Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

viernes, 29 de agosto de 2014

DEEP PURPLE – RAINBOW. ¿Posibles reuniones?





Desde hace aproximadamente un par de meses vienen apareciendo rumores, opiniones y entrevistas en las que se vuelve a jugar de nuevo con las reuniones de antiguos miembros de Deep Purple. Los rumores en sí mismos no son nada nuevo, desde que el grupo se separó por primera vez a mediados de los setenta se han venido produciendo sistemáticamente cada cierto tiempo. Es algo normal, no debemos olvidar que reunir a los componentes clásicos del grupo supone dinero. Lo que ocurre es que desde que el vocalista clásico Ian Gillan y el irascible guitarrista Ritchie Blackmore se declararon odio eterno tras el dramático abandono de éste último en mitad de la gira de reunión de Purple de 1993, nunca habían tenido tanta consistencia ni habían salido de las bocas de los principales interesados.

                                                              Deep Purple MKII. 1993

A lo largo de todos estos años posteriores, siempre que a Gillan o a Blackmore les han preguntado al uno sobre el otro, en sus contestaciones han seguido demostrando esa animadversión. Incluso Blackmore llegó a prohibir en sus conciertos la entrada de público que luciera camisetas con la imagen de Gillan. Delirante. Ni siquiera la terrible muerte del genio Jon Lord el pasado 2012, teclista original y formador del grupo, consiguió que se reunieran encima de un escenario de una maldita vez para honrarle de la mejor manera que saben. 

                               Ian Gillan.                                    Jon Lord.                               Ritchie Blackmore.

Recordemos que el concierto “Sunflower Jam” homenaje a la vida musical de Jon Lord, celebrado en el Royal Albert Hall inglés el pasado año, contó con la destacable ausencia de Blackmore. Nuestro querido Hombre de negro declinó la invitación, aunque tuvo el bonito detalle de dedicarle una canción al añorado pianista de Purple en su último disco, la preciosa instrumental “Carry on Jon”. Que Ritchie Blackmore es un anti-business total no lo vamos a descubrir ahora, siempre se ha caracterizado por su absoluto desprecio ante este aspecto del negocio musical. Así, aunque deje colgados a todos en el homenaje de “Sunflower Jam”, este verano se descuelga interpretando en directo el tema homenaje que le dedicó a Lord. “Carry on Jon” fue tocada una única vez en el primer concierto de su gira veraniega por Alemania, concretamente en el castillo de la localidad de Burg Linn, ante más de dos mil personas que asistieron ensimismados a una actuación de más de dos horas y media. Justo antes de acabar el show Ritchie salió solo al escenario y decidió interpretar dicho instrumental mientras en el fondo del escenario se proyectaban imágenes suyas con Jon de los años de Purple (algunas inéditas). Mira que me interesa cada vez menos su actual propuesta musical pseudo renacentista, pero volvió a estremecerme una vez más; a mí y seguro que a Axel Rudi Pell, también asistente como parte del público.

                                               Blackmore's Night: "Carry on Jon".

Sin embargo, algo ha cambiado en estos últimos dos meses. Blackmore se descuelga comentando de pronto que ha estado en contacto con Deep Purple recientemente y que Ian Gillan es el mejor cantante de la historia. Parece que Ritchie quiere volver a tocar Rock de nuevo, aunque sea solo para unas pocas actuaciones. El propio Ian también comenta publicamente que ha estado en contacto con Ritchie recientemente reconociendo que los dos se han comportado como niños durante todos estos años y que deberían enterrar las hachas de guerra porque son ya muy mayores para estas tonterías... pero que Blackmore se ha comportado así durante más tiempo; que necesitan hablar y aclarar sus cosas, pero que de ninguna manera podría volver a tocar en Deep Purple porque el actual guitarrista es Steve Morse.

 

                      Gillan - Blackmore.                                      Gillan - Blackmore.                    Steve Morse.

