Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Casablanca: Concierto homenaje 30 aniversario de la publicación del disco "Rock'n’Roll en El Bar De Rick”.


El próximo mes de Noviembre tiene previsto celebrarse un concierto conmemorativo de los treinta años de la salida al mercado del primer Lp del madrileño grupo Casablanca, titulado “Rock'n'Roll En El Bar De Rick”.  El bajista original de la formación, Carlos Hervás “Nano” se volverá a subir a un escenario para interpretar algunos de los míticos temas de este especial grupo en lo que servirá de homenaje a los tristemente fallecidos Terry Barrios y Pachi Escolano, también miembros originales de la banda. Descansen en paz. Este evento también servirá de despedida de los escenarios al batería José Martos, que acompaña a Nano en este interesante homenaje a la música de un grupo que, sin duda, mereció mejor suerte; le sobraba calidad para ello. En fin. Sirvan también estas palabras de homenaje al propio José, un batería que ya forma parte de la Historia del Rock en España, al que deseamos lo mejor... y que se piense mejor lo de su abandono de los escenarios.

                                                            José Martos Arellano.

Este concierto se anunció hace un par de meses, en medio del caluroso verano, aunque no fue hasta mediados de Agosto que se hizo público el elenco de músicos invitados a colaborar en dicha actuación. Lo cierto es que la nómina resulta de enjundia: además de Nano y Martos, ambos presentes en practicamente las distintas fases del evento, participan antiguos miembros de las distintas formaciones de Casablanca como Nacho Ruiz, Marisa de la Plaza, Jose Manuel Fernández o Juanjo Termiño, también están los Topo/Asfalto José Luis Jiménez y Lele Laina, el solo Asfalto Julio Castejón, Eduardo Pinilla, Kacho Casal, Flaco Barral, Marcel Caputi y la inconfundible voz de Gaby de Val. Lo dicho: un cartelazo. Bueno, echamos de menos a un gran ausente que responde al nombre de Miguel Ángel Collado. Este excepcional músico, arreglista y compositor, colaboró en la sombra con el grupo y puso los teclados en el giro musical que ofrecieron con su segundo disco titulado “La Noche”; no se me ocurre un nombre mejor para titular una obra musical.


El grupo se formó en 1985 a partir de la banda Mamut, formada por Nano y Pachi. Se incorporó Terry Barrios de Topo a la batería, guitarra y voces; Barrios compaginó su participación en las dos bandas hasta que los compromisos de Topo le obligaron a dejar Casablanca con su batería Pepe Rodríguez, de hecho en la portada de “Rock'n’Roll En El Bar De Rick” aparecen ambos músicos. Una portada emblemática; sí señor. Como curiosidad podemos comentar que por lo visto decidieron cambiar el nombre del grupo porque querían algo más elegante que Mamut y desde luego que con Casablanca acertaron. Aunque también conviene decir que su primer disco destilaba buen Rock n’Roll.

                                                      Casablanca: "Rey del siglo XX".
        
Poco tiempo después Terry retornó al grupo, tras dejar la formación de Jiménez y Laina. Aparece en los créditos de “Río”, tercer disco del grupo. Pese a aparecer en medios tan importantes de aquellos años como “Los 40 Principales” o “El Gran Musical”, su propuesta musical no acabó de cuajar. Supongo que intentar vivir del Rock duro en España acaba con la paciencia de cualquiera. Casablanca lo dejó a principios de los noventa, tras tres discos de estudio publicados, y se juntaron tristemente –y lo digo por los motivos– para una última actuación con motivo del fallecimiento de Terry Barrios en Septiembre de 1992. Entre los años 1995 y 1997 Pachi resucitó al grupo con nuevos miembros y sacó el disco “Casablanca 4”. Hubo que esperar hasta 2005 para que Nano y Pachi se juntaran en un local de ensayo con el antiguo batería de Marshall Monroe, José Manuel Fernández, y decidiesen devolver de nuevo a la vida al grupo de la mítica peli de Humphrey Bogart. Sacaron un recopilatorio y otro nuevo disco de estudio titulado “Apostando Contra El Avestruz”, ya sin Pachi Escolano, que abandonó la nave por motivos personales. Actuaron durante esos años en festivales como el “Leyendas del Rock” o el “Nos Va La Marcha 2008” antes de volver a dejar descansar el nombre. Actualmente Nano toca junto a Lele Laina con el grupo de versiones llamado Ron & Blues.

