Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

martes, 3 de enero de 2017

Madonna. Mujer del año 2016.



Madonna ha sido reconocida como la mujer del año 2016 por la prestigiosa publicación Billboard. A finales del año que apenas acaba de desaparecer, Madonna recogió el galardón en la gala anual de este evento que se celebró a mediados de Diciembre. Hasta aquí todo correcto: EEUU, una gala, unos premios, mesas engalanadas llenas de comida y bebida, vestidos caros y ceñidos; la habitual muestra de poder y prestigio a la que estamos acostumbrados.
Madonna nunca ha sido cobarde, siempre ha disfrutado caminando al lado de la provocación y la ambigüedad –las anécdotas atómicas que se pueden contar sobre la Blonde Ambition darían para gastar mucha tinta y desgastar teclas; habrá que volver a hablar de ella en otro momento, seguro–, todo ello aderezado por una música muy interesante a la que hasta la propia industria ha acabado reconociendo su toque personal. Esto dice mucho y bueno de una artista que se mueve en el fanganoso mundillo Pop de usar y tirar, ese que engulle y eleva hasta sus altares a cualquier individuo prefabricado que se preste a ello para regurgitarlo y sumirlo en el barro en cuanto deje de servir a sus propósitos.


El caso es que Madonna asistió a recoger el premio y pronunció un discurso tan impactante y superficialmente profundo que merece la máxima difusión posible. Apenas necesitó un puñado de segundos para descolocar a todo el personal asistente y hacerles cambiar sus expresiones faciales en cuanto agarró el micrófono. Supongo que la gente esperaría el típico speech autocomplaciente, lleno de tópicos, palmaditas en la espalda y agradecimientos. En lugar de ello nuestra querida Ciccone colocó el premio encima del piano que tenía detrás suyo y compartió con todos nosotros una serie de reflexiones vitales en voz alta con las que volvía a demostrar la integridad que tanta gente le ha negado durante todos estos años. Lo hemos traducido y transcrito al castellano debajo, por si no os lleváis bien con el idioma de Shakespeare. A continuación, Madonna en estado puro:

                                               Madonna: Gala Billboard. Mujer del año.

“Dejaré esto aquí. Lo siento, es mejor así. Siempre me siento más a gusto con algo duro entre mis piernas.

Gracias por reconocer mi capacidad para continuar mi carrera durante treinta y cuatro años ante la descarada misoginia, el sexismo, la constante intimidación e implacable abuso con los que he tenido que convivir. Cuando comencé no existía internet, entonces la gente tenía que decírmelo en la cara. Hubo muchas personas a las que tuve que callarles la boca. La vida era más sencilla entonces.
Cuando me mudé a Nueva York era una adolescente. Era 1979 y Nueva York era un lugar aterrador. En el primer año fui asaltada a punta de pistola, violada en una terraza con un cuchillo en mi garganta y tenía mi apartamento tan destruido y robado en tantas ocasiones que simplemente dejé de cerrar la puerta con llave. En los años siguientes perdí a casi todos los amigos que tenía por el SIDA, las drogas o disparos. Como pueden imaginar, todos estos acontecimientos inesperados no solo ayudaron a convertirme en la atrevida mujer que está delante de ustedes en estos momentos; también me recordaron que soy vulnerable. En la vida no hay verdadera seguridad, salvo creer en uno mismo y una comprensión de que no soy la dueña de mis talentos. No soy dueña de nada. Todo lo que tengo es un regalo de Dios. Incluso todas esas cosas de mierda que me pasaron y que siguen pasándome, son también regalos. Están ahí para enseñarme lecciones y hacerme más fuerte.

