Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

martes, 23 de junio de 2015

La música Rock extrema puede ayudar a calmar la ira y la frustración.




Parece ser que la escucha de los géneros musicales más extremos dentro del Rock puede influenciar positivamente a las personas que experimenten procesos de ira. Esta solo es una de las conclusiones que se pueden extraer de un estudio realizado por la Universidad de Queensland, un centro de estudios público ubicado en la australiana localidad de Brisbane.
Contrariamente a estudios previos que relacionaban estos estilos musicales con la agresividad y la delincuencia, la Dra. Genevieve Dingle y la estudiante del cuadro de honor Leah Sharman han llegado a la conclusión de que los oyentes de estos tipos de música suelen acercarse a un estado de calma e inspiración. Las autoras de este estudio opinan que la música extrema ayuda a calmar la ira y genera emociones positivas.


Para emitir esta teoría realizaron un estudio a treinta y nueve oyentes de Rock extremo, con edades comprendidas entre los dieciocho y los treinta y cuatro años. El experimento consistió en someterles primero a una exposición de situaciones personales que les generasen ira, rabia o dolor – situaciones laborales, familiares, personales, de pareja o de salud duras – durante un cuarto de hora aproximadamente. Después se les permitió escuchar músicas extremas durante unos diez minutos o permanecer en silencio y, acto seguido, se les volvió a monitorizar una segunda vez. Parece ser que la mayoría de los que escucharon música extrema experimentó una sensación de calma o alivio. Sharman comenta que, cuando se encuentran enojados, los fans del Rock extremo prefieren escuchar su música como manera de lidiar y contrarrestar esas situaciones  que les causan rabia o dolor. La música, concluyen los doctores, les permite regular la tristeza y les ayuda a explorar la amalgama de sensaciones que sienten generando emociones positivas y permitiendo que se sientan más activos e inspirados. El estudio de Sharman y Dingle responde al nombre de “Extreme Metal Music And Anger Processing” y aparece publicado en la web científica  FrontiersIn Human Neuroscience.


La segunda parte de este estudio se desprende de sus propias conclusiones, ahora se trata de discernir qué géneros musicales específicos dentro del Rock duro son los que más potencian estos sentimientos positivos y de superación entre sus oyentes.


Interesante estudio para un estilo musical que nos lleva acompañando desde hace más de un siglo y que se encuentra continuamente denostado por los medios de comunicación. Al hilo de este estudio algunos de estos medios, no daré nombres aunque todos los conocemos - no me apetece que nos agobien con estúpidas demandas -, no han tardado en afilar sus lápices para intentar ridiculizar con su triste, limitada y burda prosa a los seguidores de Rock duro.
Especialmente ridículo resulta el artículo que aparece en uno de los principales medios de comunicación de prensa escrita estatal abordando las conclusiones de este estudio. El artículo aparece sin firma y en él nuestro intrépido y anónimo escriba desgrana uno tras otro todos los clichés y gracietas tan habituales como manidas a las que suelen recurrir cada vez que se dirigen al sufrido seguidor de la música Rock de nuestro bendito país, todo adornado con una falta de rigor exasperante que describe por sí sola la profesionalidad y seriedad de dicho diario. Pero no pasa nada, da igual que el ¿periodista? realice una interpretación arbitraria de las conclusiones del estudio o directamente lo ponga en tela de juicio intentándolo rebatir con argumentos que van desde lo peregrino hasta lo ridículo, pasando por lo mezquino; nuestro documentado informador debe pensar que esto es Hollywood.

                                                 AC/DC en River Plate.

