Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

martes, 17 de julio de 2018

REFLEXIONES METÁLICAS.


Una sección de nuestro colaborador “Metálico”.

¿Versiones o adaptaciones?

Hace unas cuantas semanas Pau Lino sugirió que una de mis reflexiones metálicas podría versar sobre cuál es el tipo de criterio más adecuado para hacer una versión, bien que se ajuste lo más posible al original o bien tratar de llevarse a su terreno la canción a versionar.
En principio, las dos modalidades son totalmente lícitas. Sin embargo, creo que el decantarse por uno u otro tipo sería deseable que estuviera en función de la trayectoria del grupo que ejecuta la versión.


Así, podría estar más indicado para grupos más noveles sin un sonido propio muy extendido realizar versiones lo más fieles posibles al original para de esta manera reflejar su capacidad, su virtuosismo, sus gustos musicales etc. Y también, no podemos olvidar, que las versiones de este tipo permiten a una banda que empieza llegar más fácilmente al público.
Por el contrario, si consideramos a un combo con cierta carrera musical, con un sonido diferenciado para la audiencia y que ya no necesita darse a conocer. Puede plantearse como un reto versionar una canción con ciertas dosis de popularidad y hacerla participe de su sonido, llevándosela a su terreno y añadiéndola singularidades que la pueden enriquecer. De igual modo, este tipo de bandas tienen también la oportunidad de adaptar algún que otro tema que sea semidesconocido, hacerlos suyo y convertirlo en más popular.

Metálico.



domingo, 15 de julio de 2018

Canciones y discos para el verano: Ratt: “Can’t wait on love”/”Way cool Jr”. 5


Hablar de Ratt es hablar del verano, pocos grupos de Hard Rock encarnan tan bien todo lo relacionado con el sol, el calor, la playa y el alterne en general como esta desquiciada panda de tipos que llevan a la gresca casi desde que se juntaron a finales de los setenta. Una banda que ha pasado por todos los problemas, tensiones y circunstancias que nos podamos imaginar… y por los más inimaginables posibles.
Triunfaron a mediados de los ochenta de la mano del Hard Rock angelino que tanto se llevaba por Norteamérica durante esos dorados años trufados de cock rockers, fama, excesos y buen Rock n’ Roll. La característica voz de su cantante Stephen Pearcy unida a la excelente guitarra de Warren DeMartini adornaron un ramillete de buenas composiciones a las que dotaron de un sonido propio que les hacía distinguibles del resto de coetáneos. Se separaron a principios de los noventa tras la eclosión del Grunge, pasaron por el triste fallecimiento de su otro guitarrista Robin Crosby por culpa del SIDA, se han peleado, juntado, separado y vuelto a juntar un buen número de veces, con distintos músicos y con numerosas demandas judiciales y abogados contratados por todos ellos. Las disputas legales por el nombre darían por sí solas para un abultado libro; de hecho, tanto el batería Bobby Blotzer como el propio Pearcy ya han publicado sendas biografías con las que nos han proporcionado unas cuantas horas de entretenimiento a algunos de nosotros. Y siguen de plena actualidad en estos momentos con la enésima vuelta de tuerca a la cuestión legal, permitiendo al vocalista Pearcy y al bajista original Juan Croucier reactivar de nuevo al grupo con músicos semidesconocidos. En serio, puede que sea el grupo más disfuncional y retorcido que exista en lo que a estos asuntos se refiere. Hace tiempo tratamos algunos de sus entresijos legales en estas páginas –no tienes más que seleccionar la palabra Ratt dentro de la sección de etiquetas– y no es descartable que volvamos a actualizar su situación, que ha sido bastante movidita en estos últimos años. Aunque lo importante es que, por encima de toda esta montaña de despropósitos, el grupo posee canciones. Eso es un hecho.


Podíamos haber escogido casi cualquier tema de su discografía para referirnos a esta época del año. Nos hemos quedado con un par de botones de muestra, mezclando el material más conocido con el que no ha tenido tanta repercusión; el talento de los grupos de música se suele medir por la calidad de las canciones que no son éxitos. “Way cool Jr” es uno de los temas más conocidos de la discografía de Ratt. Apareció en el disco “Reach For The Sky” y tiene todos los elementos del Sleazy Rock, una canción con ritmo vacilón y letra aún más vacilona. Recomendable también su versión acústica, grabada para uno de los acústico de la cadena MTV, ideal para escuchar mientras te diriges por la noche con el coche hacia el chiringuito de turno para tomar la bebida fresca que más te guste.

                                                       Ratt: "Way cool Jr". Vídeo oficial.
 
La otra canción seleccionada es “Can’t wait on love”. Es menos conocida y pertenece al disco “Detonator”. Este álbum salió poco antes de la explosión Kurt Cobain & Co, lo que arruinó por completo el posible éxito en ventas. Para este disco contaron con la ayuda en la composición y producción del mago Desmond Child. Nuestro encantador Child les ayudó a facturar uno de sus mejores discos, pero pasó un poco de puntillas debido en parte a los factores externos antes comentados. La gira americana fue todo un fiasco y la situación desembocó en la ruptura del grupo poco tiempo después. No importa, es un disco ganador pese a todo y no me imagino el verano sin repasarlo una vez más. Es uno de esos discos que en cuanto lo escuchas te transporta a un determinado lugar espacio/tiempo. La magia de la música.

                                                          Ratt: "Can't wait on love".










                                                      Ratt: "Way cool Jr". MTV Unplugged.
 


domingo, 8 de julio de 2018

Entrevista a Rocío Vázquez, Diva Satánica. (Bloodhunter, Outreach).


“El gutural para mí era más natural. En el gutural hay también muchos tonos y matices, aunque no es tan susceptible de estropearse como en un melódico”.

“La publicidad nos bombardea con imágenes de chicas super delgadas. El problema viene cuando aún no estás formado como persona y eres más susceptible de que esto te afecte […] No es solo la publicidad, es importante trabajar a partir del cómo te ves tú mismo y cómo percibes que te ven los demás”.

“Diva satanica” es una composición de Arch Enemy de la época de Johan Liiva. Esta canción me parecía que representaba muy bien este doble concepto entre la parte más y menos oscura; no todo el tiempo somos brutales y oscuros. Ese equilibrio es bueno”.

Bloodhunter intentamos buscar un equilibrio entre la contundencia y la velocidad, aunque hay otros momentos en los que traemos la calma y la ponemos en contraposición con esa tormenta. La mezcla de estos extremos es lo que nos define. Hay mucha energía, pero también esos elementos de equilibrio”.

“La mayoría de la música que he escuchado siempre ha sido en inglés, por lo que a la hora de pensar en escribir me sale ese idioma. En castellano, pese a ser mi idioma, me cuesta más escribir. Me resulta más natural escribir y plasmar mis inquietudes usando el inglés”.

“Soy de la opinión que hoy en día un vídeo clip te da más visibilidad que si lanzas el disco y ya está. En la actualidad lamentablemente poca gente escucha los discos completos. El vídeo clip te permite en un corto espacio de tiempo mostrar la música del grupo y situarse”.

“Está claro que en el grupo cada uno tenemos nuestras propias influencias y eso no es malo, todo influye para crear el sonido final. Me gusta que haya ese equilibrio. Pienso que hay variedad y eso es bueno”.

“Los del programa La Voz me ofrecieron presentarme al casting. La idea me pareció perfecta, ser la primera de mi estilo en asistir era la mejor promoción o publicidad que podía tener. Así empecé, un poco con la inconsciencia de la repercusión que podría tener, pero no me arrepiento en absoluto”.