                                                        Casablanca. Primera formación.

                                                     Pachi Escolano y Carlos Hervás "Nano".

Esperaremos a mediados de Noviembre para imbuirnos en una sobredosis de nostalgia y buena música mientras brindamos por los que ya no están, por los que se bajan de las tablas y por todos  los que disfrutan de la buena música.


                                Terry Barrios.                                               Pachi Escolano.



martes, 5 de septiembre de 2017

REFLEXIONES METÁLICAS.



Reuniones de grupos, oportunidad o dinero y nada más.

Son muchas las bandas que tuvieron su época dorada en los 80, 90, o incluso más tarde; se disolvieron en su momento y con el paso de los años se vuelven a juntar para hacer giras en directo e incluso para grabar nuevo material.
Ante esta situación se presenta una clara disyuntiva. Por un lado, los que están a favor. Aquí se sitúan los que realmente piensan que la reunificación del grupo les permitirá reverdecer viejos laureles y brillar con luz propia tanto en directo como en estudio con nuevas composiciones. No tan optimistas, pero también en este bando se alinean los que creen que el grupo en cuestión no llegará ni de lejos a aproximarse a lo que fue antaño, pero que supone una oportunidad para escucharles en directo tiempo después, posibilitando que las generaciones más jóvenes que no pudieron verles en su momento los disfruten ahora –haciendo que vuelvan a estar en el candelero y aumente así su repercusión- y que los fans más antiguos puedan hacerlo de nuevo -y escuchar material actual del grupo, que aunque no enamore a la crítica, a ellos que son fans sí-.


Por el contrario, se encuentran los que no están a favor de una nueva reunión de tal o cual grupo, pues no ven que puedan ofrecer nada positivo y lo único que conseguirán es mancillar la imagen que habían logrado esculpir en su época de gloria, arrastrándose por los escenarios o sacando nuevas canciones mediocres sólo por el vil metal, mucho o poco según los casos.
Es evidente que el dinero tiene mucho peso para que se produzca la reunión de cualquier grupo que triunfase años atrás. La clave es si esa nueva vuelta a la vida es únicamente un asunto monetario o hay algo más detrás.


Metálico.

martes, 29 de agosto de 2017

Bernie Marsden: "Tattooed lady"


Seguimos enganchados a Rory. No se me ocurre mejor momento para recordar la espléndida versión de su famosa canción por parte de Bernie Marsden. Nuestro querido Bernie militó en los Whitesnake clásicos, todavía no había rastro de pelos rubios cardados ni vídeos con modelos en la MTV y el grupo practicaba un Blues Rock potente, poderoso y pleno de esencia; lo que para muchos de nosotros representa el Blues que más nos gusta. Opiniones.

    Whitesnake: Neil Murray, Bernie Marsden, David Coverdale, Micky Moody, Dave Dowle, Jon Lord.

Lo cierto es que el bueno de Bernie Marsden lleva mucho terreno recorrido por los inescrutables senderos musicales, ha pasado por infinidad de grupos de primera fila y siempre es garante de música bien hecha. Como curiosidad debemos comentar que en los comienzos de su carrera profesional dentro de la música formó parte durante unos meses del grupo UFO y, desde entonces, ha tocado con gente como Glen Cornick, David Coverdale, Micky Moody, Jon Lord, Tony Asthon, Neil Murray, Cozy Powell, Don Airey o Ian Gillan entre otros muchos. Un currículum de categoría.


Nuestro hombre siempre se ha considerado un bluesman, por lo que acabó chocando con David Coverdale cuando se empezaba a vislumbrar el deseo de este último por triunfar en el mercado americano aunque tuviese que modificar/desvirtuar la esencia musical de la Serpiente Blanca. Sin problema, recientemente estrecharon contacto. Coverdale invitó a Marsden a subirse al escenario durante el bis del concierto que sus actuales Whitesnake ofrecieron en el prestigioso festival Sweden Rock del año 2011, todo un lujo volver a escuchar "Fool for your loving" o "Here I go agian" de la mano de sus dos princiaples creadores; dicha actuación además contó con la invitación del también ex guitarrista del grupo Adrian Vandenberg, todavía más lujo. Por su parte Bernie le ofreció a David poner la voz en un remake del conocido tema de Whitesnake titulado "Trouble" e incluido en lo que es hasta ahora su último disco en solitario, el buenísimo "Shine". Parece ser que Coverdale y Marsden salieron tarifando tras la etapa Whitesnake y, tras estar un montón de años sin hablarse, coincidieron en un aeropuerto londinense en el año 2009. Este encuentro casual les ayudó a reconstruir su relación. Resulta muy interesante el triángulo de relaciones entre David Coverdale, Bernie Marsden y Micky Moody, el trío creador del imperecedero catálogo musical de esos Whitesnake de los ochenta no acabaron muy bien su relación y han pasado a lo largo de estos años por situaciones tan curiosas como cachondas; habrá que hablar de esto en otro momento. Por cierto, a ver si este acercamiento Marsden-Coverdale hace recapacitar a David y nos regala de una vez ese dichoso concierto reunión de la formación clásica de la Serpiente Blanca por el que muchos suspiramos.


      Coverdale & Marsden. Sweden Rock.

Pero volvamos al tema. Bernie sigue sacando discos con regularidad, cómodamente asentado en ese Blues que tan natural le fluye. Uno de esos discos supuso el reconocimiento al legado de Rory Gallagher y su portada nos sirve como foto de encabezamiento de este texto. El cd está formado por versiones de canciones del genio irlandés y es una especie de tributo a su música y a su figura artística. Dentro de dicha obra se encuentra la versión del "Tattoo'd lady", rebautiza por Marsden como "Tattooed lady". Poco que comentar sobre este tema, la versión de Bernie se sale. El tratamiento de la canción respeta bastante el original, excepto durante el solo final en el que juega con su guitarra. Además de componer y tocar la guitarra, Bernie Marsden es un excelente vocalista, dotado con un registro realmente bonito, positivo, vital y especial, lo que le permite mejorar todavía más una versión ya de por sí redonda.


                                                        Bernie Marsden: "Tattooed lady".




viernes, 25 de agosto de 2017

Rory Gallagher: Tattoo'd lady"


Hace algo más de veintidos años que Rory Gallagher nos dejó huérfanos a todos aquellos seguidores que disfrutamos de la música tan especial que nos ofreció durante sus escasos cuarenta y siete años de edad. Una persona especial con un don especial para construir canciones especiales que se agarran con fuerza a tus tripas desde el mismo instante en el que las escuchas.