Esto del Rock y los medios de comunicación es para mear y no echar gota. Más ejemplos. Hace unos días actuó en nuestro querido país el conocido grupo australiano AC/DC. El combo de Angus Young vendió más de ciento cincuenta mil entradas en unos minutos para sus tres conciertos españoles. Hasta aquí todo correcto; amigo, te puede gustar más o menos el grupo pero la noticia está ahí. En la edición nocturna de uno de nuestros interesantísimos y veraces noticiarios televisivos patrios dedicaron al comentario de esta notica el nada despreciable espacio de… cuatro segundos, de reloj, ¡cuatro segundos! Inmediatamente después nos ofrecieron un reportaje sobre la última edición del Festival Primavera Sound de varios minutos de duración, como llevaban haciendo durante toda la semana anterior; esto es rigor y pluralidad informativa. Nos alegramos de que este tipo de festivales tengan éxito en la asistencia de público, lo que pasa es que no son rigurosos cuando nos informan de la asistencia, nos hablan de ciento setenta y cinco mil visitas como si fueran asistentes, hay que recordar que el festival acoge a más de trescientas actuaciones de distintos grupos a lo largo de varios días, por lo que no es lo mismo el número de visitas durante toda la semana que el número real de asistentes, pero esto no es lo que sale en los titulares. En casi toda la prensa seria española juegan con informaciones a medias para hacernos creer en una realidad que distorsionan en función de otros intereses de dudosa enjundia. Lo dicho, sesgo, parcialidad y servilismo cutre e impune a la voz de su amo por parte de unos cuantos que no dudan en ponerse la medalla a las primeras de cambio y que no tienen problema alguno en cambiar sin pudor de ropa interior si es necesario para asegurarse un mayor trozo de su peculiar pastel. No me extraña que todos estos pseudo medios sean cada vez sean menos determinantes a la hora de intentar convencer al electorado, hastiado de medias verdades, falsedades y realidades ocultadas con premeditación y alevosía. En fin, que me voy a escuchar algo de esa “música metalera” para ver si se me pasa la mala leche que me está entrando por momentos. Mi consuelo es que grupos como AC/DC ponen en su sitio, día a día y sin proponérselo realmente, a todo esta ristra de petardos estreñidos.

                                               AC/DC en River Plate.


lunes, 15 de junio de 2015

Deep Purple. Vídeo clips promocionales oficiales.




Hoy nos vamos a ocupar de los vídeos promocionales del grupo madre que nos hace disfrutar de la buena música desde hace muchos años y que originó todo este maravilloso tinglado en el que algunos descerebrados nos metimos de cabeza: Deep Purple.


El mundo del vídeo promocional – o vídeo clip, según se prefiera denominar – es relativamente reciente, aunque aparecen algunos referentes más antiguos como el del tema “Let there be Rock” de los AC/DC, se puede decir que su explosión mediática se produjo a partir de los años ochenta. El incipiente nacimiento del canal televisivo de música MTV tuvo mucha culpa de repentino auge de este interesante y denostado sistema de promoción. La idea de presentar una canción acompañada de imágenes ha tenido siempre muchos detractores, músicos, periodistas y “entendidos” de diversa enjundia han repudiado los vídeo clips promocionales, muchos de ellos con argumentos completamente surrealistas. El hermano mayor de los vídeos y, ahora, dvds en directo que tanto disfrutamos algunos de nosotros ha tenido que luchar muy a menudo por hacerse con un sentido y un hueco dentro del difícil negocio musical. Lo importante es que todavía sigue ahí, haciéndonos disfrutar a algunos de nosotros y complementando lo realmente importante: la música.


Deep Purple siempre han mantenido una relación tibia con el concepto de vídeo promocional. Algunos de sus miembros han afirmado públicamente que este formato no les interesa lo más mínimo, incluso uno de sus vídeo clips más conocidos es una burla de este formato, pero de esto nos ocuparemos más tarde. El asunto es que, pese a no llevarse muy bien con el vídeo clip, el grupo ha grabado unos cuantos, algunos de bella factura; no llegan al nivel de otros artistas, que casi tienen en el mercado más vídeo clips que canciones compuestas, pero rebuscando nos encontramos con algunas cosillas muy interesantes. Conviene dejar clara la diferencia entre vídeo clip promocional y documental o concierto grabado en directo; nosotros nos vamos a centrar en los vídeos de una canción concreta, editados específicamente para promocionar un tema específico de manera visual, aunque muchas veces estén extraídos de grabaciones de conciertos en directo. Los Deep Purple se caracterizan por tener en el mercado infinidad de documentales y grabaciones de conciertos en vivo, pero muy pocos vídeo clips de canciones específicas. Ahora vamos a compartir con vosotros estos vídeos promocionales. En un universo tan insondable como el de Purple es posible que se haya quedado en el tintero alguna grabación escondida y que aparezca después de cuarenta años, contamos con eso, sin embargo lo que se ofrece en estas líneas es un repaso de los que han salido a la luz hasta la fecha y que podemos catalogar dentro de este apartado de promo. Como todo lo que lleva el sello Purple, es una lista abierta y sujeta a continuo cambio.


