Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

martes, 28 de febrero de 2017

Warrant: “I think I’ll just stay here and drink” y nuevo disco para Abril de este año.


Los Warrant del famoso “Cherry pie” tienen previsto publicar un nuevo disco en estudio de la mano de la compañía de discos Frontiers. Recordemos que su última obra fue el recomendable “Rockaholic”, editada en el año 2011. Como aperitivo han grabado una versión del clásico de Merle Haggard titulada “I think I’ll just stay here and drink”, todo un himno dedicado a la diversión y a la fiesta.


Dicha canción la acaban de interpretar en el certamen de la PBR (Professional Bull Riders) celebrado en St. Louis. Esto de la PBR es el tinglado americano de los vaqueros que montan a los toros y potros salvajes, eventos muy populares y enraizados en la sociedad norteamericana. Parece ser que tanto ha gustado la versión a los organizadores que han decidido nombrar a esta nueva canción de los Warrant como su himno festivo oficial; en fin. Mostramos el vídeo de dicho momento.

                                Warrant: "I think I'll just stay here and drink". PBR. St. Louis. 25.2.17.

Los Warrant actuales están formados por los miembros originales Eric Turner y Jerry Dixon, Joey Allen y Steven Sweet, que pertenecen al grupo desde los tiempos de su primer Lp, y el cantante Robert Mason, encargado de sustituir al insustituible Jani Lane. Esta formación se volvió a reagrupar en el 2008 y lleva estabilizada desde entonces.

                                                       Warrant. Formación actual.

El grupo en el que militó el tristemente fallecido vocalista Jani Lane disfrutó de las mieles del éxito al publicar su primer disco a principios del año 1989, titulado “Dirty Rotten Filthy Stinking Rich”. Coparon los primeros puestos de las listas de éxitos americanas en aquellos años de vacas gordas para los grupos de Hard Rock melódico y desenfadado. Su siguiente disco, “Cherry Pie” les acabó de colocar en el mapa y las ventas se dispararon. Poco más tarde, con la llegada del Grunge, prácticamente desaparecieron de las listas y casi del mapa; igual que casi el resto de grupos que practicaban un estilo musical similar. Al frente del grupo siempre estuvo el carismático y controvertido vocalista Jani Lane, un tipo polémico y representante de la tradición de cock-rockers salvajes comandada por David Lee Roth. Jani llevó hasta el extremo el conocido lema de sexo, drogas y Rock n’Roll hasta sus últimas consecuencias, sus problemas con determinadas sustancias le acarrearon distintos problemas de salud, con sus compañeros de grupos, familiares, seres queridos y dentro del propio entorno de la industria musical. Falleció el once de Agosto de 2011, con apenas cuarenta y siete años. Fue encontrado muerto en un hotel de California y, tras un tiempo de incertidumbre sobre las causas de su fallecimiento, se hizo público que el desenlace fatal se debió a una intoxicación aguda por excesivo consumo de alcohol. 

                                                        Warrant con Jani Lane.

Me quedo con una de las entrevistas que concedió el siempre polémico Jani. En plena promoción de su primer disco le contestó al periodista de turno que no se fiaba de las opiniones de los críticos sobre la música de su grupo porque todos eran unos suckers –mamones o chupa pollas, como cada uno prefiera traducirlo–, comentaba un conciliador Lane que los críticos debían escuchar los discos de Warrant mientras tenían el miembro viril masculino introducido en sus bocas y por ello no podían fijarse en la calidad musical; Jani, haciendo amigos. No sé el motivo real de algunas de las críticas de discos que he leído a lo largo de mi vida en la “prensa especializada”, pero alguna explicación debe de haber para que apareciesen publicadas determinadas cosas cuyo parecido con la realidad era prácticamente nulo. Recordemos una vez más al genuino Jani y recemos para que Warrant venga a tocar a Europa.

                                               Warrant: "Uncle Tom's cabin". Vídeo oficial.


miércoles, 22 de febrero de 2017

Tommy Bolin. Las horas previas a su muerte (Un talento que nos dejó demasiado pronto II).