Uno de esos temas imperecederos es "Tattoo'd lady", te desarma y te lleva a su terreno en cuanto el bueno de Rory recita esos primeros versos: "tattoo'd lady, beared baby they're my family". Lo hace con una sutileza y una naturalidad tales que resulta imposible resistirte si dispones de un mínimo de sensibilidad y sentido del buen gusto. Rezuma un lirismo, belleza y sencillez solo al alcance de los genios. En mi caso esta fue la primera canción de Rory Gallagher que cayó en mis oídos y, desde ese mismo instante, no tuve más remedio que perseguir toda su discografía como alma en pena. La particular visión del Blues que emana de su guitarra y su voz, perfectamente edulcorada con sonidos acústicos y de tradición irlandesa, le convierte en uno de esos tipos visionarios que ha mostrado el camino a seguir a las siguientes generaciones. No es de extrañar que cualquier guitarrista que se precie muestre sus respetos hacia la figura de Rory en cuanto les preguntan. Músicos consagrados como Bernie Marsden, Phil Lynnott, Bernie Torme, Joe Bonamassa, Glenn Tipton y otros muchos no han dudado en reconocer la importancia e influencia de este querido músico irlandés. Caso aparte resulta el también tristemente fallecido Gary Moore, ambos irlandeses, grandes músicos y muy influyentes en sus generaciones respectivas. Lo curioso es que a nuestro amigo Gary jamás le he escuchado una sola referencia o reconocimiento hacia Gallagher; desde luego que el entrañable Moore no era el tipo más simpático y afable del mundo, pero de ahí a ni siquiera mencionarle en sus entrevistas media un abismo. Es obvio que Gary Moore ha bebido como nadie de la fuente de Rory y negarlo resulta estúpido: ambos fueron irlandeses y el giro hacia el Blues que dió Moore en los noventa era basicamente lo mismo que hizo Rory Gallagher durante toda su vida. En fin.


Este tipo tan singular murió demasiado pronto. Los excesos con el alcohol -era irlandés- y los fuertes calmantes que consumía por su miedo a volar -le comprendo perfectamente- destrozaron su hígado y practicamente murió sobre una mesa de operaciones debido a su trasplante y subsiguientes complicaciones. Con el apellido Gallagher me pasa lo mismo que con Beck. Si hablamos de músicos y de artistas, para mí solo hay un Beck: Jeff Beck. Del mismo modo en mi universo solo existe un Gallagher: Rory Gallagher. Degustemos un poquito de ese Blues tan especial mientras recordamos las sabias palabras que nos dedicó Bernie Torme sobre este tipo de música: "Me parece estúpido cuando escucho a algún guitarrista sobre la simplicidad de la técnica del Blues, solo es simple si no lo tocas bien".

                                                    Rory Gallagher: "Tattoo'd lady".


lunes, 14 de agosto de 2017

Dio: “Evil eyes”.


Este es un momento completamente gratuito para reivindicar de nuevo la música de Dio.  “Evil eyes” constituye un ejemplo perfecto de lo que es una gran canción acompañada de una letra impecable, pura poesía, que le viene como añillo al dedo a la música para crear una obra artística de categoría; otro ejemplo más de una discografía sólida como pocas en la que uno de sus muchos aciertos es la calidad de los escritos de la mayoría de los temas.

Hide in the midnight
Turn out the lights, you'll see them anyway
Sail into never, they'll follow wherever you can go
And take you to the places you don't know

It's the call of the city
The way that black's pretty to the purest heart
It's places of pleasure
They promise you treasure if you fly
And then there goes the soul of you and I

Oh do you ever think about
The way I caught the rainbow
I'll be there where fire makes you dance
I'm gonna give you the look
That opens up the skies

I've got Evil Eyes...

Hide in the midnight
Turn out the light, they'll see you anyway
Sail into never, they'll follow wherever you can go

I've got Evil Eyes...

------  --  ------

Escondidos en la medianoche
Apaga las luces, los podrás ver igualmente
Viniendo de la nada, ellos te seguirán allá dónde vayas
Y te llevarán a lugares en los que nunca has estado

Es la llamada de la ciudad
El recorrido de la bonita oscuridad hasta el corazón más puro
Los lugares del placer
Ellos te prometen sus tesoros si quieres volar
Y entonces ahí van tu alma y la mía

Has pensado alguna vez
Cómo pude atrapar el Arco Iris
Sabes que estaré ahí cuando el fuego te haga mover
Voy a darte la mirada
Que abre los cielos

Tengo ojos malditos

Escondido en la medianoche
Apaga las luces, ellos te podrán ver igualmente
Viniendo de la nada, ellos te seguirán allá dónde vayas

Tengo ojos malditos...




