Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

martes, 20 de septiembre de 2016

Graham Bonnet. Una voz sobrenatural.


Hoy es un día perfecto para dedicarle unas cuantas líneas a ese irrepetible cantante que ha puesto su voz al servicio de algunas de las canciones más representativas de la música de los últimos cuarenta años y que responde al nombre de Graham Bonnet. Nuestro querido vocalista lleva un tiempo anunciando la publicación de su autobiografía y parece que finalmente va a ver la luz en breve. A su vez está a punto de publicar un nuevo disco en estudio con su actual grupo llamado “The Book”, un título que encaja perfectamente con su esperado manuscrito personal. Pocas personas tienen más cosas que contar que un Graham Bonnet que ha tenido la suerte de codearse con músicos del panorama artístico tan ilustres como Steve Vai, Michael Schenker, Yngwie Malmsteen, Bee Gees, Cozy Powell, Don Airey, Roger Glover, Ray Fenwick, Micky Moody, Jon Lord o Ritchie Blackmore; casi na. La lista de anécdotas y situaciones curiosas debe ser atómica. Y por si fuera poco en breve volverá a visitar nuestro país para promocionar el lanzamiento de este nuevo disco.


Graham Bonnet es un tipo con una voz privilegiada, de esas de una entre un millón. Empezó su carrera a finales de los sesenta grabando diversos singles de clásicos y otras canciones bajo el estilo propio que se llevaba en aquellos años; era la época de los grupos vocales con melodías edulcoradas que triunfaban en las listas de éxitos. El bueno de Graham incluso consiguió colocar la canción “Only one woman” en el número cinco de las listas inglesas en 1968 de la mano del grupo The Marbles, un combo vocal que lideraba junto a su primo Trevor Gordon. Dicho tema fue compuesto por los Bee Gees, con los que Graham siguió trabajando posteriormente. Por aquel entonces la relación de Bonnet con el Rock duro era nula. Todo esto cambió allá por 1978 cuando Ritchie Blackmore, que buscaba vocalista para sustituir a Ronnie Dio en su arcoíris, escuchó la portentosa voz de Graham en uno de los singles de The Marbles. Lo fichó para el grupo, grabaron “Down To Earth” y el resto es historia. Incluso nuestro querido Bonnet tuvo que escucharse los discos del grupo porque no había escuchado nada de Rainbow antes.

                                                  The Marbles: Graham Bonnet y Trevor Gordon.

                          Rainbow: Ritchie Blackmore, Cozy Powell, Roger Glover, Graham Bonnet y Don Airey.

Aunque Graham Bonnet había llevado el pelo algo largo años atrás, su imagen con pelo corto y chaqueta americana no casaba en absoluto con la estética tan agobiantemente marcada del Hard Rock y Heavy Metal de esos años. Sin problemas. En cuanto Bonnet abrió la boca para cantar se disiparon todas las dudas. El chorro de voz que Graham posee es algo muy poco común dentro del variado universo de la especie de los cantantes. Bonnet, además de disfrutar de un increíble torrente vocal, es capaz de cantar en unos tonos muy elevados sin apenas forzar el falsete; simplemente su voz empieza ahí arriba. El resultado es un rango vocal fuera de serie junto con una potencia que asemeja a un fuerte chorro de agua que sale a borbotones del manantial. En su día se comentó que Ronnie James Dio constituía el lirismo y la fuerza de Rainbow mientras que Graham Bonnet representaba la potencia desbocada. El propio Blackmore, cuando le preguntaron por qué habían fichado a alguien que no venía del mundo del Hard Rock como Bonnet, se limitó a responder que el motivo era que podía cantar en mi agudo. El problema de tener este rango vocal tan inhumano es que si pones el listón demasiado alto desde el principio siempre te van a exigir más que a nadie. De cantantes como Bob Dylan o Robert Plant seguro que nadie se queja especialmente en la actualidad por sus capacidades vocales, mientras que tenemos que estar aguantando siempre comparaciones y comentarios –a veces incluso despectivos- de vocalistas como Rob Halford, Ian Gillan o David Coverdale. Me gustaría que Plant o Dylan tuviesen que cantar cosas como “Assault attack”, “Hiroshima mon alour” o “Love’s no friend”, veríamos qué pasaba. Pero esto es marginal.