 “Hush”. Playboy Club. Programa de Tv: “Playboy After Dark”. Fecha: 23.10.68
Hasta hace muy poco tiempo figuró como uno de los primeros vídeos promocionales del grupo. Pertenece a la primera formación, o Mark I, con el bajista Nicky Simper y el cantante Rod Evans. Del amigo Rod tendríamos material para escribir otra entrada. Recordemos que fue el primer cantante de la banda, participando de sus primeros discos y dejando paso después a la etapa más gloriosa del grupo de la mano de Ian Gillan. Tan solo comentar un par de pinceladas del bueno de Evans, nuestro entrañable vocalista se dejó estafar en 1980 por un mánager sin escrúpulos para montar otra versión del grupo – eran los años en los que Purple estaban disueltos – en la que solo figuraba él como miembro original. El resto de los miembros del grupo demandó a estos falsos Deep Purple, ganaron el juicio y al pobre de Rod le cayó encima una indemnización astronómica. El entrañable mánager solo puso a Evans como cabeza legal del grupo en una maniobra que, como poco, se puede calificar de rastrera; también hay que reconocer que Evans no anduvo muy sobrado de escrúpulos para suplantar al grupo madre y tocar la mayoría de éxitos que el grupo original compuso cuándo él ya no estaba en la banda. Como quiera que fuese, nuestro entrañable vocalista se declaró insolvente y desapareció del mapa, literalmente… a día de hoy permanece en paradero desconocido. De película.
Volviendo al vídeo, se grabó para la televisión en la mansión de Hugh Hefner, el magnate de la conocida revista Playboy y, como podéis suponer, es tan cachondo como os lo estáis imaginando. Estética sesentas, trajes imposibles, mujeres y hombres bailando prestos a perder el control en cualquier momento y los Purple interpretando su primer gran éxito americano.

                                               Deep Purple: "Hush". Playboy After Dark.


“Hush”. En una piscina. Fecha: 10.68. Salió a la luz en el año 2013.
Como comentamos antes, el único vídeo promocional que se conocía de los primeros Purple era el de la mansión Playboy, pero recientemente ha salido a la luz este promo en el que aparece el grupo simulando que toca sus instrumentos en una piscina. No hay duda al respecto, es un promocional.
Si el de Playboy era entrañablemente gracioso, este ni te cuento; Jon Lord simulando que toca el teclado sobre una mesa, Simper con una mini carretilla haciendo como si recogiera arena ¿?, Blackmore con una Telecaster desenchufada haciendo play back, Paice tocando con unos palos en otra mesa y Rod Evans con un minúsculo bañador de peli porno cutre realizando una “actuación” que te deja de todo menos indiferente. Unos jovencísimos Deep Purple demostrando que sabían reírse; una joya. Buenos tiempos aquellos

                                               Deep Purple: "Hush".


“Black night”. Estudios De Lane Lea, posteriormente llamados Estudios Kingsway, propiedad de Ian Gillan. Londres. Fecha: 6.70
Esta actuación grabada en vídeo en los estudios que acabarían siendo propiedad del mismísimo Gillan años más tarde es uno de los primeros clips promocionales que grabó la formación dorada de Deep Purple, el conocido como Mark II. Un promo que muestra el potencial de lo que sería una de las agrupaciones de músicos que acabarían haciendo historia. No está muy claro el objetivo de esta grabación, por aquel entonces la promoción visual no funcionaba como la entendemos hoy en día, lo que está claro es que esto es lo que posteriormente se conocería como vídeo clip musical.

                                                Deep Purple: "Black night".