Poco más que decir; bueno, sí. La lírica de la traducción en español no hace justicia a la composición y sonoridad en el idioma de Shakespeare. Acompañamos este texto con la grabación original que apareció en el segundo disco disco del grupo, titulado “The Last In Line”.  Tal vez uno de los mejores discos de la Historia; tal vez. Además rescatamos la versión en directo del mismo tema que el grupo interpretó en la localidad holandesa de Utrech el cuatro de Diciembre de 1983 y que se grabó en vídeo para publicarlo más tarde. Dio en todo su poder durante aquellos primeros años de éxito y reconocimiento mundial. Curiosamente en la grabación se editó este tema, por lo que no aparece en el visionado de la cinta; aunque lo cierto es que en la interpretación de la canción Ronnie se sale. Sin problema, podemos degustarlo en la grabación de audio que lleva circulando por el mercado pirata desde los años ochenta y que desde hace tiempo se puede conseguir en grabación original. En la parte final del tema podemos disfrutar de un Ronnie Dio que fuerza su voz llevándola hasta el límite mientras nos regala otro de esos momentos mágicos que tan bien sabía recrear. A ver si al petardo de Andrew Freeman alguien de su grupo tributo llamado con el incómodo nombre de Last In Line le pone esta versión, empieza a enterarse de algo de lo que va esto de la música de Dio, deja de hacer tonterías cada vez que se suba a un escenario a cantar versiones de estas canciones y muestra un poco de respeto. Dios mío, cuánto echo de menos a Ronnie. Descanse en Paz.

                                                                 Dio: "Evil eyes".

                                                          Dio: "Evil eyes". Utrech. 4.12.83


martes, 8 de agosto de 2017

REFLEXIONES METÁLICAS.



PRIORIDAD.

Primero la música y luego las letras, ¿o al revés?

Sin tener en cuenta la música o las canciones instrumentales, todo tema es una unión de música y letra. Se alcanza la plenitud cuando ambos elementos atesoran un gran nivel. Pero este ideal no siempre se alcanza, de hecho es difícil que se consiga por lo que existen melodías que tienen que soportar que les acompañen unas estrofas deficientes y a la inversa. Y ante esta situación qué es preferible: la preponderancia de la música o de las letras. Hay géneros donde está clarísimo hacia qué dirección se tiende, estoy pensando en la ópera por un lado y en los cantautores, por el otro. ¿Pero el Rock o el Heavy? Habrá opiniones para todos los gustos, hasta la que se reduce a que en los grupos extranjeros cuenta más la música por aquello de que si se desconoce el idioma en el que se canta no se entiende y así en los grupos patrios prima más unas letras con mensaje. Esta premisa que parece un tanto irrisoria creo que fue tendencia hace ya bastantes años.
Lo que sí es verdad es que el Rock y por extensión el Heavy es una forma de expresión distinta que a través de unos acordes no puede renunciar a la posibilidad que tiene como altavoz de distintos mensajes sociales o existenciales.


El problema es que existen grupos que dan un papel preponderante a la música, la trabajan a tope y sin embargo las letras les son un auténtico engorro del que salen del paso de cualquier manera y, claro, el resultado son unas estrofas de lo más insustanciales. Y al revés, también, grupos con una nítida conciencia social, que dejen a la parte musical en un segundísimo plano para centrarse en trasladar las ideas que quieren a hacer llegar a su público.
Tampoco se puede caer en la falsa creencia de que letras sociales son sinónimo de buenas letras. No, ni por asomo, unas buenas líricas pueden ser de cualquier tema: existenciales, de amor, hedonistas, históricas, etc, y también sociales, evidentemente; sólo tienen que cumplir un requisito: ser eso... buenas.


Metálico.

domingo, 30 de julio de 2017

David Lee Roth: Reunión “Eat’em And Smile” con Billy Sheehan y Steve Vai. “Shine a little more”.


