Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

lunes, 30 de octubre de 2017

WASP: "The Crimson Idol” 25 Aniversario. “Re-Idolized”. Gira española.


El grupo de Blackie Lawless está de actualidad debido a la gira que conmemora el 25 aniversario de la publicación de su emblemático disco “The Crimson Idol”, bajo la denominación de “Re Idolized: The 25th Anniversary of the Crimson Idol”, y en estos días visitan los escenarios españoles. WASP van a actuar durante esta semana en las localidades de Navarra, Murcia, Madrid y Barcelona. Ahora no hay excusa para todo aquel ha sentido algo en algún momento de su vida con la obra conceptual que el grupo de Lawless publicó en 1992.


La figura de Blackie Lawless siempre ha resultado muy controvertida. Un tipo tan excesivo como él puso en marcha a su criatura bajo el nombre de WASP allá por 1982 y su carrera ha transcurrido paralela al escándalo y a la provocación durante casi todo su recorrido, al menos durante el siglo pasado. WASP se ha caracterizado por buscar la provocación y la controversia, el uso de un lenguaje crudo y desgarrado, sus explícitas referencias sexuales, la violencia y otros excesos les hicieron ganarse una publicidad y notoriedad extras. Su puesta en escena te dejaba de todo menos indiferente: bebían sangre, arrojaban trazos de carne cruda al público, decapitaban cerdos de mentira, acuchillaban bebés de juguete, llevaban bailarinas ligeras de ropa a las que les hacían todo tipo de perrerías y, en definitiva, jugaban con la provocación llevándola hasta el extremo. La PRMC (Parents Music Resource Center), que era un comité que perseguía a los grupos de Rock en Norteamérica porque aseguraban que su mensaje inducía a la violencia, las drogas, el suicidio, las actividades criminales y toda una sarta de estupideces parecidas, se entretuvo mucho con la banda de Blackie. En realidad esta asociación no hacía más que representar sin proponérselo un dibujo de la hipocresía y puritanismo más rancio de algunos sectores de la sociedad americana. Perseguían sin pudor cuál inquisición a cualquier manifestación artística dentro del Rock que se saliese de sus patrones bienpensantes. Esa deliciosamente amorfa y retorcida sociedad de Norteamérica en la que se persiguen esos supuestos mensajes nefastos para los chavales mientras permiten adquirir pornografía en cualquier kiosko del país. En fin. Lo cierto es que la PRMC lo único que consiguió es que muchos de nosotros abrazásemos con más fuerza todo el legado artístico que la música de nuestros artistas preferidos nos proporcionaba sin prestar atención a las superficialidades que tanto irritaban a ese atajo de mojigatos. Pero este es otro tema. En lo que respecta a WASP, consiguió sin proponérselo que lograsen una publicidad extra que le vino de perlas para promocionarse. De cualquier modo Blackie Lawless era la carnaza perfecta, un tipo que ofrecía titulares sensacionalistas cada vez que abría la boca; la de estupideces que habré podido leerle en algunas de las entrevistas que ha ofrecido este tipo a lo largo de los años. Recientemente se ha convertido al cristianismo y ha decidido no volver a interpretar en directo algunas de sus canciones con temática más explícita.

                                                                   Blackie Lawless.

De todos modos, aquí no importa lo que te hayas dado a conocer. Lo importante, de lo que va esto que tanto nos apasiona, es la música; sin canciones no hay nada y WASP puede presumir de tener un ramillete de temas que, te pueden gustar o no, pero son imperecederos. Su propuesta musical y artística resulta directa y llena de intensidad. Temas pegadizos y que entran a la primera, estribillos grandilocuentes y pasión por los cuatro costados. Herederos directos de los Kiss, en cuanto a música y estética, pero dando una vuelta de rosca audaz y llevando la idea hasta el extremo; jugando con fuego. Canciones como “LOVE machine”, “I wanna be somebody”, “Hellion”, “On your knees” o “Sleeping (in the fire)” firmaban un disco de arranque que hoy en día es un clásico.

                                                              Blackie Lawless.

