Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

miércoles, 29 de octubre de 2014

ENTREVISTA A [IN MUTE].




“Apostamos por aportar la melodía con todo el peso sobre las guitarras, es muy importante que haya un componente de melodía, permitiendo encontrar dinámicas y que el tema se abra en cierto momento para luego cerrarlo y seguir con la brutalidad.”

“No sabríamos explicar la experiencia del Wacken muy bien con palabras. La mezcla de nervios, ilusión, ganas de tocar y a la vez miedo a hacerlo, buen rollo entre bandas, música y sueños de adolescencia cumplidos es indescriptible. Lo guardamos como un sueño que duró una semana.”

“Nos gustaría meter dos mudas en la maleta, coger nuestro instrumento, y patear mundo. Supongo que es el sueño de todos los grupos, llegar lo más lejos posible. Pero esto es una carrera de fondo.”


Recientemente hemos tenido el placer de entrevistar a [In Mute], ganadores de la batalla de bandas noveles del prestigioso festival alemán Wacken Open Air. Con la poderosa voz de Steffi al frente os dejamos con las opiniones de este interesante grupo español de Death Metal con sus toques melódicos que desde hace más de diez años llevan defendiendo su particular propuesta musical.


-Pregunta para todo el grupo y para Pejota específicamente: El grupo lleva funcionando desde 2003, se han producido algunos cambios hasta estabilizar la formación actual. Nos gustaría que nos contarais a grandes rasgos como se formó el grupo. ¿De qué manera se empezó a gestar la banda [In Mute]?

La banda se formó como cualquier otra entre amigos. Pejota conocía a Juanako, el anterior guitarra, de su pueblo, Puzol, y este le propuso entrar. Desde ahí se produjeron númerosos cambios de formación, incluso una temporada en la que llegaron a realizar algún concierto con batería programada o tirando de amigos. En 2005 entró Adrián a la batería, y de ahí en adelante tuvimos un poco de estabilidad. Antes de grabar “Aeternum” Pedro cogió el puesto de bajista, y hasta la fecha. Después de la grabación Cristobal sustituyó a Juanako a cargo de la guitarra solista y, dos años después, Steffi se hizo cargo de las voces definitivamente. Así pues, seguimos siendo los mismos desde entonces.

-¿Cuáles serían las principales referencias musicales o influencias de las que bebe [In Mute]?

Sin duda el Death metal escandinavo es una de las principales influencias, empezando por grupos como At The Gates hasta los primeros discos de In Flames, pero también bandas como Meshuggah, Gojira, Machine Head, Pantera, Textures… De aquí gente como Ktulu, además cada uno escuchamos música variada e intentamos que eso se refleje en nuestros temas.


-¿Por qué escogisteis ese nombre para vuestro grupo?

Digamos que tiene que ver con el silencio al que nos suele someter la sociedad, la falta de libertad de expresión disfrazada con una ilusión de flujo de información libre. Y la respuesta a ese silencio impuesto, que es hacer música muy ruidosa!
                                                                                                                                
-“One in a million” es vuestra última propuesta musical. Me parece un muy buen disco de Rock duro, desde luego, y con tratamiento Death muy específico. ¿Teníais claro el tipo de sonido que buscabais para la banda o fue saliendo según componíais?

Siempre buscamos cumplir unos parámetros, al servicio del tema. Pero no somos cerrados, van saliendo cosas y probamos todas las posibilidades que se nos ocurren hasta dar con la que más nos convence. Por las influencias antes mencionadas, sí que queríamos tener un sonido parecido a las bandas que admiramos, pero respetando todo posible nuestra propia personalidad.


-¿Por qué un EP? ¿Os pareció más adecuado que grabar un disco completo?

Por los tiempos que corren, por ser lo primero que grabaríamos con la formación definitiva y por el coste de la autoproducción, nos pareció lo más adecuado. Mejor grabar cinco temas con la mejor calidad posible, dejar con ganas de más y tener algo decente para presentar la nueva época. Era lo más sencillo y rápido, y queríamos mostrar lo nuevo que había lo antes posible.

-¿Es un compendio de vuestros gustos musicales? ¿Cómo de personal es la propuesta música de [In Mute] ?

Evidentemente, todo el mundo piensa que su música es única, pero nadie está a salvo de sonar a lo que escucha. Pero no lo vemos algo negativo. En un mundo en el que se podría decir que está todo inventado, aprendes a tocar tu instrumento intentando imitar a tus ídolos, que son el motivo por el que te sentaste a probar la primera vez. Intentamos creer que lo original que aportamos es cómo entendemos esas influencias y las mezclamos para sacar nuestra propia visión de la música. Engloba todo lo que nos gusta, aunque siempre querríamos tocar mucho mejor para poder sacarle partido.


-¿Cómo definiríais el proceso compositivo en [In Mute]?

En pocas palabras, discusión y consenso. Intentamos tomar en cuenta todas las aportaciones, porque nunca sabes lo buena que puede llegar a ser una idea si la rechazas de plano, sin probar. Buscamos que esté al gusto de todos, además cada uno pone de su parte y da manga ancha sacrificando cosas que le gustaría.

