Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

sábado, 16 de mayo de 2015

Don Dokken y su jardín de las delicias.


Nuestro siempre simpático y especial Don Dokken ha decidido compartir con todos nosotros lo que parece que es uno de sus hobbies preferidos: la jardinería. Ha colgado en internet un vídeo en el que nos enseña a todos sus irredentos fans un delicado jardín en el que parece que pasa las horas de descanso que le deja su trabajo de rockstar al frente de Dokken, su grupo.


Acompañado por su perro y el cámara que recoge el impagable momento, Don pasea tranquilamente por una especie de jardín/bosque lleno de árboles, arbustos, setos, riachuelos y otras hierbas –nunca mejor dicho– mientras nos explica lo relajante y maravillosa que le resulta la naturaleza; eso sí, ataviado con unas ropas más propias para subir a cantar encima de un escenario que para ponerse a cavar una zanja. En fin, un cock rocker siempre debe lucir como un cock rocker. El otrora salvaje músico, famoso en los años ochenta por disfrutar del Sex, drugs & Rock n’ Roll way of life”, nos ofrece su faceta más mística y personal haciéndonos partícipes de su hermanamiento con la Madre Naturaleza. Especialmente delirante resulta el momento en el que agarra un pedazo de césped, hábilmente preparado para aparecer en el vídeo, y nos habla de sus propiedades. Vamos, para no perdérselo. Eso sí, acompañado de la música del estupendo tema “Venice”, perteneciente a su disco en solitario “Solitary”.

 
Don Dokken es una de esas personas que han vivido diez vidas en una. Es un músico que ha vendido millones de discos, ha tocado la fama y ha descendido a los infiernos varias veces en su vida. Degustó las mieles del éxito en la América de los años ochenta, dispuso de todos los lujos que quiso, consumió todas las sustancias que le apeteció, se acostó con todas las mujeres que deseó... disfrutó de todas las excentricidades y excesos propios de cualquier rockstar de esa época. Su grupo estuvo en lo más alto de las listas, se peleó con los otros miembros, se separaron, se volvieron a juntar, se volvieron a separar; incluso a día de hoy se siguen tirando los trastos a la cabeza aprovechando cualquier entrevista o la más mínima posibilidad. Todo un clásico.


Aunque, como siempre, lo que aquí importa son las canciones. El creador de temas tan atemporales e imperecederos como “Alone again”, “Just got lucky”, “Dream warriors”, “It’s not love”, “Unchain the night”, “In my dreams”, “Breakin the chains”  o “Too hot to fly” bien merece ser recordado ahora que llegan las vacas flacas. Es una realidad que los días de vino y rosas de Dokken pasaron, aunque sigue teniendo un público fiel que le permite seguir realizando giras mundiales por salas de pequeño aforo. Un grupo como Dokken es de los pocos que pueden presumir de poseer un abanico de grandes canciones como el que tienen, eso es un valor seguro y digno de reconocimiento.

                                                               Dokken: "Alone again".

El último disco de estudio de Dokken, el fenomenal “Broken Bones” se publicó hace tres años. Reconozco que preferiría escuchar noticias de Don relacionadas con la música en lugar de un vídeo en el que nos enseñe un jardín, aunque también hay que reconocer que no es el primero que se descuelga con comentarios de semejante calibre. Nuestro querido Ritchie Blackmore, cada vez que algún periodista le pregunta alguna estupidez, suele descolgarse con afirmaciones bastante cachondas; recuerdo que una vez alguien le preguntó sobre lo que hacía en su tiempo libre y nuestro hombre no dudó en responder que le gustaba sentarse en su jardín a comer fruta. Ante una pregunta fútil lo mejor es una respuesta a la altura de dicha pregunta.

                                   Don Dokken.                                                                Ritchie Blackmore.

A la cabeza de las incursiones de los músicos en otros ámbitos profesionales se encuentra el entrañable Kennet “KK” Downing. El huído guitarrista –nunca sabremos realmente el porqué-  del grupo Judas Priest nos ha ido agobiando con diferentes propuestas empresariales desde que abandonó la nave comandada por Glenn Tipton y Rob Halford, pero la más descojonante es, sin ningún género de dudas, la marca de colonia que sacó hace poco tiempo. El engendro responde al apropiado nombre de “Metal for Men” y, en efecto, acertaréis con todas las bromas fáciles que se os ocurran. Todos los varones del Metal no tienen de qué preocuparse, aquí está “Metal for Men” para ayudarles en la dura pero noble tarea de la búsqueda de la fémina adecuada. ¿Qué pasará por la cabeza de un señor de sesenta y cuatro años para convencerse de que lo que necesita la humanidad es su colonia “Metal for Men”? Bien pensado, hasta apetece darse un paseo por el bosque de Don Dokken para ver si encontramos algo de paz ante tanto dislate.






7 comentarios:

  1. La leche, lo de KK lo había visto ya. Dónde vamos a ir a parar.

    ResponderEliminar
  2. Pues mira tu que bien compartiendo hobby con Don Dokken, quien me lo iba a decir :D
    Me imaginaba compartiéndolo mas con KK, pero me temo que lo mio no es el golf

    ResponderEliminar
  3. Ya no saben qué hacer para publicitarse. Si eres músico y sales en las noticias de internet, que sea por la música que haces, no por sacar colonias ni por lo que controles el bricolaje de tu casa. Luque.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, hoy día resulta casi más efectivo montar un pollo que llame la atención en la red para promocionarse. Muchas veces la música pasa a segundo plano y es una lástima.

    Dany.

    ResponderEliminar
  5. Estos famosos ya no saben qué se van a inventar para llamar la atención, ahora resulta que Don Dokken es una especie de jardinero que se refugia en sus árboles para crecer como persona... un tipo que se ha cepillado a todas las groupies de LA.

    Pero lo triste de veras es el pobre KK Downing, de guitarrista famoso en el mundo del Heavy a montar negocios a cuál más estrambótico. Cada uno que haga lo que quiera con su dinero. Me quedo escuchando Electric eye, que es lo más sensato que voy a oir. Fran

    ResponderEliminar
  6. Hombre, una cosa es la imagen que venden de chicos malotes y otra es la realidad. Me parece normal que un señor de sesenta años se relaje y disfrute con la jardinería... lo extraño sería lo contrario; que muchas veces nos creemos que el músico es un ser sobrenatural que se la pasa bebiendo, drogado y en aviones y conciertos día sí y día también. Son seres de carne y hueso, que van al baño como todos y a los que se les jode el grifo y tienen que localizar a un fontanero como cualquier hijo de vecino. Otra cosa son las superestrellas (Don Dokken no lo es, aunque tenga mucho talento) que están podridas de pasta y viven dentro de propio ego trip con servidores que les solucionan todas las cuestiones terrenales.

    Aunque es cierto que lo de KK Downing es bastante cómico. Metal for Men; por favor.

    Gines.

    ResponderEliminar
  7. Jaja!! Cómo me lo he pasado leyendo lo del KK Downing. Desde luego que este tío perdió el norte al irse/expulsarlo de los Judas. Y lo de Dokken tanbién tiene tela. Lo que hacen algunos por seguir en la primera línea. XXX

    ResponderEliminar