Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

viernes, 9 de agosto de 2013

CONCIERTO DE MICHAEL BOLTON...Y MARBELLA



A primeros de agosto pude asistir al concierto que ofreció Michael Bolton en Marbella, concretamente en el Club de Tenis del Hotel Puente Romano. Casi nada. He asistido a muchos conciertos y festivales (y los que me quedan), he visto fauna de diverso pelaje, pero lo de Marbella definitivamente fue otra cosa. 
                              
                               

Por un lado lo musical. Disfruté de la espectacular voz de este hombre, hoy día venido a menos en cuanto a términos de popularidad que no de talento. Un espectáculo que arranca con “To love somebody” y en el que suenan temas como “Dock on the bay” de Otis Redding o “Sweet Home Chicago” no es cuestión baladí.
Michael presentaba su último trabajo discográfico, “Ain’t no mountain high enough”, del que sonó el tema homónimo, una joya popularizada por Marvin Gaye y que en la garganta de Bolton resultó perfecta. La banda que le acompañó para la ocasión me pareció bastante solvente, en especial el saxofonista, aunque hay que hacer mención especial para la cantante Kelly Levesque, con la que interpretó unas canciones a duo, entre ellas la conocida “How am i suppose to tive whitout you”. El momento álgido llegó cuando Michael Bolton interpretó el conocido “Nessun Dorma” de Pucini que nos puso los pelos de punta. Como curiosidad quiero comentar que Levesque tuvo su momento solista, supongo que para descanso de la voz de Bolton, en el que se hizo un pequeño medley que incluyó fragmentos de temas de Cher y el ”Forever” de KissBolton dejó para el bis su versión de “Georgia on my mind” en la que no pude evitar acordarme de Glenn Hughes.
                                               
        

El artista telonero, un pianista llamado Paul Maxwel, me gustó, sobre todo su homenaje final a Jerry Lee Lewis subido encima del piano. Grande.
                                                        


Reconozco que, aunque Bolton era uno de esos cantantes de mi lista por escuchar en directo, no puedo evitar pensar que hubiera sido de él si hubiese decidido seguir por la línea del buen Rock melódico de sus primeros discos (“The Hunger” es buenísimo) en vez de buscar ese tinte más acaramelado e impersonal que exigían las radios de finales de los ochenta y noventa a las que vendió su alma.

Al margen de lo estrictamente musical aquello fue desde luego una experiencia. Empezando por un recinto habilitado para público de diversas categorías. Frente al escenario teníamos las entradas VIP, cómodos sillones, con sus mesas respectivas debidamente engalanadas, con sus recipientes para mantener frías las botellas de champán, con sus camareros y sirvientes varios prestos a llevar el cochecito con los bebés y demás desvaríos que se le pudieran ocurrir al encantador público que quisiera pagar los ciento y pico (mucho pico) euros que costaba el asunto. Detrás el público de “segunda”, solo con los asientos engalanados. En las gradas el público ¿habitual? de conciertos, con su asiento y punto. Y en los laterales, por detrás del escenario, sí, detrás del escenario, las entradas “baratas”; lo cierto es que si te colocabas bien veías justo el escenario de lado y podías disfrutar y enterarte del concierto. Esa fue la opción elegida.
                                   


Ahora bien, el choque de mundo y culturas que allí se experimentó merece ser comentado. Era mi primera vez en esa sofisticación marbellí. Desde mi atalaya lateral tuve el gusto de presenciar un show paralelo al de Michael. Enseguida se llenó la zona VIP, con sus señoras y señoritas envueltas en vestidos imposibles y sus señores de vuelta de todo. Los camareros iban y venían con bebidas, rodaballos y besugos mientras Paul Maxwel interpretaba “Great balls of fire” del gran Jerry Lee encima de su piano de cola blanco.
Detrás estaban los que decidieron no abonar la entrada VIP, que, resignados, miraban de reojo a los besugos que llevaban los camareros en sus bandejas plateadas mientras mantenían esa pose de “jet set” como si nada.

Empezado el concierto comenzó el show, una señora de la primera fila tuvo a bien pretender entregarle a Michael una bandera de Finlandia y, ni corta ni perezosa, se levantó y se acercó al borde del escenario. Por su parte el personal de seguridad intentaba educadamente que desistiera de su empeño. Igualito que en los conciertos de Rock.

La siguiente en aparecer fue otra señora que, ebria de emoción y supongo que de algo más, no pudo frenar los instintos que nuestro cantante favorito le despertaba y decidió ponerse a bailar y a lanzar besos a Michael desde el borde del escenario. La tensión siguió en aumento cuando otra señora, de estilizada figura y ropajes que dejaban ver más de lo que uno desearía, decidió acompañar a nuestra encantadora fan poniéndose a bailar con ella. Los de seguridad como si nada y no quiero pensar que pasaría por la cabeza de Bolton en esos momentos. Nuestras amables señoras de la noche marbellí continuaron deleitándonos con sus movimientos hasta que la primera no pudo más y, víctima de su emoción y su algo más, cayó al suelo propinándose un severo espaldarazo. Entonces entraron en acción los de seguridad para socorrer a nuestra querida fan y llevarla a la asistencia sanitaria pertinente.

Hubo más momentos delirantes, como aquel caballero de la primera fila en chanclas que estimó oportuno enseñarnos las plantas de sus pies o cómo hacía el clavo encima de la silla. El propio Bolton debería estar alucinando, o no.

Que cada uno saque sus propias conclusiones. Mientras en los conciertos de rock tratan al público como ganado, los tickets Vip en Marbella practicamente le permiten al espectador ofrecer un repertorio de actitudes delirantes que tiene que contemplar hasta el propio artista.



En fin. Nos quedaremos con la música, que es lo importante. Y para muestra la deliciosa versión que Michael Bolton hizo de esa gran canción llamada "Georgia on my mind"


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario