Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

jueves, 19 de diciembre de 2013

ENTREVISTA A HERMES CALABRIA.

"No me arrepiento en absoluto de haber hecho la gira, fue una buena manera de recuperar el contacto con el público y con esas canciones. Lo único que opino es que bastantes cosas se podrían haber hecho de otro modo." Hermes Calabria al respecto de la gira de reunión 30 aniversario de Barón Rojo.


Hace unos meses tuvimos el gran placer de charlar con Hermes Calabria. Con total cercanía y naturalidad nos contó las vivencias e impresiones de su carrera musical. Desde HUSH Magazine os dejamos con el batería del grupo de Rock más importante que ha dado nuestro país.


- ¿Cuándo descubriste que querías dedicarte a la música?

Desde muy pequeño, un día de verano al volver del colegio pasé por unos locales donde estaba tocando una orquesta y me quedé escuchándolos extasiado, creo que en ese momento decidí que quería tocar música. A los catorce años acabé la secundaria. En ese momento empecé a estudiar, primero con un profesor y luego en el conservatorio. Después empecé a tocar con distintas bandas y desde ahí hasta ahora.

- Que tipo de música te ha marcado, ha tenido una impronta en tu descubrimiento e interés por la música. ¿Difiere mucho de la música que escuchas hoy en día?

He variado mucho, piensa que cuando tenía catorce años los Beatles apenas eran conocidos. Soy de su generación, de hecho las primeras canciones que toqué a la batería eran de ellos. Después me empecé a interesar por el Jazz, lo escuchaba mucho.
Luego tuve una etapa más cercana al Rock, comenzando de la mano de Hendrix y siguiendo con Zeppelin o Deep Purple; estos últimos me hicieron mucha mella, fue mi grupo favorito durante bastantes años y a día de hoy les sigo respetando muchísimo y sus canciones me traen grandes recuerdos y me emocionan.

-¿Hay alguna canción o disco en particular que te llegue especialmente de Deep Purple?

Una de las que más me emocionan es “Highway Star”, aunque tiene muchísimos grandes temas. Sus canciones son patrones, a partir de ahí muchas bandas empezaron a componer de esa manera. Tanto Purple como Zeppelin han marcado a mucha gente y han sido referentes dentro del rock, aunque yo me identifico más con el estilo de Deep Purple. Tanto John Bonham como Ian Paice fueron muy importantes en esa época, no debemos olvidar que no era como ahora que puedes encontrar muchos músicos muy buenos, antes ellos eran como los dos principales referentes en la batería.


- ¿Es la batería el instrumento que más te llama la atención?

Realmente siempre me atrajo la percusión, a los siete años tocaba por la calle con un tambor, iba con mis primos y ya por entonces la percusión me fascinaba. No se como lo adquirí pero me fijaba generalmente en los percusionistas.

-¿Qué baterías te llamaron la atención en esos momentos?

Crecí con los Beatles, por lo que Ringo Star fue el que primero me llamó la atención, luego vinieron John Bonham e Ian Paice, y después muchos más, hasta día de hoy.

- ¿Cómo fueron tus inicios musicales? Como era el Uruguay de los finales sesenta y primeros setenta.

En los años sesenta todo Uruguay era Beatlemano, todos los grupos sonaban a los Beatles, a los Rolling Stones o a los Kinks, con su “You really got me”, que tanto versionearon otros grupos. También había grupos que mezclaban el folclore con el Pop y el Rock.
Luego llegó la época del Rock Sinfónico y muchos grupos sonaban a King Crimson, cuando llegaron Zeppelin y Purple las bandas adoptaron esos sonidos. Podíamos decir que era un reflejo de la música que sonaba en Inglaterra y en Estados Unidos. Había grupos que llevaban voces como Bee Gees. Estábamos totalmente al día, si salía un tema en Estados Unidos al día siguiente sonaba en las emisoras uruguayas, seguíamos “in situ” lo que se estaba haciendo en cada momento.

-Desgraciadamente en España no pasaba eso.

Desde luego. También a nivel de cine estaba totalmente al día, la ópera de “Tommy” o el film de Woodstock se estrenaron en Uruguay a la vez que en EEUU, tenías el pulso del momento. De hecho muchos músicos emigraron a los Estados Unidos para intentar labrarse una carrera.

- Háblanos de Psiglo. ¿Fue tu primera banda “importante”?

Estuve en diferentes formaciones antes de entrar en Psiglo, por lo menos en tres o cuatro bandas que recuerde. Normalmente hacíamos versiones. Psiglo fue la primera banda de Rock Sinfónico o Hard Rock que abrió un camino de ventas discográficas tuvo y reconocimiento a nivel de popularidad y giras, pienso que fue la banda de rock más importante de Uruguay. Tenía grandes ventas y conciertos multitudinarios.


-Vuestra música era Progresiva, con reminiscencias a Uriah Heep o King Crimson. El grupo obtuvo un disco de oro. ¿Te gustaba su música cuando te uniste a la banda?

Me gustaba mucho a nivel musical, había una mezcla de Purple, Emerson Lake & Palmer, algo de Zeppelin, con toques melódicos y mucha capacidad creativa, para llevar estas influencias a otro nivel. Más adelante incluso hubo influencias de Jazz Rock, pero en el primer disco, que fue el más exitoso, llevaba el estilo anterior.

-Coincidiste con Rubén Melogno. ¿Cuando y cómo empezaste a tocar en la banda?

Él era miembro fundador y yo entré más tarde, sin embargo nos conocíamos desde mucho antes,  ya habíamos tocado antes en grupos. Antes de que Rubén entrara en Psiglo habíamos coincidido en bandas como Ovni 87 o Western Union.