“Strange kind of woman”. Año 1971.
Aparecido en un documental sobre la historia de Deep Purple. No se publicó en el momento de edición del famoso single del grupo, aunque parece claro que la producción y montaje pertenece a esos primeros años setenta. El vídeo clip es de lo más hortera que te puedas echar a la clara, una mujer enfundada en un mono y casco conduciendo una moto de aquí para allá mientras se superponen fotos del grupo. Seguramente sea un montaje realizado o rescatado para el susodicho documental, de cualquier modo es de visionado imprescindible para cualquier fan del grupo.

                                                Deep Purple: "Strange kind of woman".


“Smoke on the water”. Vídeo publicado en el año 2014. Pertenece al single publicado en 1972.
Cuarenta y dos años han tenido que pasar para que el tema más conocido de la Historia del Rock (y de la música si me apuras) tenga su propio vídeo clip. Nuevo montaje para otro de los documentales del grupo en el que se recogen imágenes y grabaciones visuales de los años setenta. Hay una cierta polémica porque parece que los vídeos montados no pertenecen a las sesiones de grabación del disco “Machine Head”, en el que se encuentra la versión original del clásico, aunque parece que la camiseta que luce Ian Paice era la que usó durante esas sesiones de grabación. La polémica está servida.

                                                Deep Purple: "Smoke on the water".


“Perfect strangers”. Año 1985.
Aquí hablamos de palabras mayores. El famoso come back de la formación clásica a finales de 1984. Vídeo rodado durante las sesiones de grabación del disco de retorno del mismo nombre. Tiene una estética más de documental que de vídeo clip en sí mismo pero está lleno de detalles impagables: el grupo sonriendo mientras ensaya – Ritchie incluido -, o el momento en el que Blackmore saluda al resto de los músicos de la banda hasta que, cuando llega a Gillan, hace un ademán de no saludarle que responde el cantante con idéntico gesto; típica ironía de estos encantadores británicos.

                                                Deep Purple: "Perfect strangers".


“Knockin’ at your back door”. Año 1985.
Este pedazo de tema fue otro single del espléndido álbum de retorno “Perfect Strangers”, un vídeo clip promocional en toda regla; de hecho, con este disco llegaron a sacar hasta cuatro vídeo clips. Estaba claro que Purple volvieron con toda la pólvora en sus recámaras.

                                                Deep Purple: "Knocking at your back door".


“Nobody’s home”. Grabado en Providence. Año 1985.
Clip promocional que recoge la grabación de la canción mientras la interpretan en un concierto en directo. Como curiosidad diremos que el audio no corresponde al disco de estudio, cosa habitual en estos clips promocionales, sino que está sacado de la propia actuación. Un grupo seguro de su directo, desde luego.

                                                Deep Purple: "Nobody's home".


“Under the gun”. Año 1985.
El último video clip que se editó y que corresponde a un montaje de tomas de otros vídeos. Como curiosidad y para completistas.

                                                Deep Purple: "Under the gun".


“Call of the wild”. Año 1987.
Primer single promocional del siguiente disco, titulado “The House Of Blue Light”. Este vídeo es todo un punto, recuerdo que en su día no gustó mucho porque casi no salían los músicos y eso era como un sacrilegio para sus sufridos fans. La temática del clip consistía en que el supuesto productor del vídeo llamaba uno por uno a los miembros del grupo para ofrecerles realizar el clip y todos respondían negativamente. El sufrido productor se veía obligado a probar a otros artistas para conseguir rellenar el susodicho vídeo clip, pasando por los estudios personajes de lo más variopinto, excéntrico y ridículo. Especialmente cachondo es el momento en el que llaman a Blackmore, nuestro hombre está sentado en un sofá calentando dedos con su guitarra y su secretaria particular contesta al teléfono la llamada del sufrido productor. Un Blackmore que pasa completamente del tema vídeo ni siquiera contesta a su secretaria frente al requerimiento para rodar el clip, simplemente levanta la mirada y, sin pronunciar palabra alguna, continúa calentando como si tal cosa. Único Ritchie.

                                                Deep Purple: "Call of the wild".


“Bad attitude”. Año 1987.
El otro clip promocional que salió con el disco de la casa de la luz azul. Recoge al grupo en estudio con un pensativo Ian Gillan como hilo conductor de la grabación.

                                                Deep Purple: "Bad attitude".