- El grupo sacó anteriormente el disco “Aeternum”, con el anterior vocalista Alberto. ¿Cuáles son las principales diferencias con este último EP?

La experiencia de haber aprendido de los errores cometidos en “Aeternum”. Sin ser óptimo, el proceso fue mucho mejor que en el anterior disco. Encontramos a la persona idónea para el trabajo, Raúl Abellán, que además preprodujo los temas con nosotros en el local, abriéndonos mucho el campo de visión para estrujarnos al máximo la cabeza.

- Steffi sustituyó a Alberto, el anterior vocalista del grupo. ¿Cómo se produjo el contacto con la banda? ¿Cuáles fueron los motivos que impulsaron al grupo a realizar estos cambios?

Alberto decidió dejar la banda para centrarse en otros proyectos que tenía, y enseguida nos pusimos a pensar en un sustituto. Un par de nombres vinieron a la cabeza, pero el que más nos atraía era el de Steffi. Hablamos con ella y se mostró muy dispuesta a conocernos (nos conocíamos de todos modos de la ciudad, la escena tampoco cuenta con demasiada gente). Probamos un día y la cosa pareció funcionar, y hasta ahora.


-Pregunta para Steffi: ¿Cuáles fueron tus primeras sensaciones cuando empezaste a cantar con el grupo?

Pues la verdad es que llegué con muchas ganas, me acogieron desde el primer día. He de decir que siempre me ha dado un poco de vergüencita cantar delante de gente, pero con ellos no me costo demasiado, enseguida se me olvidó que estaba allí para probar. Además me hizo mucha ilusión que me llamaran porque era un grupo que yo ya seguía. Fue un paso más allá en cuanto a dureza en mi registro, lo cual me encantaba y era todo un reto para mi. Y los temas nuevos... empezaba a cocinarse algo muy rico. La verdad es que estoy super contenta porque esta panda de trastos se ha convertido en familia y con ellos empecé a sentir la música de una forma muy personal y especial, me empecé a encontrar conmigo misma.

-El EP “One in a million” ha sido producido por Raul Abellán y masterizado en los prestigiosos estudios finlandeses de Finnvox, ¿Qué nos podéis contar de la grabación? ¿Estáis contentos con el resultado final y el sonido?

Contentos no, contentísimos. Como decíamos antes, la labor de Raúl en la producción fue determinante. La elección fue todo un acierto, se volcó con nosotros, mucho más allá de lo que era meramente trabajo, y de ahí sacamos un gran amigo y un sexto miembro que siempre que podemos se viene con nosotros al directo. Fue una carrera contrarreloj porque Cristóbal se iba fuera tres meses y queríamos tenerlo todo cerrado antes, para poder seguir trabajando en el resto de cosas que implicaba sacar el EP. La elección de Finnvox también fue muy acertada, nos pillaron enseguida la dirección que queríamos tomar y, sumado a una mezcla ya de por si brutal, nos devolvieron los temas con un sonidazo que no nos esperábamos. Alguna vez hasta tenemos suerte!


-¿Qué importancia tiene la melodía en vuestra propuesta musical?

Estamos apostando por aportar la melodía con todo el peso sobre las guitarras, para dejarle todo el tiempo posible a Steffi para aportar brutalidad con la voz. Para nosotros es muy importante que haya un componente de melodía, permitiendo encontrar dinámicas y que el tema se abra en cierto momento para luego cerrarlo y seguir con la brutalidad.

-Vuestro primer disco estaba cantado en español y este Ep siguiente está en inglés. ¿Por qué se produjo este cambio en el idioma?

Realmente fue consecuencia natural. Llevábamos mucho tiempo pensando en pasarnos al inglés, incluso en cantar en los dos idiomas. Pero cuando entró Steffi nos dijo que ella estaba mucho más cómoda cantando en inglés, así que nos pasamos a esta lengua. Así nos daba también la oportunidad de abrir un poco más el campo de acción y llegar a más sitios.


-Para la canción “Waiting” habéis rodado un vídeo clip espectacular. ¿Por qué decidisteis rodar el vídeo y por qué de ese tema?

Pensamos que es el tema más completo del EP, lo que podría hacer las veces de single. Teníamos la espina clavada de no haber hecho ningún videoclip de un tema de “Aeternum”, y sabíamos que no podíamos dejarlo más tiempo. Hablamos con Javi de Reaktiu y nos entendimos muy bien, así que nos pusimos manos a la obra y el resultado para nuestra sorpresa ya tiene casi 50.000 visionados en Youtube.

                                                  [In Mute]: "Waiting". Vídeo oficial.

-La portada del EP es muy directa e intensa. ¿Qué queríais expresar con ella?

Básicamente es la interpretación del nombre del EP. El corazón, las huellas… todo simboliza la unidad personal, la individualidad. Además queríamos apostar por un diseño no tan típico del metal y Bbros, los diseñadores, nos entendieron a la perfección.