-¿Cómo eran vuestras actuaciones en directo? ¿Qué tipo de repertorio tocabais? ¿Alguna versión?

Todo temas propios, no recuerdo si llegamos a hacer alguna versión. La verdad es que estuve poco tiempo con ellos porque entré en la banda un año antes de venirme a España. Hice pocos conciertos con ellos y conviene recordar que con el inicio de la dictadura todo lo que fuera Rock estaba censurado, cogí con ellos el año malo, jaja. Entre los años setenta y cuatro y setenta y seis los grupos dejaron de funcionar.

-Decidisteis venir a Madrid. ¿A qué se debió esta decisión? ¿Pensabais obtener mejor acogida?

Esa fue una de las motivaciones más importantes. Otra fue que una persona que venía de Madrid y que nos había visto tocar nos ofreció trasladarnos a Madrid. Aunque el grupo en Madrid tampoco prosperó mucho, pues la situación política no ayudaba tampoco. Sin embargo si hubo gente que se interesó por nosotros. Lo cierto es que la banda no podía sobrevivir de este modo y poco a poco nos fuimos acoplando en otros grupos. Aunque es verdad que vinimos por la música y nos quedamos por la música.

-¿Habías salido antes de Uruguay, con Psiglo o por tu cuenta?

Psiglo había estado en Argentina pero antes de que me uniera a ellos. Por mi parte, aunque había salido a Argentina a grabar un disco de manera esporádica, este traslado a España suponía la primera vez que salía de Uruguay.


-¿Te resultó duro abandonar Uruguay?

Realmente era una época muy turbulenta y casi lo mejor que te podía pasar era dejar el país, no me resultó especialmente duro, echas algo de menos la familia y amigos, pero cuando llegué aquí me encontré bastante bien. Uruguay entraba en una época nefasta y España salía de una época nefasta, por lo que cuando llegué me produjo una sensación buena.

-¿Por qué se separó la banda?

Pienso que la música de Psiglo no funcionaba bien en ese momento en España, puede ser que nuestra música estuviera en “otra galaxia” y me río porque una de las canciones más famosas de Psiglo se llama “Vuela a mi galaxia”.
La necesidad de los miembros de ganarnos la vida hizo que el grupo se separara, supongo que si alguna compañía se hubiera interesado y financiado la banda hubiera continuado, pero lo cierto es que nos fuimos colocando cada uno en distintos proyectos musicales.

-La banda se volvió a juntar en los años noventa y tres y noventa y siete ¿Participaste en estas reuniones? ¿De quién fue la idea de volver a actuar?

Hicieron un concierto memorable en Uruguay con los miembros originales, los que grabaron el primer disco. Después la banda tuvo bastantes cambios en sus filas. Tocaron en la Estación de Ferrocarriles, un sitio muy grande, yo no pude asistir pero por lo que me informé el concierto fue todo un éxito.

-¿No os planteasteis volver a reformar el grupo de modo permanente?

La formación que ya estaba es irrecuperable, porque uno de los miembros ya ha muerto y otro estoy seguro de que no quiere saber nada del grupo, por lo tanto es bastante complicado. Más bien es imposible.


-Colaboraste con Moris ¿Formaste parte de su banda como tal o fue más bien un apoyo puntual para el directo?

Lo cierto es que colaboré en bastantes grupos, lo de Morís fue sobre el setenta y siete o setenta y ocho, pero antes hice bastantes cosas tocando con otros grupos no necesariamente de rock. Después de lo de Moris colaboré con el grupo Azabache, banda que funcionó muy bien durante ese verano, grabamos un fisco que produjo García Pelayo, famoso productor de grupos como Triana. Azabache provenía de la escisión de Azahar, un grupo muy conocido y con mucho arraigo en Andalucía. Nuestra música era una mezcla de Rock Sinfónico, muy divertido y con letras en español muy interesantes. Aunque el disco no vendió de modo significativo el grupo funcionó muy bien durante el verano, igual si hubiéramos seguido juntos la banda se hubiera convertido en algo importante, aunque lo cierto es que, debido a desavenencias internas, nos separamos. Te estoy hablando del verano anterior a la formación de Barón Rojo, tras este grupo me metí en la aventura de Barón.

-Comentas que has estado en bandas de diferentes estilos musicales ¿Tienes un gusto variado a ese respecto o te centras en el Rock?

No, me gusta tocar muchísimas cosas, siempre que sea buena música estoy encantado de tocarla. Bien sea Rock, Blues, Jazz o Funk, que me encanta. También me gustas las Músicas étnicas, las Músicas brasileñas son muy percusivas y me llaman mucho la atención. Es muy difícil que un batería no se sienta atraído por esta música. También me atrae la Bossa Nova o cosas así, lo único que no he tocado nunca es Música cubana.

- ¿Cómo y por qué se formó Barón Rojo? ¿Os conocíais, habíais tocado antes juntos en otros grupos?

No hubo ningún proceso, simplemente se produjo una llamada telefónica del tristemente desaparecido Javier Gálvez, al que le tengo mucho aprecio y estima, ofreciéndome tocar en una banda de Rock que se estaba formando. Yo venía de lo de Azabache y lo quería era seguir tocando. La primera reunión se hizo en el Café Comercial de la Glorieta de Bilbao, a partir de allí empezamos a tocar.
Conocía a los otros miembros de oídas, pero no había tocado con ellos antes. Armando y Carlos, dentro de Coz, tuvieron un bombazo grande con su primer tema. A José Luis le había escuchado en Módulos, por lo que estaba al tanto de su nivel musical, pero no conocía personalmente a ninguno de ellos.