“Nunca me suelo poner nerviosa a la hora de subirme al escenario, estoy deseando salir, cantar y meterme en la canción”.



Hace poco tuvimos la suerte de entrevistar a Rocío Vázquez, Diva Satanica como nombre artístico. La vocalista de Bloodhunter, uno de los grupos de más actualidad con la reciente publicación de su nuevo disco titulado “The End Of Faith” y su presencia en algunos de los festivales más importantes de nuestro país, tuvo la amabilidad de charlar largo y tendido sobre su recorrido musical y sus inquietudes artísticas. Rocío se dio a conocer multitudinariamente a nivel nacional de la mano del programa televisivo La Voz, pero lo realmente enjundioso lo encontramos en este nuevo disco de Bloodhunter, un interesante grupo que nos muestra su calidad de la mejor manera posible: a golpe de música y conciertos.


 


-¿En qué momento te interesaste por la música? ¿Cuándo te diste cuenta de que podías cantar y que te querías dedicar profesionalmente a esto?

Mi padre trabajaba como representante de orquestas que actuaban en los pueblos. Tenía que ir con él a todas las fiestas de los pueblos y quedarme desde el principio de la actuación hasta el final. Ya que me tenía que quedar me gustaba ver a los músicos y me parecía muy interesante el hecho de tener que aprenderte cualquier canción y cantarla en directo cada noche. No era el estilo que me gustaba, pero en casa me gustaba aprenderme las canciones e intentar reproducirlas. El melódico no era lo mío para cantar y cuando empecé a escuchar primero Rock y luego Metal Extremo sentí que eso era más asequible para mí. Ya por los años 2010 o 2012 Fenris, guitarra de Bloodhunter, sabía que me gustaba escribir en mis ratos libres y me propuso realizar la letra para una de sus canciones. Tras ponerme a ello me invitó a su local al ensayo para cantar. Me dio mucha vergüenza puesto que nunca había cantado nada más allá de mi cuarto, pero fue a partir de ese momento que me propuse avanzar en esto del canto gutural. Así empezó todo.

-¿Qué tipo de música o artistas te interesaron en un primer momento? ¿Coinciden con los que te gustan actualmente?

Pienso que los típicos de todo el mundo. Siempre me ha gustado ver los programas musicales en la tele, recuerdo cuando empezó Operación triunfo en España, concretamente en su segunda edición, que una de las participantes cantó el tema “Living on a prayer” de Bon Jovi; me gustó tanto que me quedé pillada. Me puse a investigar, antes no te podías descargar la música de internet como ahora, por lo que me fui a una tienda de discos y me compré el “Slippery When Wet” de Bon Jovi. Tras ese me tuve que comprar todos los demás de Bon Jovi, siguieron los de Guns’ n’ Roses, el Grunge, Nirvana, Alice In Chains y, a partir de ahí, empecé con el Metal Extremo.

-¿Y alguno de los discos de Metal Extremo que te hiciesen decidirte a seguir por ese camino?

Empecé por el Old School. Recuerdo que uno de los primeros grupos que me llamó la atención fue Gorgoroth. El disco “Incipit Satan” es uno de mis preferidos, aunque parece el típico disco de Black Metal noruego, tiene un rollo rockero en los riffs que me gusta un montón. Posteriormente me fui metiendo cada vez más en la escena, pero este sería uno de los primeros.

-¿En qué momento te sentiste interesada por el canto gutural?

Siempre he tenido esa fantasía de dedicarme a la música, pero no tocaba ningún instrumento, no tenía formación y era inviable. Aunque es cierto que cuando comencé a trabajar con Bloodhunter vi que era realmente posible hacer esto en serio si me esforzaba y me formaba para llevarlo a cabo. Y en estas estoy.

-¿Cuándo Fenris te propuso cantar ya estaba claro que se trataba de gutural?

Sí. Lo del melódico nunca ha ido conmigo. Me apunté a clase hace un montón de tiempo, cuando tenía diecinueve o veinte años me iba con mi coche desde A Coruña hasta Ferrol a las ocho o nueve de la noche para dar clases. Llegaba y me ponían a cantar cosas como Aretha Franklin, que es una pasada, pero no tenía ni idea de cómo enfocar eso, no le veía sentido; además iba con la idea de que me enseñasen gutural y como no lo hicieron llegué a frustrarme. Desde entonces no es que le haya cogido aversión al melódico sino que me parece mucho más difícil que el gutural, para mí era más natural.


-Cada estilo tiene su propia dificultad y si lo quieres hacer bien es difícil llevarlo a cabo.

Sí, pero si te fijas en el gutural hay cosas que no se perciben como en el melódico. En melódico hay un abanico de posibilidades mayor que en gutural, aquí no es tan esencial el hecho de que te puedas ir ligeramente de afinación. En el gutural hay también muchos tonos y matices, aunque no es tan susceptible de estropearse como en un melódico.

-Sin embargo cantar en gutural no es decir me pongo a dar voces y ya está. ¿Qué tipo de formación o proceso seguiste para llegar a cantar usando este estilo y no romperte la garganta?

Desde luego, que me lo digan a mí. Los dos primeros años me rompía la garganta de manera literal, cantaba apenas diez minutos y no podía más. Ahí empecé a darme cuenta de que algo no lo estaba haciendo del modo correcto porque los cantantes de gutural se pasan cantando una hora diaria durante tres meses sin que les pase nada. Me empecé a documentar a base de tutoriales para aprender y desarrollar las técnicas adecuadas. Usé también el famoso vídeo de Melissa Cross, que la verdad es que no me sirvió para casi nada. En la mayoría de tutoriales veías a la gente cantar en gutural, pero no te explicaban la manera y técnica para hacerlo. Me informé preguntando a otros músicos y tampoco saqué mucho en claro. Finalmente llegué a la conclusión de que esto era un proceso en el que se iba forjando tu oído poco a poco y a base de observar a muchos vocalistas vas captando cuestiones relacionadas con la respiración, las colocaciones, el grado de fuerza necesario para cada momento. Recuerdo que el hermano de un amigo nuestro, que es profesor de canto de conservatorio, nunca había escuchado nada de Metal Extremo. Su hermano le puso una canción de nuestro disco y su opinión fue que, pese a desconocer el estilo, forzaba mucho la voz; le aconsejó que investigase ejercicios para la gestión del aire, que eso era lo que dañaba las cuerdas vocales. A partir de ahí se me abrió un mundo nuevo, empecé a avanzar y profundizar en esa dirección.

-Además de estos tutoriales, ¿existen centros formativos especializados en canto gutural?

En lo que se refiere a formación reglada como tal no he encontrado nada, ni siquiera en la titulación Rock School. Bien es cierto que en estudio de Canto Moderno hay muchas cosas compartidas, pero nadie te explica las colocaciones por lo que el avance se realiza un poco a ciegas.

-No es fácil mantener a tono y cuidar la voz ¿Cuidas tu voz de alguna manera?

Por suerte no fumo y no bebo casi nunca. También es importante estar descansada, soy una persona que si duermo menos de seis horas estoy rota al día siguiente. Es muy importante conocerse a uno mismo. Fundamental el descanso, el día anterior a un concierto no ponerte a dar voces; si sales por la noche el día anterior hablas alto por los ruidos y hay humos, por lo que tampoco es aconsejable. Exponerte al frío o a las corrientes también es peligroso para la voz. Supongo que un poco los cuidados normales.

-¿Tocas algún instrumento además de tu voz? ¿Tienes inquietudes al respecto?

