Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

lunes, 20 de abril de 2015

A vueltas con Black Sabbath. Ozzy Osbourne - Bill Ward. I



En estos últimos días se han producido una serie de comunicados entre Bill Ward y Ozzy Osbourne en torno a la última fallida reunión de los cuatro miembros originales de Black Sabbath del pasado año 2011 y que dio como fruto el disco en estudio “13” y su consiguiente gira mundial (España no incluida, claro). Los agrios comentarios vertidos por nuestros protagonistas tres años después superan el nivel de tensión que se alcanzó cuando se destapó la polémica de la no inclusión del batería Bill Ward en la cacareada reunión de los de Birmingham.


La bomba la lanzó hace unos días el propio Ward cuando, en una carta abierta en internet, le pedía a Ozzy que se disculpara por todo el affair que desembocó en su no participación en la reunión y que Ward considera, básicamente, una falta de respeto; el propio Bill asume que no habrá vuelta atrás y que no podrá volver a ver a Ozzy como un amigo. Todo el asunto consistió en que el mánager de Ozzy – su esposa Sharon Osbourne – le ofreció a Bill Ward un contrato económico menor que el de los otros tres miembros originales además de buscarle un sustituto para que no realizase los conciertos completos. El asunto terminó con el rechazo de Ward ante semejante contrato y con la contratación de dos baterías sustitutos – Brad Wilk y Tommy Clufetos - para grabar el disco y realizar la gira.


Al día siguiente Sharon, por boca de Ozzy, contestó a Bill a través de facebook. En el comunicado Ozzy no solo no le pide disculpas a Ward, sino que se reitera en lo dicho en su día; bueno, digamos que exagerando un poquito. Ozzy comenta que le hubiera haber zanjado esto de modo personal pero que el paso de Ward le obliga a responder así. Nuestro querido Madman le pide a Ward que deje de hacerse la víctima y que reconozca la verdad. En su comunicado le dice a Ward que no se encontraba físicamente en condiciones de afrontar una gira de dieciséis meses con actuaciones de dos horas de duración y solos de batería incluidos. También le espeta que deje de marear con el supuesto contrato – sin aclarar nada del mismo, eso sí – y que pare todo este asunto de una vez. ¿Gira de dieciséis meses? Desde luego que este Ozzy es un cachondo, no deja de sorprenderme.


Veinticuatro horas después hemos podido leer la réplica de Bill Ward a este duro comunicado vertido desde el campamento Osbourne. En su nueva réplica pone firme a Ozzy y por extensión a Sharon Osbourne. Lo primero que hace es recordar a Ozzy que, pese a no querer tratar el tema en público, el propio Osbourne lo comentó en las entrevistas que realizó para la prensa en la primera mitad del año 2012 y que nada de esto hubiera salido a la luz si se hubiese dirigido primero a él personalmente. Comenta con un sabor agridulce que, respecto a lo de los conciertos de dos horas y la gira de dieciséis meses, es la primera vez que lo escucha. Se pregunta Bill si no se lo podían haber comentado cuando se vieron varias veces para ensayar desde finales de 2011 hasta principios de 2012; nadie le dijo nada. Con respecto a sus problemas de salud y sobrepeso responde que no era nada que le permitiese llevar a cabo el tour, de hecho una de sus cirugías era menor y la llevó a cabo al encontrarse laboralmente desocupado; con respecto a sus otros ingresos respondían a cuestiones de salud inesperadas y que no se podían presagiar meses antes. Le vuelve a recordar el contrato que, dicho sea de paso, nadie del entorno de Ozzy ha desmentido y de paso le lanza un dardo envenenado a Sharon Osbourne. Sentencia Bill finalmente que lo siente por todo el pasado que les une pero que, pese a desearle lo mejor, corta el vínculo que tenía con Ozzy.