-Pregunta para Steffi: Tienes una voz muy personal, Steffi, muy poderosa. ¿Desde cuándo te sentiste interesada para cantar con esos registros?

Bueno, hace muchos años ya. Escuchaba diferentes grupos de Metal, aunque tirando más al brutal por aquel entonces. Me encantaban las voces guturales y oscuras, me parecían algo "imposible" y todo un reto. Hubo una canción de la maqueta del grupo Slipknot que la oí y me dije... ¡tengo que poder hacer eso! Me encerré en mi habitación y decidí no salir de allí hasta que hiciera un rugidito que diera un poco de miedo. Unas cinco horas más tarde había conseguido una textura que me pareció correcta y una afonía considerable, pero estaba super contenta; no era imposible.

-¿Tienes algún tipo especial de cuidado con tu voz?

Esta pregunta viene de lujo, porque si hubiera seguido haciendo el animal como las primeras veces estoy segura de que, a día de hoy, no me quedaría voz. Técnica, estudio, conciencia anatómica, calentar, estirar, mantener las posturas correctas, no a las bebidas frías, propóleo siempre en el bolso y NO a la competencia acústica entre unas cuantas más. 


-Ganasteis la batalla de grupos de la pasada edición del prestigioso Wacken Open Air. Tengo entendido que no era la primera vez que os presentabais. ¿Cómo se produjo vuestra participación en este evento?

Nos presentamos en 2013 al concurso que se realiza en España para ir como representantes a Alemania. Llegamos hasta la final de la Metal Battle Spain, pero se alzaron con el triunfo Trallery, un grupazo mallorquín al que os animamos a conocer y escuchar. Pero aparte del repaso que nos pegaron en la final, nosotros mismos no quedamos contentos con nuestro concierto. Así que pensamos en presentarnos este año también, para resarcirnos; desde la organización nos dieron la oportunidad de volver a inscribirnos y lo hicimos de buena gana, porque habíamos comprobado que era un concurso transparente, que fomentaba el buen rollo entre bandas y que se volcaba en el apoyo a los grupos. Siempre hay acusaciones de tongo, pero si los que pasaron no se lo mereciesen, no habría dos primeros puestos (Crisix), un segundo (Vita Imana) y un tercero (Trallery). Está muy claro que lo que pasa es calidad, pero con nosotros debieron de equivocarse ja ja!


-¿Pensasteis en algún momento que podíais ganar o, como se suele decir, el hecho de vivir la experiencia ya era suficiente recompensa?

Es lo más típico que se dice, sí, pero totalmente cierto. Llevábamos queriendo asistir a ese festival desde nuestra más tierna infancia y, además de poder ir, era para tocar. Puede sonar a palabras vacías, pero es la pura verdad que ya nos sentíamos ganadores. Y lo de quedar primeros allí ni te atreves a plantearlo. Miras un poco de reojo, que hay una posibilidad, pero al final vas a lo tuyo, a darlo todo. No fuimos a ver a demasiadas bandas casi por miedo y los primeros que vimos fueron los que quedaron segundos, Dirty Shirt de Rumania, con el consiguiente susto de pensar “madre mía, si ese es el nivelazo que hay, vamos listos”. Pero al final, el objetivo era subirse y no lo íbamos a hacer ni mejor ni peor porque hubiese grupazos por ahí. Sólo intentamos hacerlo lo mejor posible siempre.

                       [In Mute] Wacken. Foto cortesía de nuestro lector Alberto González. De Burgos.

. ¿Qué nos podéis contar de las sensaciones que experimentasteis con toda esa experiencia?

No sabríamos explicarlo muy bien con palabras. La mezcla de nervios, ilusión, ganas de tocar y a la vez miedo a hacerlo, buen rollo entre bandas, vecinos de camping, hordas de metaleros, polvo, música y sueños de adolescencia cumplidos es indescriptible. Lo guardamos como un sueño que duró una semana, en la que vives tantas cosas que cuando te quieres dar cuenta has recorrido 4.500 km entre ida y vuelta y te estás acostando de nuevo en tu cama. No se nos ocurre una mejor forma de definirlo.

-Supongo que conocisteis a mucha gente por allí, tanto músicos como el propio público. ¿Alguna anécdota que recordéis o nos queráis comentar?

Conocimos mucha gente e hicimos muy buenas migas con las bandas de Metal Battle que nos dio tiempo a conocer. Da gusto conocer tanta buena gente, elimina el factor concurso. Pero la cara de fans quinceañeras que se nos quedó al ver a Tomas Lindberg, cantante de At The Gates y que nos dejase hacernos una foto con él en la Press Zone, es uno de los puntos álgidos de la experiencia.

                                       [In Mute] Wacken con nuestro lector Alberto González.

-¿Os parece que ganar este reconocimiento del Wacken os puede ayudar u os está ayudando en vuestra carrera musical con el grupo?