Pocos músicos pueden presumir de haber grabado una trilogía como la que atesora Bonnet. Nuestro querido Graham puso la voz en el disco “Down To Earth” de Rainbow, “Assault Attack” de MSG y “No Parole From Rock n Roll” de Alcatrazz. Hablamos de tres de los discos más importantes del Rock de los últimos cuarenta años y esto no es una cuestión baladí.


Actualmente ya se han superado muchos estereotipos rancios en cuanto a la imagen y la vestimenta de los músicos de Rock duro, pero hubo un tiempo pasado en el que este asunto era considerado casi como una religión y salirse de los cánones de las vestimentas heavys se podía considerar anatema. En este sentido el look de Graham Bonnet rompía completamente los moldes –como su voz-. Graham vestía camisas de botones con corbata y americana pero sobre todo… llevaba el pelo corto; esto ya eran palabras mayores para los heavys ochenteros, los auténticos y genuinos con sus pantalones ajustados, su chupa vaquera llena de parches y sus melenas al viento. Aquellos añorados años. La imagen de Bonnet tenía mucha relación con la de otro icono cinematográfico: el tristemente malogrado James Dean. Lo cierto es que Graham se identificaba bastante con esa imagen de espíritu libre y rebelde de Dean, de hecho le compuso la canción “Will you be home tonight”, del disco “Disturbing The Peace” de Alcatrazz, en su honor y memoria. 

                                              Graham Bonnet.                                         James Dean.

La cantidad de anécdotas que sufrió el bueno de Bonnet a este respecto seguro que tiene algún apartado en su esperada autobiografía. Comenta Blackmore que cuando le ficharon para Rainbow le comentaron que su público esperaba de ellos una imagen determinada y que el pelo largo era uno de los principales referentes. Parce ser que Graham rehusó dejarse crecer el pelo y siempre buscaba cualquier excusa peregrina para acudir al peluquero. Una vez, según cuenta el propio Ritchie, su personal intentó que Bonnet no se cortase el pelo, por lo que no le dejaban nunca solo. Ante esta situación nuestro querido Graham, en cualquier hotel en medio de la gira, se metió en un momento dado dentro del baño mientras sus compañeros le esperaban fuera. Al ver que no salía uno de ellos decidió ir a buscarle y su sorpresa fue mayúscula cuando comprobó que Bonnet se había escapado por la ventana para ir a cortarse el dichoso pelo que tanto debía agobiarle. Y lo más cachondo del asunto es que Graham Bonnet llevaba el pelo largo en sus inicios. Qué haríamos sin las estrafalarias historias de nuestro querido Ritchie Blackmore.


El anecdotario de Graham Bonnet al respecto de los grupos y músicos con los que ha compartido escenarios es bastante amplio. Son muy conocidos los problemas que tuvo en el pasado con el consumo de alcohol. Durante el primer concierto que hizo con el grupo de Michael Schenker en Sheffield parece ser que salió a escena en condiciones difíciles. El propio Bonnet recuerda que había estado bebiendo durante todo el día y tuvo una fuerte disputa con Michael antes del show. Por otro lado tenía unos apuntes de las letras de los temas en el escenario y desaparecieron tras la primera canción. Pero no fue ese el peor problema, en un momento determinado de la actuación se rompió la bragueta de su pantalón y el bueno de Graham –que comenta que no suele llevar ropa interior- le enseñó a las sorprendidas primeras filas del público de Sheffield una parte de su anatomía bastante íntima; difícil superar esto en tu primer día de trabajo frente a tu jefe. Tras estos incidentes tuvo otra fuerte discusión al finalizar el concierto con el propio Michael –otro angelito-  y fue expulsado del grupo, volviendo nuevamente a la banda Gary Barden para el concierto del Festival de Reading que tenían tan solo un par de días después. 

                                     MSG: Chris Glenn. Graham Bonnet, Michael Schenker y Ted McKenna.

                                                        Graham Bonnet y Michael Schenker. 2015

Roger Glover solía bromear con Blackmore comentando que Dios le había dado un gran don a Graham Bonnet –refiriéndose a su voz-, pero le había quitado todo lo demás. Muy cachondos estos Rainbow. El propio Bonnet recuerda que las relaciones personales dentro de Rainbow estaban salpicadas de constantes bromas a cuál más pesada. Siempre se llevó especialmente bien con Cozy Powell, otro espíritu indómito como el suyo. Recuerda Bonnet que Cozy solía correr mucho con los coches que conducía –desgraciadamente murió en un accidente de tráfico al salirse de la mediana por exceso de velocidad en un fatídico día de lluvia- y siempre que quería llegar pronto a un sitio sabía que había que montarse en el coche del bueno de Cozy. De hecho uno de los motivos de su marcha de Rainbow fue que se desbandó esa formación con la que estaba tan cómodo. El propio Ritchie, en uno de sus innumerables gestos angelicales, parece ser que les fue diciendo a su entorno musical y de la industria discográfica que Graham Bonnet no era más que un borracho y que no se podía trabajar con él. Imagino que Blackmore no fue capaz de asumir que se acababa de separar de un cantante irremplazable. 