Lo cierto es que WASP han sido bastante cafres durante una gran parte de su recorrido artístico. Por sus filas han pasado músicos y personajes tan atómicos e irreverentes como el guitarrista Chris Holmes. Este tipo hacía que Blackie Lawless pareciese una hermana de la caridad, desde luego. El carácter salvaje e indómito de Holmes ha dado lugar a una ristra interminable de anécdotas y situaciones entre penosas y cachondas no solo por el imposible momento que protagonizó borracho en una piscina mientras se vanagloriaba de su alcoholismo bajo la mirada de su propia madre y que apareció en la peli “Decline Of Western Civilization II”, sino por todo un sinfín de situaciones que ponen a relucir el talante impredecible de nuestro querido angelito. El propio Lawless nos contaba cómo no aparecía para ensayar cuando se hizo novio de Lita Ford –otro alma salvaje, pero sin el toque cafre de Chris y con bastante más estilo–, parece ser que llegaba la hora del ensayo y el amigo Chris no asistía porque se pasaba el día haciendo calceta con Lita. Este tipo ha sido famoso, se ha hecho rico, se ha arruinado, ha subido y ha bajado varias veces por la vida. Hubo una época en la que tuvo que deambular por pensiones de mala muerte sin un duro en su bolsillo. Otra que cuenta Blackie es que la letra de la canción “Don’t cry (just suck)” –“No llores, chupa” al castellano; un título para que os hagáis una idea de qué va esto de WASP– parece ser que está basada en hechos reales de la parte de atrás de la furgoneta del grupo y con Holmes como protagonista. Poco más que añadir. Las historias de Chris darían no solo para otra entrada por aquí, sino para un libro entero. Lamentablemente, este estilo de vida tan genuinamente arriesgado no se correspondía con ningún talento musical; nuestro hombre toca la guitarra de manera mediocre y su aportación compositiva a WASP no deja de ser anecdótica.

                          Chris Holmes y Lita Ford.                                           Chris Holmes.

Con todos estos antecedentes resultó sorprendente que WASP se sacasen de la manga un disco como este. La verdad es que el grupo ya había dado muestras de buscar una mayor profundidad musical desde el anterior álbum titulado “The Headless children”, pero desde luego el salto cualitativo que ofreció su nueva obra musical fue grande. El disco “The Crimson Idol” es un álbum especial por varios motivos. Es un disco conceptual que narra la vida de un chico que responde al nombre de Jonathan Steel y que acaba siendo una estrella del Rock. Marcado por una infancia dura, una vida con éxito y un final trágico, retrata los mil y un clichés del arquetípico estilo de vida del Rock n Roll. Desde luego que no inventó nada nuevo nuestro querido Blackie, este tema que tan bien llevaron al terreno musical los Who con “Tommy” está trillado hasta la saciedad dentro de este mundillo, y en algunos momentos puede pecar de excesivamente pretencioso por parte del propio Lawless. Sin embargo lo que está claro es que el disco atesora una calidad musical y compositiva incuestionable. En un principio álbum se planteó como un disco en solitario de Blackie y este se rodeó de músicos de la talla de Bob Kulick, Doug Aldrich o Frankie Banali. Finalmente acabó saliendo bajo el logo de WASP, imagino que por miedo a que tuviera una respuesta menor entre el público. El caso es que el sonido resulta espectacular, las guitarras de Kulick y Aldrich les otorgan a las canciones una calidad y recorrido más amplio. Y hablar de la batería de Frankie Banali ya son palabras mayores, el músico de Quiet Riot convierte en oro todo a lo que le añade sus baquetas y este disco no resultó una excepción. La base rítmica suena que atruena y le otorga una dimensión diferente y más poderosa con esos cambios, contratiempos, redobles, dobles bombos y todo el arsenal que despliega el amigo Banali. De hecho la interpretación de batería que hizo en la versión del tema “The real me” del anterior disco de WASP es una prueba clara de lo que puede hacer este tipo cuando una canción cae entre sus baquetas.


                                                       WASP: "The real me". Vídeo oficial.

“The Crimson idol” no tiene nada de relleno, desde el inicio con “The titanic overture” hasta el final de “The great misconceptions of me” el disco nos embarca en un viaje de alto octanaje musical. En la obertura de arranque aparecen fragmentos instrumentales de algunas de las diferentes melodías que luego suenan en el álbum, momentos musicales delicados y acertados que recorren toda la obra al más puro estilo de los musicales y discos conceptuales clásicos. Dos primeros temas rápidos y con una base rítmica que refrenda lo comentado anteriormente sobre la batería y que se puede percibir perfectamente en cortes como “Arena of pleasure” o “Chainsaw Charlie”. Curiosamente lo mejor del disco viene a partir de ese momento, desde la lenta pero intimidante “The gypsy meets the boy”, un tema semi acústico que pese a ser un medio tiempo desborda intensidad por los cuatro costados; recuerdo que estuve durante mucho tiempo muy pillado con esta canción en particular. “Doctor rocker” y “I’m the one” son dos temas de corte ampuloso y con estribillos grandilocuentes, de los que le gustan a Blackie. En especial “I’m the one” refleja a la perfección esa megalomanía que quiso otorgarle Lawless al protagonista de su obra, además de ser una gran canción con una batería exagerada y asesina una vez más.


