Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

lunes, 2 de marzo de 2015

WHITESNAKE: The Purple Album.



El grupo de David Coverdale acaba de anunciar la publicación de su nuevo disco, titulado "The Purple Album", que consiste en una revisión de algunas de las canciones más emblemáticas de su etapa en los Deep Purple. Está programado para mediados de Mayo. Ahí queda eso.


La Serpiente Blanca se descuelga de esta manera con una publicación interesante que incluso puede convertirse en un arma de doble filo y que, para bien o para mal, seguro que no deja indiferente a nadie; una jugada maestra de su líder. Desde luego que han conseguido sorprendernos, no es complicado afirmar que prácticamente nadie hoy en día se esperaba un álbum de Whitesnake compuesto íntegramente por versiones del grupo que le dio la oportunidad de su vida a su cantante y jefe David Coverdale.


El listado de temas tira para atrás, las etapas conocidas por sus seguidores como Mark III y Mark IV – puro vocabulario purpeliano – atesora grandes e inspiradísimas canciones creadas por un conjunto de músicos que lograron redescubrirse y mostrar al mundo su desbordante talento. El combo original formado por Ritchie Blackmore, Jon Lord e In Paice, sumado a las dos nuevas adquisiciones: ese bajista y cantante blanco con voz y alma de negro llamado Glenn Hughes y el susodicho vocalista David Coverdale, demostraron su habilidad innata para crear una música que, aun conservando el indisoluble sello Deep Purple, era fresca, nueva, poderosa e inmortal. Incluso cuando el errático Blackmore abandonó la nave púrpura, el guitarrista sustituto Tommy Bolin demostró que se podía seguir manteniendo el elevado listón compositivo con maravillas del calibre de “You keep on moving” o “Coming home”.

                                                     Deep Purple Mark III.

                                                      Deep Purple Mark IV.

La banda que acompaña a David Coverdale es incendiaria. Tras abandonar la nave el fantástico guitarrista Doug Aldrich, el grupo se completa con el guitarrista Reb Beach, Tommy Aldridge a la batería, Michael Devin al bajo y la nueva incorporación, Joel Hoekstra, a la guitarra; vamos, un grupo de auténtico lujo. Por otro lado la selección de temas es sencillamente extraordinaria:

Burn
You fool no one (interpolating Itchy Fingers)
Love child
Sail away
The gypsy
Lady double dealer
Mistreated
Holy man
Might just take your life
You keep on moving
Soldier of fortune
Lad down stay down
Stormbringer
Lady luck
Coming home

                           Reb Beach.                                      David Coverdale.                             Joel Hoekstra.

Han colgado de la red el single y vídeo clip del tema “Stormbringer” como adelanto. Aunque el sonido parece algo enmarañado suena brutal. Habrá que esperar para escuchar todo el disco y, sobre todo, comprobar la capacidad de nuestro querido vocalista para defender estos temas en directo. No se ha comentado nada sobre las posibles colaboraciones pero, si de mí dependiera, por  aquí debería aparecer Glenn Hughes por algún lado sí o sí. No hay que olvidar que gran parte de la magia de estas canciones proviene de los maravillosos duelos vocales que nos brindaron estos dos sensacionales vocalistas. Desgraciadamente los agudos de Coverdale no han envejecido tan bien como los de Hughes. Sin embargo, gracias a nuestro querido socio y fotógrafo Luis Delgado, parece ser que el propio Glenn Hughes le ha confirmado que no ha colaborado en este disco y que no hay ningún plan para hacerlo. Es extraño porque, según teníamos entendido, entre Glenn y David hay buena relación. Algo ha debido pasar. Lástima.

                                                          Whitesnake: "Stormbringer".