Por otro lado están los rumores de la nominación al Rock and Roll Hall of Fame, algo así como los Oscars de la música, donde se premia toda la carrera de un grupo musical y su trascendencia en la historia musical. En el caso de que Purple estuvieran nominados deberían aparecer juntos en la ceremonia, lo que supondría esa ansiada reunión. Blackmore ya ha dicho que de ninguna manera asistiría a esa gala. Gillan, por su parte, ha comentado que actuar en la gala con Ritchie sería irrespetuoso para el actual guitarra, Steve Morse. Roger Glover, actual bajista de Purple, por otro lado ha dicho que Blackmore debería estar presente por su contribución musical a la historia del grupo (para chasco, era el principal compositor) pero entiende que Morse es el actual guitarra. El batería del grupo Ian Paice también ha declarado en estos días que no cree tener una relación de amistad con Blackmore a día de hoy, pero que habría que preguntárselo a él, y que no piensa que hubiera problema para tocar a su lado de nuevo (muy en la línea de Paicey).

                                           Deep Purple formación actual.                          Deep Purple MKII. 1984.

Por otra parte tenemos las declaraciones del cantante David Coverdale y del excepcional cantante y bajista Glenn Hughes, que formaron parte de Deep Purple en la edición del buenísimo “Burn” del 1974 tras la marcha y expulsión de Ian Gillan y Roger Glover; ambos comentan que han estado en contacto con Ritchie Blackmore, aunque no dicen nada de Deep Purple. Recordamos que hace unos años aparecieron fuertes rumores que hablaban de una reunión del llamado MKIII de Deep Purple (Blackmore, Lord, Paice, Hughes, Coverdale) y que fueron rechazadas por Gillan recordando que ya había una formación de Purple en activo. Por otro lado debemos tener en cuenta que Glenn Hughes participó en el concierto homenaje a Jon Lord “Sunflower Jam” pero no llegó a compartir escenario con Gillan y Glover ante la negativa de estos, parece ser que nuestra querida Garganta de plata no se siente cómodo compartiendo escenario con un ex vocalista de Purple; lo irónico del asunto es que Glenn Hughes lleva años deseando alguna reunión que le de la fama y el reconocimiento que no tiene en la actualidad, asunto triste puesto que a día de hoy canta más y mejor que todos los demás juntos en los últimos veinte años. Pero esto es marginal.

                           Glenn Hughes                               Glenn Hughes                                  David Coverdale

                                Deep Purple MKIII. 1974.                               G.Hughes - I.Gillan. 1991

Pero pongámonos en antecedentes de esta enemistad Gillan - Blackmore, sin duda alcanzó su punto álgido en el año 1993. Recordemos que presentaban el buen e infravalorado disco “The Battle Rages On” y, tras el último concierto de la gira europea en Oslo, Blackmore les abandonó. Mucho se dijo en su momento sobre los posibles motivos, lo cierto es que aquella gira que supuso la tercera vez que la formación clásica de Purple se reunía fue completamente disfuncional. La enemistad Gillan - Blackmore venía de lejos, pero aquí encontró sus momentos más deliciosamente álgidos y esperpénticos. Parece ser que, aunque en un principio Blackmore accedió a que Gillan volviese a la banda - debido a presiones de la compañía por las escasa ventas del anterior disco con Joe Lynn Turner a la voz -, finalmente se desdijo en un mensaje que dejó en el teléfono del bajista Roger Glover. El propio Glover hizo caso omiso de ese impersonal mensaje de última hora, muy propio de Ritchie, y siguió adelante con toda la maquinaria de la reunión. Lo demás fue un rosario de la aurora en toda regla, Ritchie diciéndole a Ian Gillan en su propia cara que prefería las composiciones que había hecho el anterior cantante, Ian intentando contemporizar durante los primeros momentos de la reunión hata que se hartó, ensayos en los que ni se miraban, actuaciones en directo en las que se tapaban o se molestaban con la música que cada uno interpretaba – recuerdo que en los dos primeros shows tocaban el tema “Strange kind of woman”, famoso por el legendario pique guitarra/voz que siempre hacían y que no quiso seguir Blackmore pese a que Gillan lo inició -, viajes por separado y cambios de alojamiento en hoteles de última hora por parte del guitarrista que volvían loco al mánager del grupo; parece ser que durante toda la gira cantante y guitarrista no se dirigieron la palabra. Hasta que, un par de semanas antes del último concierto de la gira europea, Blackmore entregó una nota al mánager en la que explicaba que dejaba al grupo y que les daba tiempo para que buscaran otro guitarra que les acompañara en el tramo japonés de dicha gira. El grupo pensó que era un farol y no hizo nada hasta que, llegado el concierto de Oslo, Ritchie rompió su guitarra durante el bis del tema “Smoke on the water”, algo habitual en los setenta pero que hacía mucho tiempo que Blackmore no llevaba a cabo; igual que hizo cuando dejó al grupo por primera vez en los setenta en su último concierto en Paris. No había duda, dejaba Purple. En el camerino escenificó su abandono rompiendo los visados para viajar a Japón. Una era terminaba, de nuevo. 

