock, Arkania y Black Rock. Por entonces apenas tenía dieciocho añitos y me sentí muy cómoda con las otras bandas, de hecho uno de los primeros vínculos que hice fue con Julio de Mr Rock y por eso me hizo tanta ilusión que grabara una colaboración en el primer disco de Black Rock, “Todo al negro”. Desde ese momento también mantuve el contacto con los chicos de Arkania y me hizo mucha ilusión cuando me propusieron colaborar con ellos en el tema “Lucifer”. En la canción hago de Dios y Ángel Santamaría de Lucifer, siempre les digo que la hagamos en directo porque es un gran tema.


-Vamos a hablar de Black Rock si te parece. ¿Cómo se formó la banda? ¿De quien surgió la idea?

A los dieciocho años todavía estaba por los locales de ensayo de Rivas, cuya gente siempre se ha portado muy bien con nosotros, había muy buen ambiente con los demás músicos. Coincidí con  el actual cantante y guitarra de In Vain, Daniel Cordón, y con el cantante de Lágrima Negra y ahora de Strangers, que también fue batería de NagasakiOscar O’Brien y les propuse montar una banda.
Los tres nos pusimos a buscar músicos encontrando a “la sección canaria”, un guitarra, un bajista y un teclista canario. En ese momento empezó a funcionar la banda. Luego vinieron bastantes cambios hasta que logramos estabilizar una determinada formación.

-Es muy difícil montar y mantener un grupo de Rock duro en España ¿Qué expectativas teníais cuando formasteis Black Rock?

Es muy difícil mantener una formación estable, hay músicos que se van por motivos de trabajos, estudios o familiares. El que se ha ido luego vuelve, siempre se producen bastantes cambios. Desde el primer momento quería que la banda fuera lo más profesional posible, el problema es que durante los primeros años desconoces como moverte dentro de este mundo, tanto por edad como por experiencia. Primero estás aprendiendo a componer y a dominar tu instrumento, descubrir qué tipo de sonido quieres. Cuando tienes un puñado de buenas canciones tienes que grabarlo, moverlo y promocionarlo. Todos estos pasos los he ido aprendiendo a base de tiempo y palos recibidos, poco a poco.


-Recuerdas cuando fue la primera vez que Black Rock se subió a un escenario ¿Qué recuerdos guardas de ese primer concierto?

Si, en la sala Silikona. No fue un buen concierto, todo salió fatal. Recuerdo que estaba bastante nerviosa, descontrolé la voz y no me gustó debido a esos nervios. Pero bueno, todo es un aprendizaje y pasar por momentos como ese me ayudó a mejorar y a seguir adelante con más determinación que nunca.

-Ganasteis el festival Rockzinante en 2007. Supongo que supuso una inyección de moral para vosotros ¿Qué nos puedes contar de ese festival?

Como experiencia musical estuvo bien pero en realidad fue una estafa, cumplimos todos los requisitos del contrato y fuimos pasando por todas las fases. Llegamos a la final y la ganamos, teniendo de jurado ni más ni menos que a Sílver de Muro, pero no nos dieron el premio. Al ganador le correspondían mil euros y participar en la edición del festival del año siguiente, y no nos dieron ni una cosa ni otra.
El año que participamos actuaron en el festival algunos artistas como Doro, Vixen o Glenn Hughes, un cartelazo. Para la siguiente edición se esperaba algo similar y no lo celebraron.


-¿En qué momento os sentisteis preparados para grabar un disco? ¿Cómo surgió la posibilidad de llevarlo a cabo?

Cuando tuvimos un amplio número de temas nos lo planteamos en serio, de hecho creo que se quedaron  tres canciones fuera. Teniendo un repertorio y unos temas prácticamente cerrados, grabar el disco era el paso natural que nos tocaba dar. La banda tenía el compromiso en serio de asumir la grabación y avanzar en esa dirección así que se hizo.

-Vuestro primer disco se llama "Todo al Negro". ¿Compusisteis los temas específicamente para este álbum o usasteis composiciones anteriores?

Usamos los temas que teníamos en nuestro repertorio. Siempre he ido componiendo según el momento de mi vida, en mi caso es un proceso continuo.

-¿Qué canciones se quedaron fuera del disco?

Había un tema llamado “Instinto animal” que no se grabó para el disco. Otra que tampoco se incluyó fue “Al compás del alma”, una canción con una letra muy bonita. Tampoco incluimos el primer tema que compuso Black Rock, “No more fears”, que recuerdo con mucha intensidad porque fue la primera canción que compuse para el grupo.


