Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

viernes, 29 de agosto de 2014

DEEP PURPLE – RAINBOW. ¿Posibles reuniones?





Desde hace aproximadamente un par de meses vienen apareciendo rumores, opiniones y entrevistas en las que se vuelve a jugar de nuevo con las reuniones de antiguos miembros de Deep Purple. Los rumores en sí mismos no son nada nuevo, desde que el grupo se separó por primera vez a mediados de los setenta se han venido produciendo sistemáticamente cada cierto tiempo. Es algo normal, no debemos olvidar que reunir a los componentes clásicos del grupo supone dinero. Lo que ocurre es que desde que el vocalista clásico Ian Gillan y el irascible guitarrista Ritchie Blackmore se declararon odio eterno tras el dramático abandono de éste último en mitad de la gira de reunión de Purple de 1993, nunca habían tenido tanta consistencia ni habían salido de las bocas de los principales interesados.

                                                              Deep Purple MKII. 1993

A lo largo de todos estos años posteriores, siempre que a Gillan o a Blackmore les han preguntado al uno sobre el otro, en sus contestaciones han seguido demostrando esa animadversión. Incluso Blackmore llegó a prohibir en sus conciertos la entrada de público que luciera camisetas con la imagen de Gillan. Delirante. Ni siquiera la terrible muerte del genio Jon Lord el pasado 2012, teclista original y formador del grupo, consiguió que se reunieran encima de un escenario de una maldita vez para honrarle de la mejor manera que saben. 

                               Ian Gillan.                                    Jon Lord.                               Ritchie Blackmore.

Recordemos que el concierto “Sunflower Jam” homenaje a la vida musical de Jon Lord, celebrado en el Royal Albert Hall inglés el pasado año, contó con la destacable ausencia de Blackmore. Nuestro querido Hombre de negro declinó la invitación, aunque tuvo el bonito detalle de dedicarle una canción al añorado pianista de Purple en su último disco, la preciosa instrumental “Carry on Jon”. Que Ritchie Blackmore es un anti-business total no lo vamos a descubrir ahora, siempre se ha caracterizado por su absoluto desprecio ante este aspecto del negocio musical. Así, aunque deje colgados a todos en el homenaje de “Sunflower Jam”, este verano se descuelga interpretando en directo el tema homenaje que le dedicó a Lord. “Carry on Jon” fue tocada una única vez en el primer concierto de su gira veraniega por Alemania, concretamente en el castillo de la localidad de Burg Linn, ante más de dos mil personas que asistieron ensimismados a una actuación de más de dos horas y media. Justo antes de acabar el show Ritchie salió solo al escenario y decidió interpretar dicho instrumental mientras en el fondo del escenario se proyectaban imágenes suyas con Jon de los años de Purple (algunas inéditas). Mira que me interesa cada vez menos su actual propuesta musical pseudo renacentista, pero volvió a estremecerme una vez más; a mí y seguro que a Axel Rudi Pell, también asistente como parte del público.

                                               Blackmore's Night: "Carry on Jon".

Sin embargo, algo ha cambiado en estos últimos dos meses. Blackmore se descuelga comentando de pronto que ha estado en contacto con Deep Purple recientemente y que Ian Gillan es el mejor cantante de la historia. Parece que Ritchie quiere volver a tocar Rock de nuevo, aunque sea solo para unas pocas actuaciones. El propio Ian también comenta publicamente que ha estado en contacto con Ritchie recientemente reconociendo que los dos se han comportado como niños durante todos estos años y que deberían enterrar las hachas de guerra porque son ya muy mayores para estas tonterías... pero que Blackmore se ha comportado así durante más tiempo; que necesitan hablar y aclarar sus cosas, pero que de ninguna manera podría volver a tocar en Deep Purple porque el actual guitarrista es Steve Morse.

 

                      Gillan - Blackmore.                                      Gillan - Blackmore.                    Steve Morse.

