Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

martes, 23 de junio de 2015

La música Rock extrema puede ayudar a calmar la ira y la frustración.




Parece ser que la escucha de los géneros musicales más extremos dentro del Rock puede influenciar positivamente a las personas que experimenten procesos de ira. Esta solo es una de las conclusiones que se pueden extraer de un estudio realizado por la Universidad de Queensland, un centro de estudios público ubicado en la australiana localidad de Brisbane.
Contrariamente a estudios previos que relacionaban estos estilos musicales con la agresividad y la delincuencia, la Dra. Genevieve Dingle y la estudiante del cuadro de honor Leah Sharman han llegado a la conclusión de que los oyentes de estos tipos de música suelen acercarse a un estado de calma e inspiración. Las autoras de este estudio opinan que la música extrema ayuda a calmar la ira y genera emociones positivas.


Para emitir esta teoría realizaron un estudio a treinta y nueve oyentes de Rock extremo, con edades comprendidas entre los dieciocho y los treinta y cuatro años. El experimento consistió en someterles primero a una exposición de situaciones personales que les generasen ira, rabia o dolor – situaciones laborales, familiares, personales, de pareja o de salud duras – durante un cuarto de hora aproximadamente. Después se les permitió escuchar músicas extremas durante unos diez minutos o permanecer en silencio y, acto seguido, se les volvió a monitorizar una segunda vez. Parece ser que la mayoría de los que escucharon música extrema experimentó una sensación de calma o alivio. Sharman comenta que, cuando se encuentran enojados, los fans del Rock extremo prefieren escuchar su música como manera de lidiar y contrarrestar esas situaciones  que les causan rabia o dolor. La música, concluyen los doctores, les permite regular la tristeza y les ayuda a explorar la amalgama de sensaciones que sienten generando emociones positivas y permitiendo que se sientan más activos e inspirados. El estudio de Sharman y Dingle responde al nombre de “Extreme Metal Music And Anger Processing” y aparece publicado en la web científica  FrontiersIn Human Neuroscience.


La segunda parte de este estudio se desprende de sus propias conclusiones, ahora se trata de discernir qué géneros musicales específicos dentro del Rock duro son los que más potencian estos sentimientos positivos y de superación entre sus oyentes.


Interesante estudio para un estilo musical que nos lleva acompañando desde hace más de un siglo y que se encuentra continuamente denostado por los medios de comunicación. Al hilo de este estudio algunos de estos medios, no daré nombres aunque todos los conocemos - no me apetece que nos agobien con estúpidas demandas -, no han tardado en afilar sus lápices para intentar ridiculizar con su triste, limitada y burda prosa a los seguidores de Rock duro.
Especialmente ridículo resulta el artículo que aparece en uno de los principales medios de comunicación de prensa escrita estatal abordando las conclusiones de este estudio. El artículo aparece sin firma y en él nuestro intrépido y anónimo escriba desgrana uno tras otro todos los clichés y gracietas tan habituales como manidas a las que suelen recurrir cada vez que se dirigen al sufrido seguidor de la música Rock de nuestro bendito país, todo adornado con una falta de rigor exasperante que describe por sí sola la profesionalidad y seriedad de dicho diario. Pero no pasa nada, da igual que el ¿periodista? realice una interpretación arbitraria de las conclusiones del estudio o directamente lo ponga en tela de juicio intentándolo rebatir con argumentos que van desde lo peregrino hasta lo ridículo, pasando por lo mezquino; nuestro documentado informador debe pensar que esto es Hollywood.

                                                 AC/DC en River Plate.

Esto del Rock y los medios de comunicación es para mear y no echar gota. Más ejemplos. Hace unos días actuó en nuestro querido país el conocido grupo australiano AC/DC. El combo de Angus Young vendió más de ciento cincuenta mil entradas en unos minutos para sus tres conciertos españoles. Hasta aquí todo correcto; amigo, te puede gustar más o menos el grupo pero la noticia está ahí. En la edición nocturna de uno de nuestros interesantísimos y veraces noticiarios televisivos patrios dedicaron al comentario de esta notica el nada despreciable espacio de… cuatro segundos, de reloj, ¡cuatro segundos! Inmediatamente después nos ofrecieron un reportaje sobre la última edición del Festival Primavera Sound de varios minutos de duración, como llevaban haciendo durante toda la semana anterior; esto es rigor y pluralidad informativa. Nos alegramos de que este tipo de festivales tengan éxito en la asistencia de público, lo que pasa es que no son rigurosos cuando nos informan de la asistencia, nos hablan de ciento setenta y cinco mil visitas como si fueran asistentes, hay que recordar que el festival acoge a más de trescientas actuaciones de distintos grupos a lo largo de varios días, por lo que no es lo mismo el número de visitas durante toda la semana que el número real de asistentes, pero esto no es lo que sale en los titulares. En casi toda la prensa seria española juegan con informaciones a medias para hacernos creer en una realidad que distorsionan en función de otros intereses de dudosa enjundia. Lo dicho, sesgo, parcialidad y servilismo cutre e impune a la voz de su amo por parte de unos cuantos que no dudan en ponerse la medalla a las primeras de cambio y que no tienen problema alguno en cambiar sin pudor de ropa interior si es necesario para asegurarse un mayor trozo de su peculiar pastel. No me extraña que todos estos pseudo medios sean cada vez sean menos determinantes a la hora de intentar convencer al electorado, hastiado de medias verdades, falsedades y realidades ocultadas con premeditación y alevosía. En fin, que me voy a escuchar algo de esa “música metalera” para ver si se me pasa la mala leche que me está entrando por momentos. Mi consuelo es que grupos como AC/DC ponen en su sitio, día a día y sin proponérselo realmente, a todo esta ristra de petardos estreñidos.

                                               AC/DC en River Plate.


4 comentarios:

  1. No puedo estar más de acuerdo con lo de los medios de comunicación. Creo saber el medio del que hablas y su alergia a todo lo que tenga guitarra eléctrica viene de lejos, se le huele el tufo desde lejos. Rafa.

    ResponderEliminar
  2. Interesante estudio. Ahora me tendrían que hacer uno a mí, que para encabronarme no tengo más que poner algún concurso televisivo de cantantes.

    Rubén.

    ResponderEliminar
  3. Amén.
    Por cierto el otro día vi el programa de "ochéntame otra vez" de los programas musicales de los 80 y así que recuerde dejando de lado a grandes artistas españoles he visto actuar o entrevistar a Michael Jackson, ACDC, Dire Straits, Bob Marley, Pet Shop Boys, Phil Collins, Franco Batiatto, Tina Turner, Pablo Milanés, Antonio Carlos Jobim, David Bowie, Kiss, Iron Maiden, Adriano Celentano, Los Ramones y alguno más......¿que tenemos ahora? UNA PUTA MIERDA DE PROGRAMAS DE MÚSICA.
    Saludos.
    Alberto de Burgos.

    ResponderEliminar
  4. Pero no solo la programación de la Tv es asquerosa, las emisoras de radio dan pena. Hace veinte años había una serie de programas que, aunque no fueran mayoritarios, abordaban estilos musicales diversos; ahora nos vamos a los extremos y las pequeñas emisoras de radio se han ido al garete o tienen un radio de esucha que no les llega ni a sus vecinos.

    Y de la prensa escrita poco que añadir a lo arriba comentado. Por eso en España solo vienen "los mismos de siempre" porque solo se publicitan a unos cuantos (que pagan antes, claro) y a los demás, que les den por ...

    LG.

    ResponderEliminar