Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

martes, 23 de febrero de 2016

Last In Line: “Heavy Crown”. A vueltas con Vivian Campbell y Ronnie James Dio.



En estos días se pone a la venta el primer disco de la banda/proyecto Last In Line, con el apropiado título de “Heavy Crown”. Bajo el nombre de Last In Line se esconden los anteriores miembros del grupo de Dio, Vivian Campbell a la guitarra, Vinnie Appice a la batería y el tristemente fallecido Jimmy Bain al bajo; a la voz han contratado al estupendo cantante Andrew Freeman. El disco está compuesto por una docena de temas originales que el grupo compuso durante el pasado año y pasa por ser la obra musical póstuma del bajista Jimmy Bain, de hecho nuestro entrañable camarada falleció días antes de que el disco saliera a la venta.


El cd tiene momentos de intensa calidad y, en líneas generales, resulta un buen trabajo. Destaca especialmente la voz de Freeman, un tipo con un interesante registro que hará las delicias de cualquier aficionado al Rock duro. El resto de componentes se conocen bien, puesto que tocaron juntos en la época de los tres primeros discos de Dio y recorrieron el mundo en las tres giras mundiales de presentación de cada uno de esos trabajos discográficos. En esta reunión originariamente era también de la partida Claude Schnell, teclista de esa etapa dorada del grupo de Ronnie Dio y uno de los músicos más infravalorados de la historia del Rock, desgraciadamente durante el proceso de composición de este disco que ahora presentan decidieron que era mejor prescindir de sus servicios, aunque Campbell remarca que la decisión fue amistosa y que la relación entre ellos sigue siendo buena.

                             Vinnie Appice, Jimmy Bain, Vivian Campbell, Claude Schnell, Andy Freeman.

Hasta aquí todo correcto, o casi. Nos encontramos ante otra de las miles de bandas tributo que, por suerte o por desgracia, pululan cada día dentro del panorama musical. Last In Line cuenta con la peculiaridad de que sus miembros fueron componentes también de la formación original en su día. Sin embargo, el asunto se torna bastante más espinoso si tenemos en cuenta todos los antecedentes que envuelven a los músicos participantes de este tributo, en especial si nos centramos en Vivian Campbell, ideólogo y principal impulsor de este proyecto. Desgraciadamente Vivian se encuentra desde hace unos años luchando contra el cáncer de linfoma de Hodgkin, del que esperamos su total y completa recuperación.

                                                             Vivian Campbell.

Resulta curioso que un músico como Vivian Campbell, que abandonó el grupo de Dio en el año 1986 de manera abrupta y traumática, se haya pasado casi treinta años desacreditando esos tres discos de Dio en los que participó, tachándolos de mala música. Igualmente ha hablado públicamente muy mal de Ronnie James Dio, su mentor y descubridor cuando no era más que otro guitarrista desconocido que intentaba hacerse un hueco en el mundo de la música. Campbell ha renegado de estos discos una y mil veces, aprovechando cualquier ocasión para desmerecerlos en público y dejar claro que no le interesaban nada esas canciones. De pronto, apenas pasado poco más de un año de la desgraciada muerte de Dio, se descuelga anunciando este grupo tributo de esos tres discos de Dio. Ahora parece que esa música sí le gusta y que, por diversión –siempre y solo por diversión-, se lo propuso a Bain y a Appice para lanzarse a hacerlo. Curioso, muy curioso; imposible sustraerse a escribir sobre ello.

                                                        Vivian Campbell y Jimmy Bain.

Desgraciadamente los ojos de Jimmy Bain no han podido ver este nuevo disco en la calle, que iba a suponer su vuelta a los ruedos discográficos después de unos cuantos años y varias intentonas fallidas. Parece ser que Jimmy estaba muy ilusionado con este cd y se había puesto las pilas para su publicación y consiguiente gira de presentación. El caprichoso destino quiso que Bain falleciera en el camarote de un barco el pasado 23 de Enero. El grupo participaba durante esos días en un crucero musical organizado por Def Leppard, grupo en el que Vivian Campbell se encuentra contratado actualmente como guitarrista. Según cuenta Campbell, parece que Jimmy Bain no se encontraba bien durante los días previos. En un principio se le diagnosticó neumonía, ayudándole el propio Campbell a financiar el tratamiento –como bien se ha encargado de remarcar públicamente el propio Vivian, en otro detalle más de escasa elegancia por su parte-; sin embargo, Jimmy seguía encontrándose mal y con un aspecto físico desmejorado. Sus compañeros de grupo comentaron que se fatigaba mucho en los ensayos, incluso presentaba un color de piel amarillento. Realizaron un concierto de calentamiento en un casino de Miami un día antes de embarcar, siendo ese el último momento en el que le vieron con vida. Durante el crucero no le vieron por ningún lado y, tras buscarle, apareció sin vida en su camarote. La causa oficial de su muerte fue un cáncer de pulmón. Parece ser que ni el propio Bain sabía que lo padecía. Un triste final para un músico entrañable que tuvo el honor de compartir escenarios y grupos con gente del calibre de Ritchie Blackmore, Phil Lynnot o el propio Ronnie Dio entre otros. Un entrañable bebedor que había conseguido mantener a raya a sus demonios en los últimos años. D.E.P.