Inquietudes tengo muchas, pero tiempo poco. Lo de la guitarra lo he intentado algunas veces, pero no dispongo de tiempo para practicar y eso es básico. Hace unos meses vinieron a tocar Femme Fractal, que son un trío de Valencia. Son tres chicas que hacen versiones de temas clásicos, pero readaptando el estilo de tal forma que no tienen nada que ver con la canción original. Me invitaron a cantar el tema “Raining blood” de Slayer en versión Polka y me pidieron que me aprendiese tres quintas para acompañar a la guitarra. Lo hice y no quedó mal, si mi día tuviera treinta y seis horas lo intentaría con más ahínco.


-¿Cuándo te subiste por primera vez sobre un escenario? ¿Qué sensaciones experimentaste?

En el colegio. Iba a teatro desde pequeña y me tocó actuar de Lobo Feroz en “Los Tres Cerditos”, que no sé si fue una premonición. Me gustaba mucho poder convertirme en otra persona. Recuerdo que cuando era pequeña, aunque tenía mis amigas, cuando estaba en casa jugaba a inventarme mis propios personajes; esto es algo que siempre me ha llamado la atención.

-¿Y para cantar?

Para cantar fue con Bloodhunter. Me acuerdo bien, me dije que esa era mi ocasión. Recuerdo que vinieron mis padres a verme. A mi padre le gusta Manolo Escobar, con lo que te haces una idea de lo lejos que estaba del Rock. No se creía del todo que fuera a ser capaz de hacerlo, pero pienso que desde ese día se convenció de que esto también me gustaba y podía hacerlo. Es un recuerdo muy chulo porque nunca me he puesto nerviosa a la hora de subirme al escenario, estoy deseando salir, cantar y meterme en la canción.


-¿Cómo se vivió desde tu ámbito familiar esta inquietud tuya por la música?

Pienso que es lo lógico. Mis padres son bastante mayores y para ellos esto del Metal Extremo era una cosa extraña. Aunque al principio se dieron los típicos comentarios un poco en broma al respecto, ahora te puedo decir que vienen a todos mis conciertos y están al pie del cañón. Mi padre se pone la camiseta y la chupa de cuero, se vuelca totalmente.              

-También has posado como modelo de fotografía. ¿Cómo surgió la posibilidad de trabajar en este ámbito?

Lo hice a nivel underground. Siempre me ha gustado probar cosas nuevas que me llamen la atención. Creo que todavía vivía en A Coruña. Una amiga de Fenris que ha trabajado con la reconocida fotógrafa Rebeca Saray me dijo un día que si podía acompañarla para hacer una sesión de fotos juntas.. Al principio lo pasé algo mal, era muy extraño, como si te ponen a interpretar algo sin ningún argumento; de hecho las fotos no me gustaron nada. Más tarde lo volví a intentar, pero tampoco acabó de llenarme, pienso que no le acabé de ver el sentido. Supongo que tenía más que ver con la manera de la que me sentía conmigo misma y con mi imagen que con el hecho de las fotos en sí. Ahora, ya algo más mayor, he hecho otras sesiones y ha sido mucho mejor. Independientemente de la manera en la que haya podido salir en las fotos no le doy la importancia que le daba antes, imagino que eso influye en el resultado final de la foto.
Empecé haciendo de modelo de merchandising para bandas de Metal Extremo, también he hecho alguna cosa para tiendas de ropa. Cosas a un nivel muy underground.

-¿Es duro este tipo de trabajo? ¿Cómo lo recuerdas?

Me parece que la gente que dedica a esto tiene que ser super estricta. Yo me dediqué solo al modelaje alternativo, pero la gente que vive de su cuerpo de este modo tiene que estar continuamente muy pendiente de su físico. En cuanto a la parte de posar, te puedo asegurar que en las sesiones más largas he acabado con agujetas. Hacer posturas complicadas, mantenerte en una posición, no respirar… es un trabajo duro.


-¿Cómo ves que socialmente el estereotipo que se nos inculca es casi el de la extrema delgadez? Incluso los niños perciben estas influencias.

Ese es un tema que me interesa mucho, me trabajo al finalizar la carrera fue sobre los trastornos de conducta alimentaria. Incluso valoré la posibilidad de doctorarme en este tema, pero al final lo tuve que aparcar por falta de tiempo. Es cierto que la publicidad nos bombardea a diario con imágenes de chicas super delgadas, supongo que cuando eres adulto no te preocupas porque tus brazos sean tres veces los de esas modelos. El problema viene cuando aún no estás formado como persona puesto que eres más susceptible de que esto te afecte, sobre todo si tu madre –como les pasa a muchas mujeres a partir de los cuarenta años– está en dieta permanente. El fallo no está tanto en los jóvenes como en los adultos, verdaderos responsables de que las cosas se entiendan como se tienen que entender. No se trata solo de la publicidad, es importante trabajar a partir del cómo te ves tú mismo y cómo percibes que te ven los demás.

-Pienso que este problema afecta a los chavales más de lo que parece, tienen unos estereotipos muy artificiales, fotos retocadas de manera artificial. Ya desde muy pequeños existen problemas serios de alimentación.

Incluso la marca de cremas Dove tiene colgados unos tutoriales en los que te van explicando todo el proceso del Photoshop, si esto llegase a todo el mundo nos daríamos cuenta de que hay muchas cosas que no son reales. Por otro lado hay mucha información confusa con respecto a la alimentación, por ejemplo el que piense que alguien como Cristiano Ronaldo apenas coma para mantener su físico está completamente equivocado, para mantener el nivel de exigencia física de su profesión este tipo de deportistas necesitan un aporte de energías mucho mayor de lo que se piensa la gente. Te puedo decir que trabajo como enfermera de Salud Mental y a mi consulta llevan muchas adolescentes que piensan que engorda mucho más comerse un pequeño bollo con pepitas de chocolate que tomarse unas cuantas cervezas. Con un poco más de información se contemplarían supuestos que mucha gente no conoce. No sé si es una cuestión a tratar en los colegios o sobre todo en los centros de salud, pero te pueden asesorar y saber que tienes que comer de todo, usar la moderación y moverte a diario. No hay muchos secretos en esto.

-Seguro que esta concienciación también es importante en los centros educativos. ¿Sigues trabajando en la actualidad como modelo? ¿Compaginas este trabajo con tu labor como vocalista?

La fotografía me gusta, pero es verdad que prefiero dedicar mi tiempo a aspectos relacionados con la música. Es verdad que me proponen sesiones de fotos, pero si no le acabo de ver el sentido prefiero no hacerlo. Una sesión de fotos no se trata de un par de horas, te puede llevar todo el día entre el maquillaje, el look que elijas, la iluminación o el atrezzo; según lo que quieras plasmar hay que prepararlo y lleva su tiempo. Es verdad que recientemente he hecho un par de sesiones con Antonio Sicre, un fotógrafo que seguía desde hacía tiempo y con el que hasta ahora no había podido trabajar. Con él todo es muy sencillo, tiene clara la idea de lo que quiere hacer, planifica muy bien los tiempos y en un mismo día puedes hacer hasta cinco cambios diferentes; con otra gente puedes estar cinco horas para un solo cambio. Se puede decir que me he vuelto un poco más selectiva en este aspecto.


-Retomando de nuevo el tema musical. ¿Por qué el nombre artístico de Diva Satánica? No sé si tiene algo que ver con la canción de Arch Enemy.

“Diva satanica”, como bien has dicho, es una composición de Arch Enemy de la época de Johan Liiva y es una de mis canciones preferidas del grupo aunque los propios Arch Enemy no sean una de mis bandas especialmente favoritas. Resulta obvio que es una influencia porque Ángela Gossow lo ha sido para muchas cantantes, eso es un hecho. Esta canción me parecía que representaba muy bien este doble concepto entre la parte más y menos oscura; esta idea va muy bien conmigo y supongo que con mucha más gente, no todo el tiempo somos brutales y oscuros. Ese equilibrio es bueno.