Resulta cuanto menos curioso que ahora David Coverdale se descuelgue con un disco de versiones de su banda madre, cuando se ha pasado desde finales de los setenta argumentando una y otra vez que su prioridad era Whitesnake y que volver a Deep Purple sería algo así como volver al pasado. Y en la segunda mitad de los ochenta y los primeros noventa, en plena explosión de su disco multiplatino “1987”, ni te cuento; parecía que Deep Purple pertenecía a un pasado remoto de otra galaxia paralela. Hay que reconocerle el mérito a este hombre, cuando sacó “1987” dio en el clavo, ofreció al público lo que éste quería ver y escuchar. No tenemos más que escuchar la maravilla de versión que realizaron de su propio tema “Crying in the rain”, con un John Sykes a la guitarra y a la batuta ideando una versión superlativa que sirve de inicio al disco y te pone firme desde el primer segundo de escucha; desde el mismo día en que la escuché por primera vez, hace más de veinticinco años, no he podido dejar de escucharla al menos una vez durante cada uno de los siguientes meses de mi vida. Por mucho que los seguidores “de base” le criticaran su cambio de imagen, lo cierto es que consiguió triunfar por todo lo alto sin hacer ninguna concesión musical. La figura del guitarrista John Sykes tuvo mucho que ver en todo esto, consiguió mezclar la exquisita y particular esencia Blues del grupo de Coverdale con la garra y la potencia que había demostrado en su etapa con Thin Lizzy, creando un torrente de sonidos que redefinió la propuesta musical de Whitesnake. En la actualidad sigue siendo el disco más vendido de todos los publicados por cualquier músico que haya pertenecido a la saga Purple, y eso es decir mucho en poco rato.

                                               Formación de Whitesnake que grabó el disco "1987"

                                           Formación de Whitesnake que promocionó el disco.

Por extensión el propio Coverdale ha negado una y mil veces los rumores que han ido saliendo a lo largo de todos estos años y que le colocaban al frente del micrófono en las sucesivas reuniones de Deep Purple que se filtraban en los distintos medios de comunicación, generalmente sin ninguna base sólida o real. Eran otros tiempos, Whitesnake representaba una fiabilidad y solvencia económica – siempre la tuvo en lo musical, por otro lado – y David se permitía observar desde su atalaya particular todos esos rumores que muchas veces nacían de los propios ex miembros de Purple que buscaban el éxito y popularidad que habían perdido y que su estancia en la banda madre les proporcionaría con seguridad. Está claro que pocas cosas en el mundo de la música ofrecen más garantías para un músico, en términos estrictamente comerciales, que formar parte de los Deep Purple. Esos turbulentos, benditos y añorados años ochenta y noventa en el seno Purple.

                                           Deep Purple Mark II (Clásico).

                                          Deep Purple Mark III.

                                          Deep Purple Mark IV.

Finalmente la formación de Deep Purple se asentó, gracias a un Ian Gillan que regresó al grupo en 1992 para no volver a irse jamás, decidido a vivir “bañado en el fulgor púrpura” según sus propias palabras. Blackmore abandonó la nave y con él se llevó la inestabilidad y parte de la magia del grupo. Por su parte David Coverdale, después del superlativo éxito obtenido hasta principios de los noventa, empezó a dar bandazos musicales – imagino que personales también, es conocida la inestabilidad de su matrimonio de los noventa con la supermodelo Tawny Kitaen – y la popularidad de Whitesnake se esfumó así como los primeros puestos en las listas de superventas; repito, nunca hablamos de la calidad del grupo, que siempre ha estado en un primerísimo nivel. Incluso David llegó a disolver su grupo para facturar una efímera pero altamente recomendable reunión con Jimmy Page y un disco en solitario.

                                                     David Coverdale & Tawny Kitaen.

Con la entrada del nuevo siglo se estabilizaron mucho las cosas. Coverdale encontró una estabilidad a todos los niveles, permitiendo así una nueva y fructífera etapa con Whitesnake. Purple estabilizados, Blackmore estabilizado con su pseudo proyecto folk/rock medieval, y Whitesnake estabilizados publicando discos y realizando giras mundiales. Y así hasta hoy.

