Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

martes, 29 de julio de 2014

WACKEN OPEN AIR. 25 Aniversario del festival de Rock por excelencia.



El 31 de Julio de 2014 va a dar comienzo la vigésimo quinta edición del festival más importante, descomunal y representativo dentro del mundo del Rock, y podría decir dentro de la música en general. Más de ochenta mil almas se van a reunir durante ese primer fin de semana de Agosto para experimentar o repetir una de las más intensas experiencias musicales a las que puede asistir el ser humano. Hay otros festivales con solera, prestigio e incluso tradición dentro de los distintos estilos musicales, el Sweden Rock, Bang Your Head, Benicassim, Monegros... Nada, olvidaos de ellos. El auténtico y genuino éxtasis musical lo encontraréis en Wacken, donde viviréis experiencias desbordantes, épicas y completamente descolocantes.



Parece mentira que un pequeño pueblo del norte de Alemania como Wacken, no tendrá más de mil y poco personas, pueda albergar durante un fin de semana al año a toda una peregrinación de rockeros, curiosos y escépticos venidos desde los cinco continentes para experimentar las sensaciones musicales y vitales que ofrece el festival. Es el único que agota todas sus localidades casi un año antes de celebrarse y sin saber los grupos que van a actuar. No es broma, el festival se celebra cada año en Agosto y en Septiembre del año anterior se agotan las entradas.



El festival empezó de una manera muy humilde en 1990, con unas cuantas bandas locales y con unas infraestructuras modestas. Todavía recuerdo haber visto la publicidad de su segunda o tercera edición en alguna publicación de la prensa especializada del momento (aún no había llegado internet a nuestros hogares o, al menos, no al mío). Practicamente sin ayudas económicas fue celebrando sus primeras ediciones. Se parecía a cualquier festival español de los que venimos disfrutando/sufriendo desde los años noventa.



Aunque, como cualquier evento alemán, se fue consolidando. Aumentó la financiación, lo que repercutió positivamente en el aumento de la infraestructura y el confort para los asistentes, así como en las condiciones técnicas y de sonido; todo esto les ha llevado a presentar un festival en el que se cuida principalmente la música, que es lo esencial. Aquí ya dejó de parecerse a los festivales hispanos, en los que ningún ayuntamiento quiere invertir – pensarán que no es cultura –, y los promotores encuentran cada vez mayores problemas para que estos eventos salgan adelante; y cuando se organizan, las condiciones de supervivencia que ofrecen a los asistentes suelen dejar bastante que desear.


Hoy en día se ha convertido en el festival rockero de referencia en el mundo. Todos los grandes músicos han tocado allí, artistas como Deep Purple, Scorpions, Dio, Ozzy, Uriah Heep, Doro, Rammstein, Motorhead, The Cult, Europe, Saxon, Uli Roth, Thin Lizzy, WASP, Michael Schenker, Whitesnake, Iron Maiden, Heaven & Hell, Alice Cooper, Motley Crue o Judas Priest entre otros han pisado su escenario, siempre con un sonido prácticamente impoluto, y los que aún no lo han hecho están deseando que los organizadores les llamen por teléfono; actuar en este festival supone un prestigio para el músico, no en vano es el único festival que anuncia en su web el cartel de grupos en orden alfabético, sin poner en grande a los más famosos.


Tampoco conviene olvidar que, pese a que el festival se ha vuelto algo mainstream, siguen apostando por el movimiento Black y Death Metal. Además de traer a grupos y artistas del momento siguen apostando por el movimiento extremo nórdico y escandinavo, con bandas tan dulces como Dimmu Borgir, Emperor o Venom, ideales para invitarlas a cenar con tu familia en Navidades. Aunque no me gusta nada este tipo de música me resulta curioso el tirón que tienen en este festival, con miles de headbangers entregados a sus ídolos de lo oscuro. Si nos olvidamos de su música el Black Metal es un género peculiar que me tiene intrigado, no se andan con tonterías.