-¿Se pueden recuperar estas canciones?

Nunca se sabe. Lo que ocurre es que a día de hoy Black Rock es otra cosa musicalmente hablando.  Piensa que esos temas son bastante antiguos y en estos momentos la banda compone en su propia dirección. Además, tampoco me pide el cuerpo tocar esas canciones hoy día. Ahora escucho “Instinto animal” y me parece que estaba bien para ese momento pero no me veo cantándola hoy día.

-“Todo al negro” se grabó en los estudios Subvox. ¿Cuánto tiempo llevó la grabación? ¿Cómo resultó la experiencia?

Fue una experiencia dura pero interesante. Realmente fue la primera vez que entraba en un estudio de grabación “en serio”. Antes había grabado maquetas y cosas pero de manera más amateur, en los propios locales de ensayo. En el estudio grabamos con  Jiro y Teje, que son los técnicos de allí. Se dio la coincidencia de que ellos estaban empezando con los estudios por lo que se volcaron totalmente con la grabación porque también les servía a ellos mismos como experiencia. Estuvimos dos o tres semanas. La experiencia fue muy dura para mí, llegamos a tener sesiones de hasta once horas cantando y a la vez seguía dando mis clases. El último día fui al estudio enferma, grabé “Aura” con fiebre. Para nuestro segundo disco tuve muy claro que no podíamos estar más de cuatro o cinco horas por día con las voces. La voz es un instrumento muy especial y debes cuidarla, no puedes forzar más de la cuenta.
Por otro lado tuvimos la suerte de que Pablo estuviera durante todo el proceso de grabación, no grabando como tal, pero si empapándose del estilo y las canciones. Sabíamos que Juanpe, el otro batería, se iba del grupo. Pablo me acompañó en el resto de la grabación, con el mastering y la producción.


-Vemos que apareces en las referencias de las composiciones y también el teclista Yeray Corujo. ¿Nos puedes explicar cómo se genera el proceso compositivo en Black Rock?

Como te comenté ya tenía las canciones. El teclista compuso parte de la letra de “Príncipe del vacío”, Eduardo Santana compuso la letra de “Carne palpitante” pero no quiso aparecer en el registro.
El proceso de composición cambia según los músicos con los que toques. Para “Todo al negro” el guitarra venía con un riff y yo componía la melodía por encima, luego trabajaba las letras. Ahora con Pablo y los actuales músicos muchas veces vengo con las ideas vocales, que he grabado en el coche o donde me pille, y sobre esas ideas empezamos a trabajar la parte armónica.
En “Todo al negro” componía las partes vocales yo sola. Ahora me ha dado cuenta de que las voces eran excesivamente melódicas y jugaba poco con el ritmo, Pablo me ha ayudado a profundizar en el aspecto rítmico de las melodías. Actualmente improvisamos mucho en el local, tocamos muchas jam sesions sobre las que voy improvisando líneas melódicas, de hecho rapeo mucho. Hago muchos juegos rítmicos rapeados y yo misma me sorprendo de como he conseguido llegar hasta tal o cual idea vocal. Si tienes buenos músicos al lado todo es más fácil, siempre intento aprender continuamente de ellos.


-En el disco contabais con teclados pero no así en los directos ¿Por qué? ¿No hubo más remedio o buscabais aportar más dureza a los temas en vivo?

Al principio me gustaba la idea de llevar teclado por la parte atmosférica que se creaba en la música, las intro de “Funeral” o “Bajo el agua”. En ese momento sentía la música de una forma más romántica y necesitaba esos teclados o Hammond adornando esas canciones.
Cuando Yeray dejó el grupo pensamos en buscar a otro teclista, pero luego empezamos a darnos cuenta de que realmente no lo necesitábamos. La banda empezó a sonar fenomenal sin teclado, nos gustaba nuestro sonido, por lo que decidimos simplemente coger las pistas de teclado que estaban grabadas en determinados momentos puntuales de los temas para llevarlos al directo. Nuestra propia evolución como grupo ha hecho que los teclados se queden atrás. Las bandas con las que nos sentimos más identificadas ahora, como Airbourne o Hardcore Superstar, no llevan teclas.

-¿Por qué se fue el teclista?