- ¿Por qué ese nombre? ¿De quién fue la idea de llamar al grupo así?

Estuvimos tocando todo un verano como Coz, luego empezamos a componer temas para el nuevo grupo y pensando el nombre. De hecho tardamos bastante hasta que dimos con el escogido, curiosamente uno de los que barajábamos era Obús. El nombre de Barón Rojo, si no recuerdo mal, creo que se ocurrió a Armando. A todos nos sonó un poco raro pero lo elegimos porque era el que menos raro nos sonó de todos los que pensamos, jaja.

- Vuestro primer disco “Larga vida al Rock n Roll” fue una grata sorpresa. ¿Estaban las canciones ya compuestas o las compusisteis para la banda?

Ese disco llevaba muchas canciones que Armando y Carlos ya tenían compuestas de antes, luego otros temas se compusieron directamente para este álbum.

- ¿”Anda Suelto Satanás” proviene de esos temas que se recuperaron?

Esa canción la había grabado Armando tiempo atrás y como no tuvo mucha repercusión la recuperamos. En realidad hicimos los arreglos, pues el tema era de Luis Eduardo Aute.

-¿Se quedó algún tema compuesto sin grabar en el disco?

Bueno en casi todos los discos se quedan siempre algunos temas perdidos por ahí, en este creo que se quedaron cosas sin finalizar que obviamente no se incluyeron en el disco.


- Está producido por Vicente Romero, como los dos siguientes. ¿Qué opinión tienes a día de hoy de este disco? ¿Estás contento con el sonido, la grabación....?

En su día me parecía que teníamos un sonido fabuloso, aunque actualmente cambiaría el sonido, mezclas y todo, los volvería a grabar. Lo cierto es que en estos momentos hay otro tipo de tecnología que permite lograr una grabación mucho mejor, con tocar un fragmento bien el técnico te coloca toda una canción. La batería antes se tenía que tocar  entera y perfecta y hoy con hacer bien un compás el técnico te lo repite el tiempo que sea necesario, ni siquiera necesitas tocar bien, solo tienes que hacer correcto un compás. Hoy día los discos son un poco trampa, sobre todo en cuanto a ejecución, en las grabaciones  puedes valorar la composición y arreglos, pero no la ejecución, esto hay que valorarlo en directo. Este asunto no lo conoce mucha gente que escucha música. De todos modos los discos que grabamos para su momento considero que tienen un buen sonido, y si hoy día los tocas les quitas toda la magia, por lo que es mejor no tocarlos.
Lo cierto es que no me preocupaba mucho de las producciones, teníamos un orden jerárquico, tanto el productor como Armando y Carlos se preocupaban de eso, mientras José Luis y yo nos dedicábamos a grabar y pasábamos un poco de ese aspecto.


-¿Qué tal fueron los conciertos para promocionar el disco?

Se hizo un verano muy movido en cuanto a actuaciones, lo cierto es que el disco en cuanto salió al mercado empezó a vender bien, se llegaron a las cincuenta mil copias, que eran unas cifras muy buenas para aquella época. Surgieron muchos conciertos el primer año y al verano siguiente, tras venir de Inglaterra de grabar nuestro segundo álbum “Volumen Brutal”, se hicieron aún muchas más galas.

- ¿Qué repertorio tocabais en esta época?

Solo tocábamos las canciones del disco, también algunas versiones y no recuerdo muy bien, pero creo que también hacíamos algún tema de Coz. Las versiones no las recuerdo porque Barón Rojo siempre ha sido un grupo que ha hecho bastantes versiones, pero no las recuerdo de manera cronológica. Hemos tocado canciones de Free, Bad Company, Purple. El tema “Crossroad” de Clapton lo hemos interpretado durante mucho tiempo.

- Con el segundo disco, “Volumen Brutal”, marcasteis un antes y un después. Este álbum ha quedado como un referente en el Rock duro de este país (disco de platino). ¿Qué significado tiene para ti este disco? ¿Erais conscientes mientras grababais este disco de lo que podía representar en el futuro? ¿Qué piensas que significó para la banda y para el Rock español en general?

Lo grabamos con toda la naturalidad del mundo, sin pensar en que las canciones fueran más o menos comerciales para obtener más éxito, el disco nos salió como grupo desde la sinceridad en la composición.
Mientras lo grabábamos sabíamos que tener un cierto nombre podía ayudar, pero el resultado final para el público, como podían funcionar, sobre eso no teníamos ni idea. Y lo cierto es que gustó mucho, acertamos.


- Lo grabasteis en Kingsway Studios, propiedad de Ian Gillan  ¿Por qué en estos estudios? ¿Llegasteis a conocerle?

Nos dimos cuenta tras el primer disco que allí había mejores condiciones e instalaciones. Lo hicimos para que sonara como Scorpions u otras bandas internacionales de la época, y también porque, curiosamente, la grabación en sí resultaba más económica allí que aquí. Además nos apetecía mucho la posibilidad de grabar en los míticos estudios de Ian Gillan, donde se grabaron las baterías de “Smoke on the water”.
Los problemas consistían en trasladar todo el equipo y, sobre todo, las cintas. Tuvimos una anécdota curiosa porque resulta que las cintas de los masters eran magnéticas y por lo visto se podían borrar al pasar las aduanas del aeropuerto, así que fue un verdadero problema pasar las cintas, aunque al final se pudo hacer sin problemas.
No coincidimos nunca con Gillan, en el estudio solo estaban los técnicos. Yo no lo llegué a conocer.

- Colabora con los teclados Colin Towns, gran pianista dedicado hoy día al Jazz, y Mel Collins al saxo. ¿Ayudaron en la composición o fueron ayudas puntuales?