La tormenta está desatada, por lo que conviene estar atento a las nuevas perlas que escupirá el pobre Ozzy de la mano de Sharon, su mujer. Conviene retroceder un poco en el tiempo para hacerse una idea más completa de todo este entramado de dimes y diretes. Desde que Tony Iommi y Geezer Butler se volvieron a aliar con el tristemente desaparecido Ronnie James Dio para reinventarse y triunfar con Heaven & Hell, Ozzy se empeñó por activa y por pasiva en cerrar todas las puertas a cualquier posible reunión con Sabbath. Curiosamente Ozzy y Ward han sido los dos miembros de Sabbath que más unidos han estado a lo largo de todos estos años, lo que se ha traducido siempre en impedimentos para que otros vocalistas se pusieran al frente del micro de Black Sabbath, especialmente para Ronnie Dio. De todos es conocida la antipatía que ha sentido Ozzy por Dio desde que el segundo le sustituyó al frente de su banda madre en 1980, consiguiendo hacer resurgir de sus propias cenizas a un grupo defenestrado; de hecho fue el propio Bill Ward el que se echó atrás a última hora antes de la publicación de “Heaven & Hell”. La historia se volvió a repetir cuando se volvieron a reunir en el 2006 con motivo de la publicación de un nuevo recopilatorio de Black Sabbath, nuestro querido batería estuvo mareando la perdiz hasta que se desvinculó del proyecto, por lo que Iommi volvió a recurrir a Vinny Appice; en las dos ocasiones Bill Ward comentó que no veía a unos Black Sabbath sin Ozzy, poco podía presagiar la puñalada trapera que le clavaría nuestro ladrador favorito. Todo eran sonrisas y alegrías entre Iommi – Butler – Dio, nadie se acordaba de Ozzy o comentaban que era imposible volver a reunir a Sabbath con él. Falleció Dio el 16.05.2010 y el 11.11.2011 se anunciaba la reunión de la formación original con Ozzy. Huelga todo comentario.

                                                   Heaven & Hell (Black Sabbath con Dio).

                                                        Black Sabbath. Reunión 2011.

La sorpresa llegaba cuando, durante los primeros meses de 2012, se hacía público que Bill Ward no llegaba a un acuerdo con los otros Black Sabbath para formar parte de la reunión. Parece ser que a Ward le ofrecieron un contrato económico menor que a los otros tres miembros, además ha trascendido que no se fiaban del estado físico de Bill para afrontar la grabación y la gira mundial que tenía previsto realizar el grupo. Cuando hablamos de los mánagers conviene aclarar que nos referimos a Sharon Osbourne, la dura esposa de Ozzy que guía todos sus pasos y de la que incluso hasta el mismísimo Lemmy Kilmister comentó en una ocasión que tiene más pelotas que cualquiera y que con ella no se bromea…y Lemmy tampoco bromea. 

                                                            Sharon Osbourne.
 
Hubo un duro toma y daca entre Sharon Osbourne y Bill Ward hasta que el batería publicó un comunicado en el que reconocía que estaba fuera de la reunión debido a las injustas condiciones que la esposa de nuestro lanzador de cubos de agua favorito le imponía. A todo esto Iommi y Butler calladitos, no sea que se les jodiera la reunión. Desgraciadamente Tony Iommi bastante tenía con su lucha contra el cáncer de linfoma que acababa de hacer público también a principios de 2012 y que a día de hoy, afortunadamente, parece tener bajo control. Desde aquí le deseamos todo lo mejor. Finalmente el disco de reunión, titulado “13”, se publicó en junio de 2013. 

                                                              Tony Iommi.

Entre todas las tonterías que salieron de la boca de Ozzy para justificar la decisión de no contar con Bill Ward, hay algunas realmente cachondas. El propio Ward se sorprende cuando se habla de la gira de dieciséis meses prevista para promocionar el disco de reunión, nadie le comunicó nada de eso en su momento. Finalmente la gira que se realizó tuvo cuatro tramos:
20 Abril – 12 Mayo de 2013: Australia y Japón. 9 conciertos.    
25 Julio – 1 Septiembre de 2013: EEUU. 19 conciertos.
4 Octubre – 26 Octubre de 2013: Latinoamérica. 9 conciertos.
1 Junio – 27 Junio de 2014: Europa.  9 conciertos.
En total fueron cuarenta y seis conciertos y algo más de tres meses y medio de gira, repartidos en un año y dos meses. Tras cada show estaba programado al menos un día de descanso y, a veces, más de dos o tres. Habrá que preguntarle a Sharon qué tipo de cuentas efectuó para que le salieran dieciséis meses de gira.        

                                                         Ozzy y Bill Ward.

