Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

martes, 7 de febrero de 2017

Helloween. Reunión 2017. Agotadas entradas de pista para verlos en Madrid.


La sorpresa saltaba a finales del pasado 2016 con la noticia de la reunión de los antiguos miembros del grupo alemán Helloween de cara a una gira mundial acertadamente titulada como “Pumpkins United Tour”. La formación actual del grupo compuesta por Michael Weikath, Andi Deris, Markus Grosskopf, Sascha Gerstner y Daniel Löble se reunirá con Kay Hansen y Michael Kiske para un tour aprovechando que se cumple el treinta aniversario de su famoso disco “Keeper Of The Seven Keys I”.

                                                      Helloween: Reunión 2017.

No es que sea una reunión de la formación original. En realidad se trata de la vuelta del emblemático guitarrista Kay Hansen y del cantante Michael Kiske  a la formación de la calabaza comandada durante todos estos años por Michael Weikath; aunque en realidad Weikath no es miembro fundador, el bajista Markus Grosskopf sí, se puede decir que ha sido el principal líder del grupo desde que el también fundador Kay Hansen abandonase la nave tras el exitoso “Keeper Of The Seven Keys II” debido a diversas desavenencias tanto con la compañía de disco como con las experimentaciones del estilo musical que Kiske y Weikath deseaban abordar para el grupo. Conviene recordar que Hansen fue el principal motor compositivo del grupo durante su exitosa etapa de los años ochenta. Nuestro querido Kay es el artífice de temas como “I’m alive”, “Twilight of the gods”, “March of time”, “Ride the sky” o las archiconocidas “I want out” y “Future world”. Aunque tampoco podemos negar la importante aportación compositiva de Weikath, siempre me parecieron mejores los temas de Hansen; caprichosos que son los gustos. Pasada la publicación de los Keepers, de repente Kay se encontró con que la banda caminaba hacia una dirección que no deseaba y se marchó para formar el también emblemático grupo Gamma Ray. Te puede gustar más o menos su música, pero nadie le puede negar al bueno de Hansen su capacidad creativa e integridad musical; eso es un hecho.

                                                            Helloween clásicos.

Michael Weikath y Markus Grosskopf se quedaron al frente junto con Michael Kiske, tal vez uno de los cantantes más reconocibles y famosos de esos años en el mundo del Heavy, para editar dos discos en los que se fueron alejando del sonido característico que les dio el éxito. Tras la edición de “Pink Bubbles Go Ape” y el incomprendido “Chameleon”-–todo el mundo se les tiró al cuello por su experimentación, aunque siempre me llamó bastante la atención–Kiske abandonó también la nave, dejando al grupo herido de muerte. Sin embargo, supieron renacer de sus cenizas y, de la mando del cantante Andy Deris, inyectaron savia nueva al grupo, reflotándolo con discos como “Master Of The Rings” o el recomendable “The Time Of The Oath”. Desde entonces han continuado con su carrera musical, publicando discos y realizando giras por todo el mundo.

                                                  Helloween con Andi Deris.

Por su parte Kay Hansen ha desarrollado una amplia carrera con su grupo Gamma Ray. El que ha llevado un recorrido mucho más irregular ha sido Michael Kiske, una de las voces del Metal que ha deambulado por fangosos vericuetos musicales, llegando a renegar de su pasado en Helloween y particular y de todo lo que oliese a Rock duro en general. Hace unos años sorprendió a propios y extraños aliándose de nuevo con Hansen para montar una banda llamada Unisonic. Interesante propuesta musical –de estos dos tipos juntos no puede salir nada mediocre– que adoleció de un mayor porcentaje de temas clásicos de su grupo madre en los directos; una discusión eterna de cualquier super grupo que se monta con miembros de otras bandas famosas: tocar o no tocar las canciones que les dieron el éxito y por las que les conoce todo el mundo.

                                Kay Hansen.                                                  Michael Kiske.

Los rumores de reunión de la formación que grabó los dos Keepers ha flotado en el ambiente regularmente durante los últimos años. Imagino que Weikath no acabó demasiado bien con Hansen y Kiske, aunque el tiempo y una suculenta gira mundial por grandes recintos pueden curar heridas profundas. El concierto del próximo día nueve de Diciembre en el antiguo Palacio de los Deportes de Madrid –bautizado posteriormente con el ridículo nombre de Barclay Card Center y hace poco re bautizado con la todavía más ridícula denominación de WiZink Center– seguro que nos depara sorpresa y buenos recuerdos a todos aquellos que disfrutamos con la música de los Keepers y que hicieron durante algún tiempo que Helloween reinasen dentro del panorama del Metal europeo.