                                                                 Jimmy Bain. D.E.P.

Pero volvamos al affair Last In Line. Para entender bien esta historia y la imposible posición del abnegado Vivian Campbell conviene ponernos en antecedentes. El asunto viene de lejos, concretamente de principios de los ochenta, cuando Ronnie Dio se fue de Black Sabbath a finales de 1982 y decidió montar su propio grupo. Con la ayuda del batería Vinnie Appice, que también dejó a Sabbath y se fue con Ronnie, decidió montar un nuevo y ambicioso grupo en el que mezclar todos los ingredientes musicales que tan bien había explotado durante su estancia en Rainbow y Black Sabbath. Llamaron a Jimmy Bain, con el que coincidió durante su estancia en Rainbow, y se lanzaron a la búsqueda de un guitarrista adecuado para el nuevo proyecto. El elegido fue Vivian Campbell, un jovencito que venía de tocar con el modesto grupo Sweet Savage. Los cuatro se encerraron en los locales de ensayo John Henry, al norte de Londres, y se sacaron de la manga el espléndido disco titulado “Holy Diver”, primer disco del grupo Dio y referencia básica para cualquier seguidor de Rock duro. El proceso creativo resultó ser muy rápido y orgánico, Campbell, Appice y Bain se dedicaban a improvisar jams bajo la supervisión de Ronnie, que cuando escuchaba algo interesante le añadía una melodía. Este sistema de trabajo lo volvió a recuperar  Ronnie Dio en posteriores discos de su grupo. De ahí al éxito, las ventas y las giras mundiales; el reconocimiento que había obtenido Dio con Rainbow y Sabbath en el pasado le sirvió de catapulta, a lo que se unió una propuesta musical que en esos momentos estaba de plena actualidad presentando un Rock clásico con elementos contemporáneos y que funcionó perfectamente. Entre los años 1983 y 1985 nos ofrecieron tres obras discográficas de gran calidad, que asentaron las bases y rasgos básicos del sonido de Dio. “Holy Diver”, “The Last In Line” y “Sacred Heart” representan una referencia obligada para todo aquel interesado en la música que ofreció el grupo de nuestro añorado Ronnie. Incluso los dos primeros discos han alcanzado la categoría de clásicos, con infinidad de músicos citándolos como referencias e influencias en su música.


Todo parecía marchar viento en popa, pero algo olía a podrido en Dinamarca. Al poco de publicar “Sacred Heart” comenzaron los rumores de tensiones en el seno de la banda, parece ser que la relación entre Ronnie Dio y Vivian Campbell no era todo lo fluida que cabía esperar. Comenzó la gira pero las tensiones siguieron en aumento. Parece ser que se acusaba a Vivian de no estar al cien por cien involucrado en el grupo, lo cierto es que si visionamos algunos de los directos de esos momentos podemos comprobar que Campbell se encuentra como desubicado o ausente, incluso su propio lenguaje escénico y corporal lo delata. Vivian no llegó a terminar esa gira de presentación, siendo sustituido por Vivian Craig Goldy para finalizar el último tramo de conciertos. Esta situación se plasmó en el fantástico mini Lp en directo “Intermission”, grabado con las tomas de Vivian Campbell más el añadido de la guitarra de Goldy en un tema extra de estudio. Una lástima de mini disco que muestra al grupo y a su vocalista a un nivel sobrenatural pero que se queda corto por el escaso minutaje. Lo ideal hubiera sido sacar un lujoso doble en directo que documentara perfectamente el espeluznante show que el grupo presentaba en los conciertos. Supongo que fue otra genialidad de los gerifaltes de la compañía de discos.

                           Dio: Vivian Campbell, Vinnie Appice, Ronnie Dio, Claude Schnell y Jimmy Bain.

Vivian Campbell marchó a Whitesnake, que estaba de plena actualidad por la publicación de su exitoso superventas “1987”, el disco que más ha vendido de toda la saga Purple en la historia. La ruptura fue traumática, nuestro querido Vivian se despachó a gusto en las entrevistas soltando pestes, sapos y culebras sobre los discos de Dio, su música y sobre el propio Ronnie. Dijo cosas como que la música de esos discos no le gustaba en absoluto, que se veía obligado a participar en ella pero que era un estilo que ni le atraía ni le gustaba; y en lo que respecta a Ronnie James Dio le tachó de dictador, de impedirle opinar sobre el concepto musical del grupo y otras lindezas de similar calibre. Por su parte el propio Ronnie mostró bastante más elegancia, sin entrar directamente al trapo y deseándole mucha suerte en su nueva etapa en Whitesnake. Lo más cachondo del asunto es que Campbell puso a parir la música de Dio para meterse acto seguido… en Whitesnake; conviene recordar que, aunque el grupo de David Coverdale siempre ha tenido esa fuerte esencia Blues, en aquella época Whitesnake había sacado un disco de Hard Rock que mantenía bastantes similitudes con la música que había venido practicando Dio en su grupo. Es completamente lícito que cada persona busque su propio camino, pero no lo es tanto que los motivos para variar la dirección sean de tan dudosa enjundia. La herida quedaba definitivamente abierta.