Tommy Bolin falleció la madrugada del cuatro de Diciembre de 1976 en la habitación de un hotel de Miami en el que se encontraba hospedado. Acababa de realizar al último concierto de la gira de presentación de su segundo disco en solitario, el excelente “Private Eyes”, como invitado especial del también especial Jeff Beck.

                                         Tommy Bolin y Jeff Beck. Foto aparecida en Rolling Stone.
 
Este concierto se celebró en el Jai-Alai Fronton de la citada localidad americana, de hecho la familia del difunto guitarrista publicó en su día las grabaciones de la actuación. Conviene decir que su familia lleva varios años encargándose de poner en circulación mucha de la música, actuaciones en vivo, sesiones y grabaciones que llevó a cabo Tommy durante su corta pero intensa vida. Una encomiable y cuidada labor llevada a cabo con el mimo y el cariño que desprende el trabajo bien hecho. Toda una delicia para sus fans que, de paso, sirve para cerrar todas esas bocas que tan solo escucharon la pobre grabación del directo de Tokyo con Purple y con eso se creen en posición no solo de generar una opinión sobre las habilidades musicales de Bolin, sino con la ignorante osadía de exhibirlas en público llevando a cabo un ejercicio de desconocimiento musical supino.


Parece ser que al acabar ese concierto en Jai-Alai, Tommy Bolin volvió al hotel Newport en compañía de unos amigos –es normal en el mundillo musical que los artistas se hagan acompañar de un séquito de compañeros, amigos, aduladores o yes-man para tomarla e ir de fiesta tras cada show– y se quedaron tomando unas copas. Alrededor de la una de la madrugada marcharon a la habitación del guardaespaldas de Tommy, en la que debían estar unas veinte personas. Bolin se encontró con un amigo de la infancia llamado Philip Polimeni y, junto con una tercera persona que respondía a la extraña denominación de Art, se metieron en el lavabo buscando un poco más de intimidad. Por lo visto Tommy estaba interesado en un negocio de limusinas, aspecto que corroboró en las posteriores investigaciones su mánager Barry Fey, y se encerraron en el baño de la habitación del guardaespaldas durante unos seis minutos. Después, con un Bolin que seguía discutiendo el tema de las limusinas, los tres se fueron a la habitación del propio Tommy. Una hora más tarde, todavía en la habitación, Bolin se desplomó mientras hablaba por teléfono. Polimeni pidió ayuda a sus guardaespaldas y estos acudieron junto con Valeria Monzeglio –novia de Tommy, con la que llevaba unos cuatro meses de relación–. Le metieron bajo la ducha mientras escucharon a Art y a Polimeni comentar que Bolin había tomado heroína; parece ser que Art comentó que se la había inyectado, mientras que otros decían que la había esnifado. Polimeri más tarde negó esta versión, comentando que no recordaba lo que pudo decirles a los guardaespaldas. Tras la ducha Tommy recuperó algo de color y decidieron tumbarle en la cama, a las 3,12 de la madrugada. Uno de los roadies del guitarrista, David Brown, llamó al servicio de emergencias del hotel. Brown le comentó al doctor Ira Jacobson que Bolin había tomado valium y alcohol, por lo que no podía levantarse. El doctor especificó en su declaración que sospechaba que el estado de Bolin podía ser peor del que le había expuesto Brown. Aconsejó encarecidamente trasladarle de inmediato al Hospital General de North Miami o podría morir. Ellos le dijeron que no querían exponer a Tommy a la publicidad negativa que este hecho podría acarrear y, según el doctor, el propio Brown le comentó que se haría cargo de trasladarle si fuese necesario. David Brown negó en su declaración que el doctor le hablase del riesgo de muerte de Bolin, ni que él se hiciese cargo de trasladar a Tommy después al hospital. Tommy Bolin permaneció unas cuatro horas más en la cama hasta que falleció víctima de una sobredosis.