Nos está ayudando mucho. Es una iniciativa muy centrada en apoyar a nuevas bandas, proporcionando todo lo deseable para conocer a gente interesante de todos los aspectos del sector. Nos permitió contactar con gente muy interesante y dispuesta a ayudar, además sentar las bases de muy buenas relaciones. Ahora nos toca trabajar veinte veces más duro y tratar de aprovechar lo que aparezca. El tiempo y el trabajo dirá si lo hemos hecho bien o no.

                                       [In Mute] Wacken. Foto cortesía de nuestro lector Alberto González

-En vuestra web se comenta que os encontráis componiendo canciones nuevas. ¿En qué momento del proceso compositivo os encontráis? ¿Hay nuevo disco de [In Mute] en ciernes?

Estamos preproduciendo y componiendo. Llevamos mucho trabajo adelantado, pero trataremos de exprimirnos al máximo. Después de haber levantado algo de atención, tenemos que sacar unos temazos indiscutibles, y se hace más lento cuanto más perfeccionista quieres ser. Nos gustaría sacar material nuevo cuanto antes, pero dependemos de las musas ahora.

-Tenéis anunciado varios conciertos en vuestra web. ¿Cómo confeccionáis el setlist? ¿Tocáis los temas de vuestras dos obras publicadas o también hacéis algún tema nuevo o versión?

Nos gustaría pulir un poco más el nuevo material antes de presentarlo en directo. Pero, como esas fechas forman parte del One in a Million Tour, mantenemos prácticamente el mismo setlist, porque aún visitamos nuevos sitios y queremos darlo a conocer a la gente que aún no nos ha visto. Acabaremos de presentar el EP, con el par de versiones que hacemos y los temas que recuperamos de “Aeternum” y, en breve, nuevas sorpresas.

-¿Cómo describiríais vuestro directo para alguien que no os haya visto actuar todavía?

Creemos que es donde mejor podemos defendernos, es lo que más nos gusta, lo que más nos motiva. Pero lo importante es que siempre intentamos darlo todo, no sabemos si es mejor o peor, pero sinceramente nos dejamos la piel. Eso es lo que podemos ofrecer al que aún no nos haya visto, y deseamos de verdad que le guste y quiera repetir. Y sino, pues nos tomaremos una birra con él debajo del escenario viendo a los grupazos con los que tenemos el placer de compartir escenario.


-Supongo que el concierto de Wacken debió ser algo para recordar. Además de esa actuación ¿Hay algún otro concierto o evento que os haya resultado especial por el motivo que sea?

De toda esta gira no sabríamos con cuál quedarnos. Hemos tenido mucha suerte y todos los nuevos lugares que hemos visitado nos han recibido como si fuésemos familia. Hemos hecho muchos amigos, pero seguramente el que guardamos con más cariño es cuando tocamos en el Diario de un Subterráneo Fest. En Asturias hemos hecho una serie de amigos que hacen que queramos volver todos los fines de semana, lástima que nos pille tan lejos! Un abrazo enorme para Larry, Maria, Fon y todo el resto.

-¿En qué punto se encuentra la actual escena del Thrash, Death Metal en el extranjero…y en España?

En el extranjero, como era de esperar, la cosa da miedo del nivel que hay. Además hay bastante respaldo. Aquí no nos quedamos atrás, pero con el hándicap de no tener ningún tipo de apoyo. Pero hemos comprobado con las bandas con las que hemos tocado que esto sólo hace que trabajen más duro. Hemos visto mucha constancia y mucha fuerza, así que se podría decir que la escena está muy viva.


-Supongo que no debe resultar fácil para una banda de Rock y Death existir en un país como España. ¿Qué pasos pensáis que se deberían dar para facilitar la existencia digna de los grupos de Death Metal así como de otros géneros dentro del Rock en general?

Cada vez que cierran una sala por los permisos abusivos, cada vez que ponen una traba a la música en directo, lo están poniendo más difícil porque en concreto cualquier tipo de música más dura se tiene que limitar a las salas con mejor acondicionamiento. En lugar de subvencionar y promover la adecuación de lo que tenemos para que se pueda tocar, ponen problemas y les hacen la vida imposible a los pequeños sitios que con ilusión programan hasta que les cae una multa. Básicamente es una cuestión de respeto, no respetan lo que hacemos;  eso nos lo demuestran experiencias como las vividas en Wacken, da gusto que te traten como un músico profesional sin importar de dónde vienes ni que estés participando en un concurso. De eso sí que deberíamos aprender de ellos, en lugar de adoptar lo que nos empobrece, lo que nos recorta.

-¿Hasta dónde queréis llegar con [In Mute]?

Nos gustaría meter dos mudas en la maleta, coger nuestro instrumento, y patear mundo. Supongo que es el sueño de todos los grupos, llegar lo más lejos posible, y a la más gente posible. Pero esto es una carrera de fondo, llevamos más de diez años, tal vez nos queden diez más para eso, o no lleguemos nunca. Lo único que podemos hacer es intentarlo con todas nuestras fuerzas.


-¿Qué planes de futuro más cercano tiene el grupo?

Grabar, hacer lo posible para volver a cruzar nuestras fronteras y, por el camino, llegar a todos los sitios del país que aún no hemos podido visitar.