Por otro lado están los rumores de la nominación al Rock and Roll Hall of Fame, algo así como los Oscars de la música, donde se premia toda la carrera de un grupo musical y su trascendencia en la historia musical. En el caso de que Purple estuvieran nominados deberían aparecer juntos en la ceremonia, lo que supondría esa ansiada reunión. Blackmore ya ha dicho que de ninguna manera asistiría a esa gala. Gillan, por su parte, ha comentado que actuar en la gala con Ritchie sería irrespetuoso para el actual guitarra, Steve Morse. Roger Glover, actual bajista de Purple, por otro lado ha dicho que Blackmore debería estar presente por su contribución musical a la historia del grupo (para chasco, era el principal compositor) pero entiende que Morse es el actual guitarra. El batería del grupo Ian Paice también ha declarado en estos días que no cree tener una relación de amistad con Blackmore a día de hoy, pero que habría que preguntárselo a él, y que no piensa que hubiera problema para tocar a su lado de nuevo (muy en la línea de Paicey).

                                           Deep Purple formación actual.                          Deep Purple MKII. 1984.

Por otra parte tenemos las declaraciones del cantante David Coverdale y del excepcional cantante y bajista Glenn Hughes, que formaron parte de Deep Purple en la edición del buenísimo “Burn” del 1974 tras la marcha y expulsión de Ian Gillan y Roger Glover; ambos comentan que han estado en contacto con Ritchie Blackmore, aunque no dicen nada de Deep Purple. Recordamos que hace unos años aparecieron fuertes rumores que hablaban de una reunión del llamado MKIII de Deep Purple (Blackmore, Lord, Paice, Hughes, Coverdale) y que fueron rechazadas por Gillan recordando que ya había una formación de Purple en activo. Por otro lado debemos tener en cuenta que Glenn Hughes participó en el concierto homenaje a Jon Lord “Sunflower Jam” pero no llegó a compartir escenario con Gillan y Glover ante la negativa de estos, parece ser que nuestra querida Garganta de plata no se siente cómodo compartiendo escenario con un ex vocalista de Purple; lo irónico del asunto es que Glenn Hughes lleva años deseando alguna reunión que le de la fama y el reconocimiento que no tiene en la actualidad, asunto triste puesto que a día de hoy canta más y mejor que todos los demás juntos en los últimos veinte años. Pero esto es marginal.

                           Glenn Hughes                               Glenn Hughes                                  David Coverdale

                                Deep Purple MKIII. 1974.                               G.Hughes - I.Gillan. 1991

Pero pongámonos en antecedentes de esta enemistad Gillan - Blackmore, sin duda alcanzó su punto álgido en el año 1993. Recordemos que presentaban el buen e infravalorado disco “The Battle Rages On” y, tras el último concierto de la gira europea en Oslo, Blackmore les abandonó. Mucho se dijo en su momento sobre los posibles motivos, lo cierto es que aquella gira que supuso la tercera vez que la formación clásica de Purple se reunía fue completamente disfuncional. La enemistad Gillan - Blackmore venía de lejos, pero aquí encontró sus momentos más deliciosamente álgidos y esperpénticos. Parece ser que, aunque en un principio Blackmore accedió a que Gillan volviese a la banda - debido a presiones de la compañía por las escasa ventas del anterior disco con Joe Lynn Turner a la voz -, finalmente se desdijo en un mensaje que dejó en el teléfono del bajista Roger Glover. El propio Glover hizo caso omiso de ese impersonal mensaje de última hora, muy propio de Ritchie, y siguió adelante con toda la maquinaria de la reunión. Lo demás fue un rosario de la aurora en toda regla, Ritchie diciéndole a Ian Gillan en su propia cara que prefería las composiciones que había hecho el anterior cantante, Ian intentando contemporizar durante los primeros momentos de la reunión hata que se hartó, ensayos en los que ni se miraban, actuaciones en directo en las que se tapaban o se molestaban con la música que cada uno interpretaba – recuerdo que en los dos primeros shows tocaban el tema “Strange kind of woman”, famoso por el legendario pique guitarra/voz que siempre hacían y que no quiso seguir Blackmore pese a que Gillan lo inició -, viajes por separado y cambios de alojamiento en hoteles de última hora por parte del guitarrista que volvían loco al mánager del grupo; parece ser que durante toda la gira cantante y guitarrista no se dirigieron la palabra. Hasta que, un par de semanas antes del último concierto de la gira europea, Blackmore entregó una nota al mánager en la que explicaba que dejaba al grupo y que les daba tiempo para que buscaran otro guitarra que les acompañara en el tramo japonés de dicha gira. El grupo pensó que era un farol y no hizo nada hasta que, llegado el concierto de Oslo, Ritchie rompió su guitarra durante el bis del tema “Smoke on the water”, algo habitual en los setenta pero que hacía mucho tiempo que Blackmore no llevaba a cabo; igual que hizo cuando dejó al grupo por primera vez en los setenta en su último concierto en Paris. No había duda, dejaba Purple. En el camerino escenificó su abandono rompiendo los visados para viajar a Japón. Una era terminaba, de nuevo. 