Brown comenta que ya había visto a Tommy así en situaciones similares. Parece que le preguntó al doctor algún indicador para decidir sobre su estado de salud y Jacobson le comentó que debía estar consciente. Por lo visto Bolin se encontraba como grogui en la cama pero llegó a recuperar el conocimiento en determinados momentos. Brown no quería la publicidad que generaría su ingreso en un hospital y tampoco era un médico para saber exactamente qué hacer en cada momento. Otro de sus guardaespaldas, L.C.Clayton, declaró que frotaron durante una hora el cuerpo de Tommy para facilitar su circulación sanguínea y que encontraron cuatro pinchazos frescos en su brazo pero ninguna herida, por lo que resultaba claro que Bolin no era un yonqui. Nadie llamó a la ambulancia y abandonaron la habitación, dejándole solo junto a su novia. Fue la propia Valeria la que finalmente, tras comprobar que su pulso era muy débil, llamó a una ambulancia sobre las siete de la mañana. Cuando llegó el vehículo Tommy Bolin estaba muerto.

                                                       Valeria Monzeglio y Tommy Bolin.

Parece ser que Tommy tenía problemas con las drogas desde hacía tiempo y unido a la ruptura con su novia de siempre, Karen Ulibarri, seis meses antes de fallecer le podrían haber sumido en una profunda depresión. Su última novia Valeria comentó que no sabía si Tommy llevaba drogas encima normalmente, también dijo que siempre se rodeaba de gente distinta. Su mánager comentó que el grupo tuvo grandes pérdidas en los últimos tiempos y que se podía deber a los gastos derivados del consumo de drogas por parte de Tommy.

                                             Tommy Bolin, Karen Ulibarri y Glenn Hughes.

Karen Ulibarri siguió siendo amiga íntima de Tommy hasta el final de sus días. Comentó que Bolin era como una especie de chico inocente que siempre tenía una sonrisa para todo el que se acercaba a él, además de poseer un carisma innato que le hacía conseguir lo que se propusiese de la gente. Las imágenes de su entierro –cuidadosamente publicadas en un documental sobre su vida– resultan especialmente tristes. Tommy Bolin fue incinerado el diez de Diciembre de 1976 en el Cementerio Calvary de su ciudad natal Sioux City. Karen Ulibarri le colocó en su dedo el mismo anillo que portó Jimi Hendrix el día de su muerte, regalo que le hizo el mánager de Deep Purple y que Ulibarri conservó debido a que Bolin lo solía perder con facilidad. La canción escogida para documentar las imágenes del documental sobre su muerte puede ser una de las más acertadas que haya escuchado jamás, recuerdo que me estremeció desde el mismo instante en que la escuché mientras visionaba las imágenes de dolor de la comitiva camino del camposanto. Brindemos en silencio por el arte y el espíritu de Tommy Bolin mientras dejamos que la sutileza y desnudez de “Jump back” nos invada con su inusitada tranquilidad.




                                       Fragmento documental T.Bolin. "Jump back" desde 1,01m.
                                                                                           D.E.P.


miércoles, 15 de febrero de 2017

Tommy Bolin. Un talento que nos dejó demasiado pronto.


Hace ya algo más de cuarenta años que el guitarrista Tommy Bolin tristemente dejó el mundo que habitamos. A principios de un frío mes de Diciembre y con tan solo veinticinco años –demasiado pocos y demasiado poco– el querido Tommy fallecía por una sobredosis de heroína, mezclada con otras sustancias como el alcohol, cocaína y barbitúricos; demasiado pronto para un chico que tenía el mundo por delante y del que seguro habríamos hablado mucho si hubiese seguido vivo, interpretando y componiendo música durante unos cuantos años más.


Se dio a conocer a raíz de su breve pero intensa estancia en Deep Purple. Sobre sus hombros cayó la responsabilidad de sustituir a todo un Ritchie Blakmore cuando el iracundo Man in Black abandonó la nave Púrpura por primera vez en 1975.Tal vez demasiado peso para un joven e inocente músico que deslumbraba a todo el que quisiese escucharle tocando su guitarra. Ni siquiera el mismísimo Blackmore se atrevió a hablar mal de él; se limitó, con su sorna y mala leche habitual, a contar una anécdota en la que se mete con el guitarrista de Iowa. Comenta que un día Bolin se acercó a saludarle y le enseñó su guitarra, según Ritchie con las cuerdas llenas de mugre. El propio Blackmore se lo comentó y, siempre recordando las propias palabras de Ritchie, un inocente Tommy le preguntó si pensaba que debía cambiarlas. Sin palabras.