 
El tranquilo pueblecito de Wacken sufre una curiosa metamorfosis durante la celebración del festival. Sus calles son tomadas por hordas de heavys con sed de metal… y de cerveza, claro. Los lugareños has sabido adaptarse a esta curiosa fuente de turismo de fin de semana, alquilan sus casas y garajes mientras los cuatro o cinco ultramarinos del pueblo adquieren tal cantidad de provisiones que ríase usted de Puerto Banús en verano. Algunos se van fuera ese fin de semana mientras otros se quedan a observar, entre perplejos y admirados, el experimento sociológico que se desarrolla en su pueblecito. 


Jamás olvidaré la primera y única vez que asistí a este magno evento, esa primera sensación cuando nos dimos un pequeño paseo por el pueblo nada más llegar al festival. Gigantescos vikingos (no bromeo, llevaban cascos vikingos) nórdicos con sus barrigas cerveceras y sus pantalones de cuero ajustados campaban a sus anchas sentados en las pequeñas entraditas de las casas que habían conquistado/alquilado para ese fin de semana. Todo el pueblo estaba tomado por chavales que buscaban sus provisiones para esos días de música, fiesta y desenfreno; había un par de chavalas que tiraban de un carro lleno de cajas de bebidas que, imagino, llevaban a su guarida para dar cuenta de ellas durante el festival. Te metías en el bar del pueblo y era precisamente eso, un bar de pueblo, con su regente bonachón completamente acostumbrado a atender a la fauna que allí se congregaba a tomar café mientras nos mataban las moscas del adorable tugurio.
Cuando entramos en el festival se me ocurrió preguntarle a una de las camareras, tatuadas hasta el alma, qué tipo de cerveza servían - “Fucking beer” – me dijo. Ok. No hay más preguntas.




Hay un universo de anécdotas curiosas. Recuerdo también que la web del festival aconsejaba ponerse de acuerdo para ir con otras personas en el mismo coche hasta el festival, para evitar de ese modo los atascos. Nos resultó un consejo, cuanto menos, curioso; no nos imaginábamos charlando con unos desconocidos para compartir coche en los escasos veinte kilómetros que van desde Itzehoe hasta Wacken. Error. Disfrutamos de la caravana más exagerada que he vivido jamás, unas cuatro horas para avanzar unos tres kilómetros. En Wacken Festival todo funciona de otra manera.


La organización fenomenal, acostumbrado a las chapuzas españolas - se pueden poner tantos ejemplos -, fue una sorpresa y una bendición comprobar que la organización podía hacer que sobrevivieran más de ochenta mil personas en estado de histrionismo continuo durante tres días con unas condiciones de higiene y alimentación más que dignas. Tecnología alemana punta. Entre las revolucionarias ideas de la organización se encontraba la “Metal Bag”, o bolsa del metalero, que no era más que una bolsa de basura que te daban al canjear tu entrada y que si devolvías llena cuando te marchabas del festival, te abonaban una cantidad económica; así que allí nos encontrábamos, los siervos del metal, recogiendo mierda de casi toda clase y calaña para llenar la dichosa bolsa. Brillante.



A todo aquel que le guste el Rock y que le gusten los conciertos y festivales le aconsejo encarecidamente que acuda, al menos una vez en su vida, a disfrutar de semejante experiencia. Os aseguro que no os arrepentiréis...igual hasta alguno repite.





16 comentarios:

  1. Después de leer esto me están entrando unas ganas terribles de ir para allá. Jajaja.
    Desde luego que tiene que ser una experiencia y además los grupos que actuan siempre son variados (Metal, pero variados).

    Carlos.

    ResponderEliminar
  2. En cuanto a tipo de grupos es mucho má de mi agrado el Sweden Rock Festival, pero es cierto que el Wacken Open Air es otra cosa. Y lo de las entradas agotadas es cierto, un amigo mío quiso ir este año o el pasado y estaban agotadas...a finales de Septiembre!!! Porque me fio de él, sino no me lo hubiera creído.