                                              
Era obvio que en ese momento Ritchie Blackmore odiaba a Ian Gillan y a la maquinaria Purple. Las entrevistas y comunicados de entonces no tienen desperdicio, se dijeron de todo vía prensa. Blackmore llegó a decir que Gillan solo era un borracho e irresponsable que no estaba en condiciones de cantar. Gillan, por su parte y con su típica arrogancia e ironía inglesa, dijo que no podía respetar a Blackmore desde que éste le dijo que Eric Clapton no era un guitarrista capaz (recordar que Mano lenta siempre ha sido una de los músicos que más ha irritado a nuestro querido Hombre de negro). Los propios Purple se despacharon a gusto en surrealistas ruedas de prensa en las que comentaban estupideces del calibre de que el archiconocido tema “Smoke on the water” no era famoso por su riff de guitarra sino por su letra ¿?
Pese a todo este nido de tensión, los conciertos de esa gira europea fueron excelentes debido a los grandes músicos que siempre han sido. Lo que hubiera dado por estar presente durante ese mes y medio de calvario.

                                                Deep Purple: "Anya". Birmingham 1993.


                                              Deep Purple: "Smoke on the water". Oslo. 15.11.93

Aunque, volviendo a la rabiosa actualidad de nuevo, la guinda definitiva al pastel la acaba de poner Joe Lynn Turner; el entrañable cantante de Rainbow, grupo que creó Blackmore cuando dejó Purple en los setenta, ha comentado en estos días que hay muchas posibilidades de que se vuelva a juntar el Arco iris el próximo año. Toma ya. En fin, que se barruntan días movidos para la saga Purple y para los bolsillos de sus seguidores. ¿ Para qué ciudades hay que comprar los siguientes billetes de avión?

                                                   Joe Lynn Turner - Ritchie Blackmore. Rainbow.





24 comentarios:

  1. Realmente buena la canción Anya del Battle rages on, y mejor aún la versión en directo que hicieron en esa gira. No creo que Ritchie vuelva a subirse a un escenario con Deep Purple, imagino que buscarán hacer algo de ruido por si decide volver a resucitar rainbow o juntarse con Coverdale y Hughes para revivir en MKIII de los Purple.

    Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anya es una de las mejores canciones que he escuchado nunca, y en directo resultaba aún más impactante y única. Es la evidencia latente de la magia que tenía el duo Lord/Blackmore, ni Satriani, ni Morse, ni Airey ni nadie ha podido o sabido captar la esencia que le dieron a la canción Jon Lord y Ritchie Blackmore...esa introducción del directo, sencillamente sobrecogedora.

      Lidia.

      Eliminar
    2. Completamente de acuerdo con lo que dices sobre esta canción, Lidia. Nadie podría haber explicado mejor lo que expresan tanto Ritchie Blackmore como Jon Lord en esa canción, y en especial en la delicada introducción que hacían para el directo. Nadie puede igualar eso, no es cuestión de técnica o velocidad, se trata de introducirse en la propia melodía e interpretarla como solo unos artistas de su calibre saben hacerlo.