Estábamos escuchando el tema grabado y pensamos en ese momento que le podía quedar bien un teclado. El productor nos dijo que podía avisar a Colin Towns, vino al día siguiente y metió el teclado en un momento. Fue una mera colaboración. Lo mismo ocurrió con Mel Collins, se le llamó para grabar su parte, vino y lo hizo en el momento. Estamos hablando de gente muy profesional.
Con Mel Collins hicimos toda una parte de la gira y lo pasamos fenomenal, resultó muy agradable y divertida su presencia. Fue nuestro invitado en la gira que hicimos justo después de volver de Inglaterra, también tocaba otro grupo inglés. El equipo técnico vino desde Londres, trabajando en conjunto con nuestro propio equipo.


- Se publicó una edición inglesa, lo que me parece un acierto ¿Qué te pareció esa edición, la transcripción de letras al inglés? ¿Dominabais el idioma, tuvisteis ayuda externa?

Nos planteamos que para hacer el grupo más internacional era imprescindible publicarlo en inglés. Para lanzarse en la música a nivel mundial era impepinable cantar en inglés, de hecho el disco que estaba en las listas en Inglaterra era la versión inglesa, que era igual que la española nada más que con los textos traducidos. Se grabaron dos veces las voces, incluso la mezcla es ligeramente diferente.
La idea era girar por el mundo de telonero con un grupo importante, luego no se pudo llevar a cabo por problemas de presupuestos de la compañía de discos. En ese momento nos comentaron que se podía hacer una gira con AC/DC o con Scorpions, había varias posibilidades, pero eso costaba dinero que debía financiar la compañía. Pienso que la discográfica se echó para atrás por que le venía demasiado grande todo este asunto, no por el dinero en sí, sino por todas las complicaciones que suponía para una compañía española llevar adelante este tema. No olvidemos que ellos tenían sus propias ventas aseguradas dentro del país. Si se hubiera llevado a cabo esta gira podríamos haber encarado el mercado europeo de otro modo.


-Nos estás diciendo que había ofertas sobre la mesa de bandas de primerísimo fila para girar con ellos por el mundo. ¿De qué grupos hablamos?

De hecho hubo ofertas mientras estábamos en Londres. Eso estaba ahí, para hacerlo, pero hacía falta una financiación económica para llevarlo a cabo, debía ser la compañía la que lo asumiera y, como no lo hizo, el tema se fue desinflando.

- Hicisteis una gira inglesa. Tocasteis en el Marquee, en Reading...  ¿Qué nos puedes comentar de esta experiencia para la banda y para ti personalmente?

Muy importante, adquirimos mucha experiencia. Fue un test bastante importante en el sentido de que nos hizo ver en realidad el potencial del grupo en el extranjero. El concierto del Marquee fue fantástico, había mucho público español. Por el contrario en Reading no nos conocía nadie y tuvimos que salir a por todas. Hicimos muchísimas ciudades, casi todas las actuaciones fueron en teatros y la experiencia fue muy buena.

- Un joven Bruce Dickinson actuó en un concierto vuestro ¿Fue premeditado o surgió en el momento? Siempre ha hablado bien de Barón Rojo.  ¿Mantenéis el contacto?

De hecho estando allí fuimos a ver a Iron Maiden en el Hammersmith, cuando ellos estaban empezando a despegar. Por mediación de una persona Bruce nos vino a ver y colaboró con nosotros en las traducciones en ingles del disco.
Yo en particular no he vuelto a tener contacto con él, no sé si Armando y Carlos lo han seguido viendo.

- También compartisteis experiencias con Michael Schenker. Incluso colaboraste en la composición del tema “Red Sky”.  ¿Cómo se produjo esta colaboración? ¿Era Schenker tan peculiar o difícil de tratar ?

Con Michael tuvimos más contacto. Coincidimos con él hace no mucho tiempo en un concierto de Sherpa en Valencia, a Schenker curiosamente lo trajo la misma persona inglesa de la que hablé antes con Dickinson. Con Schenker tuvimos más relación que con Dickinson, íbamos a una casa que tenía en Londres y pasamos mucho tiempo tocando y charlando con él. Sin embargo, cuando le volvimos a ver en Valencia nos saludó de manera fría. Supongo que los tiempos cambian

-Siempre se ha comentado que tiene un carácter peculiar.

No deja de ser un alemán que vivía en Inglaterra, pienso que no se acabó de adaptar. También se fue a vivir a EEUU, ha cambiado mucho de residencia, no ha tenido esa estabilidad y por eso igual es un poco especial. Sin embargo pienso que es una buena persona, además de tener estas peculiaridades.


-¿Hay alguna anécdota divertida de vuestras andanzas y giras con Barón que recuerdes (no tanto de destrozar hoteles y eso)?

Una cosa curiosa que me pasó fue que bajando un día del ascensor del hotel en el que nos hospedábamos durante la gira inglesa, me encontré a tres japoneses con el disco del “Volumen Brutal” pero todo escrito en japonés. Me lo enseñaron y yo me quedé perplejo, me pregunté que hacían tres japoneses en Londres con un disco de Barón Rojo en japonés. El disco se editó en Japón, por la JVC, y que venían a Londres a ver al grupo. Me pareció algo increíble.

- Fue el único traducido al inglés ¿Por qué no se hizo lo mismo con discos posteriores? ¿No estabais interesados?

Vimos que no esa experiencia no podía prosperar. Ese año fuimos a Sudamérica por primera vez y el propio grupo en ese momento ya estaba planteado para trabajar en España y Sudamérica. Pensamos que nuestro mercado podía ser ese, hicimos grandes actuaciones en Argentina, Colombia, Venezuela o Uruguay.

