Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

martes, 27 de octubre de 2015

Eloy: “The Tides Return Forever”.




Esta canción pertenece al disco del mismo nombre que publicó el grupo en 1994, hace la friolera de más de veinte años; ni más ni menos. Eloy es uno de esos grupos que podríamos denominar de culto, se encuentran en activo desde 1969 gracias a la visión y tesón de su guitarrista, cantante y líder Frank Bornemann. Aunque nunca alcanzó el estrellato siempre han estado muy bien valorados en su Alemania natal, conservando una importante legión de seguidores fieles que disfrutan con cada uno de sus lanzamientos discográficos y que agotan las entradas de las actuaciones en directo que llevan a cabo en sus escasas giras.

                                                           Frank Bornemann.

Este grupo del denominado por los eruditos musicales como Rock Progresivo ha conseguido mantenerse a flote durante todos estos años apostando por su propia identidad musical y sin hacer prácticamente concesiones a los sonidos o esquemas musicales que estuvieran de moda en cada momento, lo que hace todavía más romántico y coherente su bagaje musical. Aunque apareció en la Alemania del Krautrock realmente tiene muy poco que ver con ese característico sonido alemán, imperante en los finales años sesenta y principios de los setenta. Eloy ha tenido que sobrevivir a las mayores dificultades que el duro negocio musical ofrece a todos aquellos grupos que no tienen ningún single de éxito en las listas o que no han alcanzado la fama en ninguno de los momentos de su carrera, lo suyo ha sido una competición de fondo, cimentando paso a paso su recorrido musical sin que nadie les haya regalado nunca nada.


La canción que nos ocupa apareció en plena fiebre del sonido Grunge, lo que a Bornemann y compañía le podía importar lo más mínimo. Eloy publicó una vez más un álbum que nada tenía que ver con las modas del momento; solo para paladares exquisitos. El disco presenta su particular interpretación de elementos sinfónicos, progresivos y propiamente rockeros pasado por el tamiz de la peculiar voz de Frank Bornemann. Pese a contar con grandes canciones como “Fatal illusions” o “Company of angels” nos vamos a detener en el tema que titula al disco. “The tides return forever” comienza como una especie de tema lento o medio tiempo bajo la voz susurrante de Bornemann. Las guitarras acústicas del inicio te acarician mientras introducen la propia música. La canción tiene ese corte épico que consigue un interesante contrapunto con la suavidad de la melodía. El estribillo es una preciosidad que consigue aumentar la intensidad con sus cuidados coros aunque sin variar los compases. Poco después el tema vuelve a parar en seco para dar paso a un delicado solo de guitarra y continuar caminando dentro de la densidad medida que parece tener la canción. 

                                                      Jocelyn B. Smith.

Hasta ahora el tema les queda redondo, poco más que decir, de haber finalizado aquí estaríamos hablando de una gran canción. El asunto viene con la parte final, el momento en el que se introduce de nuevo el estribillo pero con otro arreglo que demuestra que Frank Bornemann es un músico excepcional. Se introduce bruscamente la voz de Jocelyn B. Smith y aquello cobra una nueva e inesperada dimensión, la canción da un vuelco de ciento ochenta grados para desembocar en un clímax final con la voz maravillosamente desgarrada de Jocelyn acompañada en un segundo plano de la propia voz de Frank y de unos coros espectaculares a los que se les añade una orquestación que te deja de piedra; hasta tres líneas distintas de voces podemos disfrutar en ese final in crescendo que se abalanza sobre el oyente produciendo una cascada de sensaciones. Desde el momento de su publicación este tema ha pasado a ser una pieza importante de sus directos, no es para menos, pero la versión en estudio es de esas cosas que quedan perfectas y cualquier modificación o retoque le quita parte de su grandeza. Es que incluso la letra resulta acertada, con esa alegoría que supone no perder la esperanza en ningún momento porque, tarde o temprano, acabamos alcanzando aquello que nos proponemos si no dejamos de perder la Fe y el esfuerzo en conseguirlo. El título es una preciosidad en sí mismo: la marea siempre vuelve; pura poesía. Y el diseño de la portada del disco, en clara alusión a este título, no puede ser más artístico y evocador; una figura esperando en un suelo seco y árido, que parece no tener final, a que llegue la vida. Fantástico.


