Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

lunes, 31 de octubre de 2016

Episode Six: “Something’s gotten hold on my heart”.


El grupo de principios de los sesenta en el que se conocieron Ian Gillan y Roger Glover se volvió a reunir a finales del pasado año dos mil quince. Gillan, Glover, Sheila Carter, Tony Lander, Harvey Shield y  John Kerrison se volvieron a subir a un escenario para conmemorar el cincuenta aniversario de la publicación del primer single del grupo, titulado “Put Yourself In My Place” y bastante conocido para todo fan afín a la familia Purple aunque prácticamente desconocido para el gran público. Incluso para esa única actuación contaron con la presencia en una gran pantalla por skype desde Nuevo México de Graham Carter, hermano de Sheila y miembro fundador de Episode Six.

                                                 Episode Six: Reunión Diciembre 2015.

Este fue el primer grupo que podríamos definir como profesional dentro del recorrido de nuestro querido Garganta de Plata. Los Episode Six fueron uno de esos tantos grupos de Rock n’Blues que pulularon por las Islas Británicas durante los años sesenta. La banda formada alrededor de los hermanos Carter publicaron unos cuantos singles y realizaron bastantes conciertos en aquellos años, llegando a realizar una gira navideña por Beirut. La mayoría de sus canciones eran versiones de clásicos de Rock y Rhythm n’Blues que tanto se llevaban durante esos años, aunque también hay que comentar que compusieron algunos temas propios. Fue en esta etapa cuando Gillan y Glover realizaron sus primeros pinitos dentro del mundo de la composición, dando forma a algunos de los temas que más tarde el propio Ian recopiló para un inconcluso proyecto del musical infantil denominado “Cherkazoo”. Conviene tener en cuenta esta inquietud por componer música dentro de una escena la de aquellos años en la que lo habitual era realizar versiones de estándares y clásicos de otros artistas famosos. Supongo que el principal valedor de esa inquietud debió ser Roger Glover, uno de los compositores y arreglistas más infravalorados de la saga Purple, siempre colocado de manera elegante a la sombra de Blackmore y Lord pero con unas capacidades fuera de toda duda como bien ha demostrado en otros proyectos en solitario como el fabuloso musical “Butterfly ball & The Grasshoper’s Feast”; de hecho me jugaría algo a que parte del material de “Cherkazoo” pudo acabar por allí o, al menos, la idea original. No en vano Ian Gillan ha reconocido que casi empezó a escribir canciones “obligado” por el propio Glover.


Pero volviendo a Episode Six, el pasado Diciembre se reformaron para una única actuación en directo que tuvo como público a cerca de un centenar de personas invitadas personalmente por los propios músicos. Un evento privado y por el que muchos hubiéramos hecho lo que fuese preciso para poder asistir. Esperemos que las hadas se pongan de acuerdo, vuelvan a hacer algo por el estilo y esté abierto a todo el público que desee pagar por asistir.
Parece ser que el single más reconocido de aquellos Episode Six es la versión que realizaron del tema “Morning Dew”, desde luego una gran canción y una buena interpretación por parte de los músicos del grupo. Episode Six se caracterizó durante sus años de existencia por realizar una música con muchos matices rockeros y con la mezcla piano/guitarra en primer plano. Sin salirse de la escena Pop y Beat imperante en aquellos años, podemos decir que su música tenía parte de esa garra que tanto nos atrae a todos los que disfrutamos cuando suena una guitarra eléctrica distorsionada acompañada de una base de bajo y batería contundente. 


Sin embargo nos vamos a detener en otra canción menos conocida de su repertorio pero no por ello menos significativa, hablamos de “Something’s Gotten Hold On My Heart”. Este tema es original del dúo David & Jonathan, aunque la hizo popular unos pocos meses después el solista Gene Pitney; de hecho, pese a no ser original suya, ha quedado como el intérprete reconocido de dicho tema. En los años sesenta -y actualmente también- era bastante habitual realizar versiones de canciones que habían sido publicadas previamente, incluso en el mismo año de la aparición oficial del tema original. Eran otros tiempos y no existían los canales de comunicación e información de hoy en día, por lo que era posible grabar versiones de canciones y que el gran público casi desconociese que no eran los originales. Pat Boone sin duda le debe mucho a esta coyuntura, se pasó media vida aprovechándose vilmente de las composiciones de Little Richard durante los años de la América profunda de segregación racial.

                                        Little Richard.                                                   Ian Gillan.