                                                  Michael Schenker, Graham Bonnet y Cozy Powell.

Otras anécdotas de las que ha hablado en estos años le han ocurrido con Yngwie Malmsteen. Recordemos que Malmsteen fue reclutado por Alcatrazz, el nuevo grupo que había formado Bonnet tras su espantada de Michael Schenker, cuando Yngwie apenas era un tierno adolescente que se había mudado a América a probar fortuna como guitarrista. Malmsteen duró un año escaso en la banda, tiempo suficiente para grabar esa joya llamada “No Parole From Rock n Roll” y cimentar el propio legado de Alcatrazz. Lo cierto es que han pasado un montón de años sin que vuelvan a colaborar juntos, imagino que será complicado sobre todo por el tema de los egos con Malmsteen. Lo gracioso es que Bonnet ha comentado en alguna ocasión que Yngwie tiene el teléfono de Graham y le ha llamado alguna vez a altas horas de la madrugada para preguntarle qué estaba haciendo, a lo que nuestro querido Bonnet le respondió que dormir. Grande Graham Bonnet. Desde luego que va a resultar una lectura interesante todo lo que decida contarnos Graham sobre su dilatada carrera musical.

                       Alcatrazz: Yngwie Malmsteen, Jan Uvena, Jimmy Waldo, Graham Bonnet y Gary Shea.

El recorrido musical de Graham Bonnet ha sido de lo más variopinto durante todos estos largos años. Lo que está claro es que siempre se ha rodeado de músicos, colaboradores y proyectos que han asegurado un nivel de calidad muy elevado. Todavía recuerdo cuando se anunció el super grupo BlackthorneBob Kulick, Graham Bonnet, Frankie Banali, Chuck Wright y Jimmy Waldo- y salió al mercado ese pedazo de trallazo titulado “Afterlife”, capaz de sacar a un muerto de su tumba. Ese proyecto siempre me obsesionó: música con una base rítmica brutal, guitarras Hard Rock clásicas y poderosas, caña y rabia por los cuatro costados mezcladas con acertadísimas melodías… y la voz desgarrada de Graham Bonnet ofreciendo una lección tras otra. No entiendo qué demonios pintaba por ahí un teclista –que hasta salía en la foto promocional del grupo- porque no había ningún teclado en todo el disco, si me apuras los primeros segundos de la intro y final del tema “Afterlife”, un pedazo de canción que tiene ese sabor épico a lo “Stargazer” de Rainbow pero lleno de furia. Desgraciadamente este proyecto duró medio telediario en un ejemplo más de lo injusta que es la industria musical. El grupo parece ser que ofreció dos o tres conciertos solamente, aunque en estos días inesperadamente acaba de salir un doble cd que contiene las demos de lo que podría haber sido el segundo disco del grupo y que acabó en algunos de los cortes del disco “Murderer’s Row”, nuevo grupo que formó el incansable Bob Kulick junto con el vocalista David Glen Eisley tras la desbandada de Bonnet. Definitivamente habrá que volver a hablar de la historia de este grupo en otro momento.

                                                             Blackthorne: "Afterlife".

De cualquier modo siempre me quedaré con la interpretación que hizo del tema “Will you still love me tomorrow”, aparecido en su primer disco en solitario y en el que demuestra que tiene una voz única y bendecida por la gracia divina. De hecho a Blackmore le gustaba interpretar este tema en sus conciertos de Rainbow cuando Graham estaba a las voces. Una voz bonita, melódica, elevada, desgarrada e irrepetible, tocada directamente por el dedo de Dios.