                                                           Whitesnake: "1987".

Curiosamente Vivian Campbell duró poco en Whitesnake. Tras esa gira abandonó el barco y, tras colaborar fugazmente con Lou Gramm y con Riverdogs, acabó recalando en Def Leppard. Entró en Leppard para sustituir al tristemente fallecido guitarrista Steve Clark y continúa con ellos hasta el día de hoy. Pasaron los años pero el bueno de Vivian siguió renegando y emponzoñando su etapa en Dio siempre que le pareció oportuno. Resulta curioso que se quejara tanto del estilo musical y la escala de jerarquía en el grupo de Ronnie Dio para acabar terminando contratado en un grupo que realiza en esencia una música de palo similar y en el que acata a rajatabla y sin rechistar las órdenes de Joe Elliott y Phil Collen. Publicó hace unos años un disco en solitario de Blues, unas colaboraciones en algún tributo y poco más. Parece ser que el bueno de Vivian se siente realizado en su condición de asalariado en Def Leppard. Curioso.

                                                                 Def Leppard.

No vamos a poner en duda la calidad musical de Vivian Campbell, que la tiene y bastante; no obstante, debo reconocer que, pese a ser un muy buen guitarrista y haber puesto su sonido y técnica en los discos más famosos de Dio, me sigue pareciendo el guitarrista más limitado que ha militado en el grupo de Ronnie. Pero esto es marginal.
Es muy llamativo que Campbell haya seguido cargando contra Dio durante todos estos años. Conviene tener presente que este tipo llegó a decir que odiaba todos y cada uno de los discos que había tocado con Dio y llegó a definir al propio Ronnie Dio en el año 2003 como la persona más miserable de la industria discográfica. Palabras textuales de nuestro querido angelito llenas de odio e inquina y expresadas diecisiete años después de su salida del grupo. Tela.


También es cierto que Ronnie James Dio cargó lleno de ira contra Vivian Campbell. En unas desafortunadas declaraciones le insultó y le deseó la muerte a nuestro amigable guitarrista. Esto lo grabó un fan sin el consentimiento del propio Ronnie. Conviene aclarar que de ninguna manera se trata de la misma situación. Lo de Dio fue un comentario individual que le hizo a un fan tras la salida del concierto que ofreció el grupo Heaven & Hell en el mítico Radio City Music Hall de Nueva York el 30 de Marzo de 2007 y que supuso la grabación del impresionante directo que editaron poco después, el fan le esperó a la salida del recinto y le abordó mientras le pedía un autógrafo. Ronnie siempre se caracterizó por el exquisito trato que ofreció a sus seguidores, le gustaba salir a firmar autógrafos y a charlar con los que le esperaban tras los conciertos… incluso recordaba el nombre de muchos de sus fans. Nuestro encantador seguidor le sacó el tema de Vivian y Ronnie hizo un comentario casual sin saber que le estaban grabando. Hay que recordar que Campbell llevaba años hablando mal públicamente de Dio en entrevistas y reportajes, por lo que se puede entender hasta cierto punto el sentimiento de animadversión que Ronnie podía sentir hacia su antiguo guitarrista. Estoy seguro de que los comentarios despectivos hacia su persona y, sobre todo, hacia la música del grupo le debieron herir en lo más profundo de su alma; Ronnie luchó mucho y se la jugó montando su grupo en solitario desde cero, apostó particularmente por Vivian y le cobijó como su protegido, es normal que se sintiera traicionado por la actitud y los comentarios del guitarrista. En el contexto de esa improvisada conversación se puede observar que se trata más de un comentario en caliente que de un comunicado público y oficial, basicamente le llama hijo de puta y que se muera, comentario más propio de un cruce de palabras casual, acalorado y del momento; para nada habría que interpretarlo literalmente, lo que tampoco le exime de haberlo verbalizado. Por supuesto el hecho de grabarlo y lanzarlo a la red sobredimensionó del todo el asunto. Lo de Vivian Campbell es distinto, nuestro hombre no fue cazado en una charla de bar, Campbell realizó declaraciones públicas bien pensadas y reafirmadas siempre que tuvo ocasión desacreditando a Ronnie Dio y llegando a la falta de respeto incluso; de hecho, fue Vivian Campbell el que lanzó estos comentarios y opiniones durante años sin que Ronnie Dio entrase al trapo. Por lo tanto, a cada cual lo suyo.  Lo interesante del asunto es que Ronnie Dio reveló en aquel desgraciado encuentro con el fan de la grabadora que le dio a Vivian Campbell dos oportunidades y que nos las aprovechó. Hubiera sido muy interesante conocer a qué se refería con esas oportunidades, ¿nuevas opciones de volver al grupo posteriormente a su salida? Los interrogantes siguen abiertos.