Es cierto que la enfermedad del guitarrista Tony Iommi trastocó las actuaciones y la planificación de la gira, pero también es verdad que Ozzy Osbourne lleva haciendo estas “pseudo giras mundiales” con pocas actuaciones y conciertos de poco más de una hora de duración desde hace treinta años. El estado de forma de Ozzy lleva bastantes años siendo precario, y de su voz mejor ni hablamos porque se lleva arrastrando por los escenarios ofreciendo interpretaciones vocales sonrojantes desde hace años. Por este motivo sus declaraciones vetando a Bill Ward por estar gordo o por no encontrarse en forma rayan el cinismo. Pero bueno, qué podemos esperar de un señor que, según reveló hace tiempo su hija Kelly Osbourne, cuando fue a hablar con su profesora se quedó dormido y empezó a tirarse pedos durante la entrevista debido a su peculiar estado de salud. Desde ese momento el entrañable Madman tiene vetado su acceso a dicho centro de estudios. Eso sí que es “School’s out” y no lo de Alice Cooper. Impagable momento. De hecho el anecdotario de payasadas que ha llevado en público nuestro hombre daría para un libro, supongo que habrá que dedicarle una entrada por aquí en el futuro.

                                                              Ozzy en su salsa.

Pero es que si nos detenemos a pensar durante unos segundos, el motivo que impedía a Bill Ward ser tratado como un igual por sus compañeros de grupo no parecía ser válido para los problemas de salud de Tony Iommi. Parece ser que a Iommi sí se le podía esperar pero a Ward no. Es que no hay por dónde cogerlo.
Incluso en un puro ejercicio de hipocresía el propio Ozzy le dice a Ward que deje de ir de víctima y que no mienta al público…y lo dice un señor que no ha presentado ni una sola prueba de todas las acusaciones que realiza sobre Bill Ward y que en muchas de sus declaraciones a la prensa no sabes si tomártelo en serio o como la caricatura de pantomima con la que solía ridiculizarse sin el más mínimo rubor para entretener al público norteamericano en aquel despropósito televisivo en forma de reality chapucero que respondía al nombre de “The Osbournes”; como daba dinero, sin problemas. Imagino que el hecho de lanzar esta serie de comunicados puede buscar además una triste publicidad para sus próximos proyectos artísticos. Desgraciadamente, a veces, todo vale.

                   Ozzy en acción.                                    Ozzy con Justin Bieber.                 Ozzy y Sharon.

En fin, un desafortunado episodio más destinado a ensombrecer ese fantástico legado musical que supone la discografía de Black Sabbath. Quedémonos escuchando esa joya que produjo y ensambló Rick Rubin bajo el nombre de “13” e intentemos olvidar estas esperpénticas trifulcas más propias de los tristes personajillos de nuestra telebasura hispana.




sábado, 11 de abril de 2015

ENTREVISTA A ROCK GODDESS. El regreso a los escenarios de la formación original tras más de 30 años.



En una pausa del ensayo para preparar su concierto en Madrid el próximo sábado, las Rock Goddess han tenido la amabilidad de atender mi llamada para conversar durante unos brevísimos minutos sobre lo que será el regreso de su formación original a los escenarios después de más de 30 años. Aunque estaban todas en la habitación y todas aportaron algo, quién respondió directamente a mis preguntas fue la encantadora Jody Turner, guitarrista y vocalista de la banda.


 
-¿Por qué han decidido regresar a los escenarios y a los estudios de grabación en este momento? 

Hace mucho tiempo que veníamos pensándolo, pero justo ahora Julie estaba disponible. Ella se casó y tiene una familia preciosa, pero ahora los niños ya están mayores y dispone de más tiempo. Si algo tuve siempre claro era que, de hacer algo como esto, tendría que ser con las chicas originales. Tracey también estaba libre y con ganas, así que aquí estamos.

-¿Por qué escogieron España para estas dos presentaciones de calentamiento? ¿Ha tenido algo que ver el hecho de que Tracey Lamb viva aquí ahora?

Realmente queríamos hacer algo fuera del Reino Unido antes de tocar aquí. España nos pareció una opción estupenda, pues conocemos a Robert (Mills) desde hace mucho tiempo y sabemos también que existe un público amante del Heavy Metal del que podríamos obtener un feedback estupendo.  ¡Y por supuesto el clima es muchísimo mejor que el de aquí!