                              Graham Bonnet: "Will you still love me tomorrow". Atentos al minuto 2,03-2,16


19 comentarios:

  1. La voz de Graham Bonnet es una de las más fuertes del undo del metal. Es cierto que a los que mejor cantan más se les exige, y es un poco injusto, también. No lo pude ver cuando vino la última vez y ahora en noviembre no se me escapa. Fran

    ResponderEliminar
  2. Ya iba siendo hora de que apareciese Graham Bonnet pro aquí, jaja. Uno de los cinco mejores cantantes que he escuchado nunca, una calidad fuera de toda duda. Fodos sus discos tienen mucha calidad y mucha variedad, es un cantante que viene de la escuela clásica del pop de los setenta y eso le ha dado una amplitud de miras musicales más allá que muchos de sus compañeros de oficio del hard rock.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Ángel, demasiado tiempo sin que el bueno de Graham apareciese por aquí. Cualquier momento es bueno para reivindicar la grandeza de este señor y ahora que publica disco, libro y visita nuestro país viene como anillo al dedo.

      veremos si por fin publica su esperada biografía. La lleva anunciando hace más de un año, incluso con fechas de puesta a la venta y cosas así, pero aún no hemos podido hincarle el diente. Lo que está claro es que, como entre un poco al trapo, va a ser de lectura intensa.

      Eliminar
  3. Assault attack es uno de los mejores discos de Schenker de toda su carrera, y Graham Bonnet tiene bastante que ver en esto, sus voces son de otro planeta sobre todo en la propia assault attack. Que barbaridad!!

    Santi

    ResponderEliminar
  4. El monsters of rock de Rainbow de 1980 con Graham Bonnet es uno de los mejores directos de los Rainbow. Esa formación tenía muchísimo potencial. Una pena que no grabasen más música juntos. Susana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Blackmore lo echó todo a perder, como de costumbre. Es lo que tienen los genios, que perciben la realidad con parámetros distintos a los del resto de mortales y como consecuencia dirigen su vida hacia direcciones inexplicables para sus restantes semejantes en apariencia.

      Eliminar
  5. Muy bueno el original del WYSLMT. Solo había escuchado la versión del directo de Donnington 80, pero esta es mejor. un gran cantante. LJ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonnet tiene discos en solitario muy buenos, aunque el mejor es sin duda alguna Line up, el que sacó tras irse de Rainbow en el 81, Todo un discazo.

      Eliminar
    2. "Line Up" es como un pequeño tesoro, una delicadeza escondida a los ojos del gran público, pero de gran valor para todo aquel que se haya acercado a su escucha. Y "Night games" es un clásico

      Eliminar
  6. Lo que costó que me entrara el Assault Attack en su momento, nunca entenderé el porqué. Es una Obra Maestra con mayúsculas.
    Me pongo con su discografía en solitario de inmediato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino igual que tú y que Santi: ese disco es una joya. Prueba con "Underground" o con "The Day I Went Mad", en este último colabora tu queridísimo Slash. Por cierto, con respecto a "Underground" tengo una cuestión curiosa. No me preguntes el porqué, pero cada vez que escucho ese disco me transporta inmediatamente al día de tu boda; cosas curiosas de esto de la música.

      Eliminar
  7. El disco de Blackthorne (Afterlife) es una bestialidad. A ver si me hago con ese doble que parece que han sacado con demos de lo que hubiese sido el segundo. Con que fuesen la mitad de buenas ya merecería la pena.

    Es una lástima que este tipo de bandas no prosperen, No sé si será por temas de egos, por falta de actuaciones de directo, de pasta o de managers y compañías de discos, pero el caso es que un grupo de esta calidad hubiera merecido mejor suerte.

    Luque.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Afterlife" es un disco como una catedral. Pienso como tú, es una lástima que este tipo de grupos no prosperen. Si pienso solo por un momento la cantidad de buena música que nos podrían haber ofrecido de haberse hecho famosos me deprimo.

      Eliminar
  8. Su etapa de los setenta en plan Pop-disco es la que menos me llama la atención. Ahora, en cuanto se pasó a cantar Hard Rock es uno de los imprescindibles.

    ResponderEliminar
  9. Promete mucho el nuevo disco de Bonnet. El single Into the night:

    https://www.youtube.com/watch?v=X7HNvcy_1N4

    Luque.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No suena nada mal. Tiene buena pinta el disco.

      Eliminar
    2. ...y la gira en directo que va a pasar por España a primeros de Noviembre.

      Eliminar
    3. El concierto de Madrid no me lo pierdo, además parece que el setlist va a estar mejor enfocado que el de la última vez que vino (nada de Schenker?????) Fran

      Eliminar