      Encantado con tu reflexión..

      Paulino.

      Eliminar
    3. Oye, felicidades por el apasionado relato de los últimos días de Blackmore en Purple 93. Me entran ganas de ver ese concierto y de estar presente entre bambalinas con el propio grupo como ayudante de lo que sea. Juan Pablo.

      Eliminar
  2. Joe Lynn Turner ha comentado lo de la reunión de Rainbow completamente a propósito. Me sorprendería si se llegara a realizar, pero no me extrañaría que si se hiciese fuese con Turner, Blackmore siempre ha sentido predilección por este cantante.

    Lo de Purple también lo veo complicado, sobre todo por Gillan.

    Ginés.

    ResponderEliminar
  3. Normal que Blackmore sienta predilección por Turner, ha sido el cantante con más feeling con el que ha tocado. Además de ser el que mejor habilidad tiene improvisando (quitando a Dio, DEP), algo vital en el universo de Blackmore.

    Por cierto Paulino, supongo que lo que comentas sobre el concierto de Blackmore's Night del castillo es porque has estado presente. ¡Qué envidia más sana! No pasa del verano que viene para que vea por fin a Blackmore's Night en directo.

    Rosa.

    ResponderEliminar
  4. Parece que hay tormenta de nuevo en el cielo Púrpura. Blackmore que parece que quiere salir de su retiro medieval y que, sorprendentemente, comenta que Gillan es el mejor cantante que existe ¡ver para creer!. Por su parte Gillan que parece que le recoge el guante pero que se quiere hacer de rogar... Aquí huele a fiasco Rock and Roll hall of fame del estilo Van Halen o Kiss, que o no se presentan o suben al escenario pero no tocan. Veremos.

    Saludos. Rubén

    ResponderEliminar
  5. Desde luego que tendría delito que se no hayan querido juntar para el homenaje a Jon Lord de hace menos de un año y ahora vayan a hacerlo para satisfacer a una industria podrida que lleva pasando de ellos más de treinta años.

    Carlos.

    ResponderEliminar
  6. Vamos a ver, el único que no quiso asistir al homenaje a Jon Lord fue Blackmore. El resto de Purple estuvo presente, como también estuvo Glenn Hughes, Bernie Marsden o Micky Moody (y es sabido que estos dos últimos llevan unos cuantos años sin dirigirse la palabra).

    Si ahora parece que Blackmore lanza esos comentarios habrá que preguntarle a él porqué no fue a lo de Lord. El rsto hizo lo que tenía que hacer.

    Rubén.

    ResponderEliminar
  7. Cierto que fueron todos menos Blackmore (y Coverdale, haría falta saber si le invitaron). Pero también es cierto que estaba previsto el gran final tocando Smoke on the water todos juntos y al final el tema no se tocó Porque Gillan no quiso compartir escenario con Glenn Hughes, eso está muy feo. Por otro lado es normal que Gillan no quiera hacer el ridículo al lado de Hughes.

    Aquí cada uno tiene lo suyo.

    Richie.

    ResponderEliminar
  8. Vale que Gillan no está al nivel de Hughes ni mucho menos, pero tampoco está acabado, lo que pasa es que mantuvo un nivel tan exageradamente alto en los primeros setenta que puso el listón altísimo. Hoy en día es un cantante aceptable que cumple sin problemas exceptuando las subidas a agudos y gritos, de ahí que, con mucho criterio, eliminaran del repertorio el Child in time.

    En el homenaje hubiera quedado perfecto un dueto Gillan - Hughes (er, dejaremos a Dyckinson a un lado en esta ocasión) y no hubiera desmerecido nada. Otra cosa es la pedrada de Gillan que no quiere a Hughes compartiendo escenario...y ojo, que Roger Glover me imagino que tampoco se sentiría muy cómodo en escena con Mr. Hughes.

    Carlos.

