Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

domingo, 3 de junio de 2018

Danzig: “Rough boy”.


Es empezar a hablar de Danzig e inmediatamente se enciende un chip que debemos tener en algún recóndito rincón de nuestra masa gris. Algo debe tener este tipo de especial que, sin haber alcanzado el estrellato e incluso haber hecho todo lo posible por no lograrlo, nos toca la fibra a algunos de nosotros. La cantidad de grandes canciones que tiene en su haber el amigo Glenn, comandadas por el imperecedero “Mother”, darían juego para pasar un buen número de noches apoyados en la barra de algún oscuro tugurio, en mitad de la noche más sugerente y tenebrosa, arropado por la música adecuada de fondo, con una copa al lado y en la compañía correcta mientras te metes de cabeza directamente en el fondo del asunto musical esperando hasta que los primeros rayos de luz aparezcan en un ejercicio que hace disfrutar a la mente y revitaliza el alma.


Esta canción es una de las revisiones que aparecieron hace algo más de dos años en el disco de versiones que nuestro querido artista bautizó como “Skeletons”. Aquí nos encontramos a un Danzig que arropa con su voz más aterciopelada pero llena de carácter esta gran canción, llevándola a su terreno y demonizándola por completo mientras demuestra una vez más su bagaje musical y su criterio a la hora de escoger la música que homenajear.


Esto de los discos de versiones lleva unos cuantos años completamente de moda, de tal modo que uno casi acaba antes nombrando a los grupos que todavía no han publicado un disco de estas características. La mayoría de las veces estos discos de versiones son una especie de grandes éxitos con algunas de las canciones que todos conocemos y acaban resultando completamente predecibles; ojo, poco que objetar a muchos de estos clásicos en sí mismos, el problema viene a la hora de usarlos por otros grupos para ensamblar uno de estos discos. No es este el caso de Danzig, nuestro particular Evil Elvis se cuidó mucho de crear una obra en la que lo importante no eran los títulos de las canciones, sino el concepto global que resultaba de las mismas y su tratamiento por parte del grupo. Hay canciones que son archiconocidas y otras que no lo son tanto, aunque también sean grandes composiciones. Glenn puso sobre el tapete una selección de temas con vida propia que no eran necesariamente famosos… algunos ni siquiera eran los más reconocibles de los grupos que originalmente los crearon. “Lord of the thighs” es una delicia de canción, pero ni por asomo es de las más conocidas de Aerosmith; de hecho estoy seguro que la mayoría de fans histéricos que saltan en las primeras filas de sus conciertos cada vez que interpretan el famoso a la par que insoportable “I don’t want to miss a thing” ni siquiera la conocen. Encontrar el equilibrio entre el bagaje musical, el buen criterio, el eclecticismo y el estilo a la hora de seleccionar las versiones a realizar me parece todo un arte en sí mismo. Y Danzig aquí lo demuestra, una vez más.


En lo que respecta a “Rough boy”, poco más se puede añadir a la escucha de la canción. Uno de esos temas melancólicos y densos que tan bien se le dan a Glenn. Preciosa canción, original del disco “Afterburner” de los ZZ Top. Seguro que para el gran público no sea de las canciones más reconocibles del grupo, pese a entrar en las listas de éxitos de la época,  y sin embargo rebosa poder por los cuatro costados. La rendición que hace Danzig es simplemente perfecta. Capta su esencia, consigue transformarla y llevársela a su terreno, pero logrando respetar el original. Otro debate abierto: ¿una versión debe ejecutarse y sonar como el original o intentar innovar a partir del sentir del propio tema? Una sugerencia para que nuestro colaborador Metálico tome en consideración. 

                                                              Danzig: "Rough boy".


                                                     ZZ Top: "Rough boy". Vídeo oficial.


4 comentarios:

  1. El original de ZZ Top es...como el resto del Afterburner: Superior.
    La versión de Danzig no la conocía (apenas conozco nada de este grupo y Mother de la que hablaste antes me parece muy buena). Sin embargo la adaptación es perfecta. Y estoy de acuerdo contigo, se la ha llevado a su terreno, o sea, ha hecho lo que tiene que ser una buena versión (a mi gusto), añadiendo algo nuevo, porque si no vas a darle nada nuevo a una canción, mejor no la toques.
    Y otra cosa, discos recomendables de Danzig, please. Abrazos. SSS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado SSS. Me alegro de que te haya gustado lo que has escuchado de Danzig. Por aquí nunca se llevó, desgraciadamente, pero tiene discos muy buenos y un sonido especial; además de toda una parafernalia y puesta en escena de veras entretenida, te mete en su particular mundo.

      Discos recomendables son todos, aunque los más emblemáticos pueden ser los cuatro primeros ("Danzig", "Lucifuge", "How The Gods Kill", "IV") y el mini lp "Thrall Demonsweatlive"; aunque también cosas como "Deth Red Sabaoth" tienen mucho nivel. Me resulta difícil contestar. En particular siempre me ha tocado mucho al fibra el segundo, "Lucifuge". De cualquier modo, si te engancha su música y su concepto artístico, vas a disfrutar mucho con una discografía sólida y sin concesiones.

      Eliminar
  2. Buenas Pau Lino, recojo tu iniciativa y próximamente incluiré esa cuestión en una de mis reflexiones metálicas.
    Metálico

    ResponderEliminar
  3. Lo de los discos tributo empieza a parecer un castigo. Se han cargado una idea que molaba con la saturación del mercado. Como un homenaje a los grupos que te gustan estaba bien, pero de modo anecdótico. Y de eso a los grupos tributo solo ha habido un paso. Así nos luce el pelo.

    ResponderEliminar