-El equilibrio es importante para todo en la vida.

Muy importante, difícil de conseguir y de mantener sobre todo.

-Ahora vamos a detenernos un poco en Bloodhunter. ¿Cómo fueron los primeros momentos cuando te metiste en el grupo?

En esos primeros días con el grupo me sentí fatal, era consciente de que todavía me faltaban muchas cosas. Tenía como un sentimiento de no ser honesta del todo, por aquel entonces ellos llevaban como unos quince años tocando y para mí era la primera vez que ensayaba con alguien. Sentía algo así como que les hacía perder el tiempo puesto que no tenía su experiencia ni todos los conocimientos necesarios. Aunque creo que fue algo necesario, si no me hubiera lanzado nunca habría hecho nada en ese sentido. Ahora lo recuerdo mejor.


-Antes del primer disco grabasteis la demo “The First Insurrection”. ¿Qué nos puedes contar de esto?

Le comenté a Fenris que debíamos grabar algo para tener material sonoro que presentar al exterior. Nos costó mucho esfuerzo sacar esa demo adelante, pero al final salió. Después de su publicación encontramos a nuestro actual bajista.

-Poco después grabasteis vuestro primer disco: “Bloodhunter”. ¿Qué recuerdos o anécdotas tienes de esa primera grabación?

Recuerdo que era Diciembre de 2013 en Portugal y me puse muy enferma. Por otro lado tampoco dominaba perfectamente la técnica vocal, recuerdo días que grababa apenas una hora y ya no podía más. En ese momento me planteé que algo no iba bien, no podíamos estar grabando casi por sílabas. Eso no quita para que en algún momento me encontrase mejor. Me acuerdo que el día de Nochebuena me sentía al 100% y grabamos un tema del tirón, seguimos con otro y también. Entonces Pedro quiso seguir para aprovechare se momento de inspiración y casi no llegamos a la cena de Nochebuena.


-¿Estaba claro que había que cantar en inglés?

La mayoría de la música que he escuchado siempre ha sido en inglés, por lo que a la hora de pensar en escribir me sale ese idioma. En castellano, pese a ser mi idioma, me cuesta más escribir. Me resulta más natural escribir y plasmar mis inquietudes usando el inglés. Por otro lado, a la hora de cantar según el idioma las colocaciones se mueven un poco. El inglés es mucho más nasal y resulta más sencillo para cantar.

-El inglés me parece que tiene una mejor musicalidad, me resulta más bonito al oído.

Eso también. Además, con este idioma puedes llegar a un mayor número de público. Tenemos un nivel de inglés adecuado, tengo estudios al respecto. La verdad es que todos en el grupo tenemos cierta competencia, aunque debo reconocer que cuando hablo con alguien en inglés me puedo atascar en algún momento durante la primera o las dos primeras horas. Se trata de hablar y de costumbre.

-¿Cómo fueron esos primeros directos tras la publicación del primer disco?

Pues al principio fue como cualquier aprendizaje, en los primeros conciertos luego valorábamos las imperfecciones que habíamos llevado a cabo. Aunque lo lleves todo muy atado es fácil distraerse con cosas, desde ese tío del público que no nos está haciendo ni caso, pequeños fallos al entrar en algunas de las canciones y cosas por el estilo. Nos conocemos bastante bien y si te equivocas tienes que intentar seguir de forma que minimices todo lo posible el fallo, no te puedes parar y volver a empezar una y otra vez.
  
                                                               Bloodhunter.

-¿A qué se debió la decisión de venirse a vivir a Madrid?

Todos teníamos claro que aquí tendríamos muchas más oportunidades. Cuando me vine aquí mi objetivo era introducirme poco a poco en la escena, no solo como músico sino también como fan; me encanta asistir a conciertos, empecé a hacer reseñas para un medio de prensa musical y poco a poco fui conociendo a gente de este mundillo.

-Vuestro último disco “The End Of Faith” salió publicado a finales del pasado año. Me parece que hay un salto cualitativo en él. ¿Qué evolución ves con respecto al primero?

Por una parte a nivel individual y técnico cada uno hemos seguido mejorando en nuestra parcela, tenemos esa inquietud de hacerlo cada vez mejor y seguir avanzando. Hemos variado el sistema de grabación, puesto que hemos contado también con el productor Álex Cappa para coproducir el disco junto con Fenris; esto supone aportar otros dos ojos y oídos más para acercarnos al resultado final que buscábamos. Alguien externo siempre ayuda, desde dentro puedes correr el riesgo de no ser objetivo al cien por cien y el hecho de tener a alguien más que asesore y sugiera ideas nos ha ayudado mucho. Marcelo, nuestro batería de directo, ha aportado también; yo misma he mejorado en el registro vocal. Al final todo suma y ofrece un nuevo dinamismo a la escucha.


-A nivel compositivo Fenris lleva el peso en la música. ¿Y las voces?

Las líneas de voces las hacemos un poco entre Fenris y yo. A veces tengo más o menos la idea para colocarlas y en la puesta en común Fenris me puede recomendar detalles o sugerencias. La verdad es que están más o menos claras las estructuras en las que irán las líneas de voz y luego yo suelo escribir las letras.

-Está editado con Xtreem Music. ¿Estáis contentos con el trabajo de la compañía?

Para el primer disco trabajamos con Suspiria Records usando una estrategia diferente, pero quisimos probar una nueva forma de hacer las cosas. Nos gusta probar e investigar distintas maneras de funcionar para sacarle el máximo partido a nuestros esfuerzos. La verdad es que Xtreem Music tiene un recorrido y experiencia amplios que todo el mundo conoce y eso te da una tranquilidad y respaldo distintos a lo que sientes cuando tú mismo te auto produces un disco. Lo han hecho muy bien, una organización muy clara desde el principio y eso es muy de agradecer

-Habéis grabado un video de “All These Souls Shall Serve...Forever”. ¿Qué opináis del tema del vídeo clips para promocionar? ¿Os parece importante?

Soy de la opinión que hoy en día un vídeo clip te da más visibilidad que si lanzas el disco y ya está. En la actualidad lamentablemente poca gente escucha los discos completos, esto significa estar una hora de tu tiempo dedicado a esto y no todo el mundo tiene esa disponibilidad o ganas de comprometerse con el disco. El vídeo clip te permite en un corto espacio de tiempo mostrar la música del grupo y situarse. Por eso nosotros tenemos claro la importancia de sacar al menos un vídeo de cada uno de nuestros discos, así podemos llegar también a ese público que no se escucha el disco entero.
Para este vídeo hemos contado con Ix Valieri como director. Ha sido un placer trabajar con él, en unas horas ha resuelto cosas que en otros vídeos nos ha llevado hasta días enteros resolver. El resultado me parece fantástico, estamos muy contentos.

-¿Por qué esta canción? ¿Pensáis que puede ser representativa del disco?

Tiene un formato con una parte muy melódica, pegadiza. Esa fórmula la puede hacer más accesible, incluso para gente que no suela escuchar Metal Extremo.

                                          Bloodhunter: "All these souls shall serve... forever".

-El disco presenta un interesante abanico de influencias y toques de distintos estilos musicales. Cuantos más elementos se metan en la coctelera puede salir algo más personal. ¿Cómo ves estos matices en ti misma y en Bloodhunter?