-¿En qué otros sitios tienen pensado tocar? 

Tenemos un concierto muy importante en Londres en mayo y ya tenemos concertada nuestra aparición en varios festivales, pero la mayor parte de los conciertos irán apareciendo poco a poco. No queremos precipitarnos.


-¿Cómo se han sentido tocando juntas otra vez después de tantos años? ¿Habían mantenido el contacto durante todo este tiempo? 

-¡Increible! La química es exactamente la misma que cuando empezamos. Estamos reviviendo sensaciones que hacía más de treinta años que no experimentábamos. Nosotros siempre mantuvimos el contacto con Tracey y estar otra vez con ella en el local de ensayos es sensacional. Toda la energía que tenemos fluye libremente.

-Si tuviese que elegir, ¿Cuál sería su mejor recuerdo de la etapa inicial de Rock Goddess

Hay muchos recuerdos. Los comienzos, nuestra primera grabación, los primeros conciertos. Las giras con Def Leppard o Iron Maiden y nuestra participación en el festival de Reading son sin duda recuerdos imborrables. Pero si tuviese que quedarme con uno, creo que sería nuestro primer concierto en el Marquee en Londres. Ya habíamos tocado en muchos sitios, pero llegar ahí y ver a toda esa multitud impresiona. Aún recuerdo mis nervios aquel día.


-El concierto en Madrid, ¿Incluirá los grandes éxitos de la banda o sólo presentarán el material nuevo? 

El concierto será una combinación de temas del primer disco con Tracey, de nuestro segundo disco sin ella y de material nuevo. Tenemos muy buen material que queremos presentar y creemos que va a ser un concierto muy equilibrado y que tanto los viejos fans como los jóvenes que vean nuestro show por primera vez podrán disfrutar.

-En la red se comenta que el título del nuevo disco será “Unfinished Business”. ¿Es así?

No lo creo. El álbum aún está en fase de producción y hay muchas cosas aún por determinar, incluyendo el nombre. Pero no creo que al final se llame “Unfinished Business”. Muy probablemente llevará otro nombre que se anunciará pronto.


-Cuando comenzaron su carrera, Rock Goddess y Girlschool eran las únicas bandas de chicas dentro de la escena del Heavy Metal británico. ¿Ha cambiado la situación hoy en día? 

No tanto como me gustaría, aunque si se nota que hay muchas más chicas en la música. A mí me gustan las bandas de chicas, pero no necesariamente tiene que ser una banda compuesta sólo por mujeres. Lo que realmente me agrada es que haya muchas más mujeres en la música. Hay muy buenas bandas de Rock por toda Europa que incluyen chicas entre sus integrantes, prácticamente en todos los instrumentos. Eso me gusta mucho.

-Muchas gracias por su tiempo y las dejo regresar al ensayo. Nos veremos en Madrid en el concierto. ¿Algo más que añadir?

Gracias a ti por habernos llamado. Un abrazo grande a todo el público español y esperamos verte el día del concierto en Madrid.





                                              Entrevista realizada por Luis Delgado.



domingo, 5 de abril de 2015

VAN HALEN: “Tokyo Dome Live In Concert”. Primer directo con David Lee Roth.


Nuestros queridos Van Halen publican en estos días su nuevo disco. Está grabado en Japón y constituye el primer doble en directo editado con el genuino David Lee Roth a las voces. El repertorio pertenece a la gira casi mundial - Europa no estuvo incluida -  de presentación del disco “A Different Kind Of Truth”, publicado en el pasado año 2012 y que representaba la primera grabación de estudio del popular grupo junto a nuestro querido Diamond Dave, su cantante característico por excelencia, desde aquellos lejanos tiempos del estupendo “MCMLXXXIV” editado a finales del año 1983.


El disco suena como un cañón, desde el primer bending la guitarra de Eddie resulta incendiaria, con mucho cuerpo, y el resto del grupo está perfectamente engrasado. El trio guitarra - bajo - batería acomete cada tema con gran contundencia, resultando especialmente poderoso el sonido de la batería de Alex Van Halen. El repertorio es de ensueño, desgranan uno tras otros los clásicos discos con David Lee Roth incluyendo algunas joyas del último aparecido hace tres años. Hasta once temas recuperan del emblemático concierto del US Festival 83 - actuación realizada antes de publicar su famosísimo “1984”-, en definitiva nos ofrecen todo lo que sus seguidores queremos escuchar.