- Girasteis por Sudamérica (algo inédito para un grupo español de rock). ¿Cómo fue la experiencia de volver a Uruguay a tocar?

Volver a Uruguay fue muy especial para mí. Aunque tengo recuerdos agridulces. Todavía la dictadura estaba dando sus últimos coletazos y el concierto fue algo accidentado, con mucha policía, además el local tenía muy mala acústica. Todo esto me cortó bastante el rollo, pero de alguna manera resultó grato volver para actuar.

- Continuáis con “Metalmorfosis”. En este disco las composiciones están compartidas entre los hermanos de Castro y vosotros. ¿Fue algo premeditado o surgió así?

De todos nuestros discos creo que es el que mejor suena. El estudio era mejor que el de Gillan, los técnicos eran muy buenos y el grupo tenía más experiencia y rodaje.

- Este disco cuenta con una de vuestras mejores canciones, “Siempre Estas Allí”. Su letra es sencillamente la mejor que he escuchado en el Rock español ¿Qué opinas de este tema? Hay un cierto paralelismo con la canción “M.A.D.” de Gillan ¿Pudo influir grabar en su estudio para inspiraros musicalmente?

A nivel musical me parece un muy buen disco, tiene grandes composiciones. Sin embargo no creo que José Luis se inspirara en esa canción para nada, “Siempre Estás Allí” era un tema de Sherpa con letra de Carolina, era una balada (especialidad de Sherpa). Recuerdo que cuando lo trajo al local nos costó muchísimo sacarla adelante, no dábamos con la tecla. Teníamos el tema y la melodía, pero no dábamos con el toque final, lo que le da el cuerpo definitivo. Nos costó mucho, no nos poníamos de acuerdo. Recuerdo que fue una de las más problemáticas de las que ensayamos. En el estudio sonaba mucho mejor pero en el local no las teníamos todas consigo. Al final conseguimos el toque necesario para lograr una gran canción.


- Las canciones “Herencia Letal” e “Invulnerable” no se incluyeron en el disco ¿A qué se debió esto?

Fue un problema de minutaje, para que los vinilos de aquella época sonaran bien tenían un máximo de minutos de grabación, por lo que hubo que dejar esos temas fuera.

- Tocasteis nuevamente en el extranjero, en el Festival de Brujas tuvisteis una anécdota con el hoy tristemente fallecido Gary Moore, que quería cambiar su posición por la vuestra en el festival ¿Qué pasó realmente?

Tocamos en un lugar que no nos correspondía, debíamos actuar en otro horario, pero había muchas bandas y Gary Moore pensó que prefería nuestro horario, así que tocó en nuestra posición. Lo cierto es que nos fastidió bastante. Al final tocamos de los últimos, incluso no pudimos terminar nuestro show por falta de tiempo. Así que no guardo un buen recuerdo de Gary Moore, sí lo tengo del Festival.

-Os volvisteis a encontrar con Gary Moore en otro festival en Madrid.

Creo que era la Fiesta del Partido Comunista, también tuvimos problemas con él en la actuación, pero como estábamos en casa no se notó tanto.

- Barón Rojo sois un referente en el Rock español, conocidos y apreciados en el extranjero, pero no alcanzasteis el estrellato fuera de nuestro país ¿Qué crees que falló, qué trenes consideras que debíais haber tomado o que se hizo mal? ¿Tal vez bajo el auspicio de EMI la historia hubiera sido distinta?

Piensa que nacimos en España en un momento en el que nadie daba un duro por el Rock, pienso que a nuestra compañía le quedaron grandes determinadas decisiones que, si se hubieran llevado a cabo, igual el grupo hubiera tomado otro rumbo. Desde luego que con una multinacional hubiéramos hecho todo lo que hemos comentado antes sin problemas. Desgraciadamente cuando la multinacional Emi Odeon vio nuestro éxito y se interesó por nosotros ya era demasiado tarde, nuestra compañía de entonces tenía la opción de tanteo e igualó la oferta que nos hicieron, por lo que no nos pudimos ir con ellos. Aunque la igualaron a nivel económico nunca pudieron equipararla a nivel de posibilidades, obviamente. Los contratos son muy peligrosos si no los meditas bien y nosotros estábamos tan preocupados por la música que firmábamos cualquier cosa. La verdad es que nos equivocamos bastante con este tema.
Con una promoción adecuada, una gira en condiciones y la publicación del disco en todo el mundo la realidad podría haber sido distinta. EMI o cualquier otra multinacional podría haber dado el pelotazo con nosotros. Sin la promoción adecuada no eres conocido y nuestra compañía no supo hacer las cosas adecuadas. Date cuenta que, pese a ser conocidos, nunca fuimos a tocar a Alemania o Italia, por poner ejemplos.  No teníamos ni el manager ni la compañía adecuados. Nos quedamos con la espina de que hubiera pasado, la música estaba allí.
Igual fuimos un poco cobardes por no haber iniciado medidas legales, pero entonces pesaba mucho el tema de demandas, problemas y gastos. Si hubiésemos sido capaces de darle la vuelta a esa situación pienso que el grupo no se hubiese separado.


-Vuestro primer directo fue un momento importante en vuestra trayectoria. No editasteis en ese momento todo el material grabado ¿Por qué? ¿Te pareció buena idea publicar la actuación en dos discos?

Igual que con el disco en estudio anterior, fue una cuestión de minutaje. Hubo que seleccionar los temas del álbum.

-¿Quién se encargó de la selección de los temas?