Recientemente Vivian Campbell ha comentado que, pese a todo, Ronnie tenía un aspecto dulce en su personalidad aunque reconoce que nunca conectaron a nivel personal y que hubiera deseado que esa faceta tan cercana hubiese estado más presente en sus años de estancia en el seno del grupo. Lamenta no haber hablado con Dio para haber hecho las paces, piensa que si se hubieran encontrado por la calle y hubieran charlado un par de minutos seguramente hubieran acabado en un pub tomando una cerveza y arreglando sus diferencias. Resulta altamente llamativo que nuestro encantador querubín nos haya deleitado con su inquina hacia Ronnie desde 1986 y que justo hace unas semanas sienta no haber hecho las paces con él antes. Amigo, has tenido casi veinticinco años hasta la muerte de Ronnie Dio en Mayo de 2010 para acercarte a tomar esa cerveza con él. En fin. Ni siquiera Vivian tuvo la elegancia de acordarse de Dio cuando falleció tristemente hace ya casi seis años. Nuestro sentido guitarrista comentó recientemente que en esa época perdió a sus progenitores y que estaba muy metido en esa propia situación personal. Completamente comprensible, ni siquiera alcanzo a imaginar lo duro que debe ser perder a tus padres. Sin embargo, precisamente la cercanía de ese dolor puede hacer todavía más próximo el sentimiento hacia la desgracia que pueda acaecer a cualquier otro ser querido. Pero esto es marginal.


Aunque el encantador guitarrista no ha querido hablar demasiado sobre su estancia en Dio durante todos estos años, cuando lo ha hecho ha sido para lanzar mierda sobre Ronnie; eso es un hecho. No ha querido saber nada de los discos ni de la música que tocó durante ese periodo de su vida y lo ha tirado por tierra en cuanto ha tenido la más mínima oportunidad. Llama la atención que ahora se desmarque con la formación de una especie de grupo tributo. Igual de llamativo resulta el comentario que realizó hace un tiempo el batería Vinnie Appice cuando se montó el también grupo tributo llamado Dio Disciples, formado por los otros componentes de la última formación de Dio y que continúan con el legado del pequeño gran Ronnie. Dio Disciples cuenta con la bendición de Wendy Dio, la viuda separada del cantante, y está formado por algunos de los músicos que acompañaron a Ronnie Dio hasta el final. Participan de este proyecto el batería Simon Wright, el bajista Rudy Sarzo, el teclista Scott Warren o el guitarrista Craig Goldy, todos ellos miembros del grupo Dio y que acompañaron a Ronnie hasta el final de su vida. Para el puesto de vocalista tuvieron la deferencia de buscar a un par de solistas para que pudiesen abarcar los diferentes registros que nuestro cantante preferido poseía, vocalistas como Oni Logan, Toby Jepson, Mark Boals, Ripper Owens o Doro Pesch han compartido escenario para rendir tributo a Ronnie al frente del micro en Dio Disciples. Aunque es cierto que los grupos tributo suscitan multitud de interpretaciones, muchas de ellas de dudosa enjundia, hay que reconocer que este grupo homenaje se ha llevado a cabo con un exquisito respeto hacia la figura de Ronnie James Dio. Anunciaron su andadura al año del fallecimiento del llorado vocalista auspiciados por Wendy Dio, ex mujer y viuda de Ronnie. Wendy es la persona encargada de gestionar todos los asuntos musicales de Dio a través de Niji producciones. También es verdad que habría mucho que comentar sobre el papel y la figura de Wendy Dio. Debemos recordar que, a través de su fundación contra el cáncer “Stand up and Shout Cancer Foundation”,  apenas unos pocos días tras la muerte de Dio puso a la venta camisetas recordando el fallecimiento de su ex marido en un ejercicio de imposible defensa… incluso sacó una oferta para comprar packs de camisetas de regalo al mes de la muerte del propio Ronnie; eso es velar por un fallecido. Habrá que abordar el tema en otro momento, desde luego.

                                                                   Wendy Dio.


A lo que íbamos, Vinnie Appice criticó en su día a la formación de este grupo tributo y ahora resulta que se embarca en otro tributo de enjundia aún más dudosa… si incluso llegó a tocar en algún concierto de Dio Disciples después de haber realizado esas declaraciones en las que cuestionaba la existencia de dicho grupo. Conviene recordar que Vinnie Appice, además de ser un batería excepcional - no en vano Ronnie le denominaba “la máquina de tocar Rock-, también es conocido por no casarse con nadie y poner sus baquetas siempre al servicio del mejor postor. Llegó a dejar tirado a Dio en medio de una gira, de un día para otro, por recibir la invitación de los Black Sabbath de Ozzy para tocar en su gira; el dinero rompe lazos de amistad y camaradería. El amigo Appice abandonó a Ronnie tras el concierto del 22 de Mayo de 1998 en el Maritime Hall de San Francisco, teniendo fechas cerradas desde el día siguiente que fueron suplidas por Simon Wright, y el 3 de Junio del mismo ya ofrecía su primera actuación con los reunidos Sabbath de Ozzy. Imagino que Ronnie se sintió muy dolido con ese feo desplante que le hizo el batería por el que luchó desde sus primeros años con Sabbath.

                                                    Vinnie Appice y Ronnie Dio.