    Imagino entonces que lo de las colas de tráfico tampoco estará exagerado. Ojala en España hubiera algún festival de este calibre.

    Juanjo.

    ResponderEliminar
  3. Guau, qué envidia. Estaría de p.m. poder ir alguna vez, la leche.

    ResponderEliminar
  4. Desde luego. Yo he estado en varios festivales aquí en España y lo he pasado muy bien. Es verdad que vas a sobrevivir y las infraestructuras no son buenas, pero compensa ver a algunos de tus grupos preferidos.
    Sin embargo tengo amigos que han ido al Sweden Rock, el Tuska o el mismo Wacken y te cuentan que aquello es otra historia...Como comparar la liga nacional de baloncesto y la NBA, por ejemplo.
    Tengo que ir un año de estos, todo es proponérselo.

    Lidia.

    ResponderEliminar
  5. Estuve en Wacken el año de la reunión de Scorpions y aquello fue espectacular, jamás había visto a tanta gente junta para ver un concierto. Toda una experiencia.

    Y en lo del sonido coincido plenamente, para ser un descampado (con hierba, nada de los patatales españoles) estaba ecualizado del copón bendito.

    La única pega es que los alemanes son muy altos, y eso para ver un concierto no mola nada.

    Definitivamente habrá que repetir, me ha encantado rememorar aquellos momentos mientras leía el artículo. Coincido en todo lo que comentas, Wacken tiene sus propias reglas. Un saludo.Jaime

    ResponderEliminar
  6. Pues yo estuve el año pasado que tocaban Deep Purple. Lo que recuerdo además de la lluvia y los barrizales, era lo bien organizada que estaba la zona de acampada, con su cesped e incluso zonas con sombras (no toda, ni mucho menos) que la hacían llevadera. Además las duchas eran suficientes para no tener que estar esperando mil horas para darte un agua. Buena organización, y eso que éramos ytantosmil.

    La música muy buena y variada. Como buen miembro del Club de Adictos Español de Deep Purple, los de Gillan eran mi plato fuerte principal y no defraudaron, en su nivel actual y demostrando que son unos musicazos capacez de entretener y asombrar a ochenta mil personas durante hora y media. También me atraían mucho del cartel Alice Cooper, Doro, Motorhead, Ugly Kid Joe y Thunder principalmente. Rammstein fueron espectaculares pero su música no me acaba de llegar. Y la sorpresa fue Danzig, no le había prestado atención nunca pero su música y, sobre todo, su actitud y puesta en escena me voló la cabeza. Muy muy bueno.

    Saludos. Luis.

    ResponderEliminar
  7. Desde luego tiene que ser toda una experiencia. Yo me tengo que quedar más cerca, en unos días me voy al Leyendas del Rock a ver a WASP, Schenker, Stryper, Unisonic, Leo, Easy Rider, Sherpa, Banzai, Panzer...

    Susana.

    ResponderEliminar
  8. "Si nos olvidamos de su música el Black Metal es un género peculiar que me tiene intrigado"
    Pues la verdad que no entiendo que tiene de malo la música del Black Metal. Tiene instrumentistas muy avezados, sobre todo los percusionistas, como Hellhammer o Samoth, pero sin dejarnos a estupendos guitarristas como Abbath (si mal no recuerdo elegido por Guitar Player en el puesto 42 de los mejores guitarristas de todos los tiempos) o Ihsahn, bajistas como King Ov Hell, teclistas como Mustis, en fin y un largo etcétera que lejos de limitarse a hacer supuesto ruido, creo podrían competir e incluso superar a muchos posturitas virtuosos.
    En cuanto a composiciones pues hay de todo, de más "punk" a más sinfónico, dejando un rango de estilos bastante más amplio que en cualquier otro género del metal. Tendriamos cosas folk, ambient, avant-garde, sinfónico, melódico, brutal...la oferta es cuanto menos cuantitativa.y desde que dan mayor protagonismo a sus producciones CUA-LI-TA-TI-VA.
    Asi que nada, rompo una lanza a favor del Black y los géneros extremos, ya que lejos de apoyarlos (aún siendo en buena parte el futuro del metal), los metaleros en este país tienden a criticarlos sin ni tan siquiera haberse parado a escuchar, una suerte de "tirar piedras al tejado del vecino" sin percatarse que nuestra casa es la del al lado.
    Ay Mariano García cuanto daño hiciste...