Él tenía sus propias visiones sobre la música y el grupo. Hay músicos que solo quieren implicarse en la parte musical, dejando un poco de lado otros aspectos como las entrevistas, ir al registro, invertir en promos, en fin, todo lo extra musical. A nuestro teclista le pasaba algo parecido, no quería participar de esa parte extra musical, se agobiaba con todo ello. El caso es que yo me sentía bastante sola tirando del carro de la banda en esos aspectos.

-La canción “En mi cama” junto a su vídeo clip muestra vuestra faceta gamberra y macarra, como una especie de tarjeta de presentación ¿Qué nos puedes contar de ella? ¿Por qué la escogisteis para el vídeo?

Sinceramente primero habíamos querido escoger de single el tema “Funeral”, pero por su estructura no resultó ser la más adecuada para promocionar  y pinchar en las radios; piensa que dura unos seis minutos y lo normal es buscar canciones  más cortas e inmediatas.  Entonces pensamos en la canción “En mi cama”, un tema directo y divertido que cuenta una historia graciosa con la que nuestros colegas se identificaban, por eso nos decantamos por ella. Creo que “En mi cama” nos podía definir mejor como banda. No me malinterpretes, “Funeral” es quizás la canción que más me gusta del disco pero no es la que representa al grupo, mientras que “En mi cama” representaba muy bien a Black Rock en ese momento.
Queríamos hacer un vídeo clip porque lo visual siempre entra antes, es más directo. Te pongo un ejemplo, si cuelgas en Facebook un comentario lo ve la gente, pero si pones una foto puedes recibir en el mismo tiempo el triple de visitas. Es más inmediato.
                                  
                                               Black Rock: "En mi cama" Vídeo Oficial.

-“Funeral” es una canción que me llamó mucho la atención, con una densa y bonita melodía. ¿En qué te inspiraste para componerla?

Está inspirada en una vivencia personal. En ese momento terminé una relación sentimental y necesitaba cerrar ese capítulo de alguna manera, sentir que dejaba esa etapa atrás y daba un salto hacia adelante. Me ayudó mucho componer la canción, fue como la prueba final de que había superado esa etapa. Cada vez que la cantaba era algo casi terapéutico, estaban ahí todas mis emociones.

-“Aura” y “Vuela libre” también me parecen canciones de un corte más profundo, al menos en la letra, ¿Qué nos puedes contar de estos temas?

“Aura” la compuse mientras hacía el Camino de Santiago. Fue como encontrar mi propia fuerza interna. Lo cierto es que no soy una persona religiosa, tengo mis creencias personales, el sentimiento de la canción trata sobre la energía interna, conseguir algo más allá del esfuerzo físico. Recuerdo que la compuse cuando me lesioné la rodilla, ese día mis amigas y yo hicimos la etapa en autobús; así que allí nos encontrábamos sentadas las tres en la orilla de un río y resultó el momento perfecto para componerla.
“Vuela libre” representa un poco la ruptura de mi familia, en ese momento mi padre se fue de casa, coincidió que también mi hermana se marchó a vivir fuera. La sensación de vacío que nos quedó en casa fue grande, daba casi miedo abrir una puerta. Es una canción muy emotiva para mí.


-¿Qué importancia le das a las letras en las canciones? ¿Hay algún componente autobiográfico?

Toda. Es verdad que en este primer disco versan sobre vivencias personales. Sin embargo, en nuestro segundo álbum “Just my kiss rocks” me lo he tomado de una manera más positiva. Si ha habido algo negativo en mi vida, le doy la vuelta y lo transformo. Así las canciones tienen una actitud más enérgica, descarada  y de Rock n Roll.
De cualquier modo las letras me parecen muy importantes. En el segundo disco me he centrado sobre todo en crear imágenes con los textos, es como si estuviera viendo un vídeo clip cuando la canto. Simplemente he tratado de contar historias que me gustan o me han llamado la atención.

-¿Hay alguna canción de este disco a la que le tengas un especial aprecio? No hablamos necesariamente de temas preferidos sino de alguno que por el motivo que sea te resulte especial.

Aparte de las que hemos comentado anteriormente, también es importante para mí  la canción “Sonámbula”. En este tema hablaba sobre un estado anímico personal, en un momento en el que literalmente me encontraba deambulando de acá para allá, sin saber ni en donde estaba. Me sentía sonámbula.


-¿Consideras que Black Rock ha progresado o dado un salto cualitativo desde vuestro primer disco “Todo al negro” a este último “Just my kiss rocks”?