                                              
Era obvio que en ese momento Ritchie Blackmore odiaba a Ian Gillan y a la maquinaria Purple. Las entrevistas y comunicados de entonces no tienen desperdicio, se dijeron de todo vía prensa. Blackmore llegó a decir que Gillan solo era un borracho e irresponsable que no estaba en condiciones de cantar. Gillan, por su parte y con su típica arrogancia e ironía inglesa, dijo que no podía respetar a Blackmore desde que éste le dijo que Eric Clapton no era un guitarrista capaz (recordar que Mano lenta siempre ha sido una de los músicos que más ha irritado a nuestro querido Hombre de negro). Los propios Purple se despacharon a gusto en surrealistas ruedas de prensa en las que comentaban estupideces del calibre de que el archiconocido tema “Smoke on the water” no era famoso por su riff de guitarra sino por su letra ¿?
Pese a todo este nido de tensión, los conciertos de esa gira europea fueron excelentes debido a los grandes músicos que siempre han sido. Lo que hubiera dado por estar presente durante ese mes y medio de calvario.

                                                Deep Purple: "Anya". Birmingham 1993.


                                              Deep Purple: "Smoke on the water". Oslo. 15.11.93

Aunque, volviendo a la rabiosa actualidad de nuevo, la guinda definitiva al pastel la acaba de poner Joe Lynn Turner; el entrañable cantante de Rainbow, grupo que creó Blackmore cuando dejó Purple en los setenta, ha comentado en estos días que hay muchas posibilidades de que se vuelva a juntar el Arco iris el próximo año. Toma ya. En fin, que se barruntan días movidos para la saga Purple y para los bolsillos de sus seguidores. ¿ Para qué ciudades hay que comprar los siguientes billetes de avión?

                                                   Joe Lynn Turner - Ritchie Blackmore. Rainbow.





miércoles, 20 de agosto de 2014

JIMMY BARNES: “30/30” Nuevo disco treinta aniversario carrera en solitario



El auténtico y genuino Jimmy Barnes ha anunciado la publicación de un nuevo disco el día 29 de Agosto, cuatro años después de su anterior obra, “Rage and Ruin”. Con su nuevo disco titulado “30/30” conmemora sus treinta años como cantante en solitario, desde que allá por Septiembre de 1984 publicara su primer álbum como solista, “Bodyswerve”. Es un disco en el que revisa algunos de sus (muchos) hits además de incluir veintitrés temas nuevos, contando con colaboraciones de otros músicos amigos suyos de la talla de Keith Urban, Steven Van Zandt (E Street Band, de Bruce Springsteen), Jon Stevens o miembros de Journey entre otros. 


Este hombre de origen escocés, pero afincado en Australia desde los cuatro años de edad, es uno de los mejores vocalistas además de ser el músico con más números uno en Australia, alcanzando la nada despreciable cifra de nueve primeros puestos en las listas con su carrera en solitario.
  

Empezó su carrera con la banda Cold Chisel, grupo semidesconocido en Europa y EEUU pero auténtico manjar para paladares exquisitos, que alcanzaron un importante éxito en tierras australianas; también con varios discos que fueron números uno, como “Circus Animal”, que subió a esa posición nada más salir al mercado, o “East”, reconocido como cinco veces disco de platino por sus ventas en esas tierras. Desgraciadamente la banda se rompió, prinicpalmente por la volatil y excesiva personalidad del querido Jimmy, un tío que no se andaba con bromas. Conocido por su fama y aguante en el apasionante y peculiar mundo de la ingesta de alcohol, Barnes estuvo varias veces dentro y fuera del grupo por su desbordante manera de entender la vida. Orgulloso padre de cuatro hijos (y un quinto de un escarceo de juventud), es uno de los pocos músicos que suele ir acompañado por su familia cuando está de gira.


Al mes de dejar Cold Chisel montó su grupo en solitario y desde 1984 nos ha venido alegrando la vida a muchos de nosotros con sus grandes canciones y su incomparable voz. Presentándose al mundo como Jimmy Barnes ha grabado temas como el conocido “Working Class Man”, quizá su canción más famosa, aunque su legado constituye mucho más que eso, desde luego.