                                                    Blackmore's Night bailando.

Pero los rumores siempre han estado presentes. De la mano de Glenn Hughes se ha planteado más de una vez la posibilidad de reunir a la formación del Mark III de Deep Purple (Blackmore, Lord, Paice, Coverdale y Hughes)… incluso estando los propios Deep Purple Mark VII (Gillan, Paice, glover, Morse y Airey) en activo. Todo lo que ha salido a la luz nos ha permitido a sus sufridos seguidores pasar más de un rato entretenido con los dimes y diretes de sus miembros y ex miembros. Jon Lord fue uno de los grandes impulsores, el tristemente fallecido pianista de los Purple originales seguro que tenía el sueño de ver juntos y encima de un escenario a todos los músicos de las distintas formaciones de la Púrpura Profunda; su llorada pérdida nos privó de ver ese sueño cumplido. Parece que Hughes y Coverdale han hablado más de una vez sobre la idea de reagrupar esa formación. Coverdale decía que solo lo haría si Blackmore era de la partida. Blackmore, por su parte, después de pasarse más de diez años diciendo que estaba cansado del Rock y que no quería tocarlo más – menos en los conciertos de Blackmore’s Night, claro – en estos últimos tiempos se está dejando querer. Parece que quiere volver a hacer Rock, pero con Purple; tiene la posibilidad de reformar a su banda Rainbow y matarnos de placer con un repertorio de elevados quilates, pero supongo que le puede más el deseo del éxito multitudinario que el mero hecho de actuar en pabellones y salas de medio aforo. Una lástima.

                          Jon Lord.                                                  Rainbow con Dio.

Por otro lado tenemos a Glenn Hughes, que está deseando hacerlo con quién sea y como sea. Tal vez sea el músico que menos fama y reconocimiento disfruta en la actualidad, lo que supone una completa injusticia porque es un cantante que está muy por encima del resto de sus compañeros. Debe ser duro comprobar cómo todos tus compañeros están colocados en grupos que gozan de un merecido reconocimiento y llenan salas en todo el mundo, de hecho sus últimos pasos han consistido en montar distintos supergrupos que le pongan en ese mismo nivel de popularidad. Injusticias del negocio musical. Por eso se le ha visto como el principal instigador de esta reunión del Mark III. El problema es que obviamente Blackmore sigue sin tragar a Hughes después de todos estos años, lo que obstaculiza mucho esta reunión.

                                                David Coverdale & Glenn Hughes.

No hay que olvidar que otro escollo importante es que habría que contar con Ian Paice a los tambores, y Paicey está actualmente con los Deep Purple en activo. ¿Y qué opina Ian Gillan de todo esto? Pues imagínense; tienes un grupo en activo y tus ex compañeros confabulan para poner en funcionamiento otra versión de tu grupo. Delirante. Con su habitual sorna, muchas veces incomprensible para el resto de la raza humana, nuestro querido Garganta de Plata ha dejado claro que hay unos Deep Purple funcionando… y son los que le tienen como cantante. Parece ser que el Mark II (la formación clásica de los setenta con Blackmore,Lord,Gillan,Glover,Paice) decidió a principios de los ochenta que la potestad del grupo la tendría la formación que tuviera en sus filas al menos a tres de los miembros clásicos; o sea, lo que pasa actualmente. No debemos olvidar que Blackmore les abandonó en  1993 y Jon Lord ha fallecido. Problema zanjado.

                            Ian Paice.                                                               Ian Gillan.

Tras las recientes y sorprendentes declaraciones de Blackmore comentando que Gillan es el mejor cantante de la historia – conviene recordar que cuando los abandonó en el 93 dijo que no era profesional y que solo se trataba de un borracho, entre otros delicados piropos – y Gillan enterrando el hacha de guerra admitiendo que son viejos para seguir con esas trifulcas, se abre un nuevo escenario. También conviene recordar que, pese a todo, Gillan comenta que es imposible que Blackmore vuelva a Purple porque el grupo ya tiene guitarrista y se llama Steve Morse.