En el lado completamente opuesto tenemos a Craig Goldy, el último guitarrista de Dio y músico al frente de Dio Disciples siempre ha mostrado su respeto y admiración por la figura de Ronnie James Dio, recordándole como su mentor y agradeciéndole la oportunidad que le dio en el mundo del Rock. Vivian Campbell debería tomar nota de este tipo de comportamientos. Muchas de las grandes figuras del mundo del arte siempre han mostrado sus respetos y agradecimientos hacia aquellos que les dieron la oportunidad de darse a conocer. El propio Ronnie Dio siempre mostró su respeto y agradecimiento hacia Ritchie Blackmore por haberle dado la oportunidad de su vida al frente de Rainbow y, que nadie lo dude, mira que Blackmore le ha tratado mal en la prensa. Recuerdo que llegó a expulsarle para luego readmitirle y en la última gira con el grupo del Arco Iris le prohibió a Wendy Dio viajar con el grupo, desplantes típicos de Ritchie y que Ronnie aguantó con dignidad. Una vez fuera del grupo siempre que se ha referido a la figura de Ritchie lo ha hecho desde el ángulo del agradecimiento hacia el que le dio la oportunidad, aunque seguro que a nivel personal tendría mucho que recriminarle. Otros grandes músicos han demostrado ese respeto hacia sus mentores, gente de la saga Purple como Joe Lynn Turner, David Coverdale o Graham Bonnet entre otros han sabido mostrar esa caballerosidad y elegancia cuando han realizado declaraciones en la prensa. Desgraciadamente nuestro amigo Vivian Campbell no ha actuado igual. Él sabe mejor que nadie que Ronnie James Dio le dio la oportunidad de su vida para darse a conocer en el mundo de la música, pero jamás ha sido capaz de reconocérselo. Este tipo, en lugar de mostrar un mínimo respeto hacia el que le descubrió y le puso en el mapa, se ha dedicado a desacreditar a Dio lloriqueando en cuanto ha tenido la ocasión. Además de las faltas de respeto hacia la música y la persona de Dio, hace poco desveló que todo el problema vino porque parece ser que Ronnie Dio les dijo cuando montó el grupo que a partir del tercer disco el reparto económico sería distinto; vamos, que todo viene por la pasta. Campbell acusa a Dio de no cumplir su supuesta palabra, de echarle de la banda y a Wendy de contemplar al grupo de Ronnie como un proyecto del vocalista con músicos acompañantes; en fin, supongo que el grupo se llama Dio por algo. Conviene no confundir camaradería dentro de un grupo con las distintas jerarquías que el que te contrata piensa mantener. Me gustaría saber si en Def Leppard también le ha dicho a Joe Elliott o a Phil Collen que todos deben tener el mismo rango a todos los niveles. El amigo Vivian parce ser que perdió los papeles porque no le subieron el sueldo. Wendy Dio contestó explicando que Ronnie no había echado a nadie, que a Vivian lo expulsó ella porque quería que le pagaran más dinero. Para Vivian poco importa que el grupo y el prestigio lo pusiese Ronnie, ni que el vocalista fuese el que se preocupase de gestionar toda la infraestructura que conlleva mantener a un grupo. Según su punto de vista tenía que ganar lo mismo que Ronnie y Wendy simplemente no se lo permitió. El carácter pesetero de este angelito se ha podido comprobar durante el resto de su carrera. Puedo entender, aunque no comparta, que cada uno aspire a ganar la mayor cantidad de dinero posible en la vida, pero que no pretendan luego dar lecciones de dignidad y moralidad a nadie. Hubiese sido interesante comprobar hasta dónde habría llegado la carrera de Vivian Campbell sin haber estado con Dio.

                              Vivian Campbell.                                                     Craig Goldy.

Tras pasarse veinticinco años renegando de Dio y de su música, un buen día nuestro hombre sintió que sus sentimientos cambiaban. A principios de 2012 se subió a un escenario a interpretar “Rainbow in the dark” y decidió que le gustaba de nuevo esa música. Apenas habían pasado un par de años desde el fallecimiento de Ronnie Dio y Vivian Campbell empezó a mover hilos para juntar a la formación clásica de sus tres primeros discos. Vinnie Appice y Jimmy Bain aceptaron encantados. También se contactó con el teclista Claude Schnell, que entró en Dio en la época de “The Last In Line”, y, junto al excepcional cantante Andrew Freeman, se lanzaron a realizar unas cuantas actuaciones en directo. El repertorio estaba formado en su totalidad por canciones de los tres primeros discos de Dio, esos que Vivian odió durante veinticinco años y que de pronto volvieron a  gustarle. Pese a que Schnell fue de la partida en un principio, pronto prescindieron de él. El infravalorado teclista, del que tuvimos que aguantar que algún que otro iluminado juntaletras patrio le denominara “dedos de palo” en otro alarde más de ignorancia y estupidez a partes iguales, dejó de ser importante para la banda tributo de Campbell y le dieron puerta, de buen rollo según comenta el propio Vivian; claro. Una lástima, porque Claude es un gran músico y hubiera aportado un halo de luz en esta reunión tan farisaica.


                                                       Claude Schnell. Philadelphia 86.