Es cierto que he tenido una época en la que solo estaba interesada en el Metal Extremo, solo escuchaba esa música, casi como obsesionada. Todos los discos de Metal Extremo noruego que ponía a todas horas en el coche y que no eran del agrado de Fenris. Está claro que en el grupo cada uno tenemos nuestras propias influencias y eso no es malo, todo influye para crear el sonido final. Por momentos me gustaría hacer algo que no fuese tan “feliz”, pero la verdad es que estoy muy a gusto en mi banda. Me gusta que haya ese equilibrio. También pienso que gracias a esto mucha gente que no está volcada en el Metal Extremo seguro que puede escuchar y disfrutar nuestro disco. Pienso que hay temas más felices como “Possesed by myself”, otros más crudos como “Eyes wide open”, otros con una mezcla más contundente del estilo de “Let the storm come”, alguno con toques Power como “Spirits of sin”. Pienso que hay variedad y eso es bueno.

-Entonces, ¿ahora sigues en esa fase más oscura? Algunos miembros de grupos de Metal Extremo noruegos están en la cárcel por asesinatos o quema de Iglesias.

Una cosa es el gusto por ese estilo de música y otra muy distinta es estar de acuerdo con algunas de las barbaridades que han dicho o incluso hecho, para nada comulgo con quemar iglesias o cosas así. No soy Católica aunque haya hecho la Comunión, pero respeto las distintas creencias mientras ninguna pisotee a las otras. Me encantaría que fuésemos evolucionando hacia algo quizá más técnico o más crudo, pero sin tender a lo del primer disco; se trata de ser coherentes con nuestro sonido y nuestro recorrido. El tiempo dirá por dónde iremos.

-Incluís la versión de “Crystal mountain” de Death. ¿Por qué escogisteis ese tema?

Fue la primera versión que tocamos en nuestros primeros conciertos. Al principio el público no conoce tus canciones y se trataba de hacerle un guiño a la gente dentro del repertorio para ver si la enganchabas. Tuvimos que dejar de tocarla debido a los distintos cambios de batería, pero no queríamos que se quedase en el olvido. Nos pareció de justicia recuperarla para este disco.
  
                                                       Bloodhunter: "Crystal mountain".

-¿Qué importancia tienen para ti las letras en la música?

Te hablo como fan; si una letra no tiene ningún sentido, no te identificas con ella y se hace por hacer no acabo de verle la justificación. Si tengo que hacer una colaboración y aprenderme una letra que no entiendo me cuesta mucho interpretarla. Me resulta básico a la hora de ponerme a escribir una letra que se le pueda dar varias interpretaciones, así permites a los distintos oyentes que se identifiquen de diferentes maneras y puedan aportar su matiz personal, hacerla suya a modo de metáfora. Cuando escribo me planteo que las letras cuenten una historia. Por ejemplo “The end of faith” ha nacido en una época en la que todos en el grupo estamos pasando por cambios, a nivel laboral o de estilo de vida, cómo te planteas el futuro, la lucha interna entre lo que se espera de mí y lo que quiero en realidad. Todas las letras giran un poco en torno a ese concepto, cada letra forma parte de ese proceso de descubrir hacia dónde quieres ir.

-Se puede decir entonces que tienen algún componente autobiográfico.

Completamente.

-¿Hay alguna canción de este disco a la que le tengas un especial aprecio? No hablamos necesariamente de temas preferidos sino de alguno que por el motivo que sea te resulte especial.

Siempre hay alguna hacia la que sientes algo especial. Hay un tema del disco, aunque no es mi canción preferido en conjunto, que escribí la letra pensando en una persona y la verdad es que ahora cada vez que la escucho me emociono; soy mucho de que se me pongan los pelos de punta cuando me emociono y con esta canción me pasa. El tema en cuestión es “The Queen beast” y la escribí porque le quería hacer un homenaje a Maria Kolokouri, “Tristessa”, de Astarte; ha sido una referencia para mí, incluso alguna vez llegué a hablar con ella. Me dieron la triste noticia de su fallecimiento mientras estábamos en el Leyendas del Rock y me disgusté mucho. Tenía hasta la esperanza de haber podido hacer alguna colaboración con ella en el futuro, le gustaba invitar a veces a otros músicos a colaborar en sus discos, y era algo así como mi sueño. Fue muy duro recibir la noticia. Quería dedicarle mi personal homenaje y ahí queda.

-En el fondo la Música es emoción, sin ella de poco sirve todo esto.

Sin emoción no hay sentido.

-Sé que es una pregunta difícil, pero ¿cómo definirías la música de Bloodhunter para alguien que nunca os haya escuchado?

Creo que intentamos buscar un equilibrio entre la contundencia y la velocidad, aunque hay otros momentos en los que traemos la calma y la ponemos en contraposición con esa tormenta. La mezcla de estos extremos es lo que nos define. Hay mucha energía, pero también esos elementos de equilibrio. Puede que eso permita que se fijen en nosotros gente a la que pueda no atraerle el Metal Extemo. Siempre es interesante que tu propuesta musical llegue lo más lejos posible.

-¿Cómo está siendo la acogida del nuevo disco, tanto en España como en el extranjero?

Para ser un grupo prácticamente underground, que nos conoce poquita gente, hemos llegado a vender discos hasta en países como Israel, Indonesia o Chile. Teníamos un número limitado de copias para los envíos y nos hemos visto obligados a pedir más ejemplares, llevamos vendidos como el ochenta por ciento de las copias. Siendo como somos conscientes de lo pequeños que somos es una pasada, sobre todo hoy en día que casi nadie compra discos.


-Desgraciadamente hoy en día se ha perdido parte de esa cultura de escuchar los discos en su totalidad, las distintas canciones y su orden en el disco tiene una determinada finalidad. Coincido con vosotros en lo importante de promocionar una determinada canción. De alguna manera se está volviendo a algo parecido al formato single de los años cincuenta y sesenta.

Muy de acuerdo. No me gusta nada cuando voy escuchando un cd en el coche y de repente me van pasando las canciones sin escucharlas. Entiendo que hay gente que se pasa muchas horas al día fuera trabajando y cuando llega a casas no tiene tiempo para ponerse un disco al completo, pero en lo que a mí respecta me gusta hacer mis cosas del día a día siempre con música; va en tu propia cultura y forma de escuchar música. A mí me gusta escuchar los discos al completo.

-Hoy en día la gente se baja discografías enteras en mp3.

Y probablemente ni siquiera las llegarán a escuchar.

-¿Cómo piensas que está la escena musical en España para este tipo de música con respecto a los grupos extranjeros?

Muchas veces sentimos el hándicap de que al ser una banda española no se valora lo suficiente. Algunas veces hemos escuchado el comentario de no ir a ver al telonero en un concierto y si al final son buenos ya se preocuparán de asistir en otra ocasión. Un concierto está formado por el cabeza de cartel que quieres ver y por el grupo invitado, estos últimos también merecen su oportunidad; igual más adelante acaban liderando festivales, pero hay que darles oportunidades.

-El componente visual también se percibe en vuestras actuaciones en directo. ¿Qué importancia tiene en un grupo su aspecto visual?

Mucho; de hecho al principio nos rompíamos la cabeza con detalles como no salir a tocar en directo con camisetas de otros grupos, puesto que nos parecía un poco cutre. Luego nos hemos ido relajando un poco hasta llegar a un estándar que consideramos adecuado para nosotros. Es importante ofrecer un aspecto determinado, al igual que cuando desempeñas cualquier otro trabajo y quieres causar una buena impresión. Cuando voy a ver un concierto también espero que la imagen del grupo me diga cosas, forma parte de la escenografía y de la propuesta del grupo.

                                                             Bloodhunter.

