Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

miércoles, 10 de junio de 2015

Mike Oldfield: “Moonlight shadow”. La canción que le gusta a todo el mundo.




Mike Oldfield es uno de los músicos más reconocidos, reputados y famosos de nuestro planeta musical, eso es innegable. El creador del mega éxito “Tubular Bells” ha conseguido aunar dos terrenos tan resbaladizos como pueden ser el reconocimiento artístico y el éxito comercial. Te puede gustar mucho, poco a nada su música, pero ese mérito hay que otorgárselo sin ningún género de dudas.


Nuestro hombre es un multi instrumentista en toda regla, aunque su primer instrumento fue la guitarra, es conocido por tocar el bajo, piano, teclados, sintetizadores, percusiones, acordeón, armónica, xilófono, flauta, vientos… y así hasta los treinta instrumentos que usó para grabar discos como “Amarok”, casi . Conviene comentar que Oldfield no se suele definir como multi instrumentista, sino como un músico con cierta habilidad para tocar distintos instrumentos de una manera básica; le gusta reconocerse principalmente como guitarrista y compositor.


Desde muy joven nuestro protagonista se sintió atraído por las complejas composiciones musicales clásicas y los largos desarrollos instrumentales. Tras unos pequeños escarceos dentro del mundo del Rock, se decidió a componer la sinfonía musical por la que se ha hecho famoso en el mundo entero: “Tubular bells”. La obra se publicó en el año 1973, después de recibir el rechazo de muchas compañías discográficas, que no la consideraban comercial; conviene tener en cuenta que nos encontrábamos en plena fiebre de la música disco y una pieza de cincuenta minutos no entraba dentro del canon de música pegadiza y bailable, sin embargo el tesón de nuestro hombre pudo con todos y demostró al mundo entero que no se equivocaba. En aquellos años los grandes grupos de Rock facturaban largos temas con ampulosos desarrollos instrumentales y, seguramente, más de uno se fijó en la música que el bueno de Oldfield presentaba al mundo. Puede que en ese momento Ritchie Blackmore, el díscolo y rebelde guitarra de Deep Purple, le prestara atención. Cuestión aparte es la de los músicos que colaboran en sus discos. Nuestro querido Mike ha sabido rodearse de músicos de primera categoría  a la hora de grabar y producir su música; me viene ahora a la cabeza el gran disco “Islands”, en el que contó con gente del calibre de Simon Phillips, Bonnie Tyler, Geoff Downes o Micky Moody entre otros. Con tranquilidad, sin despeinarse.


Pero, además de las campanas tubulares y sus doscientas mil reediciones, este artista será recordado por la delicada canción “Moonlight shadow”. El tema que nos ocupa lo grabó para el disco “Crises” en 1983. En realidad el tema título era el central del álbum, una pieza de veinte minutos de duración que constituía en epicentro del disco, pero nuestro compositor preferido tuvo tiempo de sobra para “rellenar” su álbum con otras cinco canciones más, a cuál mejor. Le acompañaron en la grabación el excepcional batería Simon Phillips y el bajista Phil Spalding que, como curiosidad, también trabajó con el guitarrista Bernie Torme - es que esto de las conexiones entre músicos de las distintas sagas resulta apasionante, habrá que retomarlas dentro de estas páginas en el futuro -. A la voz de esta canción se encuentra Maggie Reilly, realizando una interpretación de muy bella factura que realza el resultado final del tema. La canción resultó todo un éxito en las listas de medio mundo y permanece hasta el día de hoy como el mayor éxito comercial de nuestro reputado músico, cosa normal por otro lado.


Muchos otros músicos pusieron sus ojos y orejas en este tema de Oldfield. Sin tener nada lo tiene todo, es extremadamente comercial pero sin caer en ningún momento en el empalagamiento habitual de este tipo de canciones, tiene unas guitarras rítmicas muy bien tratadas, unas voces y unos coros inspiradísimos, unos arreglos terriblemente efectivos… y un solo de guitarra muy bonito, por supuesto; controlando la intensidad y añadiendo esa subida en el momento idóneo. Todo en su sitio.
Ni que decir tiene que infinidad de compositores la tomaron como referencia para sus creaciones. Aquí nos volvemos a encontrar con el entrañable Ritchie Blackmore, perfectamente me atrevo a afirmar que su proyecto de música medieval Blackmore’s Night está muy inspirado en esta canción. Entre las composiciones acústicas de Jethro Tull, este tema y algunas de las melodías más ñoñas de la tradición medieval se puede conformar perfectamente el crisol de influencias que, introducidas en la particular coctelera de nuestro indómito guitar hero, dan forma al particular universo musical con el que nuestro trovador favorito y su esposa nos llevan seduciendo e irritando durante estos últimos veinte años a partes iguales.

                                                Mike Oldfield. Del vídeo "Moonlight shadow".

                                               Maggie Reilly. Del vídeo "Moonlight shadow".

                                                            Blackmore's Night.

Lo que más me llama la atención de la canción de Mike Oldfield es que le gusta a todo el mundo, no importa que seas un amante del Blues, un rockero clásico, un defensor del lamentable Brit Pop que nos fustiga los oídos día tras día ante la complacencia de los medios, un Heavy furibundo, un seguidor de Música Clásica, un purista del Jazz, un erudito del Soul, un incomprensible seguidor de la música de cantautor o incluso un amante del Rock Progresivo, no importa… siempre te gustará o respetarás  “Moonlight shadow” de Mike Oldfield. Eso tiene su mérito.

                                             Mike Oldfield: "Moonlight shadow". Vídeo oficial.

3 comentarios:

  1. Pero no sólo está canción gusta a todo el mundo dentro de la carrera de M.Oldfield, si algo me fascinó de la presentación de Tubullar Bells II en Las Ventas, no sólo fueron los 25 músicos que llevaba, sino el crisol social que había entre el público: de punkies o heavies a padres de familia con niños, todos juntos dando palmas mientras sonaba Taurus III, un gustazo.

    ResponderEliminar
  2. Mike Oldfield es un genio, ha llegado hasta dónde está él solito, sin hacer concesiones con su música. Cada día que pasa demuestra el talento que tiene. Da igual que componga un instrumental de una hora o un hit single de tres minutos, lo hace sin traicionar su estilo...y encima vende, y llena conciertos. Vamos, el puto amo. Luque

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo. Un genio. Y Maggie Reilly una pedazo de cantante en la que se ha fijado Candice Night.

    Santi.

    ResponderEliminar