“Hush”. Versión estudio 88’. Año 1988.
Tremenda revisión en estudio del primer éxito de Deep Purple allá por el año 1968. Grabada de nuevo en el año 1988, como single para el doble en directo "Nobody's Perfect", cuando el grupo estaba prácticamente roto y tenían en mente darle la patada a Gillan. Blackmore comentó en su día que grabaron la versión de estudio en una sola toma. Deep Purple en todo su poder.

                                                Deep Purple: "Hush".


“King of dreams”. Año 1991.
Expulsaron a Ian Gillan y, de repente, a todo el mundo le pareció bien hacer fotos y vídeos promocionales, ¿qué te parece? Este fue el primer single del único disco que el grupo publicó con Joe Lynn Turner como cantante, un pedazo de álbum que rechazó el público de Purple por tener a Turner en sus filas y ¡por parecerse a Rainbow! Ver para creer. La sombra de Gillan siempre fue muy alargada.

                                                Deep Purple: "King of dreams".


“Love conquers all”. Año 1991.
Exquisita canción, uno de los temas más bellos y delicados que hayan salido jamás de la mente de Blackmore. Mereció mejor suerte, pero pagó el precio de encontrarse en el disco maldito del grupo. Perfecta comunión artística entre la canción y el vídeo. De largo el mejor clip promocional que ha hecho Deep Purple.

                                               Deep Purple: "Love conquers all".


“Sometimes I feel like screaming”. Año 1995.
Unos nuevos Purple que consiguieron deshacerse de las cadenas del Hombre de Negro. Presentación del nuevo guitarrista Steve Morse y canción de gran calidad. Una nueva etapa se abría ante nuestros ojos, llegaba la estabilidad y el talento de Morse mientras Blackmore se llevaba el misterio, la incertidumbre y la pasión hasta el arco iris.

                                                Deep Purple: "Sometimes I feel like screaming".


“Haunted”. Año 2003.
Single de Adelanto del disco “Bananas”, tal vez el mejor de la era Morse. Mientras preparaban el álbum se filtró que Deep Purple estaban buscando componer un single que se pudiera pinchar en las emisoras de radio. El resultado fue esta bonita canción que adorna uno de los discos más completos e inspirados del grupo en ausencia de Ritchie Blackmore.

                                                Deep Purple: "Haunted".


“Vincent Price”. Año 2013.
Último vídeo del último single del último disco hasta la fecha del grupo, el sobrio “Now What?!”. Curiosamente no fue el primer single publicado para promocionar el cd, aunque debemos reconocer que es una gran canción. Está dedicado al gran icono del entretenimiento americano, el tristemente fallecido Vincent Price. El vídeo está ambientado en las pelis de miedo de serie b que hicieron famoso al entrañable actor. Último vídeo clip realizado hasta la fecha por nuestro querido grupo.

                                               Deep Purple: "Vincent Price".


miércoles, 10 de junio de 2015

Mike Oldfield: “Moonlight shadow”. La canción que le gusta a todo el mundo.




Mike Oldfield es uno de los músicos más reconocidos, reputados y famosos de nuestro planeta musical, eso es innegable. El creador del mega éxito “Tubular Bells” ha conseguido aunar dos terrenos tan resbaladizos como pueden ser el reconocimiento artístico y el éxito comercial. Te puede gustar mucho, poco a nada su música, pero ese mérito hay que otorgárselo sin ningún género de dudas.


Nuestro hombre es un multi instrumentista en toda regla, aunque su primer instrumento fue la guitarra, es conocido por tocar el bajo, piano, teclados, sintetizadores, percusiones, acordeón, armónica, xilófono, flauta, vientos… y así hasta los treinta instrumentos que usó para grabar discos como “Amarok”, casi . Conviene comentar que Oldfield no se suele definir como multi instrumentista, sino como un músico con cierta habilidad para tocar distintos instrumentos de una manera básica; le gusta reconocerse principalmente como guitarrista y compositor.