-Has cantado con grupos y músicos importantes. ¿Cómo es la experiencia de compartir escenario con otros grupos reconocidos o famosos?

En lo que a mí respecta resulta fundamental, incluso para incorporar cosas a lo que ya intento hacer en directo. Recuerdo  haber tocado en el Hard Metal Fest de Portugal con Sabina Classen de Holy Moses, que es otro de mis referentes a seguir y que quizás no es la mejor en cuanto a técnica, pero tiene una forma de salir y una presencia en el escenario que cuando te quieres dar cuenta ya se ha acabado el espectáculo. Es interesante y necesario trabajar con bandas pequeñas y también grandes porque puedes aprovechar la experiencia que ya tienen para seguir mejorando.

-Bloodhunter habéis ofrecido unos cuantos shows para promocionar vuestro nuevo disco, conciertos en salas y presentaciones en festivales como Rock Arena, Otero Brutal Fest o Metal Lorca. ¿Cómo se está encontrando el grupo tras estas actuaciones?  ¿Percibes una cierta evolución en la puesta en directo del grupo?

Estamos muy contentos con los comienzos de nuestra primera gira presentación de este “The End Of Faith” que como bien dices ha arrancado con dos conciertos de presentación en nuestra Galicia natal y con fechas en algunos de los festivales de verano más relevantes. Éste era uno de los objetivos de trabajo principales a conseguir que nos planteamos con este lanzamiento y no podríamos pedir más.
En cuanto al recorrido del grupo en vivo, la gente que nos vio antes y nos ha visto ahora coincide en que hemos evolucionado con respecto a los directos del 2014. Pienso que es algo positivo, hemos trabajado muy duro para dar ese salto cualitativo y es de agradecer que el público lo perciba.

-Recientemente habéis tenido incorporaciones en el grupo. ¿Sientes que la formación se va consolidando cada vez más? ¿Qué te está pareciendo la respuesta del público?

Es la primera vez en mucho tiempo que contamos ya con un batería miembro de la banda, que se llama Marcelo Aires, y con un segundo guitarrista que es Guillermo Starless de Sexplosion. Nos están ayudando muchísimo a seguir avanzando en el camino. Esto por supuesto tiene un impacto evidente en nuestro sonido de directo, mucho más completo y contundente. Estamos en nuestro mejor momento y creo que la gente así nos lo ha ido corroborando: en el Rock Arena tuvimos nuestra primera sesión de firmas y todos pensábamos que no vendría nadie, pero finalmente estuvimos una hora firmando y todavía había gente en la cola. Estamos infinitamente agradecidos y queremos devolvérselo a nuestros seguidores con creces.

                                                          Bloodhunter. Formación actual.

-También está anunciada vuestra participación en otros festivales como Leyendas del Rock o Resurrection Fest. ¿Qué expectativas tenéis ante estas citas?

Es curioso porque somos asiduos a este tipo de festivales como público, de hecho al abandonar el Leyendas el pasado año me dije a mí misma que al siguiente debía volver para tocar, jaja. Esto es un punto de motivación extra. Han confiado en nosotros y, si siempre vas a por todas en las actuaciones, ahora hay que salir a reventarlo todo.

-¿Hasta dónde quieres llegar con Bloodhunter?

Hasta el infinito y todavía más. No nos ponemos techo, somos conscientes de todas nuestras limitaciones y de que es muy difícil, pero no nos desanimamos y queremos avanzar poco a poco, trabajando y apostando por el grupo.

-También nos gustaría hablar un poco de tu participación en el programa La Voz de Telecinco. Resultó un interesante soplo de aire fresco tu presencia en un producto tan mainstream. ¿Cómo surgió la idea de presentarse?

Siempre he visto muchos programas musicales, “Música Sí” o los “Conciertos de Radio 3” por youtube. Me gusta cantar y me gusta ver a cantantes, aprendo con ellos; aunque mi fuerte no es el melódico, por lo que nunca me plantee presentarme. Sin embargo cuando Rafa Blas ganó la primera edición y me alegré y pensé que nuestro estilo de música también había llegado a estos programas. De algún modo pensé que tal vez podría acabar llegando el momento para el Metal Extremo, curiosamente el año pasado salió el anuncio del casting por la tele y empecé a darle vueltas al asunto; no sé si fue el destino o el Karma, pero el caso es que los del programa me escribieron para ofrecerme presentarme al casting. Parece ser que esto es algo que hacen de manera habitual para buscar perfiles diferentes porque al parecer los músicos de la escena del Rock y del Metal se desentienden completamente de este tipo de formatos. La idea me pareció perfecta, ser la primera de mi estilo en asistir era la mejor promoción o publicidad que podía tener. Así empecé, un poco con la inconsciencia de la repercusión que podría tener, pero no me arrepiento en absoluto. Pienso que es algo que todos deberíamos contemplar para tener más visibilidad y poder tener normalidad a la hora de que se nos considere un género musical más.

-Entonces ellos te lo propusieron y tú aceptaste. ¿Piensas que esta exposición en un programa estatal de mucha audiencia te ha podido ayudar personalmente o al grupo para daros más a conocer?

La gente se puede preguntar cómo nos vamos a poder beneficiar en un programa de este tipo. Pienso que de este modo nos van a ver millones de personas y te permite acercar un género que mucha gente no escucha tal vez porque ni siquiera lo conocen, es una manera de acercar este estilo a la gran masa y que se lo puedan plantear o decidir. Personalmente ha aprendido mucho dentro del programa en cuestión de humildad, estás con chavales de apenas 18 años y que pueden saber en determinados aspectos mucho más que músicos que lleven bastantes años en la escena, te das cuenta de todo lo que te queda por aprender, por trabajar y lo duro que puede llegar a trabajar mucha gente desde pequeña para llegar a una posición que uno no podría ni soñar.


-Haces una lectura positiva de tu estancia en el programa.

Desde luego, No podría decirte nada negativo de esta experiencia, otra cosa más que forma parte de mi propio aprendizaje individual como músico.

-Puede ser un arma de doble filo. Por un lado es cierto que se trata de una muy buena exposición publicitaria, pero por otro lado tienes el riesgo de que te traten solo como algo exótico y poco más.

Ese era uno de mis miedos al principio, no estaba interesada en acabar convirtiéndome en la típica friki que aparece en algunos programas televisivos de variedades o en el zapping y eso era algo que de verdad me preocupaba. Es algo que ha vivido con otros compañeros que no tienen nada que ver con el Metal Extremo. Tengo un canal de youtube y a veces he recibido comentarios negativos o peyorativos; lo cierto es que no tienen ningún sentido, en el momento en el que descalificas pierdes toda la coherencia. Sin embargo, desde el momento en el que entré en los estudios me di cuenta de que el trato era siempre desde el máximo respeto, incluso se preocupan en todo momento para que te sientas lo más cómodo posible; ellos mismos son los primeros a los que les interesa que puedas ofrecer lo mejor de ti y cuidan mucho estos aspectos.

-Imagino que deben ser muy profesionales a todos los niveles.

Desde luego. Ya nos gustaría a muchos de la escena trabajar con ese rigor y seriedad, muchas horas al pie del cañón y siempre con una sonrisa.

-¿Qué punto de ensayo y de realidad tiene el programa?

Honestamente te digo que los participantes no sabíamos nada. Te puedo decir que he estado algún día grabando junto a mis compañeros en plató durante catorce horas ensayando y ninguno sabíamos el orden de actuación, ni lo que íbamos a hacer después del maquillaje, ni nada de nada. Todos sabíamos que el premio para el ganador era ganar un disco con la compañía multinacional Universal y teníamos claro que el ganador seguro tendría que ver con los propios intereses del sello, no somos tan ingenuos, pero eso es algo que ya sabes desde el minuto uno; de hecho los abogados tienen una reunión con nosotros y antes de firmar nada te informan de todo bien claro. No deja de ser un negocio y ellos no lo ocultan en ningún momento.