El caso es que alguien dentro del seno de Episode Six decidió que sería interesante realizar una versión de la canción que hizo famoso a Gene Pitney y la llevaron a cabo. Hay que señalar que dicho tema no llegó a salir en ninguno de los singles que publicó el grupo durante sus años de existencia, lo que resulta extraño porque la versión es excepcional. Tanto el original de David & Jonathan como el que regrabó Pitney presentaba una canción que se iniciaba con un arreglo inofensivo y, pese a contener el potencial de gran clásico que es, se movía con dulzura sin explotar el componente dramático que aportaba la melodía que salió de la cabeza de sus compositores Roger Greenaway y Roger Cook. Incluso recientemente la ha vuelto a revisar Marc Almond, invitando al propio Gene Pitney para llevar a cabo uno de los dúos más edulcorados de la historia. Impagable el vídeo clip de presentación en el que se ve a un Almond intentando aparecer como un crooner cool cuando no parece ser más que un inofensivo pobre diablo disfrazado de chuloputas amorfo mientras suena su irritante voz, solo superada por la de un Gene Pitney en plena decadencia.

                                 Marc Almond/Gene Pitney: "Something's gotten hold on my heart".

Episode Six revisó la canción aportándole unas dosis de dramatismo que encajaban a la perfección con esa melodía ganadora. Plantearon el tema para la voz solista de Sheila, dejando a Ian Gillan como apoyo en los coros y como segunda voz en la parte intermedia de la canción, otorgándole al tema una nueva dimensión con esos gritos desagarrados de los que debieron tomar buena nota Blackmore y Lord a la hora de ofrecerle el puesto de vocalista en Deep Purple posteriormente. Por otro lado decidieron ralentizar brevemente el tempo de la canción, vistiéndola de una elocuencia que conjugaba perfectamente con la voz densa y solemne de Sheila Carter además de los doblados estratosféricos de un Ian Gillan que ya parecía destinado a comerse el mundo. Suprimieron el inocente inicio original por un pantanoso órgano que te introduce con una tenue pero intensa suavidad en la amalgama de emociones que le espera al oyente. Por otro lado adecuaron la melodía a la voz de Sheila, sonando con un empaque y una solemnidad idóneos para llevar la canción hacía esa zona de peligrosidad y riesgo que estaba pidiendo a gritos una composición de esa categoría. El resultado es un tema dramático, denso y tortuoso, ideal para incluir en una futura entrega de “La Canción más Triste de la Historia”. Nuestra mujer declama cada verso con una rotundidad tan sobrecargada como grandilocuente y efectiva, creando una atmósfera tenebrosa que realza todavía más esa maravillosa e inquietante sensación que te invade a medida que avanza el metraje del tema. Impresionante.


Durante estos años muchos más artistas se han acercado a mostrarle sus respetos a este tema en forma de versiones. Lamentablemente todos se han basado en la versión que grabó Pitney, por lo que nos hemos perdido esa dimensión salvaje que aportaba Episode Six quedándonos con el descafeinado e irritante soniquete del inicio; ni siquiera un tipo con el carisma de Nick Cave acertó con su versión del tema. El amigo Nick nos vuelve a ofrecer toda su alma en cuanto abre la boca, pero no llega a dar de pleno en el arreglo que hace que esta canción se transforme y  se sobredimensione. Esperemos que al menos el inútil de Almond se fije un poco en Cave, a ver si saca algo en claro. Aunque no es el atómico dúo Amnold/Pitney el que ha realizado la versión más agobiante de esta gran canción. A la cabeza de la ñoñería nos encontramos con Robson & Jerome, este par de eunucos  tienen el dudoso honor de haber facturado la versión más hortera de este tema; siempre hablando en cuestión de gustos, claro. Resulta increíble cómo una misma canción puede expresar cosas tan distintas según quién y cómo la interprete.

                                               Nick Cave: "Something's gotten hold on my heart".

Por lo que a mí respecta, volveré a disfrutar una vez más de la versión de Episode Six mientras cruzo los dedos para que Ian Gillan cualquier día de estos encuentre divertido e interesante volver a subirse a un escenario con sus antiguos compañeros.

                                                Episode Six: "Something's gotten hold on my heart".


4 comentarios:

  1. No había escuchado nunca esta canción y es cierto que es muy buena, mejor que el original aunque la calidad de la grabación es la de aquellos años. No le he prestado mucha atencióin a los Episode Six, lo poco que escuché me sonaba a esos grupos poppys de los sesenta de Londres así que habrá que echarle un vistazo a alagún recopilatorio. Fran

    ResponderEliminar
  2. Reconozco que la mejor versión es la de Episode Six (la voz casi reverencial de Sheila Carter es una pasada), aunque también me parece muy buena la de Nick Cave (como casi todo lo que toca Nick).

    Y, por suypuesto, Marc Almond es un ridículo aprendiz de crooner trasnochado. No sé qué puede haberle visto el público que consuma sus discos. Hay por ahí cientos de solistas con mucha más voz, carácter y alma.

    Luque.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen tema y muy buena banda a reivindicar. Sin duda que merecieron mejor suerte.

    ResponderEliminar
  4. El grupo tenía sus buenas canciones, pero no era nada del otro jueves. Puestos a reformar preferiría que se volviese a llevar al directo el musical de Roger Glover Butterfly Ball. Eso sí que sería la leche... y Gillan también actuó en directo sustituyendo a Dio. GF.

    ResponderEliminar