-¿Hay algún mensaje que nos queráis mandar, tanto a los lectores de HUSH y Púrpura Chess como al resto del público en general?

Que no dejen de ir a conciertos, que apoyen a las bandas de su zona y les demuestren que vale la pena seguir intentándolo. Y que si en algún momento paramos cerca, que se vengan a vernos, prometemos darlo todo. Y si quieren que se pasen por Facebook o www.inmute.com y nos escuchen, nos comenten y nos metan caña. Y a los que ya han venido o nos han escuchado, muchas gracias por darnos una oportunidad.

-Muchas gracias por vuestra amabilidad, cercanía y predisposición para con nosotros. Desde HUSH Club de Fans Oficial Español de Deep Purple os deseamos la mejor de las suertes con [In Mute].

Muchas gracias a vosotros por querer saber un poco más de [IN MUTE]. Nos vemos encima o debajo de los escenarios. Un abrazo!





                             Las fotos usadas pertenecen al facebook de [In Mute] excepto dónde se indica.



miércoles, 22 de octubre de 2014

QUEEN: “Crazy little thing called love”... con Paul Rodgers.




No hay duda de que estamos ante una de las mejores canciones que se han escrito en toda la historia de la música. Pese a que hoy en día lo que queda de Queen está comandado por dos miembros que están empeñados en arrastrarse por el fango de las maneras más bochornosas posibles, no cabe duda de que el grupo del tristemente malogrado Freddy Mercury nos ha legado en el pasado una ristra de temas imperecederos y que aparecen grabados a fuego en el ideario artístico del ser humano.


El otro día asistí religiosamente como cada otoño de los últimos cuatro años a una de las representaciones del musical Queen Symphonic Rhapsody, un homenaje a la música de Queen llevado a cabo por una orquesta de más de treinta músicos, una banda de Rock y cuatro vocalisas que abarcan un interesante abanico de registros vocales, desde el Rock y el Pop hasta la Ópera, pasando por el Godspel; para no perdérselo. La performance tiene momentos realmente emocionantes, es un homenaje hecho con cuidado y eso se nota. No pude evitar escuchar en mi cabeza durante todo el día el ritmillo de la canción “Crazy little thing called love”, tal vez una de las mejores de toda la discografía de Queen, sino la mejor; pero no escuchaba el original, de mi cabeza se resistía a salir la versión que cantó el gran Paul Rodgers y que apareció en el directo “Return of the Champions”, editada en el año 2005 bajo el estúpido logo de Queen + Paul Rodgers. Aquello es oro de muchos kilates.

                                           Queen + Paul Rodgers: "Crazy little thing called love"

                                             Queen: "Crazy little thing called love". Vídeo oficial

Parece ser que esta joya la compuso Freddy Mercury en cinco minutos mientras se daba un baño relajante en la ducha del Hotel Bayerischer Hof de Munich en un descanso de las sesiones de grabación del disco “The Game”. Ni el inmenso talento de un genio como Freddy Mercury se daba cuenta mientras componía el tema de que estaba fabricando una canción perfecta y especialmente diseñada para una voz como la de Paul Rodgers. No hay discusión sobre la voz y el talento de Mercury, esta claro que es un ser superior. Muchos cantantes han interpretado y versioneado temas suyos, sobre todo después de su muerte, pero ninguno ha superado su impronta y frescura... menos en este caso con Paul Rodgers. Especialmente irritante resulta la versión de esta misma canción que hizo en el homenaje tras la muerte de Mercury en el estadio de Wembley un Robert Plant, cantante de Led Zeppelin, rozando el ridículo.

                    Queen con Robert Plant: "Crazy little thing called love. Wembley Stadium. Homenaje F. Mercury

Que la canción es algo fuera de lo normal se nota desde que empieza, incluso fue el primer tema del grupo que llegó al número uno de las listas en EEUU. La versión original destila una especial esencia Rockabilly, parece que Freddy la hizo como una especie de homenaje a Elvis Presley. Eso está bien, hay que rendirle culto al Rey. Demuestra Mercury ese necesario bagaje musical que se echa tanto en falta en los músicos actuales. El asunto apareció cuando, bastantes años después de la muerte de Freddy, dos de los miembros originales del grupo anunciaron su intención de reclutar a Paul Rodgers para interpretar los clásicos de Queen en una gira mundial con el excepcional cantante de Free y Bad Company. Personalmente, antes de escuchar ninguna canción de Queen en la garganta de Paul, siempre pensé que la voz de Paul Rodgers le iría como anillo al dedo a determinados temas de la banda británica, los cortes de Rock más clásicos del estilo de “I want it all” o “Tie your mother down”.