Estoy recibiendo un premio por ser la mujer del año, entonces me pregunto: ¿Qué puedo decir acerca de ser una mujer en la industria de la música? ¿Qué puedo decir acerca de ser mujer? Cuando empecé a escribir canciones no pensaba específicamente en el género. No pensaba en feminismo, solo quería ser una artista. Por supuesto, estaba inspirada por Debbie Harry, Chrissie Hynde y Aretha Franklin… pero mi auténtica musa fue David Bowie. El encarnó el espíritu masculino y femenino, eso encajaba muy  bien conmigo. El me hizo pensar que no había reglas, Pero estaba equivocada, no había reglas… si eras un chico. Si eres una chica, tienes que jugar el juego. ¿Cuál es ese juego? Te permiten ser bonita, guapa y sexy, pero no actúes de manera demasiado inteligente. No tengas opinión. O por lo menos, no tengas una opinión que se salga de la línea marcada por el status quo establecido. Te permiten ser convertida en objeto por los hombres y vestirte como una puta, pero no eres dueña de tu putez. Y no; repito, no puedes compartir tus propias fantasías sexuales con el mundo. Debes ser lo que los hombres quieren que seas. Y lo más importante, debes ser alguien con quien las mujeres se sientan cómodas cuando estás cerca de otros hombres. Finalmente no puedes envejecer, porque envejecer es un pecado; serás criticada, denigrada y definitivamente dejarás de sonar en la radio y publicitado tu trabajo en los medios de comunicación.

En cuanto me hice famosa aparecieron fotos mías desnuda en revistas como Playboy o Penthouse. Fotos tomadas en la escuela de arte, donde posé por aquel entonces para conseguir dinero. No eran muy sensuales, de hecho las veo bastante aburridas, pero se esperaba que me sintiera avergonzada cuando se publicasen. No lo estuve y eso desconcertó a la gente. Eventualmente me dejaron en paz porque me casé con Sean Penn, no solo por el hecho de que él le rompería el culo a cualquiera de ellos, sino porque pasaba a estar fuera del mercado. Así que por un tiempo no fui una amenaza. Años después, divorciada y soltera –lo siento Sean–, grabé el álbum “Erotica” y publiqué mi libro “Sex”. Recuerdo que fui titular de todos los periódicos y revistas de la época. Todo lo que leía sobre mí era condenatorio, me llamaron puta y bruja; un titular me comparó con Satanás. Mientras, me preguntaba… espera un momento. ¿No está Prince dando vueltas por ahí con medias de red, tacones altos, lápiz de labios y el culo al aire? Y así era. Pero él era un hombre. Esa fue la primera vez que entendí que las mujeres no tenemos la misma libertad que los hombres. Recuerdo sentirme paralizada. Me llevó un tiempo recomponerme y continuar con mi vida creativa; continuar con mi vida. Encontré consuelo en la poesía de Maya Angelou, en los escritos de James Baldwin y en la música de Nina Simone. Recuerdo que deseaba tener un par femenino a quien admirar para que me apoyase. Camille Paglia, la famosa escritora feminista, dijo que retrasé al colectivo femenino por haberme cosificado sexualmente a mí misma. Entonces pensé: vaya, si eres feminista no puedes tener sexualidad; tienes que negarla. Finalmente decidí: a la mierda todo, soy otro tipo de feminista; soy una feminista mala.

La gente dice que todo lo que hago es controvertido, aunque creo que lo más controvertido que he hecho ha sido quedarme. Lo que me gustaría decirle a todas las mujeres aquí hoy es esto: Las mujeres han sido oprimidas durante tanto tiempo que creen lo que los hombres tienen para decidir por ellas, piensan que tienen que respaldar a un hombre para realizar bien el trabajo. Hay hombres realmente buenos y que valen la pena, pero no porque sean hombres, sino porque son dignos. Como mujeres tenemos que empezar a apreciar nuestro propio valor, el valor de cada una. Busquen mujeres fuertes, estrechen lazos fraternos, para aprender, para inspirarse, para colaborar, para apoyar… para iluminarse. Como dije antes, no se trata tanto de recibir este premio como de tener la oportunidad de estar delante de ustedes y realmente darles las gracias como mujer, como artista, como ser humano. No solo a las personas que me han amado y apoyado a lo largo de todo este camino, la mayoría de ustedes no tiene ni idea de todo lo que significa para mí su apoyo. Pero también a los que dudan y a los negativos, a todos los que me ofrecieron el infierno y me dijeron que no podía, que no debía, que no tenía permitido… su insistencia me hizo más fuerte. Me hizo seguir avanzando y convertirme en la luchadora que soy hoy. Me hizo la mujer que soy hoy. Gracias”. 