                                                    Glenn Hughes y Tommy Bolin.

Mucha gente se ha metido con Tommy Bolin por su manera de tocar con Deep Purple; es cierto que no tuvo sus mejores noches en bastantes shows del grupo púrpura, pero no es menos verdad que en esa época estaba bastante colgado de las drogas y todo el asunto repercutía invariablemente en su interpretación. Parece ser que llegó a vendarse un brazo simulando un problema de huesos para ocultar el hecho de que no podía tocar en condiciones debido a un mal pinchazo de heroína. La actuación que recoge el directo de Deep Purple titulado “Last Concert In Japan” y grabado en el Budokan de Tokyo el 15 de Diciembre de 1975 se llevó a cabo con un Tommy Bolin incapacitado para tocar correctamente debido a que su brazo se encontraba dormido debido a los excesos de la noche anterior.


Desgraciadamente esto es lo que ha llegado al gran público, ignorando todo su trabajo en solitario, con Zephyr, Energy, Moxy o con otros artistas como Alphonse Mouzon, James Gang o Billy Cobham entre otros. Libre de presiones, Bolin se muestra como un sutil guitarrista con un toque inspirado, electrizante y fugaz, capaz de combinar con una maestría insultante elementos de Rock, Jazz, Fusión o Blues y quedarse tan a gusto. Sin duda Jon Lord, Glenn Hughes, Ian Paice y David Coverdale no tienen ni un solo pelo de tontos y si escogieron a Tommy para calzarse las pesadas botas de Blackmore, sería por algo.


Nos vamos a quedar con algunas de sus resplandecientes aportaciones en discos de otros artistas. Para muestra un par de botones: “Carbon dioxide” con Alphonse Mouzon y “Quadrant 4” del disco “Spectrum” de Billy Cobham.

                                                     Alphonse Mouzon: "Carbon dioxide".

                                                        Billy Cobham: "Quadrant 4".


martes, 7 de febrero de 2017

Helloween. Reunión 2017. Agotadas entradas de pista para verlos en Madrid.


La sorpresa saltaba a finales del pasado 2016 con la noticia de la reunión de los antiguos miembros del grupo alemán Helloween de cara a una gira mundial acertadamente titulada como “Pumpkins United Tour”. La formación actual del grupo compuesta por Michael Weikath, Andi Deris, Markus Grosskopf, Sascha Gerstner y Daniel Löble se reunirá con Kay Hansen y Michael Kiske para un tour aprovechando que se cumple el treinta aniversario de su famoso disco “Keeper Of The Seven Keys I”.

                                                      Helloween: Reunión 2017.

No es que sea una reunión de la formación original. En realidad se trata de la vuelta del emblemático guitarrista Kay Hansen y del cantante Michael Kiske  a la formación de la calabaza comandada durante todos estos años por Michael Weikath; aunque en realidad Weikath no es miembro fundador, el bajista Markus Grosskopf sí, se puede decir que ha sido el principal líder del grupo desde que el también fundador Kay Hansen abandonase la nave tras el exitoso “Keeper Of The Seven Keys II” debido a diversas desavenencias tanto con la compañía de disco como con las experimentaciones del estilo musical que Kiske y Weikath deseaban abordar para el grupo. Conviene recordar que Hansen fue el principal motor compositivo del grupo durante su exitosa etapa de los años ochenta. Nuestro querido Kay es el artífice de temas como “I’m alive”, “Twilight of the gods”, “March of time”, “Ride the sky” o las archiconocidas “I want out” y “Future world”. Aunque tampoco podemos negar la importante aportación compositiva de Weikath, siempre me parecieron mejores los temas de Hansen; caprichosos que son los gustos. Pasada la publicación de los Keepers, de repente Kay se encontró con que la banda caminaba hacia una dirección que no deseaba y se marchó para formar el también emblemático grupo Gamma Ray. Te puede gustar más o menos su música, pero nadie le puede negar al bueno de Hansen su capacidad creativa e integridad musical; eso es un hecho.

                                                            Helloween clásicos.