Y en estos últimos días resulta que David Coverdale confirma que tuvo conversaciones en el 2012 con Ritchie Blackmore para volver a reunir la formación del Mark III con el iracundo guitarrista. Entonces Glenn Hughes tenía razón. Parece ser que, tras el fallecimiento de Jon Lord, Coverdale se dio cuenta de que el tiempo pasaba para todos y sería bonito realizar una especie de homenaje a esa formación del mítico grupo. Interesante. Sin embargo no hizo acto de presencia en el homenaje que le brindaron a Lord en la Sunflower Jam del pasado año, otra ausencia sospechosa. Por lo visto encontró una cierta sintonía con Ritchie Blackmore pero, tras negociar con su mánager Carole Stevens – madre de su esposa y cantante Candice Night - , comprendió que no tenían la misma visión sobre el proyecto a realizar. Por ese motivo la cosa no fraguó, deseándole David lo mejor a Ritchie y a su entorno. Como anécdota comentaré que todo el mundo le echa la culpa del divorcio entre Blackmore y el Rock a Carole Stevens, incluso llegando a comentar que Ritchie es poco menos que una marioneta en manos de su malvada mánager; por favor, no seamos tan inocentes a estas alturas. Carole hace su función de mánager, y en el mundo de Ritchie Blackmore eso quiere decir ser la mala de la película. Ni por un momento pienso que Blackmore haya dejado de tener el control sobre todo lo relacionado con su persona. Pero esto es solo una opinión.


Las conjeturas se vuelven a alimentar con este nuevo disco de Whitesnake tributando a los Purple de Coverdale y los incendiarios comentarios de nuestro querido vocalista rubio teñido. Habrá que estar atentos a todos los rumores que suelten en los próximos meses. La cosa promete.

                                                Deep Purple: "You keep on moving".



17 comentarios:

  1. Es una buena noticia el disco de versiones de Whitesnake, un acercamiento al mundo Purple del que hacía mucho tiempo que David Coverdale se había distanciado. Veremos si esto no acaba en alguna reunión u homenaje del Mark III a Jon Lord.

    Además, el single de adelante suena que atruena.

    Fede.

    ResponderEliminar
  2. Completamente innecesario disco de versiones de Whitesnake. Coverdale no tiene la voz de antaño y, a menos que lleve cosas pregrabadas o baje los tonos de las canciones, en directo se puede perder mucha magia de esos temas clásicos.

    Me da que pensar que el principal problema es que ha perdido a su mano derecha Doug Aldrich y componer un disco que esté al nivel de lo último que ha sacado no es tarea sencilla.... de verdad que espero equivocarme...

    Lucas.

    ResponderEliminar
  3. También prefiero un disco con canciones nuevas. Whitesnake es uno de los grupos más creativos de la saga Purple, y tienen su sello personal. Además, el listón de sus dos últimos discos de estudio con Doug Aldrich estaba altísimo, buenísimos. Pienso que un disco de versiones de Deep Purple es un paso atrás, aunque, claro, también tengo curiosidad por escuchar cómo suena. Miguel de Madrid.

    ResponderEliminar
  4. Pienso que es una gran idea sacar el disco de versiones de Purple. Coverdale lleva tiempo tocando algunos de esos temas en directo y son suyos legítimos, puede hacer lo que le parezca.

    Además puede suponer un acercamiento para hacer algo conjunto con los otros ex de Purple, ya sea un homenaje puntual o lo que sea. No tienen ni siquiera que llamarse Deep Purple, a todos nos serviría.

    Long Live Purple Mark III. Ramón.

    ResponderEliminar
  5. Lo que debe hacer Coverdale es juntarse con Bernie Marsden y Micky Moody (que ultimamente ni se hablan por lo visto) y sacar un pedazo de disco de Blues - Hard Rock como hacían en los setenta y primeros ochenta. Rafa.