    ResponderEliminar
  9. Me alegro de leerte de nuevo por aquí Rober. Lamento si mis comentarios no te han parecido los más adecuados. De entrada quiero decir que siento un gran respeto por el Black Metal pese a que, es cierto que, musicalmente no me dicen lo más mínimo. Supongo que es cuestión de gustos...o que aún no he escuchado la canción o el álbum que haga que se encienda la chispa.

    No soy un erudito pero he escuchado algunas cosas de Black y Death. Desde el primer disco de Emperor (que por cierto vi en directo cuando se juntaron para el show de Wacken, aunque disfruté más del evento en si que de la música, los gustos una vez más) a cosas de Dimmu Borgir, Mayhem, Burzum, Mortiis, Venom o Cradle of Filth...pero no me han llegado.

    Reconozco que lo que más me llama la atención es todo lo relacionado con este estilo musical y con las personalidades de algunos de los músicos noruegos más conocidos (no necesariamente mejores) de este género. Su particular idiosincrasia, vestuario, ambiente...Y sus pasadas de rosca como el affair Varg Vikernes y Oyster Aarsen (Euronymous) que acabó con la muerte del segundo, la "peculiar" manera de entender la vida del joven Bard Eithun y su condena por el presunto asesinato de un vagabundo homosexual, la quema de monumentos e iglesias...en fin, gente que en su juventud no se andaba con chiquitas. Supongo que estar todo el día helado de frío en alguna zona de la Noruega profunda debe influir en la personalidad. Asuntos muy escabrosos y totalmente condenables, desde luego. Lo intrigante es porqué una persona puede llegar hasta ese extremo.

    En cuanto a la música el asunto es más sencillo, simplemente no he escuchado aún nada que realmente me guste. Por supuesto que habrá grandes intérpretes y compositores. Y me alegro de que a la gente como tú, a los que les gusta, exponga con argumentos las virtudes y bondades de este estipo de música.

    Y, por cierto, completamente de acuerdo en el daño que hizo el tristemente malogrado Mariano García. Que en paz descanse.

    Paulino.

    ResponderEliminar
  10. Por cierto Rober, me gustaría que me aconsejaras algún disco (si puede ser de otros grupos Black que no haya escuchado), a ver si se enciende la chispa. La mayoría de las veces uno descubre los mejores grupos de la mano de los que los conocen, escuchan y disfrutan de verdad su música.

    Un saludo.

    Paulino.

    ResponderEliminar
  11. Una de las mejores cosas que tiene este festival es que siempre ha defendido la escena Black Metal, además de llevar a figuras de otros palos del Rock. Esa ha sido una de sus deñas características. A mí no es que me llegue mucho el Black, aunque algunas cosas como Burzum o Emperor si me van, pero me gusta que un festival tan masivo como este no haya alterado su propuesta ni haya traicionado a sus orígenes. B.D.M.