Todo era decisión de la compañía de discos, la elección de los temas o de los singles. Incluso la decisión de sacar un disco en directo posterior con el material que no se incluyó en este también fue suya.  Siempre que tomaban decisiones teníamos que estar muy atentos, para que no perjudicaran al grupo.

- “Barón al RojoVivo” ha quedado para la posteridad como vuestro directo emblema de la época ¿Estás contento con el resultado final? ¿Cambiarías algo, sonido, producción, canciones...?

La idea era que se grabara en el Budokan de Japón, pero la compañía de discos no asumió los gastos necesarios. La posibilidad estaba ahí pero la discográfica se acobardó. Desde luego que el concierto del Pabellón fue increíble y espectacular, pero no fue lo mismo que hacerlo en el Budokan. Era el momento para hacerlo, hoy día el Budokan no significa lo mismo, pero entonces todas las bandas emblemáticas acudían a grabar allí y el público era especial.
Otra oportunidad perdida que hubiera ayudado mucho a la repercusión del grupo en el panorama internacional. En fin, cosas que al final no salen adelante.

-El tema “El Mundo Puede Ser Diferente” está firmado por ti ¿Qué nos puedes contar de ella?

Había grabado temas míos con Azabache, letra y música. Tenía experiencia pero con temas en una onda más libre, no había compuesto cosas específicas de Rock, por lo que quise preparar algo para la banda.


- Del disco “En un lugar de la Marcha” me llaman la atención muchas cosas. Hay en este disco dos canciones de las que me gustaría escuchar tu opinión. “Chicos del Rock” e “Hijos de Caín”. Son otros dos referentes generacionales.

Este disco tiene de las mejores composiciones de la banda aunque el sonido no me gusta especialmente. Se abusó de muchas excentricidades y no se aprovecharon las máquinas de la época, el resultado final no me pareció muy bueno en cuanto a sonido. En cuanto a las canciones, las de este disco y el  de “Tierra de Nadie” me parecen incluso mejores que las de “Volumen Brutal”.

- Dentro de Barón Rojo parece que siempre ha habido dos binomios en las composiciones. Sherpa y Carolina contigo, y los hermanos de Castro ¿Fue algo natural o te sentías más cómodo colaborando con Carolina y Sherpa?

Esto fue así desde el principio, no hay temas compuestos conjuntamente entre José Luis y Armando, por ejemplo. Pienso que desde el principio estaban planteados los dos bloques, ya cuando empezamos ellos venían con lo de Coz y nosotros éramos otra cosa. En las canciones que firman ambos a la vez es por que colaboraban con los arreglos, el tema de componer en conjunto es lo que no se produzco y no sé si eso ayudó a la hora de establecer estos dos bloques.


- ¿Cómo era la presentación en directo, llevabais telones, atrezzo...? ¿Qué opinas de la puesta en escena y la imagen de un grupo? ¿Tiene importancia o lo que importa es la música exclusivamente?

Había que tener una cierta imagen, no podías salir en fotos y entrevistas con cualquier cosa. Se tenía en cuenta, pero no éramos los Kiss ni buscábamos en la estética nuestro principal argumento para el público. Por aquel entonces te identificaban con un determinado estilo musical en función de tu imagen,  si llevabas tachuelas te acercaban más a un rollo Heavy. Barón Rojo nunca fue totalmente Heavy, teníamos un cierto componente Heavy Metal, mucho de Hard Rock, también baladas. Nuestra imagen nunca fue muy enfocada al Heavy, no nos identificábamos plenamente con grupos como Judas Priest, nos gusta pero no bebemos de muchas fuentes.

-Barón Rojo siempre ha tenido su propia identidad.

No intentábamos copiar a nadie, es cierto que teníamos nuestros ídolos. A Armando le gustaba mucho  Clapton o Jimmy Page, a mí me llegaba Ian Paice, pero nunca intentamos sonar como ellos.

- En “Tierra de nadie” colabora Miguel Ángel Collado, gran teclista español. ¿Cómo se produjo esa colaboración? ¿Habíais tocado juntos antes?

“Tierra De Nadie” me parece un tema maravilloso. Miguel Ángel Collado era el teclista de Santa, éramos amigos, coincidimos mucho en escenarios. Santa me parecía un grupo muy interesante, con su tristemente malograda cantante, con muy buenos músicos y temas. Tal vez su camino no les funcionó tan bien como a nosotros pero me parecía una buena banda.


- En vuestro siguiente disco, “No va más”, aparece la canción “Travesía urbana”, gran tema. Debo decirte que me parece un disco un tanto irregular. Hay grandes canciones y otros temas que, en mi opinión, bajan un poco el nivel al que nos habíais malacostumbrado ¿Qué opinión general tienes del disco?

Aquí el grupo estaba muy dislocado, se habían terminado las buenas giras de antaño, se había terminado mucho de todo. Cada miembro tenía diferentes opiniones sobre la dirección que se debía tomar. Estábamos haciendo el disco por contrato, había que hacer un disco por año, sin descanso. La situación con la compañía no daba para más. Nos dieron la carta de libertad pero en condiciones lamentables, debíamos que ceder los royalties y los derechos que teníamos, se portaron realmente mal.
Todo esto afectó la banda, aun así logramos seguir juntándonos a diario para hacer un disco, trabajando duro. Intentamos hacerlo con dignidad y profesionalidad. Y aunque siempre tienes la esperanza de que vuelvan los viejos tiempos, lo cierto es que fue un disco hecho en un estado depresivo.
Es un disco bastante irregular aunque tiene grandes hallazgos musicales. Incluso tiene temas que hoy día escucho y realmente me gusta.