El comienzo de esta relación se produjo cuando Brian May participó en 2004 en el concierto del 50 homenaje de la guitarra Fender Stratocaster, allí coincidió con Paul Rodgers interpretando ambos el tema de Free “All right now”. Se encendió la mecha y Brian May, harto de actuar en solitario sin el éxito de su grupo de toda la vida, acordó realizar una gira interpretando clásicos de Queen con Paul Rodgers como invitado a la voz; en los conciertos también se tocaron algunos temas (pocos) de la carrera musical de Rodgers. Tuve la fortuna de asistir a uno de los conciertos que el combo ofreció en Madrid en un abarrotado Palacio de Deportes, donde Rodgers ofreció una lección magistral de clase a la hora de cantar lo que le pusieran por delante. Impagable los momentos en los que los miles de fans allí congregados se extrañaban mientras sonaba la maravillosa canción “Wishing well” de Free, incapaces de reconocer dicho tema dentro del catálogo de los singles famosos del grupo de Mercury; incluso algunos pensaban que era un tema de Queen “de los antiguos”. En fin. Un determinado sector de este snobismo cutre patrio se sintió ultrajado porque ese cantante, que no sabían ni quien era, se encontraba usurpando el trono de Freddy; otros se perpetraron bajo razonamientos a cuales más estúpidos para justificar la presencia de Rodgers cantando esos temas, que si eso era como una Jam sesion, que si no eran Queen sino varios músicos homenajeando a Mercury... Eso era música de primera división para gente que no fuese idiota. Respeto mucho a la gente que no disfrute la voz de Paul Rodgers, aunque no lo pueda entender y compartir ni en mil vidas; me duele por los que no saben ni quién es este tipo pero se permiten la insensatez de criticar porque sí.


Pero el momento llegó cuando comenzaron a sonar los primeros acordes del tema “Crazy little thing called love”. En cuanto abrió la boca Paul Rodgers parece ser que solo unos cuantos fuimos capaces de entender lo que allí estaba sucediendo. Rodgers atacó la canción en una clave totalmente Rock, alejada del maravilloso toque Swing que le daba Mercury; el propio Freddy interpretó cientos de veces este tema pero siempre en ese esquema más cincuentas, más refinado. Paul Rodgers encaró la primera parte de la canción jugando con matices Soul hasta que llegó a la parte final del tema rompiendo su voz en los estribillos con otra lectura completamente distinta a la de Freddy. Incluso la guitarra de Brian May suena con una fuerza inusitada, acompañando semejante manifestación de poderío musical. Parece que esto pasó desapercibido. Mucho purista estreñido incapaz de escuchar sin prejuicios, con sus oidos y su recto taponados por su propia estupidez. Poca gente reconoció la magnífica labor que llevó a cabo Paul Rodgers al frente de unas canciones que no eran suyas. Conozco a personas que se quedaron en sus casas convencidas, o autoconvenciéndose, de que hacían lo correcto y de que era casi blasfemo intentar sustituir a Mercury. Tres años después Rodgers se cansaría de todo este tinglado y dejó amistosamente a May y Taylor. Unos años después encontrarían a un nuevo cantante...pero eso ya es otra historia. Quedémonos con esta magnífica voz y disfrutémosla mientras dure.





                                      Queen + Paul Rodgers: "Reaching out - Tie your mother down". Live



lunes, 13 de octubre de 2014

SARATOGA. REUNIÓN.




Hace unos días saltó la noticia, el madrileño grupo de Rock vuelve a juntarse para ofrecer una gira. La banda que allá por 1992 montó el guitarrista Jero Ramiro junto con el bajista Niko del Hierro, y que ha pasado por unos cuantos cambios en su formación a lo largo de su historia, parece que se vuelve a reformar con una formación lo más parecida posible a la de su disco “Agotarás”, uno de los más reconocidos de la discografía del grupo. No desvelan nada más, generando ese interesante debate que propicia lo desconocido.


El pasado diecisiete de Noviembre de 2013 el combo formado en esos momentos por Tony Hernando, Niko del Hierro, Andy C y Tete Novoa ofrecía en la capital de México su última actuación hasta la fecha. En la mente de todos estaba la idea de que tarde o temprano podría darse la posibilidad de resucitar a la banda de mano de sus fundadores y eso es lo que sucedió el pasado martes ocho de Octubre de 2014. De la mano de un escueto mini-vídeo la promotora Calle Underground nos anuncia que Saratoga se vuelve a juntar para ofrecer una gira española por todo lo alto.


El tema en cuestión presenta su enjundia y las posibilidades son variadas. Si atendemos al anuncio parece que quieren juntar la agrupación más parecida a la que grabó el disco “Agotarás”. Lo ideal entonces sería reformar la formación clásica con Jero Ramiro, Niko del Hierro, Leo Jiménez y Dani Pérez, incluso podría estar a la batería Andy C en lugar de Dani; lo sentimos por los bateristas, pero el principal reclamo sería la presencia del vocalista Leo Jiménez junto a los que parece que son los dos miembros fijos en esta reunión, Jero y Niko. Sin embargo Leo hace un par de días se descolgó con una nota en la que les deseaba a sus ex compañeros la mejor de las suertes en su nueva etapa con el grupo, de esto se desprende que Leo no estará en la reunión. No debemos perder de vista que Leo tiene disco en la calle, contrato con una multinacional y actuaciones en directo, nada que resulte insalvable pero que, indudablemente, dificulta el asunto.