Cualquier momento es bueno para hablar un poco de David Lee Roth. Un tipo que es capaz de condensar en su personalidad todo el reflejo de la industria del entretenimiento americana del último siglo no puede pasar desapercibido así como así. El vocalista de Van Halen o Diamond Dave, uno de los muchos sobrenombres que tiene este auténtico forajido curtido en mil y una batallas, alcanzó la fama mundial de la mano de Eddie Van Halen, aunque también es conocido por su interesantísima carrera en solitario; de hecho siguen los incesantes rumores sobre una posible reunión del grupo con el que grabó “Eat’em And Smile”, su primera obra en solitario y disco de platino en ventas.


Hace un par de años se anunció con un par de días de antelación un show en un club de Hollywood de un grupo formado por Steve Vai, Billy Sheehan y Gregg Bissonette –o sea, la formación clásica del primer disco de David Lee Roth en solitario–, acompañados por el cantante de Steel Panther y de un conocido grupo tributo a Van Halen llamado Ralph Saenz y con la sorpresa de la aparición de Diamond Dave para subirse a cantar un puñado de temas. El concierto fue suspendido por la policía local cuando el grupo estaba entre bastidores para subir a escena porque se había rebasado con creces el aforo permitido por la sala. No es broma, habían metido cerca de unas dos mil personas en una sala con una capacidad de algo más de quinientos asientos y se quedaron en la puerta sin poder pasar otros cientos más en una fila que rodeaba toda la avenida. La prensa abordó al propio David en la puerta de atrás de la sala para preguntarle sobre lo sucedido allí mismo, a lo que nuestro entrañable vocalista respondió con una broma y una sonrisa; eso sí, lamentándose por la gente que se había desplazado hasta la sala para ver la actuación sorpresa. Un día más en la vida de David Lee Roth

                         Steve Vai, G.Bissonette, David Lee Roth y Billy Sheehan. Formación original "Eat'em And Smile" Nov. 2015.

Hace unos escasos días Billy Sheehan volvió a hablar en los medios de comunicación sobre esa posible reunión, comentando que todo dependía de lo que dijese el propio Roth; por su parte estaba dispuesto en cuanto se produjese la llamada. Algo parecido comentó en su momento Steve Vai, otro tipo tan especial como Sheehan y que no necesita de ningún revival para brillar con luz propia, también ha declarado en los últimos tiempos que los músicos de la formación clásica que grabó ese álbum tan especial se suelen juntar cada año para rememorar buenos recuerdos y que solo es cuestión de tiempo y buena voluntad que se cuadren las agendas para subirse juntos a un escenario de nuevo. Estos tipos son tan buenos en lo suyo que se pueden permitir el lujo de hacer en la música lo que les apetezca y les diga su instinto… seguro que va a ser brillante.

                                                                Billy Sheehan y David Lee Roth.

Por su parte David Lee lleva años caracterizándose por no aparecer en absoluto en los medios de comunicación. Tras pasarse media vida expuesto a focos, se ha dado cuenta de que en estos tiempos de nuevas tecnologías y acceso tan inmediato a la información la mejor manera de publicitarse es permanecer en el anonimato. De este modo generan más expectación entre los fans. Y están en lo cierto: es más seguido por la prensa mundial un pedo que se tiren Dave Roth o Eddie Van Halen que los cientos de reportajes con los que a diario nos agobian una serie de artistas que no nombraré para evitarme problemas; da igual, rápidamente vienen a nuestra cabeza algunos de ellos.
Cuando hablamos de la música de David Lee Roth, tanto en solitario como con Van Halen, en seguida nos invaden unos cuantos títulos de esos que están grabados a sangre y fuego en la Historia del entretenimiento del último siglo. Sin embargo me apetece acordarme de alguno de esos otros temas, tan buenos o más que los archiconocidos, pero que no alcanzaron el estrellato. Hay canciones destinadas a reinar y otras encauzadas a ser degustadas por exquisitos paladares. De las primeras ya se encargan de contarnos cosas todos los demás, así que nos vamos a detener un poco en las segundas.