                                                     Michael Weikath.

Parece que la historia consistirá en que Hansen se sumará al grupo para los conciertos mientras que los vocalistas Deris y Kiske compartirán escenario interpretando los temas de sus respectivas etapas en el grupo. No está del todo claro si cantarán los dos a la vez, una parte para cada uno, separados y un final conjunto; en fin, caben bastantes variables en esta ecuación. Lo que está claro es que se han permitido el lujo de agotar las entradas de pista del PalacioWiZink o como coño se llame– diez meses antes de la fecha del show y nos han metido el miedo en el cuerpo a todos los que, sin ser fanáticos, nos apetece ver esta reunión en vivo. No sabemos si ha sido una estrategia publicitaria para vender más entradas, pero lo han conseguido: todo el que quiera ver al grupo ha corrido a comprar un ticket de grada para dicha actuación. Lo que está claro es que esta gira será sin duda un bonito homenaje al tristemente fallecido batería Ingo Schwichtenberg, batería original de la formación y expulsado del grupo en la época de “Chameleon” por sus problemas con el alcohol y las drogas. Ingo además padecía esquizofrenia y, parece ser que debido a su resistencia a tomar medicación, protagonizó algunos momentos bizarros que le impedían actuar en directo con regularidad. Schwichtenberg nos dejó en 1995. Ignoro si se acordarán de él en sus próximas actuaciones. Yo sí; brindaremos a su salud mientras suena “A Little time”…si es que en el dichoso WiZink Center venden alcohol.

                                       Helloween: "A little time". Del "Keeper Of The Seven Keys I".



                                                                Ingo D.E.P.

7 comentarios:

  1. Va a molar escuchar de nuevo las canciones de los keepers cantandos por los originales. No he seguido mucho su carrera posterior tras Hansen/Kiske, pero esos dos discos son referente del Heavy en esos años. ¡Ah! y por cierto... ya tengo mi entrada de grada jejejeeej.

    Ginés.

    ResponderEliminar
  2. Helloween, Rock Fest, Download, Azkena, Guns n' Roses, Aerosmith, Purple... el caso es que nos gastemos la pasta... y los conciertos ya están costando una millonada

    ResponderEliminar
  3. I Want Out, out, out. No los pude ver en su día con la formación de los keepers, así que no me lo pierdo (y sí, compré entradas de pista jejejjj)

    ResponderEliminar
  4. Lo que tenían que hacer era tocar en más sitios además de Madrid. Para los de la capital perfecto, pero a los demás nos tocan viajes, hospedajes... en fín. Habrá que ir a Madrid una vez más. Un saludo a todo el mundo Adolfo

    ResponderEliminar
  5. Creo que puede ser un concierto de esos que se convierten en inolvidables.

    ResponderEliminar
  6. No sé cuanta cancha le darán a Kiske/Hansen, pero cuanto más tiempo estén encima del escenario más memorable será el asunto.

    ResponderEliminar
  7. Kiske es otro renegado. Qué tendrá el Heavy, que tanto músico reniega de él. Recuerdo perfectamente cuando Michael Kiske dejó/le largaron del grupo de la calabaza. Qué si estaba cansado de la misma música, que si quería explorar, que si Helloween se estaba quedando desfasado y se repetía, que si se encontraba incomprendido, que si no le interesaba ya el Heavy/Rock... y qué se yo cuantas pamplinas más.

    Ya vimos años después los distintos proyectos que intentó, su retiro de la música y su nueva vuelta al Rock perdiendo el culo, supongo que cuando comprobó que su "nueva visión" no daba pasta. Ahora resulta que Helloween ya no están anticuados, ni anquilosados, ni sin capacidad de evolucionar, ¿no? Vaya morro. Pero bueno, como seguiremos pasando por caja no hay problema. Si al final el mérito lo va a tener Michael Weikath (el dictador, el ogro...) que apostó por la continuidad de la banda. Luque.

    ResponderEliminar