Lo siguiente sería pensar que el cantante podría ser Tete Novoa, opción bastante viable; incluso en algunos medios de prensa especializada se ha filtrado esta noticia, habrá que esperar para ver si es cierta. No conviene olvidar que Tete ha anunciado la publicación de su primer disco en solitario, lo que choca frontalmente con la idea de reunión de la banda. Parece ser que la determinación de Jero y Niko para reformar al grupo viene desde el pasado verano, por lo que resulta aun más extraño que Tete sea el elegido. El vocalista lleva desde antes del verano inmerso en el trabajo y la promoción de su disco en solitario. Quiero pensar que toda esta incertidumbre se ha generado a propósito por parte del grupo para aumentar la expectación, aunque hay que recordar que estamos en España, tierra de la chapuza por excelencia, por lo que puede ser que algo no haya salido como estaba programado en un principio y toque improvisar; esperemos que no sea así.


Hay otras opciones, Saratoga ha contado a lo largo de su historia con cinco cantantes. No tendría ningún problema si Gabi Boente fuera el escogido tras el micrófono. Cantante con una voz impresionante y con las tablas suficientes y necesarias para llevar a cabo el trabajo. Actualmente canta en el grupo Rainbow in the Black, un tributo a la figura de Ronnie James Dio, y no creo que fuese nada complicado compatibilizar ambos asuntos. Nadie en los medios ha hablado de esta posibilidad, pero yo la vería con muy buenos ojos.


Más posibilidades. Sangre fresca nueva. El escogido para cantar podría ser cualquier vocalista que no haya estado anteriormente en el grupo. Hay gente que vería con buenos ojos a Rafa Blas, ganador de La Voz y ninguneado en algunos sectores de opinión por ese motivo. No hay que olvidar que es un gran cantante y podría sacar adelante el asunto sin problemas.


Incluso en el puesto de guitarrista se abrió un ligero debate en torno a al figura de Tony Hernando, último guitarra del grupo. No veo factible su presencia pues Tony está actualmente a por todas con su nuevo grupo Lords of Black y con gira española anunciada. Por otro lado resultó terrriblemente sospechoso que Jero Ramiro anunciase contra todo pronóstico su salida de Santelmo, grupo que él mismo creó, solo unos meses antes de que la noticia de Saratoga saliese a la luz. Demasiadas coincidencias. Y es una lástima porque el primer disco de Santelmo es de lo mejorcito que he escuchado en España en mucho tiempo, un perfecto equilibrio entre las nuevas tendencias y el corte clásico de las grandes bandas de los setenta y ochenta; es una lástima que en los dos siguientes cds abandonara en parte ese sendero para caminar hacia una especie de Power metal que, aunque interesante, bajó el nivelazo de ese primer lanzamiento.
Con todos estos condicionantes podemos decir que se abren las apuestas para descubrir la formación que, finalmente, será la escogida para realizar esta gira de reunión.


Tengo que reconocer que siento una especial debilidad por Saratoga. He vivido y disfrutado, en mayor o menor medida, de todos los pasos que ha dado este grupo – desde su nacimiento hasta su parón indefinido, como anunció el propio Niko el pasado Noviembre -. He tenido la posibilidad de ver al grupo actuar con todas sus formaciones y en cada una de las presentaciones de sus discos, desde sus inicios con Fortu al micro hasta sus últimos coletazos contando solo con Niko del Hierro como miembro fundador.


El grupo nació tras la participación de Jero Ramiro en el disco de Ñu “Dos años de destierro”. El conocido guitarrista español fue el creador en los años ochenta del grupo Santa, probablemente el mejor y más infravalorado e incomprendido grupo de Rock que haya dado este país. A principios de los noventa, en plena eclosión de la música Grunge que eclipsó de golpe todos los reductos de Hard Rock clásico que triunfaban en las listas hasta entonces, Jero apostó por montar un grupo de Rock clásico junto con Niko del Hierro, el batería Joaquín Arellano, conocido cariñosamente como el “niño”, y el cantante Tony Domínguez. Tras grabar unas maquetas se produjo el cambio de vocalista. El escogido fue Fortu, conocido cantante de los entonces separados Obús. Esta primera formación grabó los discos “Saratoga” y “Tributo”, música Rock de corte clásico y gran calidad. Poco después de la publicación de ese segundo disco, que suponía un homenaje a los grandes grupos de Rock duro españoles, Fortu abandonó el barco entrando Gabriel Boente. Supongo que la escasa repercusión mediática que obtuvo el grupo en esta época especialmente poco propicia para el Rock duro - realmente nunca ha habido una época propicia para el Rock en nuestro querido país de toros, tonadilleras, cantautores, operaciones triunfos y demás encantadora chabacanería -, unido con los egos e ideas individuales propiciaron la marcha del cantante que acabaría reformando de nuevo a Obús.