En cuanto a afluencia de público sí que ha habido una progresión. La prueba de fuego para mí fue la presentación de “Just my kiss rocks” en Madrid, el hecho de que completáramos el aforo de la sala WeRock, pese a ser un jueves, personalmente me llenó. Otro dato es que el pasado año salimos en el cuarto puesto de banda revelación y el quinto en la lista de cantantes en las votaciones del Rockferendum, resulta gratificante y significativo que la gente nos vote; este año han salido las listas de Metalegun y creo que aparecemos en cinco categorías distintas, mejor portada o mejor cantante entre otras. Ayer me comunicaron que aparecía nuevamente en la lista de este año del Rockferendum en la categoría de cantante. Todos estos datos nos confirman que vamos por el camino adecuado. No somos ni mucho menos Barón Rojo o Saratoga, ni vamos a llenar La Riviera, pero poco a poco estamos presentes y estamos dispuestos a darlo todo para seguir recorriendo este camino.
Pablo y yo tenemos una frase que es “solo los fuertes sobreviven”, la tomamos como una máxima dentro de Black Rock. Tenemos una promesa interna, esto es lo que amamos y queremos seguir adelante.


-Primero empezasteis anunciando un EP bajo el título de “RnR riders”. Finalmente publicasteis un LP que incluía dicho tema. En un principio lo escogisteis como tarjeta de presentación e incluso grabasteis un vídeo clip. ¿Hay alguna posibilidad de que lo podamos ver completo?

No penséis que estos cambios se producen porque sí, la realidad es que tenemos gente detrás que en un momento dado nos asesoró de una determinada manera que al final no nos pareció la adecuada. En un principio el concepto era sacar un Ep con tres canciones: “Rock n Roll Riders”, “No healer” y “Ten second to K.O.” con el vídeo clip de “Rock n Roll Riders” para promocionarlo, todo en un pack. Por este motivo empezamos a grabar en los estudios VM Broadcast, posteriormente pensamos que no iba a ser rentable para la banda editar y promocionar solo tres canciones. A esto hay que añadirle que hubo problemas para grabar el vídeo, bajamos a Marbella dos días para la grabación, el primero hizo un sol estupendo y grabamos todos los exteriores, pero el segundo día llovió y nos tuvimos que volver a Madrid sin completar el trabajo.  Hubo que volver a Marbella una segunda vez para terminarlo. Todo esto retrasó todavía más el proceso de grabación.
En ese momento empezamos a sopesar el cambio de concepto para grabar un disco completo y para cuando estuvo preparado el vídeo comprobamos que el resultado final no nos acababa de convencer. Incluso la agencia con la que ya estábamos, Coda contrataciones, tampoco consideró que el vídeo representaba lo que era Black Rock en ese momento. También sopesamos la posibilidad de rescatar las imágenes y montarlas con otra empresa, pero además sucede que se han producido cambios en la formación de la banda, por lo que no tiene mucho sentido promocionar un vídeo en el que aparecen solo la mitad de los actuales componentes. Lo cierto es que es una lástima que después de invertir tanto esfuerzo, tiempo e ilusión el asunto se haya quedado en nada, pero así son las cosas.


-En el camino se han producido cambios en la banda ¿Puedes contarnos cuales fueron las motivaciones para que se produjeran estos cambios?

Manuel Acilu, nuestro anterior guitarra, tuvo varios problemas personales y el definitivo fue que se rompió un dedo durante el rodaje. Estábamos a pocos días de entrar en el estudio de grabación y no poder contar con el guitarra que conoce las canciones y todo eso supuso mucha presión. De hecho, pese a nuestra frase de “solo los fuertes sobreviven”, Pablo y yo estuvimos a punto de disolver Black Rock. Nos sobrepasó la situación, tampoco teníamos un bajista fijo por aquel entonces. Sin embargo “le echamos un par” y decidimos seguir adelante. Decidimos buscar nuevos músicos y tuvimos la suerte de encontrarnos con David, que demostró una gran profesionalidad para prepararse los temas, hacer los arreglos y sacar adelante la grabación con solo quince días de preparación.


-Es un disco muy bueno y está teniendo una muy buena acogida entre los medios de comunicación. ¿Estás contenta con el sonido que habéis conseguido?