- El ritmo de producción de la banda es frenético, disco y gira por año durante diez años.  ¿Te parecía adecuada esta ética de trabajo o hubieras preferido, no sé, unas “mini vacaciones”?

Lo ideal hubiera sido poder descansar un tiempo, no tocar y volver con ideas nuevas. Sobre todo en estos últimos años.

- “Obstinado” es el último disco de Barón Rojo con la formación original. Un disco que a mí siempre me ha gustado mucho y que, creo que en su día, mereció mejor suerte ¿Qué sentimientos te produce este disco?

Está en la misma dinámica que su predecesor, seguíamos intentándolo. Quizá si el grupo hubiera descansado un par de años lo podríamos haber retomado con otras energías. Esa era nuestra idea pero Carlos y Armando no quisieron saber nada de eso.


- ¿Por qué se separó Barón Rojo? ¿Hubo idea de dejarlo temporalmente, de descansar, o la decisión fue irrevocable?

Pienso que si hubiéramos descansado un año o dos y hubiéramos vuelto con nuevas ideas, dejando ciertas diferencias de lado, se podría haber cogido la época buena de los noventa y haber hecho algún otro gran disco. Pero no pensábamos del mismo modo todos los miembros del grupo.

- ¿Había diferencia de criterio, personales o de cualquier otro tipo con los hermanos de Castro? En ese caso ¿Desde qué momento?

Las relaciones personales estuvieron mal desde el primer disco, no a nivel musical sino en otro tipo de cuestiones como las económicas y demás, cosas bastante desagradables. Muchas veces el éxito te hace seguir juntos pero la convivencia en un grupo es algo muy complicado, creo que nosotros lo hemos llevado siempre bastante bien, hemos sido muy caballerosos los unos con los otros durante todos esos diez años a pesar de las diferencias que han existido durante la historia del grupo.

-¿Qué planes o proyectos tenía Hermes Calabria tras la separación de Barón? ¿Qué hiciste en esos años?

Dejé el grupo y me dediqué en cuerpo y alma al Rockservatorio, esa fue mi vida durante muchos años. Tuve formaciones para tocar en bares solo por diversión pero mi principal implicación fue con la academia.


-¿Qué nos puedes contar de “Martín Estudio de Grabación”? ¿Es además tienda de música? ¿Cómo y cuándo empezaste?

Tras lo del Rockservatorio me refugié en mi tienda musical y en mi estudio de grabación, me dediqué a grabar algunos discos, como el de Sherpa. La vida pasa rápida y no la puedes desaprovechar.

-Tocaste con un grupo de Blues, creo que con tu hijo. Te fui a ver en Alcorcón hace un montón de años. ¿Es un proyecto puntual con amigos o lo planteaste como algo con continuidad?

Ese grupo era Genético y el que tocaba era Rubén Melogno. Hacíamos cosas de Blues y otras historias.

-¿Habéis seguido ofreciendo actuaciones?

La verdad es que hoy día el tema de las actuaciones en directo está fatal, incluso tienes que pagar con tocar. En estos años las expectativas no son nada buenas para los conciertos en los pubs y las salas.


-Actualmente colaboras con Sherpa en su nueva andadura, con discos como “Guerrero en el desierto” o “El rock me mata”. ¿Qué nos puedes contar brevemente de esta experiencia? ¿Colaboras en las composiciones?

Bueno, es el proyecto de José Luis. Sherpa es un grupo pero José Luis es el que parte el bacalao, compone los temas y es el jefe. Hubo un tema que es “Ajedrez Mortal” que se sacó un poco adelante entre todos aquí en el estudio, pero de todas formas la letra y la idea musical es suya.
El disco que va a sacar ahora, que se está grabando en mi estudio, consta de unas 20 canciones, 10 son más acústicas y, en general, toca estilos variados y diferentes. Refleja su sentir por la música de toda la vida, es como una especie de biografía de José Luis.


-Me gustaría charlar un poco sobre la reunión de la formación original de Barón Rojo. ¿Cuándo y por qué decidisteis volver a reuniros?

Cuando nos ofrecieron hacer esta gira del 30 aniversario, con las condiciones que nos pusieron tanto José Luis como yo hubiéramos dicho que no, pero al final lo volvimos a pensar. Lo hicimos por el público, que se merecía la reunión, pero no estábamos prácticamente de acuerdo en nada de lo que nos propusieron. No estábamos de acuerdo en la organización, técnicos de sonido, el dinero, la promoción, prácticamente en nada, lo que ocurre es que decidimos aceptar sus condiciones y tirar para adelante.

- ¿Ha transcurrido esta reunión como esperabas en cuanto a medios, repercusión y acogida de la gente?

La gira salió muy bien pero por el público, la respuesta fue muy buena.

- ¿Qué aciertos y errores crees que habéis tenido con la reunión? ¿Qué opinas de que haya otro Barón Rojo actuando?

Lo de los dos grupos era algo que, como bien dices, no nos parecía adecuado. Lo de funcionar con dos bandas a la vez no lo ha hecho ningún grupo jamás en la vida, ni americanos ni nadie. Armando justificaba la gira diciendo que la reunión tenía que ocurrir tarde o temprano, pues el público lo
demandaba, sin embargo no entendimos que siguiera funcionando otra formación a la vez.
Por otro lado la gira no estuvo bien organizada, había demanda por parte del público pero los conciertos estaban muy espaciados en el tiempo, no creo que se tratase de esperar a que te llamasen para tocar, habría que haber gestionado un poco la gira como tal, darle una uniformidad en el tiempo. Quizá faltó montar la gira en condiciones, reservando locales, estructurando las fechas de manera consecutiva, con un equipo y unos técnicos en condiciones. En fin, pienso que todos estos esfuerzos se los merecía un grupo y una gira como la de Barón Rojo en su 35 aniversario.
El problema del dinero fue mínimo, estábamos desconformes pero era una cuestión secundaria. Los problemas principales eran los anteriores, tuvimos muchos problemas de sonido en las actuaciones y cosas por el estilo.
Lo positivo fue que el público se quedó satisfecho y se volcó con los conciertos, aunque me hubiera gustado que una vez hecho el esfuerzo de volver a juntarnos, ensayar y todo eso, se podría haber aprovechado mejor.