Con la estupenda voz de Gabi Boente sacaron el disco “Mi ciudad”, que llegó a entrar en las listas de ventas. Antes de eso el propio Gabi se tuvo que batir el cobre en los conciertos de presentación del disco “Tributo”. Impagable el show ofrecido en la madrileña sala Canciller, donde invitaron a algunos de los autores de las canciones que versioneaban. Entrañable concierto de grato recuerdo en el que, además de disfrutar de un gran show, disfrutamos en un mismo escenario de algunos de los músicos españoles más representativos de una época que ha marcado el devenir del Rock duro en España. Habría sido muy bonito que hubiesen estado todos los músicos creadores de las canciones que formaban parte del disco "Tributo". No sabemos si faltaron por otros compromisos, porque no se les avisó, por desacuerdos, egos o por lo que sea, el caso es que alguno faltó. Entiendo que juntar agendas debe ser complicado, pero hubiese sido algo único para el recuerdo.


No duró mucho tiempo Gabi con el grupo. Tras los conciertos de presentación del disco se produjeron dos nuevos cambios en la formación, entrando Dani Pérez a la batería y el entonces desconocido Leo Jiménez a la voz. Con esta formación alcanzó Saratoga sus mayores cotas de popularidad y reconocimiento, grabando discos como “Vientos de guerra”, “Agotarás”, “El clan de la lucha” y “Tierra de lobos”; discos y canciones que se han grabado a fuego en la cabeza y el corazón del sufrido seguidor de Rock duro en un país como España. Aunque el precio que pagaron fue abandonar ese aire clásico a lo Purple o Rainbow que destilaban con tanto estilo, apareciendo en su lugar los guiños a los Judas Priest de “Painkiller” y otras bandas con una música más agresiva. Fueron los años álgidos en la popularidad del grupo, en especial con la publicación de “Agotarás” y “El clan de la lucha”. Los fans y entendidos no se ponen de acuerdo a la hora de escoger el disco más importante y emblemático del grupo, pero suelen repartirse entre esos dos. “Agotarás”, que es como se lee Saratoga al revés, constituyó un punto de inflexión en la popularidad de la banda; las ventas crecieron y los conciertos aumentaron, tanto en número como en asistentes. “El clan de la lucha” les llevó a otro nivel, con temas como “Maldito corazón” o “Si amaneciera” que hoy día son clásicos del grupo y del Rock hispano en general, de hecho estas canciones las sigue pidiendo el público que asiste a los conciertos de los nuevos proyectos musicales de sus creadores. Entre medias se editó un dvd en directo que completa esta interesante trilogía que colocó a Saratoga en primera línea del Rock de nuestro país. 


                                                      Saratoga: "Maldito corazón".

A todo esto ayudó el estupendo sonido que sacó con sus producciones el tristemente malogrado Big Simon (Simón Echeverría. D.E.P.) un señor que revolucionó la calidad de las producciones musicales en nuestro querido país de pandereta y del que habrá que hablar en estas páginas en otro momento. Seguro. Como muestra el precioso tema "Siento que no estás", aparecido en el disco "Tierra de lobos". Una canción dramática, intensa y excepcional. Cuenta con unos arreglos finales que te ponen firme, la mezcla de voces, coros y vientos demuestra que saben lo que se tienen entre manos.

                                                       Saratoga: "Siento que no estás".

Los primeros síntomas de bajón de popularidad en esta etapa de Saratoga aparecieron tras la publicación del siguiente disco “Tierra de lobos”, otro buen disco pero que no consiguió trasladar a otro nivel lo que se había cimentado con los dos trabajos anteriores. Saratoga era un grupo de primera división, desde luego, pero no consiguió elevar esa popularidad al nivel del olimpo de los elegidos, como Barón Rojo o Mago de Oz. Estuvieron a punto. Tal vez ahora con la reunión lo logren.


Dani Pérez dejó la banda, siendo sustituido por Andy C para la gira de presentación del disco. Finalmente Jero Ramiro y Leo Jiménez decidieron abandonar el grupo, quedándose solo Niko del Hierro en el barco. Todo el mundo daba por hecha la disolución de la banda, pero Niko y Andy reclutaron al guitarrista Tony Hernando y al cantante Tete Novoa, un desconocido vocalista que seguía la impronta y el estilo vocal que Leo había dejado como “marca de la casa” en el grupo.


Esta formación grabó los discos “VII”, “Secretos y revelaciones” y “Némesis”, además del directo “Revelaciones de una noche”. Son cds con buenas canciones, en especial siento predilección por el segundo, con grandes temas como “Luna llena”, “Cuando tus sueños te hagan llorar” o “No sufriré jamás por tí” entre otros. Aunque es verdad que el grupo nunca volvió a alcanzar esas cotas de éxito y popularidad que obtuvo en sus años gloriosos. A mediados de Noviembre de 2013 Niko del Hierro explicó en una nota que la banda entraba en un momento de “parón indefinido” que parece que se acaba en estos días de anuncios inciertos que no hacen más que alimentar la rumorología y la expectación por ver al grupo resurgir de sus cenizas cual Ave Fenix.


                                                        Saratoga: "Si amaneciera"