                                              Jimmy Barnes: "Working Class Man".

No me voy a detener a comentar su discografía, merecido artículo que dejaremos para otro momento, simplemente quiero reflejar la grandeza de un hombre que se ha hecho a sí mismo, avanzando por la vida con firmeza y personalidad sin hacer in una sola concesión a sus principios. Algo que no puede decir mucha gente. Uno de sus discos más exitosos fue "Soul Deep", en el que revisaba con elegancia innata clásicos de Blues y Soul, y que incluía canciones como esta:

                                                 Jimmy Barnes: "I Gotcha".


Ha cantando con muchos otros músicos, y muchos grandes artistas han querido tener a nuestro personaje en sus grupos - incluso los mismísimos Deep Purple en el año 88 o Eddie Van Halen le tentaron hace años para formar parte de sus respectivas bandas -, Barnes siempre se ha negado porque no quería salir de su residencia australiana. Un tío con las ideas claras. Aquí os dejamos un estupendo dueto que hizo con Tina Turner de la canción “Simply the Best”.

                                        Tine Turner & Jimmy Barnes: "Simply the Best".

Poseedor de una capacidad vocal descomunal, además siempre ha demostrado un gusto por la melodía que le permite crear una combinación explosiva. Desde luego que el amigo Jimmy destila Rock por sus cuatro costados, cuando empieza a entonar una estrofa con inusitada elegancia hasta que no puede más y desgarra el tema con su potencia y timbre de voz llevándonos hasta el séptimo cielo. Es de esos cantantes que puede subir de nota como si nada, rompiendo la voz con una fuerza y delicadeza exquisitas; fiel reflejo de una personalidad directa, de los que dicen las cosas claras y a la cara, sin miedo y las consecuencias. Hace unos años tuvo que pasar por el quirófano para someterse a una operación a corazón abierto que nos tuvo en vilo a muchos de nosotros, afortunadamente parece que se ha recuperado satisfactoriamente y, a sus cincuenta y ocho años, parece que vamos a tener Jimmy Barnes para rato. Buenas noticias.
  

Y mientras esperamos ansiosos ese nuevo disco (y esa gira eurpea que nunca llegará) nos quedamos con el espectacular concierto que ofreció a principios del año dos mil en el Colonial Stadium de Melbourne ante miles de fans enloquecidos. Editado poco después en vídeo, puede ser una de las filmaciones que más veces haya visto en mi vida (y las que me quedan). Un Jimmy Barnes que sale pletórico y nos deleita con una clase maestra de Rock n’ Roll. Resulta curioso comprobar cómo sale a escena con una herida en una de sus cejas, probablemente fruto de alguna discusión que tendría momentos antes de salir a actuar. Aunque todo el concierto es imprescindible os aconsejo disfrutar la segunda canción “Seven Days” (a partir del minuto cuatro), dónde demuestra desde el inicio que es un animal. Fijaos en el tono con el que empieza el tema... y sigue así toda la canción.
  
                                              Jimmy Barnes: "Live in Concert 2001"

Incluso sale al final de la actuación de Bon Jovi para tocarse el tema “Good Times” y, de paso, enseñarle a nuestro amigo Jon Bon y su irritante gorrita de qué va esto del Rock.






lunes, 11 de agosto de 2014

SAMMY HAGAR: La banda sonora ideal para el verano III.




Con nuestro amigo Sammy Hagar podríamos cerrar la trilogía básica de música estival dentro del particular y apasionante universo Van Halen. El hombre que se puso detrás del micrófono de la archifamosa banda californiana entre los años 1985 – 1996 y por segunda vez en la macrogira americana de reunión entre los añons 2003 – 2005 también nos ha dejado unas cuantas joyas musicales perfectas para entender estos meses de sol, calor, playa y mojitos. Una de las más características es la canción "Mas Tequila", de su disco en solitario "Red Voodoo". Toda una declaración de principios.

                                                  Sammy Hagar: "Mas Tequila"

El también conocido como Red Rocker no es ningún novato en esto. Lleva grabando discos en el negocio de la música desde 1973, año en el que publicó el famoso primer álbum de Montrose, el grupo del tristemente fallecido Ronnie Montrose; este álbum hoy día es disco de platino y supuso su bautismo de fuego como cantante en una banda.