Desde el inicio con “Unchained” escuchamos al grupo ir a por todas. David Lee Roth raya a un gran nivel. Se pasa practicamente todo el concierto hablando con el público en japonés, parece ser que su pareja es asiática y lleva una temporada vivendo en Japón – aunque con David nunca se sabe, pese a ser ahora mismo uno de los personajes públicos mas importantes y buscados de América siempre ha sido muy celoso de su intimidad -. “I’m the one” suena contundente y descarada, como los Van Halen de Roth, el single “Tattoo” gana presencia en directo arropada por unos coros muy buenos. Hay que decir que todo el disco lleva unos coros muy cuidados pero que desgraciadamente no nos hace olvidar al dolorosamente excluido de esta reunión clásica: el bajista Michael Anthony. En “Everybody wants some” el grupo alarga el final del tema con esos destellos tribales que tanto gustan a nuestro cantante preferido. El primer volumen finaliza con una estupenda rendición del clásico “You really got me” en el que recrean el pique guitarra/voz del disco original, alargándolo y dotándolo de una mayor intensidad que desemboca en un final del tema con la guitarra de Eddie liderando la sobredosis sónica que inyectan al oyente. En el segundo volumen nos encontramos con “I’ll wait”, una de las mejores canciones del grupo y de las menos renoconidas por los medios, un tema que perfectamente le podría ir a la voz de Sammy Hagar y que David borda con su interpretación. En “And the cradle will rock” nos encontramos un guiño a Deep Purple, al final del tema Eddie interpreta el famoso riff de guitarra de “Smoke on the water”, una referencia a uno de los grupos que versioneaban en sus años de clubs de los setenta. Le sigue “Hot for teacher” con un inicio brutal de Alex a la batería desgranando tal vez la mejor versión de todo el disco, Van Halen clásico en su estado más puro; si tuviera que explicarle a alguien que no conozca al grupo de qué va Van Halen le pondría esta versión. En este tema un David Lee Roth pasado de vueltas improvisa la letra recordándonos lo bien que se encuentra encima de ese escenario y cómo recuerda a su profesora - os podéis imaginar todas las suciedades que queráis, seguro que acertáis -, incluso algunas estrofas las canta en japonés; mientras, el grupo suena a trío como una apisonadora. Pocas bandas de tres músicos suenan como Eddie Van Halen a la guitarra, su hermano Alex Van Halen a la batería y su hijo Wolfgang al bajo. Para colmo incluso David suelta algunos agudos contundentes que seguro irritarán a todos sus detractores.

                                            Van Halen: "Hot for teacher". Live Tokyo Dome.

Y para el final del disco enlazan “Ice cream man”, “Panama”, el solo de guitarra “Eruption”, “Ain’t talkin’ bout love” y “Jump”... poco que decir, un grupo que tenga semejante arsenal para acabar un concierto debe estar llenando estadios cada noche, cosa que hacen. El grupo suena compacto pero por encima de todo hay que quitarse el sombrero con Eddie Van Halen porque no solo su interpretación es brillante, sino que lleva un sonido nítido y poderoso, presidiendo este auténtico festival. Me alegro mucho por él, es un genio que ha iluminado a varias generaciones de músicos y sigue siendo el auténtico impulsor de la guitarra moderna; parece que ha superado sus demonios personales, su imposible relación con Roth – imagino que ni siquiera se hablan pero se soportan lo suficiente para seguir haciendo música juntos – y esperemos que siga dándonos las alegrías a las que antaño nos tenía acostumbrados.


El disco se ha publicado en formato doble Cd y cuádruple vinilo, no se ha hablado nada de dvd y desgraciadamente ni se habrán planteado la edición en cassette. Pese a tener grabadas más de doscientas actuaciones de los conciertos realizados desde su reunión con Roth en 2007 se centraron en la gira de cuatro fechas que hicieron el pasado verano en Japón. Eddie ha comentado que tanto él como su hermano no tenían ganas de escucharse todas las grabaciones de las cintas y que dejaron a David escoger la que quisiera; el guitarrista piensa que la banda ha alcanzado instrumentalmente un nivel de interpretación en vivo muy bueno y que cualquier toma le parecería adecuada, si embargo el hermano menor de los Van Halen opina la voz es un instrumento más difícil de conservar, por lo que ha preferido que sea el vocalista el que escoja un show en el que se encuentre satisfecho con su interpretación vocal. El bueno de Eddie, que siempre tiene para todos.