Os dejo con el merecido tributo que Madonna le dedicó al tristemente fallecido Prince, acompañada por el mismísimo Stevie Wonder otro tipo único que ha enseñado a cantar a la mayoría de esos grandes vocalistas que tenemos en las estanterías de nuestras casas.

                                            Madonna & Stevie Wonder: Tributo Prince. Billboard Music Gala. 








12 comentarios:

  1. La verdad es que esta tía siempre me ha parecido alguien muy respetable tanto a nivel artístico como personal.

    ResponderEliminar
  2. Con un par de ovarios, para todo el que no lo quiera escuchar. JL.

    ResponderEliminar
  3. Rompiendo moldes. Un poema la cara que se le ponía...precisamente a algunas mujeres de las primeras filas.Su múisca no me interesa demasiado pero su actitud no ofrece reproche(el Sean Penn este debe estar flipando con el discurso de su ex jejejj) Por Bono/Loto

    ResponderEliminar
  4. No estoy nada familiarizado con la música de Madonna... ni tengo intención de estarlo. No obstante hay que alabarle que nunca se haya mordido la lenguas y que se hay preocupado de buscar la vanguardia artística sin dormirse ne los laureles.

    Gran discurso. Luque.

    ResponderEliminar
  5. Gran artista, sobre todo en los primeros discos hasta Like a prayer. Y un discurso que, no solo a cualquier mujer, sino a acualquier persona tiene que remover la conciencia. Completamente de acuerdo con todo lo que dice. Espero que cosas como esta nos hagan pensar un poquito a todos.

    Feliz Año a todos. Susana.

    ResponderEliminar
  6. Bravo por ese discurso. Que no se quede en eso y que muchas mujeres nos quitemos el yugo opresor de los convencionalismos y del miedo al "qué dirán" de nuestros actos en un mundo que sigue estando hecho a la medida de los hombres.

    ResponderEliminar
  7. No me interesa nada la música pop, pero me ha parecido un discurso muy valiente y que más que buscar la provocación fácil,parece que denuncia una situación que han vivido y siguen vivendo muchas mujeres en cualquier parte del mundo "civilizado".

    ResponderEliminar
  8. Madonna... una de cal y una de arena... una de "Frozen" y una de "Music"..
    Madonna siempre ha sido una provocadora, pero pongo en duda que realmente vaya más allá del personaje, aunque supongo que en un momento dado -y solo cuando se alcanza cierto estatus- la persona se funde con el personaje. Buen discurso, si, pero ...falta la de arena
    EVA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madonna siempre ha usado la provocación, pero eso no quiere decir que no haya nada debajo de toda la fachada. Con el paso de los años me parece una de las personas más íntegras del estatus hollywodiense. No sé, me pareció un discurso sincero, aunque puede que también lo haga para llamar la atención y salir en los medios... o un poco las dos cosas. Javi.

      Eliminar
    2. Madonna siempre ha conseguido que, más allá de que te guste o no su música, te acabes fijando en ella y en lo que dice; eso tiene su mérito.

      Puede que el falte "la de arena", como dice Eva, pero a mí me convenció su discurso y estoy con Javi. De cualquier modo me lleva gustando toda la vida casi toda la música que ha sacado esta mujer, por lo que no debo ser objetivo del todo.

      En lo que a mí respecta, pienso que no tenía necesidad de publicidad en esa entrega de premios, que aprovechó su momento para decir cosas que sentía y que han marcado su vida. Aunque con una personalidad llena de ángulos y matices como la suya cualquier enfoque puede ser válido.

      Eliminar
  9. Puede que llame demasiado la atención, no obstante lo ha clavado con este discurso. Bravo por ella. Esther

    ResponderEliminar
  10. Hace poco que Keanu Reeves hizo otra declaración en ese sentido con respecto al modo de vida occidental. También fue sonado el discurso anti Trump de Meryl Streep. Parece que los famosos se nos han vuelto solidarios.

    ResponderEliminar