-Llega el momento de la primera actuación y sales a escena a cantar “Sweet dreams”, ¿cómo fue aquello?

Antes te he dicho que no me suelo poner nerviosa antes de salir a cantar, pero ese día me temblaba todo. Era consciente de que el público no sabía lo que iba a ver, no es como en un concierto en el que la gente ya te conoce y va a disfrutar, sabes que ibas a ser juzgada y eso asusta un poco de por sí. Por otro lado me sentía insegura porque tenía cuatro frases en melódico y para mí eso era el terror. En cuanto pasó ese momento y no se había dado la vuelta nadie me relajé, empecé a cantar en mi tesitura y tan feliz. Entonces Juanes se dio la vuelta y comprendí que me había metido en el asunto hasta el fondo.

-Tenías la condición de cantar no solo en gutural, sino también en melódico.

Más que la condición ellos me lo plantearon como que era algo que no se había hecho nunca y empezar en gutural de sopetón podía ser muy fuerte, incluso yo misma la primera vez que escuché gutural me dio miedo. Entiendo esa transición, no me pareció inadecuada.

-Debo reconocerte que no sigo este tipo de programas, aunque resulta casi imposible no enterarte de cosas como cuando ganó Rafa Blas. No estoy nada familiarizado con el formato, pero escuché y vi por internet la versión que cantaste a dúo del tema de Survivor “Eye of the tyger” y me quedé realmente impresionado, sobre todo con la mezcla melódico/gutural en un tema de Rock AOR.

Fue muy interesante, de hecho no te dicen con quién vas a cantar hasta que llegas a los ensayos. De este modo ni siquiera sabes cómo canta tu contrincante y hay ahí un primer momento muy loco en escena. Recuerdo que Juanes bromeaba con Basilio, mi compañero que cantó también el tema y que lleva un montón de tiempo en esto, le decía que iba a alucinar con mi voz, jaja. Basilio tiene una gran voz y el juego de las dos voces quedó muy bien, incluso la gente pensaba que Basilio hacía el gutural y yo la línea melódica. Todo esto me ha servido mucho para aprender a la hora de empastar voces y otro tipo de cuestiones técnicas o de recursos.

-Hasta ahora no había escuchado canciones de Hard Rock melódico con voces guturales y te debo decir que me encantó. Te animo a que te lo valores de cara al futuro.

Muchas gracias. Bueno, he hecho algún pinito a este respecto, en mi canal he versionado algún clásico con gutural, algún Metal medley que he colgado en la red y mis críticas me han llovido; supongo que a la gente no le acaba de cuadrar versionar un gran clásico con un estilo que no tiene nada que ver, también lo puedo entender.

-También es cierto que esa “intransigencia” –usaremos el concepto con sumo cuidado– de algunos seguidores puede ser recíproco; igual alguna gente que esté acostumbrada a escuchar tu música no se sienta cómoda con la idea de poner voz gutural a otros estilos. ¿Piensas que es complicado que estas mezclas se puedan valorar en su justa medida?

Ya te digo que cada vez que he intentado hacer algo de este palo he tenido por un lado gente a la que le ha gustado y sorprendido, pero también otras opiniones que no entendían cómo se me había podido ocurrir. Por ejemplo, hice una versión de “Stargazer” de Rainbow y no veas la que me cayó, jaja.

                                                         Diva Satanica: "Stargazer".

-Esto es un Club de Fans de Deep Purple y en lo que a mí respecta estoy encantado con la idea. Seguimos con La Voz, ¿pensabas que ibas a llegar hasta dónde llegaste en el concurso?

Yo pensaba que tras las audiciones me volvía para casa y ya con esa experiencia me iba feliz, pero resultó que seguí. Algo que estuvo muy bien fue que al pasar a la siguiente fase ya no te quedas en la anécdota, de algún modo te afianzas y sientes que han confiado en ti. Obviamente tenía claro que mucho más allá de la mitad no podía llegar, sin cantar melódico en un programa de cantar melódico la cosa está clara. No obstante pienso que estuvo más que bien para lo que podía ofrecer.

-¿Con qué te quedas de toda la experiencia?

Con todo lo que he aprendido, la gente que he conocido y el hecho de poder salir de tu propia zona de confort para verte en otro tipo de panorama. Uno no sabe nunca dónde va a acabar y está ver experimentar otras sensaciones.

-¿Piensas que ha beneficiado a Bloodhunter?

Creo que nos ha dado más visibilidad en el sentido de que es un programa que ven millones de personas y hay gente que ha visto dicho programa y se ha comprado nuestro disco. Hemos conseguido acceder a un público que igual de otra forma no hubiéramos podido enganchar.

-Coincido contigo. No creo que ningún seguidor vuestro haya decidido tirar vuestros discos porque hayas salido en el programa. Además, has participado cantando en gutural; has hecho lo tuyo y eso me parece muy honesto.

Es cierto, fui a hacer lo que sabía hacer y en lo que creo, no participé para cantar Reggaetón ni nada por el estilo.

-Tienes otro proyecto con dos vocalistas del que poco sabemos, alguna actuación. ¿Qué nos puedes contar de Outreach?

De momento es un proyecto. Estamos implicados músicos de otras bandas a nivel nacional. Somos dos vocalistas; Nines, que viene de un grupo de Jaén que se llama Hair As A Crown, y yo. También contamos con dos guitarristas, un bajista, un teclista y somos casi como La Tribu de los Brady. El estilo no tiene nada que ver con Bloodhunter. Entré hace como unos dos años y ahora estamos terminando de componer, tenemos algo así como para un LP de siete temas. Hemos empezado a grabar y estamos en proceso de sacar algún vídeo clip.

-¿Tu prioridad es Bloodhunter? ¿Sería Outreach algo así como un proyecto?

No tenemos fechas ni tiempos predeterminados, esto es un proyecto paralelo al que le dedicamos el tiempo que podemos; no es como con Bloodhunter, al que le queremos dar continuidad y considero prioritario ahora mismo. Los otros miembros del grupo también tienen las prioridades de sus bandas. Hemos tocado en un par de ocasiones, de hecho volvemos a hacerlo próximamente en Madrid en una fecha que anunciaremos pronto.

                                                            Outreach.

-¿Musicalmente hay diferencias con vuestros grupos de referencia?

Se trata de dejar que fluyan otras ideas que igual en nuestros propios grupos no tienen tanto sentido o cabida y aquí se puedan trabajar.

-Hace poco anunciaste tu colaboración en el estupendo proyecto “Legado De Una Tragedía”, en su cuarta edición. ¿Qué nos puedes contar de esto?

Me gustan mucho los discos que ya han publicado. La historia fue muy chula porque ya seguía este proyecto. Cuando se llevaba el myspace creo recordar que nuestro guitarra Fenris me preguntó si conocía este proyecto sobre Edgar Allan Poe y en el que cantaban entre otros Leo Jiménez. La verdad es que lo escuchaba de vez en cuando y hace unos meses me llegó un twitter de alguien que me proponía para participar en este proyecto, finalmente Joaquín Padilla lo pensó y  decidió que en la cuarta entrega sería interesante que hubiese gutural. Me lo propuso, lo hablamos y debo decir que es una de las mejores cosas que me han pasado últimamente ya que por aquí han pasado los mejores artistas. Trabajar con él ha sido una pasada, es exigente, tiene criterio y he aprendido más trabajando dos horas con Joaquín que en mucho más tiempo de otra manera.

