Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

miércoles, 3 de febrero de 2016

A vueltas con Black Sabbath. Geezer Butler – Bill Ward. II.



La banda de Iommi, Ozzy y compañía vuelve a estar de plena actualidad, el problema es que no solo por motivos musicales. Su nueva gira de despedida, anunciada bajo el sugerente nombre de “The End”, apenas acaba de empezar y los nuevos roces, cruces de declaraciones y demás sinergias del entramado Sabbath vuelven a brotar cual florecillas en primavera. Las noticias de sus componentes y sus ex generan un cúmulo de despropósitos tan inverosímiles como ridículos que consiguen darle una nueva vuelta de tuerca a esta familia musical tan encantadoramente disfuncional. Definitivamente habrá que plantearse realizar una entrega de artículos por fascículos para cubrir las esperpénticas trifulcas de estos angelitos.


Después de que los miembros originales Tony Iommi, Geezer Butler y Ozzy Osbourne anunciasen por enésima vez su gira de despedida, el batería original Bill Ward, que no fue de la partida en un movimiento de dudosa ética, volvió a la carga con nuevas declaraciones en las que se entristecía por no ofrecer al público una última gira con la formación original al completo. Hasta aquí todo normal: pataleta del bueno de Ward por quedarse sin ninguna parte del pastel. Sin embargo, el asunto cogió grados cuando el bajista Geezer Butler se descolgó con unas sorprendentes declaraciones en las que aseguraba que a Bill Ward se le ofreció participar en un concierto especial de despedida y que éste no lo aceptó, devolviéndole la pelota de las culpas sentimentaloides para no ofrecer una actuación final de los componentes habituales. Lo cachondo del asunto es que… jamás le ofrecieron ese show a Bill Ward!
Nuestro entrañable Bill inmediatamente reaccionó con otro comunicado en el que aseguraba no haber recibido esa invitación de la que hablaba Butler. El affair se zanjó con el entrañable Geezer emitiendo un comunicado en el que comentaba que había sido un error por su parte y lanzando una tibia disculpa redactada con un escueto y endemoniado “sorry Bill Ward”, palabras textuales.

                                                       Geezer Butler y Bill Ward.

El management que lleva a Black Sabbath debe ser lo más parecido al camarote de los hermanos Marx. Toda esa unión por conveniencia de abogados, representantes, músicos con sus parejas y demás alimañas llenas de rencor acumulado pero condenados a entenderse para ganar pasta debe estar tan abocada al caos continuo porque solo así se puede explicar que aparezca uno de los músicos originales realizando unas declaraciones públicas sobre un tema tan delicado sin tener ni la más remota idea de lo que habla. Si querían publicidad gratuita para alimentar el morbo de las actuaciones en directo de esta supuesta última gira lo han vuelto a conseguir. El entorno de Ozzy Osbourne lleva años generando y alimentando las más variadas y esperpénticas polémicas para obtener una publicidad que les siga manteniendo en el candelabro, el problema es que llevan tanto tiempo arrastrando su credibilidad por el fango que cada vez se acercan más a una triste parodia de ellos mismos. Y es triste, porque la música de Sabbath y Ozzy es lo suficientemente buena y valiosa para permitir que hable por sí misma. Desgraciadamente parece que lo que aquí importa es la cantidad de ceros que sumemos al pasar por caja y, si para llamar la atención del gran público hay que grabarse meando en un bote, se graba uno y listos.


En cuanto a la gira mundial, veremos qué tal. Se va a comercializar un nuevo Cd compuesto por cuatro temas de las sesiones del disco “13” que no aparecieron en dicho álbum más el añadido de las tomas en directo de otros cuatro temas. Al menos para este nuevo tour mundial no han tenido la desfachatez de hablar directamente de los supuestos problemas físicos de Bill Ward para aguantar una gira mundial de dieciséis meses como hicieron la vez anterior. Recordamos que esa gira mundial de 2013 -14 supuso un total de cuarenta y seis conciertos –la mayoría de los grupos realizan esas actuaciones en un par de meses, tres a lo sumo-. Para este nuevo tour de 2016 se han anunciado las siguientes fechas:

   - Norteamérica. 1ª parte: Dieciocho conciertos.
   - Australia: Siete conciertos.
   - Europa: Quince conciertos.
   - Norteamérica. 2ª parte: Dieciocho conciertos.