Los conciertos se siguieron, demostrando el buen hacer de estos músicos sobre el escenario. A cada cual lo suyo. Esta pequeña gira tuvo unas cuantas anécdotas, algunas impagables. Una de las más cachondas fue la que se produjo en su primer concierto, realizado en la sala Slidebar de Fullerton, en California. El hermano del cantante se descolgó con unas declaraciones hilarantes en las que comentaba que el fantasma de Ronnie Dio se había aparecido sobre el escenario, que él había podido verlo. No pongo en duda que el espíritu de Ronnie James Dio nos acompañe y vele por nosotros, pero uno de los últimos lugares al que iría a buscarlo es a un concierto de Last In Line, desde luego.
Finalmente Vivian Campbell anunció hace unos meses que querían grabar un disco con canciones nuevas y fruto de esa inquietud aparece estos días el cd titulado “Heavy Crown”. Según Campbell el disco se compuso como en los primeros días de Dio, con todos en el local haciendo jams y hermanándose hasta sacar algo de enjundia. Sin embargo, bajo este ambiguo título Vivian no ha tardado en aclarar que la música no se parece mucho a lo que hicieron en los días de Dio, que puede tener similitudes pero al cincuenta por ciento. Vaya. Reniego del grupo de Dio, tras su muerte resulta que me vuelve a gustar, le monto un tributo y, finalmente, grabo un disco con temas nuevos que solo se parecen en la mitad a la música del grupo que homenajeo; que alguien me lo explique. Hipocresía que raya en el cinismo.


El último capítulo viene con la triste muerte de Jimmy Bain a los pocos días de plantear el lanzamiento del disco y los conciertos de presentación. Un afligido Vivian comentó en un primer momento que suspendían todas las presentaciones en vivo puesto que suponía buscarle un sustituto a Jimmy y era algo delicado que no querían abordar. Después comentó que solo deberían hacer un par de actuaciones en festivales que ya tenían cerradas con anterioridad. Y hace tan solo unos pocos días comentó que se estaba replanteando el asunto del directo, que sería un bonito homenaje a Bain y todo eso. No me sorprende.

                                                           Vinnie Appice y Jimmy Bain.

Parece ser que el amigo Vivian no siente el más mínimo pudor a la hora de cambiar, no ya de chaqueta sino de ropa interior, en todo este asunto. Me quedo con las declaraciones que realizó Ripper Owens a finales de 2012. El ex cantante de Judas Priest y vocalista de Dio Disciples declaró sentirse sorprendido cuando Vivian Campbell anunció su tributo Last In Line, respondiendo a las críticas que ellos realizaron sobre Dio Disciples cuando anunciaron su creación; viene a preguntarse porqué Vivian no aprovechó todos los años en los que Ronnie Dio estuvo con vida para haber dicho algo agradable sobre él. En lo que a mí respecta tengo muy claro que disfrutaré el disco de Last In Line porque es bueno. Lo que ya no tengo tan claro será el hecho de asistir a algún concierto suyo si tengo la oportunidad, demasiados sentimientos contrapuestos; supongo que si al final se produce este hecho llevaré conmigo una pancarta bien grande en la que se pueda leer: Vivian Campbell = Renegade; bien clarito.

                                              Dio: "Don't talk to strangers". Live Spectrum 84.

 

martes, 16 de febrero de 2016

UFO: “Walk On Water”. Reunión de la formación clásica 1993.




Definitivamente me encuentro sumergido en una fase UFO total. Todos los inviernos suelo recuperar la discografía de esta genuina banda. No existe ningún motivo específico para abordar semejante empresa, simplemente necesito volver a escuchar todos los discos del grupo del ovni… y todas las grabaciones en directo, oficiales o no, de las distintas formaciones que ha albergado en sus seno. En definitiva, que me paso una semanita completa rodeado de Phil Mogg, Michael Schenker, Mick Bolton, Atomic Tommy, el príncipe Kajuku, Lights out, Mystery train, Baby blue, Rock bottom y compañía.

                           Mick Bolton.                                 Phil Mogg.                          Michael Schenker.

                    Paul Chapman.                                   Andy Parker.                              Atomic Tommy McClendon.

La historia de UFO es apasionante, ha tenido casi de todo en sus cerca de cincuenta años de existencia, éxitos y fracasos, tragedias y alegrías, peleas figuradas y literales a puñetazo limpio, idas y venidas de músicos, injusticias y excentricidades, han mordido el polvo y se han vuelto levantar una y mil veces. En definitiva ha sido una historia de sexo, drogas y Rock n’ Roll.


El disco que nos ocupa se puede calificar como de milagro. Representa una de las reuniones más esperadas e improbables del Rock desde que la formación clásica de UFO se separó en 1979. Michael Schenker siempre agradeció a sus compañeros que le dieran la oportunidad cuando era un desconocido jovencito alemán que sorprendía a todos por su manera de tocar la guitarra. Por su parte Phil Mogg y Pete Way, aunque no lo reconozcan abiertamente, saben que Michael Schenker les puso en el mapa. Entre todos fraguaron una música que ha superado el paso del tiempo y que será reconocida por las siguientes generaciones. Lo que parecía claro es que ambas partes habían separados sus caminos para siempre… aunque el término siempre es complejo en el universo del Rock.