Como pasa con todas las grandes canciones, se volvió a reeditar con una nueva versión. El disco se volvió a publicar veinte años después añadiendo como tema extra una nueva versión de esta canción. Aunque ya sabía el resultado no pude sustraerme a adquirir de nuevo esta joya y, en cuanto escuché la nueva remezcla, no puede evitar comprobar que estaba en lo cierto: la nueva versión era bastante peor que el tema original. Hay determinadas cosas que es mejor dejarlas como están, porque el más mínimo cambio puede hacer que pierdan su magia. En este momento me quiero acordar de todas las nuevas mezclas, remezclas y nuevas versiones con las que nos bombardean las compañías discográficas e incluso algunos artistas. Entiendo que han perdido mucho poder en el mercado con lo de las descargas ilegales de internet y tienen que vender para recuperar beneficios, pero es vergonzoso que te intenten vender hasta cuatro y cinco veces el mismo disco habiendo pasado poco más de uno año de su edición. Muchas veces sale un cd al mercado y al par de meses vuelve a salir con un tema extra costando un riñón, pero es que al medio año editan otra nueva versión con otros dos extras y al año lo vuelven a publicar con un cd extra de entrevistas, tomas en directo, distinta portada, vídeos o cualquier otra cuestión peregrina que se les ocurra. En fin, que muchas veces lo más lógico es descargarse el disco de modo ilegal y esperar un año para adquirirlo completo.

                                            Eloy: "The Tides Return Forever" Remasterizado.

Eloy se encuentra dentro del saco de grupos de Rock progresivo. Esta extraña especie, única en su género, pulula por su propio submundo incoloro degustando complejas y enrevesadas esencias musicales inalcanzables para el oído común del oyente medio. Desde luego que resulta necesario detenernos en este interesantísimo género musical, lo dejaremos pendiente para otra entrada. Los amantes del Rock progresivo, porque no son simples seguidores sino auténticos enamorados de este tipo de música, pertenecen a un exquisito elenco de elegidos capaces de experimentar complejas sensaciones gracias a complicadas y enrevesadas estructuras musicales. Se reúnen en sus recónditos santuarios para intercambiar experiencias al más alto nivel musical, acompañados por sus fetiches en forma de discos o cds que les permiten acariciar esa especie de éxtasis místico que solo les pueden aportar determinadas composiciones y ejecuciones musicales. Me identifico con muchas de estas connotaciones, consecuencias lógicas para algunos de nosotros e incomprensibles a ojos del resto de la especie humana. Para la mayoría de personas gente como Robert Fripp hace años que no ejecuta más que ruido con su instrumento, pero para algunos avezados oyentes diseminados por el universo resulta que hace música tan especial y compleja que no puede ser entendida por la mayoría. En fin, las cosas del progresivo.
La mítica banda de nuestro protagonista Frank Bornemann ha ido haciéndose hueco dentro de este género, poco a poco y disco a disco. Puede que no sea el primer grupo al que citan los entendidos, pero cualquiera que haya degustado su música sabe que esconden unas cuantas gemas en su discografía de incalculable valor.

                                                        Eloy: "The tides return forever".




3 comentarios:

  1. Muy buena la canción y muy lograda la orquestación del final. No conocía para nada al grupo, es que hay tanto por escuchar que se nos escapa por falta de tiempo y por no conocer. Pedro.

    ResponderEliminar
  2. Cuando se trata de progresivo todo el mundo cita a King Crimson, Yes y demás pero nadie suele acordarse de Eloy. Estos alemanes han llevado su música durante más de 40 años a todo el mundo. Siguen sin ser famosos pero suelen agotar las entradas de sus conciertos (casi todos en Alemania). por algo será.

    Lo próximo que han anunciado es un disco conceptual dedicado a la figura de Juana de Arco. Lo dicho, para paladares exquisitos.

    ResponderEliminar
  3. Una gran acnión. Una pena que pase desapercibida para el gran público.

    ResponderEliminar