Muy contentos. Nuestro desafío era que los temas grabados en otros estudios sonaran de modo homogéneo con respecto a los primeros que grabamos cuando pensábamos en publicar el Ep. Hicimos algunos arreglos, volvimos a grabar alguna guitarra y quedamos muy satisfechos. También hay que decir que el técnico de los estudios Oasis estuvo espectacular, tanto a nivel profesional como humano, estuvimos muy a gusto.


-¿Por qué decidiste cantar en inglés?

Nuestro primer disco está en español, nació en español, pese a que me guste componer en inglés. La cuestión es que las canciones son algo vivo, arte que se canaliza de manera distinta cada vez. Al haber evolucionado hacia un estilo más cercano al Rock americano las propias canciones lo pedían, se perdía la esencia si no se interpretaba en inglés. El otro día comentaba en una entrevista de radio que, cuando en España suena Flamenco, lo escuchas en castellano, no en alemán. Del mismo modo el Rock americano no suena en francés o en alemán a lo que tiene que sonar. Las canciones lo pedían.

-El inglés es un idioma más musical.

Es cierto. Además, como cantante, cada idioma tiene sus propios recursos. El francés es un idioma complicado para un cantante porque tiene muchos sonidos de garganta, mientras que el inglés resulta más cómodo porque es muy nasal, aunque no cantes siempre con resonancia nasal es una técnica que ayuda mucho. Por otro lado a la hora de componer las letras facilita mucho el hecho de que haya muchos monosílabos. Ayuda a no sacrificar la letra en función de la melodía y eso para mí es básico porque considero la melodía esencial.

-¿Os habéis planteado o existe la posibilidad de publicarlo fuera de España? ¿Y para discos futuros?

De momento vamos pasito a pasito y publicarlo en el extranjero no está todavía en nuestros planes, aún así desde la web todo el mundo lo puede comprar y se lo enviamos sin problema.


-Me parece un gran disco, profundizando en vuestra faceta más festiva y vacilona iniciada en el primer LP ¿Buscabais deliberadamente esta dirección o fue saliendo sin más?  ¿No os pareció adecuado intercalar algún tema lento o de corte menos rápido e inmediato?

Nuestro primer disco tenía dos vertientes, la romántica y la pélvica, y como esos temas se compusieron en un margen de tiempo amplio se daba esa dualidad. Pero para este segundo buscaba unificar un poco la línea compositiva y en este momento de nuestras vidas lo que nos pedía el cuerpo eran enfatizar esa parte salvaje. Muy a mi pesar se quedó sin completar una balada que íbamos a incluir en este Ep, pero estoy segura que la acabaremos incluyendo en algún otro disco en el futuro porque la verdad es que el tema tiene muy buena pinta. Tengo el título, pero no voy a desvelar, no sea que en el futuro lo cambie y me pille los dedos, jaja.

-“Sexy Metal Woman” ¿Es una declaración de principios?

Es un himno que dedico a todas las mujeres que estamos en el Rock intentando abrirnos camino dentro de este mundo de hombres. Es un regalo que hago a todas las mujeres reivindicando su figura dentro de este mundo.


-Ya hemos mencionado antes “No Healer” una gran canción. ¿Habéis recuperado alguna otra composición de otro momento?

Las canciones están compuestas después de “Todo al negro”. Hemos descartado algunas, a veces empiezas a componer una canción en una determinada línea y luego lo deshechas porque no te parece adecuado para el concepto global del álbum. Hay un par de temas,  “Hellraiser” o “Desquiciada”, que no nos acababan de convencer por lo que al final prescindimos de ellos; también había otro tema, “Mil puertas” que se quedó a mitad de camino. Son buenas ideas pero que no acaban de casar con lo que estamos haciendo actualmente.

-“Fighters” es otro tema con fuerza. Es el tema elegido como video clip, grabado en vuestro concierto de WeRock.  ¿Por qué escogisteis esta canción?

No lo buscábamos pero al final es lo que salió. “Fighters” representa una imagen del concepto de la lucha por la música, así que también era perfecta para representarla con la grabación de la actuación en WeRock. Incluso las motos también aparecen, como era nuestra idea originaria con el vídeo. Por otro lado nos apetecía tener un recuerdo de aquella actuación tan especial y el vídeo clip nos pareció perfecto.
Les propuse a los chicos editar “Rock n Roll riders” en formato acústico, es una lástima que por todos los inconvenientes al final esta canción se quede sin su protagonismo. Me parece una gran canción y, aunque no resultara lo de las motos y el vídeo, algo tendremos que hacer con nuestro bebé.