Michael Weikath y Markus Grosskopf se quedaron al frente junto con Michael Kiske, tal vez uno de los cantantes más reconocibles y famosos de esos años en el mundo del Heavy, para editar dos discos en los que se fueron alejando del sonido característico que les dio el éxito. Tras la edición de “Pink Bubbles Go Ape” y el incomprendido “Chameleon”-–todo el mundo se les tiró al cuello por su experimentación, aunque siempre me llamó bastante la atención–Kiske abandonó también la nave, dejando al grupo herido de muerte. Sin embargo, supieron renacer de sus cenizas y, de la mando del cantante Andy Deris, inyectaron savia nueva al grupo, reflotándolo con discos como “Master Of The Rings” o el recomendable “The Time Of The Oath”. Desde entonces han continuado con su carrera musical, publicando discos y realizando giras por todo el mundo.

                                                  Helloween con Andi Deris.

Por su parte Kay Hansen ha desarrollado una amplia carrera con su grupo Gamma Ray. El que ha llevado un recorrido mucho más irregular ha sido Michael Kiske, una de las voces del Metal que ha deambulado por fangosos vericuetos musicales, llegando a renegar de su pasado en Helloween y particular y de todo lo que oliese a Rock duro en general. Hace unos años sorprendió a propios y extraños aliándose de nuevo con Hansen para montar una banda llamada Unisonic. Interesante propuesta musical –de estos dos tipos juntos no puede salir nada mediocre– que adoleció de un mayor porcentaje de temas clásicos de su grupo madre en los directos; una discusión eterna de cualquier super grupo que se monta con miembros de otras bandas famosas: tocar o no tocar las canciones que les dieron el éxito y por las que les conoce todo el mundo.

                                Kay Hansen.                                                  Michael Kiske.

Los rumores de reunión de la formación que grabó los dos Keepers ha flotado en el ambiente regularmente durante los últimos años. Imagino que Weikath no acabó demasiado bien con Hansen y Kiske, aunque el tiempo y una suculenta gira mundial por grandes recintos pueden curar heridas profundas. El concierto del próximo día nueve de Diciembre en el antiguo Palacio de los Deportes de Madrid –bautizado posteriormente con el ridículo nombre de Barclay Card Center y hace poco re bautizado con la todavía más ridícula denominación de WiZink Center– seguro que nos depara sorpresa y buenos recuerdos a todos aquellos que disfrutamos con la música de los Keepers y que hicieron durante algún tiempo que Helloween reinasen dentro del panorama del Metal europeo.

                                                     Michael Weikath.

Parece que la historia consistirá en que Hansen se sumará al grupo para los conciertos mientras que los vocalistas Deris y Kiske compartirán escenario interpretando los temas de sus respectivas etapas en el grupo. No está del todo claro si cantarán los dos a la vez, una parte para cada uno, separados y un final conjunto; en fin, caben bastantes variables en esta ecuación. Lo que está claro es que se han permitido el lujo de agotar las entradas de pista del PalacioWiZink o como coño se llame– diez meses antes de la fecha del show y nos han metido el miedo en el cuerpo a todos los que, sin ser fanáticos, nos apetece ver esta reunión en vivo. No sabemos si ha sido una estrategia publicitaria para vender más entradas, pero lo han conseguido: todo el que quiera ver al grupo ha corrido a comprar un ticket de grada para dicha actuación. Lo que está claro es que esta gira será sin duda un bonito homenaje al tristemente fallecido batería Ingo Schwichtenberg, batería original de la formación y expulsado del grupo en la época de “Chameleon” por sus problemas con el alcohol y las drogas. Ingo además padecía esquizofrenia y, parece ser que debido a su resistencia a tomar medicación, protagonizó algunos momentos bizarros que le impedían actuar en directo con regularidad. Schwichtenberg nos dejó en 1995. Ignoro si se acordarán de él en sus próximas actuaciones. Yo sí; brindaremos a su salud mientras suena “A Little time”…si es que en el dichoso WiZink Center venden alcohol.

                                       Helloween: "A little time". Del "Keeper Of The Seven Keys I".



                                                                Ingo D.E.P.