Desde muy joven nuestro protagonista se sintió atraído por las complejas composiciones musicales clásicas y los largos desarrollos instrumentales. Tras unos pequeños escarceos dentro del mundo del Rock, se decidió a componer la sinfonía musical por la que se ha hecho famoso en el mundo entero: “Tubular bells”. La obra se publicó en el año 1973, después de recibir el rechazo de muchas compañías discográficas, que no la consideraban comercial; conviene tener en cuenta que nos encontrábamos en plena fiebre de la música disco y una pieza de cincuenta minutos no entraba dentro del canon de música pegadiza y bailable, sin embargo el tesón de nuestro hombre pudo con todos y demostró al mundo entero que no se equivocaba. En aquellos años los grandes grupos de Rock facturaban largos temas con ampulosos desarrollos instrumentales y, seguramente, más de uno se fijó en la música que el bueno de Oldfield presentaba al mundo. Puede que en ese momento Ritchie Blackmore, el díscolo y rebelde guitarra de Deep Purple, le prestara atención. Cuestión aparte es la de los músicos que colaboran en sus discos. Nuestro querido Mike ha sabido rodearse de músicos de primera categoría  a la hora de grabar y producir su música; me viene ahora a la cabeza el gran disco “Islands”, en el que contó con gente del calibre de Simon Phillips, Bonnie Tyler, Geoff Downes o Micky Moody entre otros. Con tranquilidad, sin despeinarse.


Pero, además de las campanas tubulares y sus doscientas mil reediciones, este artista será recordado por la delicada canción “Moonlight shadow”. El tema que nos ocupa lo grabó para el disco “Crises” en 1983. En realidad el tema título era el central del álbum, una pieza de veinte minutos de duración que constituía en epicentro del disco, pero nuestro compositor preferido tuvo tiempo de sobra para “rellenar” su álbum con otras cinco canciones más, a cuál mejor. Le acompañaron en la grabación el excepcional batería Simon Phillips y el bajista Phil Spalding que, como curiosidad, también trabajó con el guitarrista Bernie Torme - es que esto de las conexiones entre músicos de las distintas sagas resulta apasionante, habrá que retomarlas dentro de estas páginas en el futuro -. A la voz de esta canción se encuentra Maggie Reilly, realizando una interpretación de muy bella factura que realza el resultado final del tema. La canción resultó todo un éxito en las listas de medio mundo y permanece hasta el día de hoy como el mayor éxito comercial de nuestro reputado músico, cosa normal por otro lado.


Muchos otros músicos pusieron sus ojos y orejas en este tema de Oldfield. Sin tener nada lo tiene todo, es extremadamente comercial pero sin caer en ningún momento en el empalagamiento habitual de este tipo de canciones, tiene unas guitarras rítmicas muy bien tratadas, unas voces y unos coros inspiradísimos, unos arreglos terriblemente efectivos… y un solo de guitarra muy bonito, por supuesto; controlando la intensidad y añadiendo esa subida en el momento idóneo. Todo en su sitio.
Ni que decir tiene que infinidad de compositores la tomaron como referencia para sus creaciones. Aquí nos volvemos a encontrar con el entrañable Ritchie Blackmore, perfectamente me atrevo a afirmar que su proyecto de música medieval Blackmore’s Night está muy inspirado en esta canción. Entre las composiciones acústicas de Jethro Tull, este tema y algunas de las melodías más ñoñas de la tradición medieval se puede conformar perfectamente el crisol de influencias que, introducidas en la particular coctelera de nuestro indómito guitar hero, dan forma al particular universo musical con el que nuestro trovador favorito y su esposa nos llevan seduciendo e irritando durante estos últimos veinte años a partes iguales.

                                                Mike Oldfield. Del vídeo "Moonlight shadow".

                                               Maggie Reilly. Del vídeo "Moonlight shadow".

                                                            Blackmore's Night.

Lo que más me llama la atención de la canción de Mike Oldfield es que le gusta a todo el mundo, no importa que seas un amante del Blues, un rockero clásico, un defensor del lamentable Brit Pop que nos fustiga los oídos día tras día ante la complacencia de los medios, un Heavy furibundo, un seguidor de Música Clásica, un purista del Jazz, un erudito del Soul, un incomprensible seguidor de la música de cantautor o incluso un amante del Rock Progresivo, no importa… siempre te gustará o respetarás  “Moonlight shadow” de Mike Oldfield. Eso tiene su mérito.

                                             Mike Oldfield: "Moonlight shadow". Vídeo oficial.