                                                   Black Rock: "Fighters" Vídeo oficial.

- ¿Sobre qué trata la letra de la canción “Hungry soul”?

“Hungry Soul” está escrita en un tono de crítica. Trata sobre la ambición de la persona, del ser humano, como nos puede llegar a corromper el poder.

-¿Hay alguna otra canción que te resulte especial por algún motivo, o que nos quieras reseñar por algún motivo en particular?

“You got a Light”, la visualicé con un concepto completamente Tarantino en mi cabeza. Habla de una chica a la que le da igual seducir a un hombre que a una mujer, lo que la excita es el simple hecho de pedir fuego para luego hacerle la trampa a su víctima, un poco de whisky, gasolina, fuego y la fiesta montada.


-Siempre he sentido especial predilección por los discos de corto minutaje, me recuerdan a los primeros de Van Halen. Vuestro disco dura una media hora ¿Fue una elección premeditada o simplemente os salió así?

Lo cierto es que no disponíamos de mucho tiempo más para preparar nuevas canciones y las que teníamos no acababan de cuadrar con el nuevo sonido al que habíamos llegado y que nos convencía como banda. No obstante, con alguna semana más de tiempo, la balada que te mencioné antes seguro que habría entrado. Por otro lado teníamos reservadas las fechas del estudio, incluso nos encontrábamos en la disyuntiva de disolver la banda o tirar para adelante y decidimos ir a por todas.


-Sois una muy buena banda en directo ¿Cómo decidís el setlist? ¿Os gusta cambiar temas, alterar el orden de las canciones o preferís mantener el set siempre de la misma manera?

Intentamos hacer variaciones en los conciertos. Podemos variar en cuanto a los vestuarios y puesta en escena, cambiando canciones o modificándolas. Ahora estamos pensando en incorporar alguno de nuestros temas en formato acústico. También en el apartado de la performance nos gusta ir modificando cosas, cada tema lleva una determinada puesta en escena visual y a mí me gusta mucho trabajarme el aspecto visual. Se trata de buscar la propia lógica de la secuenciación del concierto para poder desarrollar adecuadamente los cambios de vestuario.


-Black Rock suele incluir versiones en sus conciertos, temas de Europe, Wasp o Mr Big ¿Os parece interesante tocar versiones? ¿Qué criterios tenéis en cuenta a la hora de seleccionar esas canciones?

Está bien porque, aunque cada vez vemos que la gente canta nuestros temas en los directos, no todo el mundo conoce el repertorio de Black Rock. Canciones como “I wanna be somebody” de WASP son conocidas por todo el mundo y crea otra dinámica dentro del concierto. Aparte de que a nosotros nos encanta hacer temas de otros grupos y músicos a los que admiramos.

-Nos habéis hablado de los acústicos. De hecho ya habéis hecho algo al respecto en directo. ¿Os planteáis llevar a cabo más actuaciones de este tipo?

Hemos hecho algo en La Urbe y en El Tapeo. De hecho vamos a hacer un concierto de estas características en Leganés para el próximo 21 de marzo. Será en la sala Tentaciones y el repertorio se interpretará al completo en acústico. Esta faceta acústica me  llama la atención porque dentro de las mismas canciones creas otros matices, me permito la licencia de hacer variaciones melódicas, canto los temas de modo diferente al eléctrico y me lo paso muy bien. Es curioso porque en formato acústico hay otras partes de la canción, además del estribillo, que cobran un nuevo protagonismo. Hay un puente en el tema “Hungry soul” que nos tiene enamorados, esa parte crece en su faceta acústica y nos tiene gusta mucho.


-El concierto de presentación en la sala madrileña WeRock fue todo un pelotazo, llenasteis la sala un jueves ¿Qué sensación te produjo esta respuesta por parte del público madrileño?

Fue una de las experiencias más bonitas que he vivido como músico. La subida de adrenalina que tuvimos con toda la performance de las motos, la sensación de ver la puerta de la sala con una cola de gente para entrar que daba la vuelta a la calle, observar que estaba la gente en los balcones grabando, todo el mundo gritando, los flashes de las cámaras y todo eso fue un auténtico subidón. Recuerdo especialmente un momento muy emotivo que tuvimos los cuatro músicos en el camerino, estábamos abrazados justo antes de salir a actuar,  cuando empezamos a escuchar a toda la sala gritando el nombre de la banda. Fue un momento de salir a por todas, parecía que la sala se iba a venir abajo. La energía de ese día fue impresionante. Me encantó poder subirme a la avanzadilla que había en el borde del escenario o poder disparar al público con mis pistolas de agua. Lo disfruté mucho.