Lo que parecía imposible ocurrió a finales del año 1993. Los años ochenta fueron convulsos para UFO, Schenker se fue, Pete Way se fue también poco después y la formación sufrió innumerables cambios sin conseguir en ningún momento la deseada estabilidad; por sus filas llegaron a pasar músicos del calibre de Billy Sheehan entre otros. A mediados de los ochenta, tras varias actuaciones difíciles por parte del grupo –Phil Mogg se llegó a desmayar en mitad de un concierto-, decidieron parar el grupo. Solo unos meses después Mogg lo volvió a intentar con otros músicos, se volvieron a separar y lo volvieron a intentar de la mano del vocalista nuevamente. Incluso se valoró la idea de seguir con otro nombre, el único superviviente de la formación clásica siempre fue Phil Mogg que reclutó al guitarrista Tommy McClendon y grabó unas demos, que se acabaron publicando como un Ep bajo el nombre de “Ain’t Misbehavin”; ni siquiera las volvieron a grabar… eran las propias demos. Toda una serie de despropósitos que no pudieron acabar con el grupo porque bajo el brazo de Phil Mogg siempre había buena música, incluso “Ain’t Misbehavin” es un gran disco con un pobre sonido. Lo cierto es que este periodo de UFO es especialmente interesante.

                                                    "Ain't Misbehavin". Interior disco.

Un par de años después volvió la estabilidad al grupo. Mogg y Way volvieron a juntarse y, con Lawrence Archer y Clive Edwards, pusieron en funcionamiento unos nuevos UFO con esa estabilidad que necesitaban. Publicaron otro pedazo de disco bajo el apropiado título de “High Stakes And Dangerous Men” y se lanzaron a la carretera una vez más. Sin embargo los rumores de contactos con Schenker siguieron apareciendo y, finalmente, se hizo público que la formación clásica del grupo volvía a reunirse para una serie de conciertos. Así, los afortunados fans alemanes fueron testigos de los shows de reunión de UFO con Mogg-Schenker-Way-Raymond-Parker. El repertorio estaba compuesto por temas de la época de “Strangers In The Night” más el añadido de un  par de acústicos instrumentales del último disco instrumental de Schenker titulado “Thank You”.

                      UFO reunión: Pete Way, Paul Raymond, Andy Parker, Michael Schenker y Phil Mogg.

Ahora faltaba plasmar en disco el fruto de esa renovada unión de viejas fuerzas. El trabajo en el nuevo álbum de reunión empezó a finales de Diciembre del año noventa y cuatro. Pararon unos días para celebrar las señaladas fiestas navideñas y continuaron hasta el inicio de la primavera del año siguiente. El disco se grabó en los estudios Rumbo Recorders, dentro de la localidad californiana de Canoga Park; estos estudios constituyen una de las principales referencias en cuanto a estudios de grabación en Norteamérica, muchos artistas han registrado sus respectivas obras entre sus paredes y se puede decir que suelen ser sinónimo de buena calidad en el resultado final de la grabación. Con el prestigioso Ron Nevison a los controles de producción nuestros protagonistas se encerraron para darle forma al disco “Walk On Water”.


El disco superó con creces todas las expectativas en cuanto a su calidad, todas las señas de identidad de los UFO clásicos estaban ahí presentes: las melodías y la elegancia vocal de Phil Mogg, los buenos temas de Rock n Roll con el sello británico del binomio Schenker - Mogg, los personales arreglos en los teclados de Paul Raymond, el toque más directo de Pete Way y, cómo no, la inspirada y fulgurante impronta de la guitarra de Michael Schenker. Claro.
El disco se abre con “Self made men”, toda una declaración de principios con el poderoso riff de guitarra de Schenker presidiendo el tema. Seguimos con “Venus”, una canción con una melodía preciosista dentro de una pieza potente camino de medio tiempo y que de hecho siguen interpretando en sus actuaciones de directo. Sigue el álbum con “Pushed to the limit”, tema directo a piñón fijo de esos que tanto abundan en su dilatada discografía. Otra gran canción es “Darker days”, con ese aire denso y oscuro que se mueve de manera majestuosa envolviéndote mientras la escuchas. “Running on empty” es otra curiosa pieza en la que aparece un solo de guitarra acústica por parte de Michael Schenker, aunque el rubio guitarrista alemán ha abordado durante su carrera musical cualquier instrumento que tuviera cuerdas, se puede decir que esta fue una de las primeras canciones en las que introdujo un solo fundamentalmente acústico, algo que seguiría haciendo en otros discos en el futuro. Supongo que esta inquietud se fraguó a partir del último disco que sacó la MSG con Robin McAuley en 1992, por entonces editaron un Ep enteramente acústico y la gira de presentación también la hicieron Michael y Robin desenchufados y con la única compañía del también guitarra Spencer Sercombe. Seguimos. En este “Walk On Water” también nos encontramos un tema co escrito por Pete Way, se trata de “Knock knock” y lleva esa esencia de Rock n Roll crudo y directo que tanto le gusta al bajista; eso sí, perfectamente grabado por un Ron Nevison que le supo imprimir un sello de calidad al sonido de categoría. El disco presenta, además de ocho canciones nuevas, el añadido de dos nuevas grabaciones de los clásicos temas de UFO llamados “Doctor doctor” y “Lights out”. Poco que añadir de estas nuevas grabaciones, sonido pulcro y cuidado y grandes interpretaciones de los músicos que demostraban el buen estado de forma en el que se encontraban.