Continúa el disco con dos temas de corte más lento, “The idol” y “Hold on to my heart”. La segunda canción se desarrolla a lo largo de una bonita melodía que servía, en palabras del propio Blackie, para rebajar un poco la tensión del álbum. Realmente bella. Por lo que respecta a “The idol” no hay mucho que comentar, puede que sea una de las mejores canciones que hayan salido de la cabeza de Blackie Lawless jamás. Un tema lleno de sensibilidad que parece mentira que haya sido creado por un grupo como WASP. Todavía recuerdo cuando actuaron en la tristemente desaparecida para conciertos sala Macumba –mira que sonaba bien esa sala– a principios del verano de 2004. Hacía un calor sofocante, debido a la época del año y a un sala llena a rebosar de público. Durante el bis Blackie comenzó a tocar este tema en acústico mientras todo el respetable que reventaba la Macumba se rendía merecidamente a sus pies en uno de esos momentos especiales que pocas veces se producen en los conciertos pero que por eso mismo los hacen tan genuinos.

                                                         WASP: "The idol". Vídeo oficial.

El disco se cierra con “The great misconceptions of me”, un tema épico de unos diez minutos de duración que resulta una especie de corolario en el que se resuelven la historia y el disco. Desde luego que estamos ante un disco que sorprendió y descolocó a los fans del grupo, pero que demostró que de la cabeza de Blackie Lawless podían cosas más complejas y elaboradas que las que aparecían en sus primeros discos. Para apoyar a este álbum se rodó una película alusiva a la historia, que a su vez se escribió en el propio libreto del disco y de la que el propio Blackie grabó una narración con su propia voz bajo el título de “The story of Jonathan” que apareció en uno de los singles promocionales. Durante la gira de presentación tocaron temas del álbum junto con los de sus otras obras en lo que viene a ser un set list habitual, hubo que esperar hasta la celebración del decimoquinto aniversario en 2007 para presenciar en vivo la interpretación del disco en su totalidad.

                                                                WASP: Gira 2017. 

Y veinticinco años después aquí nos encontramos, con una nueva posibilidad de presenciar todo esto en vivo y en directo. Es cierto que habría mucho que comentar y discutir sobre esta fiebre revival de hacer aniversarios de las cosas más insospechadas, incluso habrá que esperar para ver cómo suena el grupo y la voz de Lawless –que, dicho sea de paso, tiene un tono poderoso y perfecto para el Rock duro–, pero, qué queréis que os diga, yo esto no me lo pierdo por nada del mundo. ¿Somos heavies o no somos heavies?

                                                       WASP: "The gypsy meets the boy".




"Be careful what you wish for
Cause it may come true". 


9 comentarios:

  1. Los primeros discos de WASP son clásicos, y el Crimson idol también aunque de otra manera. Ahora bien con WASP en directo nunca se sabe, te pueden hacer un conciertazo o una cagada.Y Blackie ultimamente está un poco para los tigres.

    Jorge

    ResponderEliminar
  2. Vay pedazo de versión se marcaron de The Real Me de The Who. Coincido contigo que la batería es brutal. Un abrazo. Lope.

    ResponderEliminar
  3. ESE BLACKIE PUNTERO. CADA VEZ QUE VIENE WASP ES UNA FIESTA, TOCAN HEAVY METAL, TE GUSTE O NO. Y ES LO QUE HYA, SINO QUIERES IR PUES TE QUEDAS EN CASA

    ResponderEliminar
  4. Los WASP auténticos fueron los de la gira del Inside Electric Circus, el video del Lyceum (creo que era ese) era algo fuera de lo normal. Un grupo que se comía el escenario, y que iba a matar. Pena de no haber podido verlos en direecto entonces. XXX

    ResponderEliminar
  5. Los de los primeros discos eran más directos, aunque la mnúsica era más de sota caballo y rey. Les he perdido la pista, pero los últimos cds estaban más elaborados, intentando componer cosas con más chicha y variantes. De todas formas no es mi grupo de cabecera ni mucho menos. Los ví en su día y no creo que repita. Un abrazo. JL

    ResponderEliminar
  6. Las veces que he visto a Wasp han sido conciertos de aupa. blackie se deja la piel encima del escenario... y Chris Holmes era una bestia. Puede que no fuese un guitarrista técnico, pero tenía ALMA Y ACTITUD. Ha estado a punto de venir a tocar con su banda en solitario a España un par de veces. A tope con WASP!!!

    ResponderEliminar
  7. ¿Alguien que fuera a ver a Wasp en La Riviera por ahí?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se tocaron el Crimson idol al completo, se fueron de escena y volvieron para tocar LOVE machine, Wild child, Golgotha y I wanna be somebody.
      Muy bueno el concierto, buen sonido, Blackie cantó que te cagas y la sala a reventar.

      Espero que se hayan aclarado vuestras dudas. Saludos. Lope

      Eliminar
  8. Grande Lawless y los WASP. De las excentricidades del colega recuerdo una entrevista hace años en la que comentaba que había estado pensándose fundar un partido político para presentarse como candidato a Presidente de los States. Se lo debió de pensar mejor, por lo visto, jajaja.
    El grupo tampoco ha estado nunca entre mis favoritos, desde luego, sin embargo el Crimson Idol sí lo tengo como una auténtica obra maestra con mayúsculas.

    ResponderEliminar