-El componente visual y de espectáculo está presente en vuestras actuaciones en directo ¿Qué importancia le dais a este componente teatral y de espectáculo en vuestros directos?

Al venir del mundo de la orquesta, donde tienes que cambiarte mucho de vestuario para apoyar cada canción, notaba que las actuaciones de Black Rock se podían beneficiar de este componente estético. En un primer momento era más complejo llevarlo a cabo -si tocas media hora no tiene sentido plantear cambios de ropa- pero desde que actuamos hora y media sí que se pueden plantear esos cambios de vestuario. En el tema “Esclavo del Rock” canto como si fuera un demonio, así que salgo caracterizada de demonio. Hay que tener cuidado para no caer en la parodia, se trata se representar visualmente una canción. Hay muchos artistas que lo hacen, como Blackie Lawless o Kiss que salen con la sangre. Y fuera del Rock hay músicos como Madonna, Beyoncé o Pink que también lo hacen. Pink en particular me tienen emocionada, te llevan casi el Circo del Sol con todos sus trapecios y malabarismos. Si voy a un show quiero percibir por todos los sentidos, esto es música pero también tenemos ojos. Si puedo aportar estos elementos a mi propio show lo voy a hacer, porque además me encanta.
En la presentación del segundo disco dejamos fuera la presentación de la diablesa e incorporé la performance de “Blood pollution” en la que salí con pistolas y manchada de sangre. Para el tema “Ten seconds to K.O.”, que trata sobre una lucha en un ring,  incorporé los guantes de boxeo; tuvimos la suerte de que la marca de boxeo Charlie nos patrocinó y nos proporcionó el material necesario para la caracterización.


-En directo derrochas energía, los distintos vestuarios y caracterizaciones que usas, la parafernalia escénica y tus movimientos y bailes en el escenario ¿Te gusta el teatro? ¿Tienes inquietudes dentro del mundo de la interpretación?

Estudié teatro con Juan Carlos Martín, te ayuda mucho a canalizar tus emociones dentro del escenario. Además he hecho Danza Jazz y también me aporta a la hora de preparar toda la parte visual del espectáculo.

-¿Hasta dónde queréis llegar con Black Rock?

Lo más lejos posible. Nos encantaría que nuestros temas pudieran significar algo importante así como para nosotros lo significan todas esas grandes canciones que nos acompañan durante nuestra vida y nuestras vivencias. Que tus historias lleguen a la gente, les ayuden  y les sirvan como referencia. Personalmente he crecido con temas como “All we are” de Warlock o “I wanna be somebody” de WASP, si conseguimos que para alguien nuestras canciones tengan esa importancia nos damos por satisfechos. No nosotros sino nuestros temas.


-Das clases de canto en la escuela “Jack On The Rocks”. ¿Cómo surgió la posibilidad de hacerlo? ¿Lo habías hecho antes?

Me lo empezaron a pedir algunos conocidos del entorno y empecé un poco a la aventura. Tenía mis estudios relativos al tema pero nunca había dado clases como tal,  y poco a poco comprobé que me llenaba. No me veo de tele operadora o dando clase en un instituto. Al principio daba las clases por libre y luego decidí llevar a mis alumnos a esta academia en la que estoy muy a gusto, la relación con todo el personal es fantástica. La situación se ha ido estabilizando hasta el punto de que he tenido que meter a dos profesores más porque no dispongo del tiempo necesario para trabajar con todos mis alumnos.

-¿Lo puedes compatibilizar adecuadamente con tu faceta de cantante en Black Rock?

Poco a poco. A veces parezco algo estricta pero es necesaria una buena organización. Necesitas disponer de tu tiempo de descanso y organizarte bien porque de otro modo no rindes adecuadamente, como cantante es algo obligatorio. Mis compromisos con Black Rock me pueden obligar en algún momento dado a mover alguna clase, pero mis alumnos entienden esto y hasta ahora la cosa va funcionando.


-También has trabajado con niños, tienes alguna titulación relativa. ¿En qué consiste el proyecto musical para niños “El Rock de Barbarella”?