    ResponderEliminar
  6. Coverdale es un gran cantante de Blues, pero los agudos Hard Rock que lleva metiendo en sus discos desde 1987 no los puede hacer en directo. Lo que ves en los DVDs no se corresponde en absoluto a lo que escuchas cuando vas a verlo en concierto, y a su última gira por España me remito, un sonido malísimo que no hacía más que ocultar sus carencias vocales.

    Borja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David Coverdale no canta un pimiento. Tiene una buena voz pero en directo no da la talla.

      Jorge

      Eliminar
    2. Vamos a ver qué pasa con Coverdale. Es un grandísimo cantante y tiene un tono especial, un don para cantar cosas como Soldier of fortune y "blueses". No le crucifiquemos porque no mete los agudos exactamente como en el disco. Luque.

      Eliminar
    3. Es un gran cantante de Blues, de los mejores, su voz está llena de matices Soul. Pero él mismo lleva años empeñándose en perpetuar su etapa de finales de los ochenta y como dice Borja sigue empeñado en meter unos agudos el los discos de estudio que no puede hacer en directo.

      Estoy de acuerdo en que su último concierto de Madrid fue penoso en ese sentido. Ahora bien, Whitesnake es un pedazo de banda llena de canciones inmortales. A cada cual lo suyo.

      Fernando.

      Eliminar
    4. Whitesnake suele sonar sospechosamente muy alto y mal en muchas ocasiones...y lo digo con conocimiento de causa. Borja

      Eliminar
    5. Vamis a ver, Coverdale es un estupendo vocalista, ha perdido agudos como todos pero no debemos crucificarle por ello. Si usamos el mismo rasero con todos nos quedamos sin cantantes de más de treinta años.

      Susana.

      Eliminar
  7. David Coverdale = Dios. No hay discusión.

    ResponderEliminar
  8. Stormbringer suena brutal, el disco puede ser ACOJONANTE. Que luego no lo pueda defender en directo adecuadamente podría ser un problema para algunos y lo entiendo, aunque a mí no me resultaría un enorme problema.
    Y si encima se trata de los preliminares de una reunión M-III, qué más se puede pedir?
    Deseando escuchar el disco al completo.

    ResponderEliminar
  9. Hombre, suponemos que un músico debe ser capaz de plasmar en directo lo que ofrece en disco. Es una simple cuestión de honestidad y coherencia. El problema es que nos hemos acostumbrado casi a lo contrario. Justificamos, en el mejor de los casos, que un grupo no suene ni por asomo como en el disco...y muchos van a un concierto y ni se enterarn de cómo ha sonado el grupo, les importa más que suene la canción famosa o que el cantante baile y no está gordo o calvo o cosas así.

    De cualquier modo siempre es bienvenido un disco de Coverdale haciendo temas de su etapa en Purple. Y no nos precipitemos, hará que escuchar en qué tonos van los temas. Coverdale es un zorro viejo y sabe lo que se tiene entre manos.


    Adrián.

    ResponderEliminar
  10. ¿No se ha anunciado de posibles colaboraciones?...Glenn Hughes, Blackmore, Paice?

    ResponderEliminar
  11. Ian Gillan lo tiene que flipar con toda esta gente que se muere de ganas de volver a actuar bajo el nombre de Deep Purple. Está claro que desde el 94 supieron reflotar al grupo y actualmente es un valor seguro en cuanto a asistencia a sus conciertos.
    No están a niveles de AC/DC, Aerosmith, U2 o cosas así, pero se pueden seguir permitiendo realizar giras mundiales en grandes aforos. Asunto que no pueden lograr ni Blackmore, ni Whitesnake ni Glenn Hughes.

    Valen.

    ResponderEliminar
  12. Lo que no entiendo es que Gillan ni siquiera permita que Hughes y compañía se suban a un mismo escenario con él. Ni una cosa ni la otra. Rubén

    ResponderEliminar