Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

lunes, 23 de febrero de 2015

FULL METAL CRUISE II en España. W.O.A.




El próximo mes de Abril zarpará desde nuestras costas mediterráneas el crucero dedicado al Heavy Metal denominado Full Metal Cruise. Auspiciado por el prestigioso festival de Rock duro Wacken Open Air, recorrerá durante cinco días las costas catalanas y las Islas Baleares. Todo un supuesto paraíso de placer y decibelios para el sufrido seguidor metalero.


El crucero saldrá de Palma de Mallorca el día once de Abril, pasará por Barcelona, Ibiza y volverá a Palma el dieciséis de Abril; cinco días repletos de sol, camarotes, comidas, licores y conciertos tanto en cubierta como en los salones interiores del lujoso barco de turno en el que viajarán nuestros intrépidos seguidores del metal.


El listado de grupos que actuarán a bordo resulta bastante interesante, muy en la onda del estilo musical imperante en ese universo paralelo que supone el W.O.A. Esta es la lista: Alestorm, Axxis, Bembers, Blaas Of Glory, Blaze Bayley, Doro, Dragonforce, Endstille, JBO, Mambo Kurt, Unkel Tom, The Pressgeng, Hammerfall, Russkaja, Saltatio Mortis, Sodom, Stormwarrior, Svbway To Sally, Tankard y una All Star Band capitaneada por Uli Jon Roth.


Este crucero de placer cuenta también con escalas en las distintas ciudades de su recorrido, lo que pasa es que en lugar de soltar al mareado turista para que se dé una vuelta visitando las piedras más importantes e insignes del lugar en cuestión… los llevan a una sala de conciertos para escuchar otras actuaciones en vivo y en suelo firme. Esto es música y con los cruceros del metal no se bromea. Las actuaciones en tierra firme tienen como invitados a grupos como Psideralia, Fyre, Udo, Obús o Warcry, a falta de otras confirmaciones.


Además de la música en directo este crucero contará con otras variadas actividades como pases de películas, un centro de tatuajes, los conocidos Meet & Greets con los grupos para aquellos que decidan gastarse más dinero, incluso una comedia a cargo del grupo Bembers o las burbujas definitivas de la mano del denominado por la propia organización como el Spa metalero.



Toda la gestión del crucero corre a cargo de la gente de TUI Cruises, que junto a ICS Festival Service – o lo que es lo mismo, la organización del festival de Wacken – han puesto en marcha la secuela de esta aventura que en su primera edición ofreció estupendos resultados. Debe ser una buena inversión, porque para esta segunda edición se vendieron las plazas – al nada despreciable precio de 799 euros cada una, 1149 euros con vuelo a Palma incluido – en cuestión de horas. No hay crisis para el genuino fan del metal.


Estos cruceros resultaban impensables en el siglo veinte. Recuerdo que una vez hace años Ian Gillan comentó que se le había ocurrido montar un crucero para los seguidores de Deep Purple, con actuaciones del grupo en la propia cubierta mientras el buque surcaba allende los mares. Lo que en otros tiempos, no tan lejanos, parecía un sueño al alcance de opulentos ricachones, en estos días resulta que está al alcance de todo hijo de vecino. Infinidad de artistas y bandas pertenecientes a distintos estilos musicales han fletado sus suntuosos barcos en estos últimos años, desde grupos de Hard Rock ochenteros hasta bandas de Rock Sureño o incluso…Trash Metal. Algunos grupos como los Kiss, casi pioneros en estos avatares, llevan varios cruceros realizados; alguien como Gene Simmons siempre está atento a la mejor manera de sacarle los cuartos a sus irredentos fans, deseosos de vaciar sus bolsillos ante la nueva extravagancia que se le ocurra a nuestro querido God of Thunder.


Podemos comprobar que el barco del Full Metal Cruise goza de todos los acabados típicos de estos cruceros de placer, en su página web nos muestra unas cuantas fotos de los distintos salones, camarotes y estancias varias por las que pueden pulular sus tripulantes. Culminan con una foto de la proa del barco en pleno atardecer, un lugar idílico e ideal para que nuestros queridos metalheads se declaren amor eterno y vivan un romántico momento al caer el sol mientras suenan las delicadas melodías de Sodom o Hammerfall. ¿Qué sería de la vida sin estos momentos?




5 comentarios:

  1. Si incluso Mick Jagger es Sir, Bob Dylan es embajador católico y para ir de concierto hay que contratar un crucero. Definitivamente nos estamos aburguesando, jaja. Lucas

    ResponderEliminar
  2. Muy cachondo el comentario. Es cierto que hace unos pocos años esto de los cruceros rockero sonaba a ciencia ficción, y ahora están completamente de moda. Habrá que pensar en ahorrar para hacerse uno.

    Luque.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo no me meto en un barco ni "atao", aunque resucite Jimi Hendrix y toque solo allí. Jejeje. Ginés.

    ResponderEliminar
  4. Pues porque no dispongo de esa pasta pero me parece una idea cojonuda. Te vas de vacaciones, ves cosas y escuchas música. Además de poder ver a tus artistas favoritos (porque imagino que habrá momentos para que puedas estar con ellos).

    A ahorrar para el próximo, y poder compartir camarote con Blaze y sus patillas mientras me cuenta anécdotas de su etapa en Maiden.

    Juan Carlos.

    ResponderEliminar
  5. Si me lo pagan que cuenten conmigo. Jajaja.

    Lidia

    ResponderEliminar