Esta vez tenemos programados un total de cincuenta y ocho actuaciones, del uno de Enero al veintiuno de Septiembre de 2016. El tour acaba de empezar y desgraciadamente ya han tenido que suspender dos conciertos debido a unos problemas de salud de Ozzy, el comunicado oficial explica que ha padecido una sinusitis. No le deseo mal a nadie, y mucho menos al entrañable Ozzy, pero tal vez empieza a sobrar la excusa del estado de salud de Bill Ward cuando son ellos mismos los que, con muy buen criterio, están programando una gira con conciertos espaciados para poder llevarla a cabo en las mejores condiciones posibles. Son señores con sesenta y muchos años, conviene tenerlo en cuenta. El problema es que el estado vocal de Ozzy lleva años rozando lo patético y resulta triste la inquina con la que se expresa, tanto él como el resto del grupo, con respecto a la situación física de Bill Ward. El agravio comparativo resulta grande e injusto. Puede ser que Bill Ward no se encuentre en la mejor de las condiciones para un tour de cincuenta conciertos, pero desde luego Ozzy no está mejor que él. Además conviene recordar que Bill siempre defendió a Ozzy todos los años que el Madman estuvo fuera de Sabbath. La puñalada trapera que le asestó el encantador Osbourne con motivo de esta última reunión de Black Sabbath todavía deber estar supurando en la espalda de Ward.

                                                       Ozzy Osbourne y Bill Ward.

De cualquier modo habrá que estar atento al maravillosamente amorfo universo Sabbath en esta última gira mundial que les acercará a casi todos los rincones del globo; menos a España, claro. El set list sigue estando a la altura de su leyenda y siempre es un placer disfrutar de Tony Iommi encima de un escenario. 



                                                          Black Sabbath: "Cry all night".




9 comentarios:

  1. Se han portado muy mal con el pobre Bill Ward. Supongo que será cierto que no estará para una gira mundial, pero podían haber llegao a algún acuerdo con él para hacer conciertos puntuales. Luque.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que tampoco sabemos es si lo intentaron cuando se juntaron en 2013 para el disco 13. Bill Ward comentó en todo momento que estaba dispuesto para una gira completa, nunca habló de la posibilidad de juntarse en conciertos aislados.

      De todos modos es verdad que se han portado muy guarramente con su batería original. Excepto Butler están todos también con problemas de salud o hechos polvo. javier.

      Eliminar
  2. Personalmente opino que Bill Ward es prescindible. la gente quiere ver a Ozzy, Iommi y Butler. Lástima que no pasen por España.

    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están perdiendo una oportunidad perfecta para retirar al grupo de las giras activas con la formación original. Lo de los problemas de salud de Ward es una estupidez, no le ha parecido bien a Sharon el tema de la pasta y punto. LC

      Eliminar
  3. Me gustaría saber qué opina Tony Iommi de todo este guirigay montado con el asunto Bill Ward. Hay que recordar que tiene la enfermedad del linfoma y supongo que su situación no será para andarse con discusiones y tonterías. Rafa

    ResponderEliminar
  4. Yo es que soy de los Sabbath de Paranoid con Ozzy, por lo que está bien lo que hacen. Tocará irse a Alemania para verlos en directo por última vez.

    ResponderEliminar
  5. Vale que Black Sabbath tienen todo el mito con los primeros discos de Ozzy, pero por calidad musical y por voces, son mejores los de Dio, Tony Martin, Glenn Hughes o Gillan. Mejores discos, mejores canciones. Especialmente con Dio lograron un nivel difícil de superar (Heaven & Hell es una obra maestra). Pedro.

    ResponderEliminar
  6. La eterna disputa Ozzy - Dio. Los prefiero con Ronnie pero los cuatro primeros de Sabbath sentaron cátedra en el mundo del metal.

    Lo de Bill ward es un feo, lo que pasa es que a Ozzy se le perdona todo. Seguro que detrás está la sombra alargada de Sharon Osbourne.

    ResponderEliminar
  7. Black sabbath lleva años siendo un sacacuartos... pero como otras grandes bandas que viven casi del cuento. Ozzy está para los tigres, lleva años de vergüenza ajena

    ResponderEliminar