    ResponderEliminar
  9. Vaya como está el nivel en los comentarios, me gusta. El asunto es complejo, no creo que unos tengan la razón absoluta y los otros no. Poneos en el pellejo de Ian Gillan por un momento. Lleva varios años escuchando rumores de reunión del MKIII (alumentados por los propios Hughes y Coverdale) para reunir a la formación de Deep Purple...pero si Deep Purple ya están reunidos y funcionando con el propio Gillan cantando. Es como si tu marido te dice que piensa reunirse con su primera mujer, pero solo para una gira, no se lo que os parecería; a mí no me haría ninguna gracia.

    Bromas aparte, es muy poco respetuoso lanzar rumores de reunión de algo que ya está funcionando con otra gente (que encima es más clásica que tú). Entiendo que Gillan y Glover no estén cómodos con Hughes.

    Un saludo. Rosa.

    ResponderEliminar
  10. Pues yo no veo ningún problema si se hubieran juntado Blackmore, Hughes, Coverdale, Lord (si estuviese entre nosotros, DEP) y cualquier buen batería, se hubiesen llamado Burn (o como les hubiese salido de las pelotas) y hubiesen interpretado en directo los temas de esos dos discos, piedras angulares del Blues Rock.

    Eso ya lo hizo Black Sabbath con Dio (Heaven & Hell) y no pasó nada...bueno, si pasó, que nos mataron de placer a miles de fans de esa época de Sabbath, entre los que me incluyo.

    Juan Carlos.

    ResponderEliminar
  11. Desde luego que no habría ningún problema con ese grupo del que hablas, iría sin pensarlo a verlos en directo, incluso sin Jon Lord y con cualquier otro teclista competente...pero no se hablá de eso. Los rumores que lanzó Glenn Hughes y David Coverdale iban referidos a resucitar el MKIII de Deep Purple, no se trataba de llamarse Burn ni nada de eso, se trataba de poner en marcha un grupo llamado Deep purple...cuando ya estaba funcionando Deep Purple. Haberlo llamado de otro modo (al estilo H&H) hubiera sido una idea estupenda, pero no creo que Blackmore quisiera volver al Rock a menos que nos fuera a lo grande. Ahí se vuelve a desdecir una vez más cuando suelta todo el rollo ese de que no hace música por dinero sino por instinto y blabla. Pues sigue con Blackmore's Night y no calientes al personal con que si volver a Purple para un concierto o qué se yo, leñe.

    Andrés.

    ResponderEliminar
  12. Blackmore tiene todo el derecho del mundo a volver al Rock como le de la gana (si es que eso es lo que quiere). Tiene razón Glover al decir que fue importante en el éxito de la banda, de hecho sin él probablemente Purple no hubiera llegado al nivel que tuvo en esos años, completamente a la vanguardia musical.

    Como todos los genios tiene ese punto imposible en su personalidad que le hace tan "peculiar" en el trato. No pienso que sea ninguna falta de respeto para Steve Morse que se subiese al escenario con sus antiguos camaradas (imagino que si le preguntas al propio Morse te lo confirmaría). Pienso que la opinion de Gillan con lo de la supuesta aparición de Blackmore en Purple tiene más de rencor personal hacia The Man In Black que problema por su lealtad a Steve Morse. Gillan debería recordar cuando a principios del 93 no ponía ninguna traba para juntarse con Glenn Hughes o con quien fuese necesario para actuar, no había ningún tipo de sentimiento de deslealtad, y desde luego estaba loco por volver a bañarse en el exito púrpura, eso seguro; así que ahora que no venga con tantos remilgos.

    Desde luego que promete lo del RRHOF. Habrá que estar atentos.

    Saludos. Lucas.

    ResponderEliminar
  13. La verdad es que estaría muy bien que Blackmore se juntara con Purple para alguna especie de gira aniversario de lo que fuese, sin dejar de lado al actual grupo (estilo a lo que hizo Barón Rojo, pero un poquito más de clase). Sería un bonito detalle para todas las personas que no pudimos verlos en su momento.