-¿Qué le pides a una colaboración para participar en ella?

Que me cuente algo, la verdad es que no soy muy difícil de convencer si lo que me proponen me dice algo aunque no tenga mucho que ver con lo que haga. Por ejemplo, cuando Bárbara Black me invitó a cantar en el concierto de presentación de su último disco me hizo mucha ilusión. Seguía a Bárbara desde hacía tiempo, aunque su estilo tenía poco que ver con el mío; opino que tiene una de las mejores voces y todo lo que pueda aprender de ella, aunque yo no cante melódico, es bien recibido.

                                                         Bárbara Black y Diva Satanica.

-Tienes varios tutoriales en youtube explicando cuestiones relacionadas con este tipo de canto. ¿Desde cuándo surge este interés por la faceta didáctica?

No tengo una formación reglada como tal, pero he ido aprendiendo poco a poco a base de mucho investigar y ver a otros cantantes. Hace un par de años me interesé en intentar ayudar a toda esa gente que como yo también quiere aprender dentro de este contexto, explicar un poco las cosas que puedes hacer y las que no te convienen para no dañarte. Se trata de ayudar para que no tengan que pasar la experiencia que yo misma viví, con unos cuantos consejos puedes acortar la experiencia de aprendizaje. Empecé de ese nodo y lo cierto es que ahora me viene gente de todos los niveles y es muy gratificante ayudarles a solventar determinados problemas y situaciones a la hora de cantar. Se trata de una enseñanza a nivel individualizado, imparto clases sueltas, no estoy en ninguna academia. Las sesiones las llevo a cabo en mi propio local de ensayo, ahora puedo tener unos veinte alumnos que vienen y van. La demanda ha ido aumentando desde que al principio venía algún alumno para alguna cuestión concreta, estoy muy contenta. Esto me ha permitido aprender y conocer otros estilos que igual de otro modo no hubiese incorporado al mío.

-¿Te gustaría dedicarte a esto más activamente en un futuro? ¿Intercalarlo con tu faceta de vocalista?

Estaría muy bien, lo que ocurre es que necesitaría formarte un poco más para poder colocarme en esa posición. Veremos más adelante.

-Tienes colaboraciones en publicaciones como la Heavy y Mariskalrock. ¿Cómo surgió esto de colaborar en la prensa especializada?

Por un lado me encanta la música y me encanta escribir. Cuando me vine a Madrid uno de mis objetivos era acercarme lo máximo posible a esta escena. Me compraba todas las revistas musicales de entonces y decidí acercarme a las distintas redacciones para ver si alguien me daba la oportunidad de realizar alguna pequeña reseña. Juan Destroyer me contestó y así empecé en este campo, creo que llevamos unos seis o siete años juntos. Les estoy muy agradecida porque he aprendido mucho con ellos, he descubierto a muchas bandas, he asistido a muchos conciertos y es una experiencia que llevo conmigo.

-En la actual era digital, ¿qué recorrido piensas que siguen teniendo las publicaciones físicas en papel?

Veo el panorama un poco como en los discos, creo que cada vez somos menos los que compramos revistas en papel y puede que haya que revisar la manera de plantearse las publicaciones hoy en día.

-Muchas publicaciones, Mariskalrock incluido, tienen sus propias ediciones en internet. Tal vez por ahí vaya el lavado de cara que piden los nuevos tiempos.

Estas publicaciones de internet tienen muchas visitas, esa es la realidad. Igual hay que empezar a guiarse por las páginas webs, no lo sé. Pienso que hay que estar abierto a lo que surge y remar en ese sentido.

-¿Y tema radio?

Alguna vez me lo han comentado, en Mariskal están haciendo estos programas. La verdad es que no me siento cómoda en ese papel, es necesaria una capacidad de improvisación cuando estás hablando en directo con la que todavía no me veo. Puedes escuchar a Mariano Muniesa que de repente rescata una anécdota interesante sobre la grabación de tal o cuál disco y que te deja perplejo. Para dominar y conocer tantos datos, curiosidades y detalles todavía me falta experiencia e información. De hecho Bárbara también hace en Mariskal un programa de radio y la verdad es que me parece difícil llevarlo a cabo.


-Antes nos has mencionado el tema “Stargazer” de Rainbow”. ¿Hay algún disco o canción de la saga Purple que te guste, te haya marcado o te llame la atención de una manera especial?

“Stargazer” fue la primera canción que me tuve que aprender cuando empecé a dar clases de canto y recuerdo que me pareció muy loco que sin saber apenas cantar iba a poder hacer una canción cantada por Dio, jaja. Ahí empecé a descubrir a Deep Purple o a Rainbow y esta es una de mis canciones preferidas. Incluso nos la llegamos a plantear hacer una versión en Bloodhunter. También “Temple of the King”, que fue una de las primeras que escuché cuando empecé a salir por bares de Heavy.

-“Temple of the King” es una preciosidad de canción.

Ahí me enamoré de este tema, es uno de los que más me sobrecogen.

-¿Qué opinas del papel de la mujer dentro del mundo de la música en general y del Rock en particular?

Pienso que este tópico de que nos discriminan en la música está muy pasado;  incluso podemos llegar a tener una discriminación positiva, a veces te prestan más atención por el hecho de ser una chica. Es una tontería porque la música no va de eso, tiene que ver más con el compromiso y la dedicación que le pongas. Hay que dejar que los grupos crezcan, trabajen y lleguen a obtener esa visibilidad que puede que sea lo que nos falta.

-Dinos alguno de tus cantantes que más te lleguen, además de Maria “Tristessa”.

Es una pregunta difícil porque soy algo friki en cuanto a cantantes. En melódico Jorn Lande me parece lo más, me emociona; también gente como Jeff Scott Soto o Mats Leven. A nivel de Metal Extremo Maria Kolokouri por supuesto es mi referencia, Candice Clot de Eths fue la primera vocalista y si hablamos de cantantes de hoy en día la primera me parece Tatiana de Jinjer. Tatiana lo tiene todo: sabe cantar melódico, sabe cantar gutural, tiene presencia escénica, un show de Jinjer es una pasada solo por verla a ella; es la referencia.

-¿Qué proyectos personales tiene Rocío, dentro o fuera de la música?

Hay cosas que todavía no puedo anunciar, pero que van a salir próximamente; tengo muchas ganas de decirlo, lo que pasa es que hasta que no se materialice no se puede ya que no solo depende de mí. Lo curioso es que no sé si a raíz de salir por la tele o que te conozcan algo más, pero me han salido algunas ofertas y cosas muy interesantes. Creo que van a ser cosas buenas para mí no solo por lo que puedan llegar a ser en realidad, sino por lo que pueda aprender de ellas.

-Nos gustaría que, con una idea rápida, nos dijeras lo que primero te venga a la cabeza sobre estos cantantes:

-Tina Turner: Leona.
-María Kolokouri (Tristessa): Honor.
-Ronnie James Dio: Fantasía.
-Steffi [In Mute]: Fuerza.
-Bárbara Black: Pasión.
-David Coverdale: La voz.
-Leonor Marchesi: Elegancia, clase.

-Si hay alguna última cosa que quieras añadir o comentarnos.

Esperamos ver a todo el mundo en los próximos festivales, estamos trabajando duro en las fechas de los próximos conciertos y durante este año irán saliendo las noticias. También daros las gracias a vosotros porque, aunque digas que sois un medio modesto, sin esto es imposible darse a conocer. Muchas gracias por una charla agradable y nos vemos.