Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

lunes, 12 de marzo de 2018

REFLEXIONES METÁLICAS

Una sección de nuestro colaborador "Metálico".

Single o ‘larga duración’.


En la reflexión del pasado mes comentábamos que la forma de escuchar música había variado notablemente en los últimos tiempos. Nos referíamos a la pujanza del modo online en detrimento de los soportes físicos. Pero no sólo se limita a eso, ni mucho menos. Otro de los aspectos que se observan es que la música se consume ahora más por canciones que por lps. En estos tiempos, donde casi han desaparecido limitaciones al acceso de la música, la cantidad de creaciones musicales entre las que elegir es tal, que se impone el escuchar una o dos canciones en lugar de oírse todo un larga duración.
Seguramente, estemos ante una vuelta a los singles. Después de que reinara este formato hasta las primeras décadas de la segunda mitad del siglo pasado, el ‘larga duración’ se fue imponiendo poco a poco. Sin embargo, en la actualidad parece que las tornas vuelven a cambiarse y la forma de consumir la música así como las circunstancias que de un tiempo a esta parte envuelven a esta industria se encaminan hacia el single.

                                                            Helloween: "Keeper Of The Seven Keys II". Cd.   

                                               Stephen Pearcy: "Just One More Time". Single digital sin edición en formato físico.

A priori, este formato obliga al artista a condensar todo su buen hacer en un par de temas, lo que puede provocar que se pierdan o no se aprecien otras composiciones que requieren un mayor número de escuchas para ser valoradas. Parece que se prima así la música que entra con mayor facilidad, quizás más superficial o la que necesita de menos audiciones para ser valorada. Para algunos esta tendencia supone que ciertas composiciones que no lleguen en las primeras escuchas se diluyan, para otros lo que se queda en el camino es porque no merece la pena: eran canciones de relleno que sólo servían para completar un álbum. La opinión que se tenga al respecto posiblemente dependerá según el tipo de música en cuestión o mejor dicho en función del tipo de oyente. ¿Qué os parece?



Metálico
 

6 comentarios:

  1. El disco tiene mucha magia... pero ya nadie los compra. Todo el mundo ahora tira de youtube, spotify y demás plataformas digitales. Serán los signos de los tiempos. Un saludo a todos de Fran

    ResponderEliminar
  2. Es que ahora todos nos ponemos a escuchar directamente cosas del youtube, y seguro que toda esa gente que se queja de que se está perdiendo el cd y todo eso, seguro que son los primeros que no van a la tienda y que se meten en youtube para escuchar la última canción de sus grupos favoritos. Rafa

    ResponderEliminar
  3. Yo sigo trabajando los discos, unos me los compro y otros los descargo (los precios se han vuelto excesivos), y uso las plataformas digitales para hacer primeras escuchas de cosas que me interesen. Se trata de usar y aprovechar los adelantos que vengan bien. Javier

    ResponderEliminar
  4. No tengo problemas con las nuevas plataformas y con el hecho de que vuelvan a promocionar canciones sueltas (singles), aunque yo sigo consumiendo discos (cds) completos.

    ResponderEliminar
  5. En la actualidad resulta extremadamente sencillo acceder a cualquier grupo o artista que nos guste escuchar. Sólo tienes que descargar cualquier tema de internet o, incluso para los que siguen aferrados a tener un soporte físico, encargar cualquier cd, o incluso un viejo vinilo, a través de Amazon o el mercado de segunda mano. Pero en aquella época, (y me refiero a los años 80) no era así, era complicado ser rockero y a la vez coleccionista de discos.

    Quienes aprendimos a escuchar música en vinilo (con la salvedad del casette), siempre percibimos el añoso formato LP como un objeto de culto, que emanaba pura música. El objeto disco era también bastante más que la música que contenía ya que, además de la brillante portada, en su interior contenia cuidados folletos con fotos, anecdotas del grupo, letras y alguna que otra sorpresa. Recuerdo con añoranza que algún colega compraba, como buenamente podía, el deseado vinilo y nos reuniamos en su casa para disfrutar y escucharlo de manera pausada, con plena atención, convirtiendo la audiencia en todo un ritual (compartiamos información, comentarios, analizabamos con total detalle los riffs o incluso un solo de batería) "jod.. se echa de menos".

    Por aquel entonces escuchabamos con plena atención, una y otra vez, todas y cada una de las canciones del vinilo. No era una manera mejor o peor de escuchar aquella música. Simplemente era diferente.

    ResponderEliminar
  6. Diferente, sí , bastante diferente. pero yo sí me atrevería a decir que e mejor, al menos para mi que crecí escuchando la música de esa manera.
    Metálico

    ResponderEliminar