Toda su escucha merece la pena, el disco tiene ese aire de actuación completa en vivo que desafortunadamente no presentan otros discos en directo, supongo que lo habrán buscado deliberadamente; muchos discos de directo actualmente se encuentran muy retocados y ensamblados, llegando a sonar algo artificiales. Otro punto interesante es la duración del mismo, con la llegada del Cd nos encontramos que los directos muchas veces son casi como discos sencillos, rompiendo esa magia que tenía el doble vinilo o cassette en vivo, con su volumen uno y volumen dos incluyendo sus respectivas caras A y B. El directo de Van Halen dura más de cien minutos y lleva sus cuatro caras en la versión vinilo. Grande.


Conviene recordar que Roth abandonó la nave en la cima máxima de popularidad del grupo a mediados del año 1985, la lucha de egos con el guitarrista Eddie Van Halen llegó a límites insostenibles y decidió abandonarlos para emprender su propia carrera en solitario. Los hermanos Van Halen reclutaron entonces al cantante Sammy Hagar, con el que volvieron a degustar nuevamente las mieles del éxito, facturando una música de gran calidad pero usando unos parámetros menos originales y personales que con David Lee Roth; aunque cuidado, que a nadie se le ocurra hablar mal de la calidad de Van Halen con Hagar, nos han dejado una colección de canciones imbatibles perfectamente adornadas con la espectacular voz de Sammy. El tipo dejó los mejores años de su vida con esas interpretaciones estratosféricas y tendrá siempre un lugar en nuestro corazoncito... pero no es David Lee Roth.

                    Sammy Hagar y David Lee Roth.                                             Diamond Dave.

Van Halen ya editaron un directo con Sammy Hagar en 1993: el doble “Live: Right Here, Right Now”, brutal documento sonoro de un grupo que arrasaba con todo allá por dónde pasaba. Sin embargo faltaba el doble disco en directo con David Lee Roth, se lo debían a ellos mismos y a todos sus seguidores. A lo largo de los años nos hemos tenido que conformar con distitntos bootlegs de mayor o menor calidad sonora y visual. A la cabeza de los mismos se encuentra el genial US Festival 1983, gigantesco concierto que se realizó en California en la primavera del 83. Representó toda la grandiosidad y opulencia de los grandes conciertos de los años ochenta, más de seiscientas cincuenta mil personas se desplazaron hasta un desierto californiano para disfrutar de cuatro días de música de diferentes estilos en los que reinó Van Halen por encima de todos los demás. En esa época el grupo de Eddie y David eran superestrellas y negociaron un contrato como cabezas de cartel por el cual debían ser la banda mejor pagada del festival, y al contratar a David Bowie por una cantidad mayor la organización tuvo que embolsarle una cantidad extra a nuestros queridos forajidos. El evento fue organizado por Steve Wozniak, posterior creador de Apple; un hombre con visión de negocios, desde luego. Durante muchos años circuló por ahí un vídeo oficial de la televisión con la actuación íntegra del concierto de Van Halen que hizo las delicias de los fans y cumplió su misión de suministrarnos material en directo de buena calidad de un grupo que derrochaba calidad, intensidad y carisma a chorros.