    ResponderEliminar
  12. Este año lo mejor ha sido saxon. Crusader con orquesta ubicada justo encima del grupo. Impresionante.
    Ruben

    ResponderEliminar
  13. Saludos Paulino, llegué ayer de Wacken, cerca de la defunción porque lo hemos dado todo.
    A los que os lo estéis pensando, no os lo penseis, ID, y cuanto antes mejor, os guste o no el cartel casi es lo de menos, yo no he visto nada igual ni lo veré jamás, el ambiente es demencial y el hermanamiento con cualquier metalhead es una pasada, méjico, costa rica, egipto, rusia.....
    Eso si ya sólo os queda el 2016 porque las del año que viene duraron 12HORAS!!!! había españoles en el aeropuerto intentando pillarlas porque a las 10 de la mañana sólo quedaban 10.000, sencillamente de coña.
    Podría estar dándoos la murga y contando anécdotas durante horas (abueletes alemanes con veinte pulseras en la muñeca, etc) pero si que me gustaría que Paulino como gran entrevistador tome nota de esto que igual hasta les conoce.
    A Wacken van bandas jóvenes de todo el mundo a lo que se llama la metal battle, la banda española se llama IN MUTE y son de Valencia, nos les encontramos el día antes de tocar y Steffi, la cantante no podía parar de llorar cuando nos vió.
    Al día siguiente fuimos a verlos actuar, por supuesto, la mayor fiesta de todos los grupos se montó allí, fueron 4 canciones, y lo echaron todo, fue una pasada, la última canción Steffi lloraba.
    GANARON LA METAL BATTLE.
    Han vivido una experiencia digna de contar, seguro que sale una buena entrevista porque nos puede gustar más menos como toquen pero el corazón que le ponen es de quitarse el sombrero.
    A mi por lo menos me tienen ganado.

    http://www.youtube.com/watch?v=LOSu3FQtEaM

    https://www.facebook.com/inmuteband?fref=ts

    Saludos.
    Alberto de Burgos

    ResponderEliminar
  14. Otra cosita...

    http://heavymetalfire.blogspot.com.es/2014/08/ian-gillan-habla-de-la-reunion-con.html#more

    ResponderEliminar
  15. Saludos Alberto.

    Me alegro mucho de que hayas asistido al festival y de que, por lo que cuentas, la experiencia haya sido altamente satisfactoria.

    Entiendo perfectamente todo lo que dices, se me ponen los pelos de punta recordando el festival. Es cierto que la sensación de hermanamiento es indescriptible, parece como meterte en una especie de universo paralelo increíble y surrealista. Claro que estaremos encantados si nos quieres contar las anéctodas que desees, no das la murga, ni mucho menos. Cualquier referencia al Wacken será bienvenida por aquí.

    Nos dices que las entradas para la edición del próximo año se agotaron...a las doce horas del día siguiente!!! No hay palabras. Lo dicho, el que quiera asistir a semejante e irrepetible evento que vaya haciendo cálculos para el 2016.

    Por cierto, también he estado estos días por Alemania, qué maravilla de país. Ayer y antes de ayer Berlín estaba plagado de melenudos (y con menos pelos) luciendo orgullosos sus camisetas, pieles quemadas y demás trofeos del Wacken 2014. Daban esa nota de necesario colorido mientras paseabas por el Neues Museum viendo el busto de Nefertiti, la mujer de Akenatón, un faraón que también rockeaba duro.

    Tomo nota de In Mute. No les conocía, pero ganar el concurso de bandas noveles del Wacken bien merece su reconocimento y, si ellos quieren, siempre tendrán sitio por aquí. Iniciaremos los trámites de contacto en estos días.

    Saludos. Paulino.

    ResponderEliminar
  16. Seguro que estarán encantados de hablar contigo y podrán contar la experiencia que han vivido porque lo que les ha pasado no está al alcance de cualquiera.
    Por lo demás volver a insistir que todo el que se lo pueda permitir que vaya porque el arrepentimiento no cabe en Wacken.
    Al parecer este año se agotaron antes las entradas porque en otras ediciones (hasta este año) las entradas eran personalizadas y por problemas legales con ebay y otros piratillas este año son transferibles, por lo que seguramente se encuentren entradas pero seguramente que a unos precios de vergüenza. De hecho ya se encuentran a 250-300 €.
    Saludos.
    Alberto.

    ResponderEliminar