    Sin embargo no debería pasar de algo puntual, en lo que a mí respecta, estoy encantada con el actual grupo de Ritchie, Blackmore's Night, y me gusta que siga sacando discos (y mejor todavía si viniese por España de gira).

    Susana.

    ResponderEliminar
  14. Me gustan mucho los Purple clásicos, y los de los ochenta. Aunque la actual formación, pese a que nunca va a tener la impronta y reconocimiento mundial, me parece muy digna... sobre todo por Steve Morse y Don Airey. Los vi en el festival Músicos de la naturaleza del pasado año y son los que realmente mantienen vivo a Deep Purple, son los que ofrecen fuerza e intensidad al directo del grupo hoy día. Gillan y Glover no están para muchos trotes y Paice está a lo que está.

    Dicho esto quiero decir que, aunque como fan me encantaría esa reunión copn Blackmore, no se si tiene mucho sentido actualmente. Seamos sinceros, sin Airey y Morse los Purple se van al carajo.

    También es cierto que, para una gala puntual, puede ser un bonito detalle. Ah, y no preocuparse por Steve Morse, creo que un tío con su sobrenatural talento está por encima de rencillas estúpidas y supongo que no tendría ningún problema por subirse con Blackmore a escena, seguro que lo disfrutaba y hasta le ponía en aprietos. Jaja.

    Pedro.

    ResponderEliminar
  15. Pues a mí me llama mucho más la atención una reunión de Rainbow. Ritchie perdió la oportunidad de montar la banda en los noventa con Cozy Powell y Ronnie Dio (DEP ambos). Incluso actualmente estaría muy bien reformar Rainbow con Joe Lynn Turner, Doogie White, Graham Bonnet o con alguien nuevo (o montando un omenaje invitando a todos los cantantes anteriores).

    Lo de Purple, pues no me dice mucho. Para mí, Gillan ha perdido toda su magia, a día de hoy parece más un jubilado de Benidorm pasado de vueltas que el vocalista líder de una de las bandas de Rock más importantes de la historia.

    Aunque quiero que quede claro que me parecerá perfecto cualquier cosa que decidan. Ya lo han hecho todo dentro del rock y ahora seguro que tienen la cabeza en otras cosas. Alfredo de Madrid.

    ResponderEliminar
  16. Perdón: Homenaje lleva "h", obviamente. El teclado, que juega malas pasadas. Un saludo. Alfredo.

    ResponderEliminar
  17. Yo estoy con Alfredo, preferiría una reunión de Rainbow, sería mucho más natural, además de que mis gustos se inclinan más hacia la banda del arco iris.

    Ojalá fuera cierto.

    ResponderEliminar
  18. También estoy con Alfredo y Velkar. Aunque no me importaría en absoluto lo de Purple, disfrutaría mucho más una reunión de Rainbow (con Turner o con quien sea).

    Pedro.

    ResponderEliminar
  19. Reunión Purple - Ritchie ya, por favor. Aunque sea para un solo concierto. !!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  20. Para mí también reunión Deep Purple. Los Rainbow me gustan mucho, pero prefiero ver sobre el escenario a lo que queda de los Purple clásicos. No los he visto nunca y, aunque solo sea por respeto a su influencia en la Historia de la música, se merecen esa celebración.

    Ramón.

    ResponderEliminar
  21. Ha vuelto a opinar Roger Glover diciendo que no le preocupa demasiado la nominación al Hall of Fame y que, de ser cierta, llega con treinta años de retraso. Grande.

    Además comenta que considera que Blackmore debería estar porque formó parte indispensable de la época gloriosa de los setenta, y que el único que tendría objeciones al respecto sería Gillan.

    Lo de siempre, la industria y los puretas modernos con sus Zeppelins, sus Rollings y sus Whos olvidándose de uno de los grupos más revolucionarios y que más ha marcado a las generaciones posteriores de músicos (que suelen ser los que más entienden del asunto).

    Richard.

    PD: Seguro que si les nominan los Purple montan alguna el día del homenaje. Es que esta "beauty people" de Hollywood se lo merece.

    Richard.

    ResponderEliminar