-¿Nunca os planteasteis continuar juntos después de la gira aniversario? ¿Grabar algún concierto de la gira en CD y DVD, un nuevo disco de estudio?

Ese fue otro de los problemas, nosotros pensábamos que se iba a grabar un disco del aniversario con algunas canciones nuevas. Demostrar con música que el grupo al juntarse seguía siendo creativo y podía emocionar al público. Además hubiera sido interesante presentar nuevos temas en la gira. Al final no hubo ni una cosa ni otra, que si grabamos el disco, que si no lo grabamos, mareando el asunto de un lado para otro. Finalmente José Luis y yo nos plantamos y dijimos que no se grababa nada, estábamos hartos de las formas.
Nos plantearon grabar temas de compositores ajenos a la banda, lo que nos dejó perplejos. Parece ser que Russ Ballard, que había compuesto en el pasado para Rainbow, había mandado dos temas para que la banda los grabara. Decisiones que no entendía, no sé si buscaban proyección internacional o pensaban que ya no éramos capaces de componer canciones. Son cosas que todavía no entiendo. Por lo visto se querían grabar cuatro canciones nuevas y el resto de temas de las actuaciones en directo. Creo que al final solo se grabó la actuación de Barcelona, que fue una  de las peores que hicimos, me refiero a la primera que hicimos.

-La última actuación en Barcelona fue, a la postre, la final del grupo.

Sí, esa última actuación salió muy bien, sin embargo la primera no quedó tan bien. Pienso que toda la gira se planteó sobre la marcha. No se hizo con la organización necesaria para un evento tan importante y solicitado como era nuestra reunión. Si no se alquilaban las salas al menos se podría haber buscado a un promotor en condiciones que se involucrara en esto al 100%.
No me malinterpretes. Debo decir que no me arrepiento en absoluto de haber hecho la gira, fue una buena manera de recuperar el contacto con el público y con esas canciones. Lo único que opino es que bastantes cosas se podrían haber hecho de otro modo.


-Nos has comentado que a nivel musical siempre os habéis respetado mucho. ¿Se limaron asperezas a nivel personal entre los miembros del grupo durante esta gira?

La gira se hizo en plan totalmente caballeresco, con mucho respeto entre todos. Terminó mal  al final por  unas declaraciones de Sherpa al periódico de Cataluña en las que comentaba que el grupo no grababa nada nuevo y que vivía de las rentas, como una especie de momia. Estas declaraciones molestaron mucho a Carlos y Armando. A partir de ese momento se rompieron las relaciones entre ellos, pienso que más que choque entre caracteres muy fuertes, que los hay, se podía tratar más de una cuestión de cabezonería.
De hecho después de la actuación de Barcelona había otra fecha para el mes de Junio y a raíz de esos comentarios se suspendió. No creo que vuelva a haber otra reunión.

-¿Y tú cómo te sientes en medio de esta situación? ¿Qué situación se tendría que dar para que participaras de nuevo en Barón Rojo?

La afirmación anterior no la digo solo por los demás, lo pienso por mí mismo. No me veo de nuevo en una gira de Barón Rojo. La verdad es que nunca puedes decir que de esta agua no beberé, pero ahora mismo no le veo ningún sentido. Tal y como quedaron las cosas al terminar la gira no veo factible llevar adelante nuestra primera idea de componer nuevos temas, y no veo adecuado volver a unirse para tocar las mismas antiguas canciones.


- ¿Qué planes o proyectos de futuro tiene Hermes Calabria, la persona y el músico?

Colaborar con Sherpa y puede ser que me anime a grabar algo por mi cuenta. Estoy componiendo canciones pero si lo hago sería solo para colgarlo por internet y ya está. No quiero montar ninguna banda, solo colgar mi música y regalarla.

-Si hay algo más que nos quieras comentar.

Daros la enhorabuena por la revista y larga vida al Barón.





5 comentarios:

  1. Muy intresante la entrevista. Desde luego no tuvo sentido mantener a la vez las dos formaciones de Barón Rojo. Siempre sentí una inclinación especial por los hermanos de Castro, me parecen auténticos roqueros, pero lo de las dos formaciones a la vez no tiene defensa posible.
    Larga vida al rock n roll y al Barón.

    Gustavo.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que la lucha de egos del Barón ha sido lo peor que le ha pasado al rock español, pero es lo que hay.

    Alberto.

    ResponderEliminar
  3. Siempre me pregunto qué habría sido del rock en España sin Chapa. Se supone que hizo mucho bien a los aficionados, pero fue una gran hija de p con los músicos. Barón debería estar ahora mismo entre los más grandes del Hard mundial.

    ResponderEliminar
  4. Me imagino que si en lugar de Chapa hubiera estado otra, se habrían aprovechado igualmente, parecido o peor. Desgraciadamente esto es España.

    ResponderEliminar
  5. Saludos y aprecio infinito a mi antiguo profe y gran profesional Hermes Calabria durante 4 años...LARGA VIDA AL BARON..COÑOO!!!!

    ResponderEliminar