Por increíble que parezca, el álbum no encontró una compañía de discos solvente que lo pusiera a la venta y lo promocionara. Definitivamente a mediados de los noventa triunfó la época dorada del Grunge y todo atisbo de Rock clásico parecía producir sarpullidos. Que un disco como “Walk On Water” no pudiera encontrar distribuidora era la prueba definitiva de que nos estábamos volviendo todos locos. Finalmente se puso a la venta solo en Japón con el prestigioso sello Zero, un icono de las tierras niponas, pero sin distribución en el resto del mundo. Parece ser que el mercado asiático seguía siendo fiel a la banda británica. El disco se publicó en Abril de 1995 y tuvo que esperar hasta 1997 para que viese la luz en el resto del mundo. A los que nos gusta UFO nos tocó adquirirlo de importación a un precio astronómico, eran los tiempos en los que no había internet y si querías música debías pagar por ella. Como siempre, el hecho de querer inflar los precios se acabó volviendo contra la propia industria discográfica que, al cambiar el formato al Cd, acabó vendiendo los propios masters de las grabaciones que pocos años después se pudieron volcar en la red para compartir. Un claro ejemplo del refrán: la avaricia rompe el saco.


La edición japonesa del disco, publicada en 1995, contenía el tema extra “Messaje for Japan”. Este corte no era más que una grabación de cada miembro del grupo hablando por separado sobre el proceso de reunión y grabación además de mencionar específicamente al público japonés. Por su parte la edición europea de 1997 omitía este tema-saludo pero incluía otras tres canciones como bonus. Estos temas se habían sacado de los últimos discos de los respectivos miembros en solitario o con otros proyectos. La canción “Fortune town” había aparecido en el primer álbum del proyecto Mogg-Way, que no era más que el nuevo disco de UFO pero que no pudo salir bajo el nombre del grupo por desacuerdos contractuales con Michael Schenker. Otro bonus era el tema “I will be there”, extraído del disco de MSG titulado “Written In The Sand”, otro finísimo trabajo del grupo en solitario de Michael Schenker. El último corte de la edición de 1997 correspondía a la canción “Public enemy # 1”, del disco “Raw Material” de Paul Raymond en solitario. La portada del disco japonés mostraba una especie de foto/dibujo del grupo dentro de lo que parecía ser el pasadizo interior del alcantarillado, se encontraban al borde del agua por lo que el reflejo de sus figuras se difuminaba dentro de unos tonos azules muy logrados que hacía que el diseño global estuviese a la altura de las portadas clásicas del grupo. Desde luego que las alusiones a la situación del grupo aparecían por todos los lados. El título de por sí refleja bastante la inestabilidad en la que siempre se ha movido este grupo y hace un guiño a lo milagroso que fue el hecho de poder volverse a juntar para componer música de nuevo. Además el guiño a las aguas bajas vuelve a poner de relieve el corrosivo sentido del humor inglés, que tanto practican Phil Mogg y compañía. La portada europea era bastante más sobria, con otra foto/dibujo del grupo con Schenker en el medio y bajo unos tonos claros. El hecho de que no se publicara y se promocionara debidamente hizo que el álbum pasase casi de puntillas por las listas de ventas, lo que fue toda una lástima. Se programaron giras europeas, americanas y japonesas con gran éxito de público debido principalmente al poder de convocatoria de la formación clásica del grupo, pero se pudo haber enfocado mucho mejor el asunto promocional del disco.

                                  Edición japonesa.                                      Edición europea.

Y dejamos para el final el comentario de las dos canciones que suponen las joyas del disco. El tema “Stopped by a bullet (Of love)” comienza con un riff impresionante de Schenker que desarrolla una de las canciones más inspiradas que nunca he escuchado del grupo. La letra habla de amor y el tema pasa por ser uno de los más positivos que he escuchado en toda mi vida. Todas las piezas encajan a la perfección en una canción brillante. Y, para colmo, acaba con uno de los solos de Schenker más inspirados del disco, demostrando que es un guitarrista como una catedral.

                                                     UFO: "Stopped by a bullet (Of love).

La joya definitiva responde al nombre de “Dreaming of summer”, hasta el título es perfecto. Me enamoré de esta canción desde el mismo instante en que la escuché por primera vez mientras viajaba al volante de mi vehículo atravesando un valle de verde intenso en una soleada tarde. El tema encierra unas líneas vocales tan bellas y apasionadas que te desarman inmediatamente, con unos sutiles arreglos al piano de primera categoría. El puente tras el segundo estribillo, con unos delicados y exquisitos adornos de guitarra, eleva el conjunto a la categoría de lo sublime. Solo por esta canción merece la pena comprar el disco… y de importación.

                                                          UFO: "Dreaming of summer".