Sammy Hagar tiene una extensa carrera en solitario que comenzó a mediados de los años setenta y que arroja la friolera de más de veinte discos editados, tanto en solitario como con los Waboritas, su banda de acompañamiento; entre ellos intercala su presencia como miembro en otras bandas, como los Van Halen, el proyecto con Neal Schon HSAS, o el combo Chickenfoot que montó un día de fiesta en su bar Cabo Wabo con el guitarra Joe Satriani, su ex compañero en Van Halen y amigo Michael Anthony y el batería Chad Smith, de la banda Red Hot Chili Peppers.
  
                                         Van Halen                                        Chikenfoot

                                      Montrose                                              HSAS

Alguien como él está de vueltas de todo y a sus 66 años se puede decir que disfruta plenamente cada minuto de su vida haciendo lo que más le gusta y destilando esa esencia de sueño americano desde sus tropicales playas mexicanas. Escuchas sus canciones y te das cuenta de que su mensaje no es fachada, todo ese estilo de vida es genuino y real; un hombre feliz e inspirado al que le salen esas hipnóticas melodías por los poros de su piel. Uno de esos temas que inmediatamente te transportan a ese universo paralelo con solo escuchar sus primeras notas es “Mexico”. Y es que esto no es Hollywood.

                                                     Sammy Hagar: "Mexico"

 
La capacidad vocal de Sammy Hagar está fuera de toda duda, es posiblemente uno de los mejores cantantes sobre la faz de la tierra. Dotado con una voz especial, melódica y poderosa a la vez, con un cuerpo y unos matices que cuando sube en agudos con su toque rasgado te vuelve loco. En estos últimos años ha perdido algo de frescura para alcanzar esas notas altas, como todos, pero sigue manteniendo intacto todo su poderío vocal.
  
                                                 Sammy Hagar: "Give to live".

Nuestro Red Rocker, irritante apodo que él mismo se puso por su especial gusto hacia el color rojo, es también un brillante hombre de negocios. A finales de los ochenta compró un garito en un pequeño pueblecito playero de la costa de la Baja California, en el Cabo de San Lucas, para montar un local de música; lo hizo junto con los hermanos Van Halen, que supongo que accedieron porque les sobraba el dinero y para no molestar a su cantante. Sammy pretendía habilitar un local donde pudieras escuchar música en directo, comer burritos y tomar tequilas mientras convivías con las playas de las cálidas y cristalinas aguas mexicanas. Lo que en un principio parecía una idea descabellada se acabó convirtiendo en ese paraíso único que recibe el nombre de Cabo Wabo, una cantina que hoy en día es punto de referencia para los músicos de Rock y para turistas de todo tipo. 



Tras unos primeros años en los que aquello era un desastre, Sammy compró a los hermanos Van Halen su parte, contrató a un par de tipos de confianza y empezó a construir su particular imperio. Reformó todo el local y empezó a destilar su propia marca de Tequila, todo a ritmo de Rock, mientras los lugareños sencillamente alucinaban con semejante tipo. La atómica mezcla de playas paradisiacas y recónditas, chicas guapas, buena música y chupitos de Cabo Wabo Tequila le hizo amasar una ingente fortuna. Las ventas de su marca de Tequila se dispararon y acabó vendiendo una parte de sus acciones al reconocido Gruppo Camppari, uno de los más importantes en el negocio de bebidas espirituosas. Aquí tenemos a nuestro entrañable Red Rocker apareciendo en la revista Forbes y otras prestigiosas publicaciones empresariales del momento. Fantástico.


Sammy Hagar ha abierto otra Cabo Wabo Cantina en el Lago Tahoe, y una tercera en Las Vegas. Como podemos comprobar nuestro hombre no pierde el tiempo y, desde luego, debe tener unos buenos asesores.

                                                     Sammy Hagar: "Sam I am".

Finalizamos esta trilogía veraniega con uno de los temas bandera que crearon juntos Eddie Van Halen y Sammy Hagar, una canción que nos dice que podemos conseguir cualquier cosa que deseemos si lo deseamos realmente. Hablamos de “Dreams”, probablemente una de las canciones más bonitas que haya escuchado jamás.

                                          Van Halen: "Dreams". Versión de estudio

                                       Van Halen: "Dreams". Live en Whiskey a Go Go