Es un proyecto en el que enseñamos a los niños una progresión de la historia de la música y del Rock desde los años cincuenta y sesenta hasta hoy día. Seleccionamos distintos temas que nos parecen representativos, tanto extranjeros como españoles, y los adaptamos haciéndolos más cortos; tenemos unas dieciséis canciones que debemos re escribir para que el tiempo de duración no sea excesivo, ten en cuenta que son niños. Interpretamos las canciones con un nexo de unión que es un cuento que vamos narrando, de cada canción contamos un aspecto y nos disfrazamos haciendo una pequeña representación; por ejemplo, en una canción les enseñamos a tocar la guitarra y les damos guitarras hinchables, en otra les enseñamos a bailar el Rock n Roll clásico de una manera fácil y divertida, así con todas. Buscamos enseñar algo de la historia del Rock a través del juego. Hemos preparado un dossier informativo para presentarlo a los colegios.


-¿Qué opinas del papel de la mujer dentro del mundo de la música en general y del Rock en particular?

Ha cambiado un poco el concepto de antaño, en el que había solo unas pocas figuras reconocidas como Janis, Bonnie Tyler, Tina Turner o unas cuantas más. Pese a que pienso que el machismo sigue estando presente a según qué niveles hoy día  hay muchas bandas en España con músicos femeninos entre sus componentes. Poco a poco van desapareciendo los prejuicios aunque a veces parece que la mujer no puede llegar tan lejos como el hombre, al menos como instrumentista; comentarios como el de la guitarra de Vixen, que se dice que es muy buena para ser mujer, o cosas así. Tenemos el caso de Jennifer Batten, que es una guitarrista como una catedral. Maestro en su instrumento puede ser cualquiera independientemente de su sexo.

-Dinos alguna de tus cantantes femeninas favoritas. . . ¿Y cantantes favoritos en general?

En cuanto a mujeres  te puedo nombrar a Doro, si afino mucho te diría que me gusta sobre todo como timbre de voz, en cuanto a recursos vocales la veo algo sencilla. Alannah Myles me encanta y además trabaja mucho los recursos de voz, Janis Joplin me gusta mucho, Pink me apasiona, Susan Tedeschi que es una gran cantante de Blues o Janet Gardner, la cantante de Vixen. Hay unas cuantas que me llaman la atención.
Si hablamos de hombres uno de los que me apasionan es Eric Martin, también Johnny Gioeli. Me gustan las voces que tienen una amplia gama de matices.


-¿Qué proyectos personales tiene Bárbara, dentro o fuera de la música?

Estoy dedicada cien por cien a Black Rock, es mi proyecto desde el principio, mi bebé, y estoy dedicada a él en cuerpo y alma.

-Nos gustaría que, con una idea rápida, nos dijeras lo que primero te venga a la cabeza sobre estos cantantes:

-Leonor Marchesi: Me gusta mucho su trabajo con Santa y me encanta su labor vocal en la canción “Las chicas de nuestra generación”, su actitud y agresividad, esa potencia de registro. En su actual faceta con Onliryca también canta muy bien, pero no es el género musical que más me llegue.

-Tina Turner: Mucha fuerza, es un torbellino, un animal de escenario. Es una artista muy completa. Maestra de la que aprender.

-Ronnie James Dio: Otro maestro de maestros. Poseedor de muchos giros vocales y matices, de una técnica y una actitud impecables. Padre musical de muchos de nosotros.

-Glenn Hughes: Me queda bastante por descubrir. Creo que es muy buen cantante, tiene una gran riqueza de giros y de recursos pero, pese a que tengo una gran cantidad de discos suyos, aún me queda bastante por estudiar de él.

-Eric Martin: Estoy enamorada de su voz. No es solo cantante sino músico y eso se nota en el tipo de líneas vocales que compone y su riqueza rítmica, sus armonías, giros y matices. Interpreta con un timbre rasgado que me encanta. Lo tiene todo.

-Bonnie Tyler: Me gusta, pero debo decirte que tengo mucha empatía con los cantantes. Bonnie tiene un timbre original pero se mezcla con unos nódulos y una técnica no muy filtrada que, aunque conforma su voz rota tan característica, comprendo que obedece a una patología y sufro un poco cuando la escucho.

También me gustaría añadir dentro de los grandes cantantes a Pink, pienso que tiene muy buenas cualidades y es una voz actual a tener muy en cuenta.


Para cualquier información sobre Bárbara o Black Rock aquí os dejamos las webs:

                                 Black Rock:  www.blackrockband.com

                                 Bárbara Black: www.barbarablackrock.com