La canción “Shine a little love” es una versión de la ELO, convenientemente rebautizada aquí como “Shine a Little more”. No aparece en ninguno de los discos de Roth ni ha sido publicada oficialmente en ningún cd del artista. Sin embargo sirvió como parte de la banda sonora de la imposible película que nuestro insigne vocalista registró a principios del año dos mil bajo el título de “No Holds Bar-B-Que”. El imposible film tampoco llegó a publicarse oficialmente, únicamente se vendió como cinta de vhs en el merchandising de la exitosa gira conjunta que hicieron durante el verano de 2002 David Lee Roth y Sammy Hagar –el imposible Sam & Dave Tour– pasando a ser una de las piezas de culto del mercado coleccionista de aquellos años. Actualmente se encuentra en Youtube, aunque con menor calidad. Para más inri, el propio David estimó oportuno sacar otra edición de la película pero con su propia voz en off intentando explicar –o liar aún más– los diferentes sketches que conforman el metraje. Lo mejor de la cinta, además de algunos momentos impagables del propio Roth –un tipo cuya cabeza dejó de habitar este mundo hace bastantes años y que tal vez por eso sea tan especial–, es la música que esta contiene. Una banda capacitada para tocar Rock, Blues, Jazz, Swing, Pop, Soul, Blue Grass y lo que se le ponga. Todos los temas que se incluyen en el film fueron grabados para la ocasión, por lo que la banda sonora de la peli no tiene desperdicio… y que, por supuesto, tampoco está publicada. Ni que decir tiene que en las estanterías de mi habitación se encuentran las dos versiones de la peli más la BSO editada del propio metraje. En aquellos días los pasos de David Lee Roth eran más inexplicables que nunca y esto no fue más que otra deliciosa marcianada de nuestro encantador gigoló. Otro día hablaremos más en profundidad de este proyecto tan atómico. Solo como apunte diremos que con esta peli el bueno de David consiguió sacarse la espina que tenía clavada desde que se marchó de Van Halen en el año 1985 y se vino al traste el contrato que firmó con CBS Films para realizar una película en plan superproducción de Hollywood, por aquel entonces el film se presupuestó en unos veinte millones dólares. En aquellos años Van Halen eran los number one del mercado americano y David Lee Roth estaba en lo más alto de la fama y popularidad. Supongo que un ego tan grande como el suyo acabaría sacando de madre dicho proyecto. Para el casting del reparto femenino el propio David montó una fiesta de campeonato y los gastos se fueron sumando hasta que los altos ejecutivos de la compañía decidieron cancelar el proyecto. Curiosamente hace un tiempo acabó en mis manos el screenplay (o boceto del guion) definitivo de dicho film que, bajo el sugerente título de “Crazy From The Heat”, daría rienda suelta a toda la creatividad pasada de rosca del bueno de David. Finalmente Roth acabó publicando su autobiografía en el año 1996 bajo el mismo título. Lo dicho, toda esta fase cinematográfica tan peculiar de nuestro showman preferido habrá que retomarla más en profundidad en otro momento.



Pero quedémonos con “Shine a little more”, un estupendo ejercicio de Pop del bueno perfectamente llevado al terreno musical del irrepetible Diamond Dave. Parece mentira que un tipo que nació con una voz ideal para interpretar Blues –lo hace realmente bien, desde luego– tenga un gusto tan jodidamente bueno para las grandes melodías. Delirante una vez más el vídeo, extraído directamente de la propia película de la que hablamos al principio. Imposible de explicar con palabras, mejor verlo mientras cruzamos los dedos para que se decida a salir del anonimato de una maldita vez y nos haga cómplices de sus siguientes pasos en el mundo del show business.    


       
                                                   David Lee Roth: "Shine a little more". Versión extendida.


                                           David Lee Roth: "Shine a little more". Vídeo extraído del film "No Holds Bar-B-Que".