Las comparaciones entre ambos cantantes han sido una constante en Norteamérica desde que Hagar se puso al frente del micro que abandonó Roth. La sombra del ciprés es alargada y, pese a pasar años de éxitos y números uno continuos en las listas, constantemente resurgía el recuerdo de la personalísima manera de liderar Van Halen por parte de Diamond Dave. Ni siquiera vamos a entrar en discusiones acerca de las capacidad vocales de ambos cantantes. Sammy Hagar es uno de esos vocalistas tocados por el dedo de Dios, su manera de modular, su registro, su potencia y capacidad para romper y rasgar su voz cuando sube en agudos es única; incluso hoy en día, a sus sesenta y siete años, sigue manteniendo un nivel al que no llegan muchos cantantes de veinte. El caso de David Lee Roth es distinto, su voz funciona en otra dirección más orientada al viejo Blues, el Soul o los clásicos Crooners de los sesenta. Lo que hace a Diamond Dave tan personal es su peculiar manera de llevarse al público al bolsillo en cuanto parpadea, es el showman definitivo, un tipo capaz de reirse de sí mismo y de engatusarte con sus historias, su imagen, su puesta en escena, sus comentarios y background musical que atesora y que siempre le hace moverse en la dirección correcta mientras destila una clase única. Asimiló perfectamente con su particular filtro de muchacho hiperactivo las películas del Hollywood clásico, la escuela de Little Richard, James Brown o Jim Dandy entre otros para crear su propia y explosiva mezcla. Promovió junto a Eddie a mediados de los setenta las canciones Rock de tres o cuatro minutos de duración para que la gente bailara y se lo pasara bien en los conciertos, y lograron el éxito sin hacer ni una sola concesión en su música. Brillante. Todos los cantantes de aquella época le copiaron y todavía hoy sigue influenciando a generaciones de vocalistas que aspiran aprender a entretener a una audiencia. Lo que me llama la atención es que la gente suele criticar su forma de cantar, parece ser que hay algunos a los que les sorprenden cómo canta en este directo que acaba de salir, quejándose porque ha perdido voz según ellos. Una vez más no se han enterado de nada, David siempre ha cantado en directo así. Muchas veces no interpreta las estrofas al completo porque se pasa el concierto realizando una performance de alta exigencia física – bailes, piruetas, equilibrios... –, pero esto lo lleva haciendo desde mediados de los setenta, por lo que no entiendo la sorpresa de algunos; o igual sí. Lo gracioso del asunto es que, pese a su exigente puesta en escena a nivel físico, en este concierto canta realmente bien; supongo que es lo de siempre, escuchas una canción a medias y ya te sientes en posición de criticar. En fin. La voz de David ha ido sufriendo una evolución, ganando en matices y acercándose a esas sentidas interpretaciones de Blues que muchos de nosotros admiramos. Como muestra este botón:

                                    
                                                   David Lee Roth: "She's looking good".

La gira norteamericana empieza a primeros de Julio, pero antes nos han ofrecido un pequeño aperitivo en forma de dos apariciones televisivas en dos de los programas de máxima audiencia de la televisión americana, han actuado en el show de Jimmy Kimmel y en el programa de Ellen DeGeneres. La primera actuación fue en dierecto para Jimmy Kimmel Live TV, en las calles de Hollywood Boulevard, ofreciendo una actuación en la que unos seis mil fans estuvieron esperando durante tres horas para poder acceder como público.  En esta primera actuación en una televisión desde el año 2007 David Lee Roth se golpeó la nariz con su pie de micro al inicio del concierto, aun así siguió actuando hasta que en el solo de la canción “Panama” se acercó a un lateral del escenario para que le curaran, lo que obligó a Eddie y al grupo a improvisar durante unos minutos. Poco después Roth volvió a salir pidiendo disculpas y explicando que se había golpeado la nariz y necesitaba puntos de sutura. La actuación se cortó unos minutos para volver a empezar de nuevo con David luciendo una tirita en su nariz como si tal cosa; grande David lee Roth.

                                  Van Halen: "Eruption - You really got me". Jimmy Kimmel Live.

                   Van Halen: "Panama". Jimmy Kimmel Live. La vuelven a tocar entera tras la lesión de Roth.

                                       Van Halen: "Panama". Primera toma en la que se lesiona Roth.

                               Jimmy Kimmel explica la lesión nasal de David Lee Roth al inicio del concierto.

Poco más que añadir. Acaban de poner a la venta las entradas para su gira americana, desde primeros de Julio hasta primeros de Septiembre. Seguramente cuando leáis esto los tickets estén agotados para la mayoría de los conciertos. En cuanto se pusieron a la venta adquirí uno de ellos ¿Existe alguna motivación mejor para viajar a EEUU que asistir a un concierto de Van Halen con David Lee Roth? Me temo que no. Crucemos los dedos para que no se les crucen los cables y suspendan o pospongan la gira. Si David y Eddie consiguen soportarse nos regalarán algo de magia este verano.